Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

viernes, 22 de mayo de 2015

La tiranía que se avecina en Europa

Poco a poco, se están sentando a nuestro alrededor las bases para imponer una dictadura total en los países occidentales, aprovechando la conveniente excusa del terrorismo islamista.

Un comentario escalofriante del primer ministro británico, David Cameron, sugiere que incluso las personas que obedezcan la ley, serán castigadas si el Estado considera que se involucran en cualquier cosa que el gobierno considere “promoción del odio”, incluyendo “la intolerancia” y potencialmente las críticas a la homosexualidad y el feminismo.


Mientras prepara la introducción de un nuevo proyecto de ley de lucha contra el terrorismo a finales de este mes, Cameron sentó las bases para las medidas señalando que el hecho de que el Estado no interfiera en la vida de las personas si “obedecen la ley” es un “enfoque fracasado”



“Durante demasiado tiempo, hemos sido una sociedad pasiva tolerante, diciéndole a nuestros ciudadanos: sin usted obedece la ley, le vamos a dejar en paz. A menudo se entiende que nos hemos mantenido neutrales entre diferentes valores. Y eso ha ayudado a fomentar una narrativa de extremismo y agravio. Este Gobierno acabará de manera concluyente con este enfoque fracasado”, afirmó Cameron.
El London Independent calificó la cita como “la cosa más espeluznante que David Cameron, ha dicho nunca”

Según la BBC, las nuevas leyes contra la radicalización incluso podrían castigar a quienes expresen opiniones políticamente incorrectas.
“¿Quienes se opongan a la homosexualidad, al multiculturalismo o al feminismo serán acusados de amenazar los valores de la tolerancia y la igualdad?” se pregunta la BBC.
Las nuevas medidas se están introduciendo bajo la justificación de la lucha contra el extremismo islámico.

Organizaciones de libertades civiles temen que las nuevas leyes podrán ser utilizadas para silenciar la disidencia de grupos de protesta legítimos, clasificando cualquier sentimiento antigubernamental en el mismo contexto que la retórica yihadista.



De hecho, durante un discurso frente en las Naciones Unidas del año pasado, Cameron sugirió que aquellos que cuestionan la versión oficial de los hechos detrás de los atentados del 11 de septiembre o de los atentados de londres del 7/7 eran extremistas no violentos a la par que simpatizantes de ISIS.


Scotland Yard también advirtió que los ciudadanos británicos que vean vídeos de decapitaciones de ISIS podrían ser detenidos en virtud de las leyes antiterroristas.
“Los planes permitirían a la policía pedir al tribunal superior que ordenara la prohibición de publicar mensajes de los extremistas y enviar cualquier mensaje de Facebook, Twitter o en la web de los extremistas, a la policía para su aprobación previa”, informa The Independent.



Determinar qué constituye “promoción del odio” y “contenido extremista”, por supuesto, es algo completamente subjetivo, pero a juzgar por los comentarios en la ONU de Cameron, todas aquellas expresiones no convencionales de carácter político serán clasificadas de esta manera.

Ahora que el gobierno conservador de Cameron se ha asegurado la mayoría en las pasadas elecciones, podemos esperar que la tiranía en el Reino Unido se disparará y probablemente servirá de refuerzo para las medidas similares de represión de la libertad de expresión iniciadas en países próximos, como son Francia (bajo gobierno socialista) y especialmente, España (bajo gobierno conservador).

En Francia, gobernada presuntamente por las izquierdas socialistas ( a estas alturas quien crea que socialistas y conservadores son diferentes, tiene un grave problema neuronal) se están aplicando medidas similares.



Francia, otrora el país de “la libertad, la igualdad y la fraternidad”, ha anunciado que a raíz de los atentados contra la revista Charlie Hebdo, impulsará un nuevo proyecto de ley que concederá a las agencias de seguridad poderes sin precedentes para vigilar las comunicaciones de la población Francesa sin supervisión judicial.

The Guardian en su artículo, “Francia aprueba nueva ley de vigilancia en la estela del ataque Charlie Hebdo”, informa:

El Parlamento francés ha aprobado abrumadoramente nuevos poderes de vigilancia en raíz de los ataques terroristas en París en enero que mató a 17 personas en la revista satírica Charlie Hebdo y un supermercado kosher en París.

El nuevo proyecto de ley, que permite a las agencias de inteligencia pinchar los teléfonos y leer correos electrónicos sin solicitar el permiso de un juez, provocó protestas de grupos de derechos civiles que afirmaban que eso implica legalizar métodos de vigilancia altamente intrusivos sin garantías para la libertad individual y la privacidad.

Manuel Valls
El primer ministro francés, Manuel Valls, defendió el proyecto de ley como “necesario y proporcionado”, diciendo que compararlo con la vigilancia masiva de la Patriot Act introducida en los Estados Unidos después de los ataques del 9/11 era una mentira.

En España poco debemos añadir ya a los abusos dictatoriales que representa la Ley Mordaza, acorde con la política neo-franquista del gobierno del Partido Popular.



Como venimos advirtiendo desde hace tiempo, el terrorismo islamista no es más que un instrumento creado y dirigido por las élites para implementar leyes represivas de las libertades que nos llevarán, sin darnos cuenta, a una dictadura global.

Los gobiernos empezarán persiguiendo a los islamistas radicales alimentados por ellos mismos, pero acabarán persiguiendo a su auténtico objetivo: los ciudadanos libres que luchan por su libertad y que no están dipuestos a obedecer a los gobiernos corruptos controlados por las élites económicas y financieras.

Las pruebas están delante de nuestros ojos…

¿Quién dijo que vivíamos en democracia?



Fuente: http://www.infowars.com/new-uk-law-could-criminalize-politically-incorrect-opinions/

http://www.independent.co.uk/life-style/gadgets-and-tech/news/new-counterextremism-plans-to-allow-police-to-ask-to-vet-anyones-internet-communications-10246381.html

lunes, 18 de mayo de 2015

AGENTES DEL CAOS: Participación del ISIS en Ucrania



Puede parecer una pregunta sorprendente, pero: ¿Están los terroristas del ISIS actuando en el conflicto de Ucrania?

Sabemos que ISIS está formada por un conjunto de milicias no cohesionadas, al igual que sucede con Al-Qaeda. En su grupo se incluyen grupos del Cáucaso, que están luchando en Siria e Irak. Y que ahora están en Ucrania, territorio que pretenden utilizar como trampolín para entrar en Europa.



LOS AGENTES DEL CAOS Y LA GUERRA POR EURASIA

Los conflictos en Ucrania, Siria, Irak, Libia y Yemen son todos ellos frentes en una guerra multidimensional librada por los EE.UU. y sus aliados. Esta guerra multidimensional pretende rodear Eurasia. China, Irán y Rusia son los principales objetivos.

No es casualidad que los conflictos en Ucrania, Siria, Irak, Libia y Yemen estén cerca de las fronteras de Irán y Rusia, ya que Teherán y Moscú son los primeros objetivos de Washington, antes de lanzarse a por China.

La naturaleza interconectada de los conflictos en Ucrania, Siria, Irak, Libia y Yemen, también se refleja en la conexión entre las fuerzas violentas, racistas, xenófobas, y sectarias que han sido desatadas como «agentes del caos».

No es mera coincidencia que Newsweek escribiera un titular que rezaba: “Voluntarios nacionalistas ucranianos cometen crímenes de guerra al estilo de ISIS” el 10 de septiembre de 2014.



Aunque ellos mismos no lo sepan, todas estas fuerzas, tanto las milicias ultra-nacionalistas de Ucrania como las milicias de Al-Nusra o ISIS, sirven a un mismo maestro. Estos agentes del caos están desatando diferentes olas de destrucción para dinamitar la integración euroasiática que podría llevar a un orden mundial diferente al que plantea el control de Estados Unidos.

El «caos constructivo» que se está desatando en Eurasia eventualmente causa estragos en la India. Si el gobierno de Nueva Delhi cree que se librará, está muy equivocado. Los mismos agentes del caos se lanzarán tarde o temprano sobre ella también, porque es un objetivo como lo son China, Irán y Rusia.

¿EXISTE UNA EXTRAÑA ALIANZA ENTRE ISIS/DAESH Y LOS ULTRA-NACIONALISTAS UCRANIANOS?

No debería ser una sorpresa que diferentes agentes del caos se lleguen a aliar en un momento determinado, sobretodo si comparten un mismo enemigo, como en este caso sería Rusia.

Es en este contexto que, Marcin Mamon ha informado acerca de la conexión entre ISIS/DAESH y los nacionalistas ucranianos. De hecho, Mamon explica que algunos de los combatientes del Cáucaso sienten que están en deuda con ucranianos como Oleksandr Muzychko.
Oleksandr Muzychko
Mamon es un documentalista polaco que ha producido una serie de documentales sobre Chechenia, como “The Smell of Paradise” en 2005, para el programa Storyville de la BBC.



También es abiertamente favorable a la causa de los separatistas chechenos contra Rusia en el Cáucaso Norte.

Los viajes de Mamon a Afganistán y su interacción con los combatientes separatistas chechenos han dado lugar a que el cineasta polaco mantenga contactos con ISIS/DAESH dentro de Siria y Turquía.

Y fueron precisamente estos contactos los que lo condujeron sorprendentemente hacia Ucrania.

Según Mamon: “Yo ni siquiera sabía, en ese punto, con quién iba a reunirme. Sólo sabía que Khalid, mi contacto en Turquía con el Estado Islámico, me había dicho que sabía que sus “hermanos” estaban en Ucrania, y que podía confiar en ellos. Tuvimos una reunión en una calle llena de baches en Kiev, al este del río Dniéper, en una zona conocida como la Margen Izquierda”

Marcin Mamon
En un artículo anterior, Mamon explicó que estos llamados “hermanos” eran miembros de ISIS y de otras organizaciones islámicas que “se encuentran en todos los continentes y en casi todos los países y que ahora están en Ucrania, también”.

También explicó que “Khalid, que utiliza un seudónimo, conduce una rama secreta del Estado Islámico en Estambul. Él vino de Siria para ayudar a controlar el flujo de voluntarios que llegan a Turquía desde todo el mundo, con ganas de unirse a la yihad global. Ahora, él quería que me pusiera en contacto con Ruslan, un hermano de lucha con los musulmanes en Ucrania”

Ultra-nacionalistas Ucranianos como Muzychko también se convirtieron en «hermanos» y fueron aceptados en esta red.

Mamon explica que los combatientes chechenos lo aceptaron “aunque nunca se convirtiera al Islam” y que “Muzyczko, junto con otros voluntarios ucranianos, se unió a los combatientes chechenos y participó en la primera guerra de Chechenia contra Rusia, en la que dirigió una brigada de voluntarios ucranianos llamados “Vikingos”, que lucharon bajo el mando del famoso líder checheno Shamil Basayev”.



¿POR QUÉ ISIS DIRIGE BATALLONES EN UCRANIA?

¿Qué se puede decir cuando los separatistas chechenos y la red transnacional de los llamados «hermanos» ligada a ISIS están siendo reclutados o utilizados para llenar las filas de las milicias privadas que utilizan los oligarcas ucranianos?

Esta es una pregunta muy importante, que demuestra claramente cómo estos elementos son agentes del caos.

Marcin Mamon viajó a Ucrania para reunirse con el miliciano Checheno Isa Munayev.

Isa Munayev
“Incluso antes de llegar a Ucrania, Munayev era bien conocido. Luchó contra las fuerzas rusas en las dos guerras chechenas; en la segunda, fue el comandante de las fuerzas chechenas en la batalla de Grozny.

Después de que la capital chechena fuera capturada por las fuerzas rusas entre 1999 y 2000, Munayev y sus hombres se refugiaron en las montañas. Luchó desde allí hasta 2005, cuando fue gravemente herido y se trasladó a Europa para recibir tratamiento.
Munayev vivió en Dinamarca hasta 2014. Entonces estalló la guerra en Ucrania, y decidió que era el momento para combatir a los rusos de nuevo”
Este punto ilustra cómo los EE.UU. y la Unión Europea han apoyado a los militantes que luchan contra Rusia.

Nadie cuestiona en EEUU y la UE que Dinamarca dio refugio a Isa Munayev, mientras en cambio, los medios occidentales acusan a Moscú de apoyar a los soldados de la República Popular de Donetsk y de la República Popular de Lugansk. ¿Por qué esta doble moral? ¿Por qué es aceptable que los EEUU, la UE y la OTAN apoyen a los movimientos separatistas y las milicias en otras partes del mundo, pero critiquen que Rusia haga exactamente lo mismo en otros países?



Mamon continúa con su narración de los hechos:
“Un hombre mayor con una chaqueta de cuero me presentó a Munayev. ‘Nuestro buen hermano Khalid nos recomienda a este hombre’ “, dijo el hombre. Khalid es hoy en día uno de los líderes más importantes de ISIS. Khalid y Munayev se conocían tras pasar años ​​luchando juntos en Chechenia.
Munayev ha llegado a Ucrania para crear y dirigir uno de los múltiples batallones privados que surgieron para luchar paralelamente al ejército ucraniano contra los rebeldes separatistas pro-rusos. Su milicia fue nombrada “batallón Dzhokhar Dudayev”, nombrada así en honor del presidente separatista de Chechenia, considerado un héroe nacional en Chechenia”
(Artículo escrito por Mahdi Darius Nazemroaya, en Strategic Culture Foundation)
Como vemos, el caos que se está desatando en todo el mundo está creando alianzas de lo más extrañas y sorprendentes.

Todos los actores en juego, tanto Occidente como Rusia o China, están jugando sus cartas más sucias en pos de sus intereses y como estamos viendo, ninguno de ellos nos va a decir la verdad sobre sus oscuras actividades…

Fuente: http://www.globalresearch.ca/the-isil-is-in-ukraine-americas-agents-of-chaos-unleashed-in-eurasia/5446989

Fuente.

jueves, 14 de mayo de 2015

Multinacionales hacen lobby a favor del homosexualismo

Por Rafael Esparza – Coca-Cola, HSBC o Disney, entre las multinacionales que hacen lobby a favor del homosexualismo en EEUU. Presionan al Tribunal Supremo para que pida que el ‘gaymonio’ se amplíe a los Estados en los que no está aprobado. Envían un informe de 127 páginas a los nueve jueces que el 28 de abril deben decidir sobre cuatro recursos en el país. Entre las empresas pro-gay están la mayoría de las compañías informáticas, Facebook, Apple, Google, HP, Microsoft y Twitter. También aparece el fraudulento HSBC o la multinacional Disney, que ha dado varios pasos en el mismo sentido. Por cierto, en Europa, Dolce y Gabbana estallan contra Elton John por pedir un boicot a su firma tras defender algo tan ‘extraño’ como la familia natural.

Cuenta la agencia italiana Correspondenza Romana, con un título ilustrativo, 379 colosos económicos a favor del matrimonio homosexual, la campaña iniciada por un grupo variopinto de empresas americanas para presionar al Tribunal Supremo de ese país para que se pronuncie a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo. En otras palabras, abogan por el homosexualismo en un campo que les es ajeno, del mismo modo que podrían presionar -y entonces estaría más justificado- sobre el aumento de sueldos o la discriminación laboral y no hacen. Contradicciones del rema-rema en algunas empresas o de la política del plumero abierto, como quieran. El caso que es que han elaborado y enviado a los nueve jueces de la Corte Suprema un documento de 127 páginas con el que pretenden influir en la vista que celebran el 28 de abril para resolver los recursos contra la prohibición del gaymonio en cuatro estados: Michigan, Ohio, Kentucky y Tennessee. Después de la aprobación en Alabama, el experimento está aprobado en 37 de los 50 estados americanos.

Lo sorprendente no es sólo el número de empresas que han secundado a su vez al poderoso lobby gay para influir en los jueces, sino los nombres de esas multinacionales atrapadas en la gran corriente de ingeniería social, que denigra directamente el valor del matrimonio entre hombre y mujer; o sea, el natural. Entre esas firmas están varias de los gigantes informáticos, donde el homosexualismo es particularmente poderoso, como se demostró con la dimisión forzada del consejero delegado de Mozilla Firefox, Brendan Eich, por el acoso del ‘lobby gay’. El pecado de Eich, uno de los fundadores de Mozilla, fue defender la familia natural hace nueve años; es decir, atreverse a opinar en contra del gaymonio. Para eso no cabe libertad de expresión. Pues bien, en esa lista están Facebook, Apple, Google, HP, Microsoft y Twitter.

Más. Está también Coca Cola y su chispa de la vida, cómo no, la misma multinacional que desmantela cuatro plantas de producción en España, entre ellas la de Fuenlabrada, y que emprende un ERE, a pesar de estar en beneficios –algo que es inaceptable– para ahorrase una suma importante en las indemnizaciones por los despidos. Les contábamos el viernes el último ‘sacrificio’ de su ‘jefazo’, Muhntar Kent, con su renuncia a un bonus de 2,3 millones, cuando cobra diez veces más al año: 23,8 millones.

Y no falta tampoco un clásico en este tipo de peticiones, la compañía Disney, según la lista completa que aparece en la Fundación Cardenal Newman, como se ha hecho eco también Noticias Globales. De Disney, en fin, ya les contamos que es una multinacional para los niños… y también una de las mayores organizaciones pro-gay.

Todas esas compañías, y otras muchas como el banco británico HSBC -ahora cuestionado tras protagonizar uno de los mayores escándalos como cómplice en la evasión fiscal masiva desde su filial helvética- tienen la cara dura de pedir al Tribunal Supremo de EEUU que se pronuncie en contra de “las leyes estatales que prohíben o se niegan a reconocer los matrimonios entre parejas del mismo sexo”. Pero hay más: Amazon, Procter & Gamble, United Airlines, Groupon y un largo, larguísimo etc. de 379 grupos empresariales.

Por cierto, tiene gracia el pollo que ha montado el cantante británico Elton John contra los modistos italianos Domenico Dolce y Stefano Gabbana, contra los que ha lanzado una campaña de boicot. Ya se han sumado varios lumbreras como Victoria Beckham, Ricky Martin o Courtney Love. Al británico le irritó que los italianos defendieran algo tan extraño como la familia tradicional y que critiquen la adopción de niños por homosexuales, la fecundación in vitro o los vientres de alquiler. Vamos, que una cosa es ser gay, vinieron a decir, y otra tener hijos, lo cual es imposible. El cantante les ha llamado de todo menos bonitos (“vuestro pensamiento arcaico está pasado de moda, como vuestra ropa. Nunca volveré a llevar Dolce&Gabbana”). Y claro, los dos empresarios, en su día pareja, le han contestado que de qué va. “Esto es intolerancia a las opiniones diferentes, una locura, no soy idiota”, ha dicho Gabbana en su cuenta y le ha llamado “fascista” a través de las páginas de Corriere de la Sera. Dolce, por su parte, ha insistido en que es “siciliano y he crecido con un modelo de familia tradicional, formado por una madre, un padre y un hijo”.

rafael@hispanidad.com

Fuente: Hispanidad.com

Extraído de: Tribulaciones Metapolíticas

martes, 12 de mayo de 2015

Nicaragua primer país en adoptar el agua de mar en su sistema de salud

El agua de mar es el producto más abundante del planeta después del aire. Por su composición similar a la del plasma sanguíneo facilita la recuperación de la salud en todos los casos que se utiliza. Esto se ha comprobado en Nicaragua donde el gobierno ha tomado una decisión trascendente en base a resultados médicos comprobados: la ingesta de agua de mar es medicina oficial en ese país, igualándola con la medicina tradicional en términos legales y de aplicación de tratamiento para las más diversas enfermedades.



El Proyecto de Dispensarios Marinos en Nicaragua abarca una población de más de 20 mil pacientes en 60 dispensarios ubicados en Managua, su capital, y en las principales cabeceras departamentales del país.

La directora de la Clínica Santo Domingo de esa ciudad, promotora del primer dispensario marino de Centroamérica, es la Dra. María Teresa Ilari, quién imparte mensualmente conferencias a nivel nacional para difundir esta nueva medicina y además, representa a Nicaragua en los congresos internacionales que tratan la ingesta de agua de mar.

La Red de Medicina Natural tiene como coordinadora a la religiosa Julie Marciacq, que distribuye el agua de mar a los centros del Ministerio de Salud y a los dispensarios que no pueden autoabastecerse. También difunde el consumo y suministra agua de mar a más de 2 mil campesinos/as afectados por el insecticida Nemagón que causo muchas enfermedades a los trabajadores de las plantaciones de banana.



El agua de mar se distribuye gratuitamente y se extrae en los mares, aunque en Europa ya se comercializa con el nombre de Plasma de Quinton. Gracias a los trabajos de investigación y difusión de la Fundaciones Aquamaris (España,www.aquamaris.org ), Seawater (Miami, www.seawater.org ), y PRODIMAR (Proyecto de Dispensarios Marinos, de Colombia) sobre el uso terapéutico y nutricional del agua de mar, se ha comprobado en Nicaragua los beneficios del consumo oral del agua de mar en la recuperación de la salud y la desnutrición humana y animal.

La ingesta diaria de un promedio de 500 ml de agua de mar pura (hipertónica), con una composición en iones y oligoelementos equivalente a la del plasma sanguíneo y el medio extracelular, ha permitido rápida mejoría en problemas alérgicos, insomnio, dolores musculares y articulares, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, diabetes, cirrosis hepática, gastritis, úlceras varicosas crónicas, insuficiencia renal, etc. También se aplica tópicamente en las enfermedades de la piel.



Cómo es beber agua de mar

Estos resultados están registrados en los expedientes médicos de la Clínica Santo Domingo en Managua. Los pacientes logran reducir o descontinuar los medicamentos que anteriormente tomaban, y muchos de ellos son dados de alta totalmente recuperados. El Dr. Alfredo Ruíz, docente de la Universidad Politécnica de Nicaragua, realiza un seguimiento de 6 meses a pacientes consumidores de agua de mar, comprobando los avances.

Las autoridades de salud observan el fenómeno y van capacitando a médicos y enfermeras del sistema público de salud además de difundir los resultados de los ensayos clínicos efectuados en la Universidad de Antioquia (Colombia) y la casuística nacional e internacional.

Para ello las autoridades de ese país organizaron en conjunto con la Dirección de Atención Médica del Ministerio de Salud (Dr. Carlos Jarquín, Director) y con la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, sedes de Managua (Dr. Freddy Meynard, decano) y León ( Dr. Rodolfo Peña, decano), el segundo curso de terapia con agua de mar.



Con respecto a la contaminación marítima, los microorganismos patógenos de procedencia accidental terrestre se inactivan en el mar por diferentes mecanismos que versan en el libro del Dr. Ángel Gracia y del Dr. Héctor Bustos: “El poder curativo del agua de mar. Nutrición orgánica”. El examen microbiológico del agua realizado en el Ministerio de Salud ha reportado resultados satisfactorios.

Desde hace 5 años el Ministerio de Transporte y de la Alcaldía de Managua, trasladan mensualmente el agua de mar en camiones cisterna a la clínica Santo Domingo desde donde es distribuida gratuitamente a quien la solicita.

Los tratamientos han tenido efectos también económicos, por la rápida recuperación de la salud, por el menor consumo de medicamentos y por la pronta integración laboral de los enfermos. 500 ml de agua de mar consumidos durante el día, ya sea pura, diluida o mezclada con los alimentos, es la receta universal para todos los individuos, tanto para su curación como para la prevención, incluyendo desnutrición.



El agua de mar se utiliza también en pacientes con hipertensión arterial, cardiopatías, cirrosis hepática e insuficiencia renal, quienes tienen contraindicada la sal, pero en este caso el agua de mar, tiene el cloruro y el sodio disueltos y por tanto su acción es benéfica al ser diurética.

Nicaragua esta encarando la construcción de mareductos en regiones cercanas, y no tan cercanas al mar, para facilitar la ejecución de proyectos afines en las regiones costeras del planeta. Por ser un tema novedoso, y basado en el voluntariado, su expansión va poco a poco y los beneficiarios/as son las principales fuentes de diseminación de la práctica de consumo de agua de mar.

Nicaragua, tierra de lagos y volcanes, cuna de poetas y soñadores, es pionera en el desarrollo institucional de esta práctica curativa que lleva un siglo y medio de existencia, con el Dr Quinton, médico francés, como precursor de esta medicina gratuita, negada por los laboratorios, que verían afectados sus suculentos negocios a nivel mundial.

Fuente: http://eladanbuenosayres.com.ar/?p=2248

Fuente.


viernes, 8 de mayo de 2015

El daño que provoca la vacuna es mucho mayor que el beneficio esperado

El Gobierno de Japón, como sabéis los asiduos, ha tomado la delantera mundial en cuestionar la vacuna del virus del papiloma humano. Hace tiempo que dejó de recomendarla. Pues bien, desde el país nipón nos llegan otras conclusiones: “El daño que provoca la vacuna es abrumadoramente mayor que el beneficio esperado”. Os cuento.

Lo anunciaba anteayer en el post titulado Vacuna del papiloma: cuantos más daños… más falta hace el debate. Se ha publicado un documento de gran valor para conocer la verdad sobre esta inmunización y hoy vamos a ampliar la información. Se trata de una reciente revisión de las pruebas científicas sobre la seguridad (o más bien sobre la falta de la misma) sobre esta vacuna hecha por el independiente Instituto Japonés de Farmacovigilancia.

La publican en su boletín, Med Check, cuyo editor es Rokuro Hama, que también es asesor especial de la Colaboración Cochrane, una de las publicaciones imprescindibles de la corriente denominada Medicina Basada en Pruebas o medicina científica, la preponderante hoy.

Ésta viene a indicar que en Medicina, entre otras cosas, se ha de actuar basándose en las pruebas de eficacia y seguridad de fármacos que ofrece la mejor literatura científica (aquella basada en el método científico).

Qué mayor calidad de materia prima para conocer la realidad sobre un medicamento que recurrir a los ensayos clínicos que ha tenido que hacer el laboratorio productor del mismo. El japonés Hama es lo que ha hecho. Se ha basado en los análisis que hizo la compañía farmacéutica GlaxoSmithKline para que le aprobasen Cervarix, su marca de vacuna para el papiloma.

Su conclusión es la citada:
El daño que provoca la vacuna es abrumadoramente mayor que el beneficio esperado“.
El resumen podéis leerlo en la página 9 de dicho boletín científico. El trabajo se titula Daños de la vacuna HPV (el acrónimo de la misma en inglés). La última información y análisis de estudios epidemiológicos:
La incidencia de reacciones adversas graves a la vacuna contra el VPH es de 3,2% por año de acuerdo a nuestro nuevo cálculo utilizando los datos más recientes (3.200 casos por 100.000 personas-año)”. 

Esto supondría, siempre según este científico, más de 100 muertes por cada 100.000 personas-año, lo que me parece una cantidad fuera de lo común.
Hama dice que los resultados son extrapolables a Japón y continúa explicando que las encuestas epidemiológicas sobre la seguridad del fármaco hechas en Europa y América del Norte a las que ha accedido el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de Japón (MHLW), presentan fallos en sus metodologías.

Como ejemplo cita que un estudio confunde prevalencia con incidencia. Otros dos, indica el japonés “tienen un sesgo grave derivado del ‘efecto saludable de la vacuna’” (esto último yo no entiendo qué quiere decir, honestamente -habrá que preguntárselo a él-.

También explica que no hay pruebas que confirmen que la vacunación contra el VPH disminuye la incidencia y la mortalidad por cáncer de cuello uterino y que de suponer que la vacuna podría reducir a la mitad la mortalidad por cáncer de cuello de útero, el beneficio máximo esperado sería dos muertes por cada 100.000 personas-año como máximo.

En España esa es la cantidad de mujeres que mueren al año por ese tipo de cáncer de cada 100.000. Por lo tanto, podría considerarse un éxito si así fuera pero, como argumenta Hama “el daño sufrido es abrumadoramente mayor que el beneficio esperado”. Claro, si de 100.000 personas vacunadas presentan graves daños 3.200 y mueren 100 (cifras que ya escribo que me parecen grandes) el beneficio es mucho menor que el riesgo.
Libro Vacunas, las justas ¿Son todas necesarias efectivas y seguras? (Península, 2015) contiene capítulos específicos sobre la vacuna del papiloma.

lunes, 4 de mayo de 2015

La gran mentira de la nutrición

La civilización occidental sufre una epidemia sin precedentes de enfermedades cardiovasculares y de diabetes tipo 2 que hace unos cien años eran dolencias prácticamente desconocidas en nuestra sociedad por ser poco habituales. Desafortunadamente, como en muchos otros aspectos de nuestra vida, estas epidemias son producto de la inagotable capacidad de la mayoría de los políticos para estropear todo lo que tocan. En efecto, la recomendación inicial de reducir el consumo de grasas -ese principio que muchos médicos abrazan como la solución a la mayoría de los problemas de salud- no proviene de un estudio científico ni está basada en ciencia reconocida alguna. Al contrario, como descubriremos en este artículo, es la recomendación de un comité político formado por varios senadores norteamericanos y que, más tarde, con la misma poca base científica, dio lugar a la pirámide nutricional que tristemente todos conocemos.

A principios del siglo XX, los médicos no estaban familiarizados con las enfermedades cardiovasculares. En las universidades, poco o nada se enseñaba sobre ellas. Esto no debe extrañar a nadie dado que en aquella época, las muertes por enfermedades cardiovasculares eran meramente anecdóticas. No es hasta 1920 que empieza a verse un aumento de estas enfermedades; a partir de 1950 se consideran de manera oficial en los Estados Unidos como una epidemia. Lo cierto es que las cifras de muertes por enfermedades cardiovasculares están ligeramente alteradas por dos factores. En primer lugar, hasta la década de 1920 no se inventó el electrocardiograma, por lo que es posible que algunas muertes antes de esa fecha también se debieran a problemas cardiovasculares previos y, en segundo lugar, con la llegada de la penicilina, muchos casos que hubiesen supuesto muerte por infección fueron resueltos resultando en una expectativa mayor de vida y, por lo tanto, resultando a largo plazo en un incremento de las muertes por problemas cardiovasculares. Aun así, ninguno de estos dos factores altera las cifras de manera tan considerable como para no admitir que los casos de enfermedades cardiovasculares vienen creciendo incesantemente desde la segunda mitad del siglo pasado en todo el mundo occidental. Esto es fácilmente comprobable al comparar muertes por enfermedades cardiovasculares en pacientes entre 40 y 50 años y comprobar que, desde 1950 en adelante, los casos no han hecho más que multiplicarse.

Fig. 1Gráfico Estudio Ancel Keys
En 1.969, el querido y admirado expresidente norteamericano Dwight D. Eisenhower murió de un infarto masivo y, en ese momento, la casta política norteamericana cambió su percepción de las enfermedades cardiovasculares y las consideró epidemia de primer nivel. Unos años antes, en 1953, un bioquímico norteamericano llamado Ancel Keys publicó un estudio observacional basado en datos de seis países, en el que asociaba el consumo de grasas con los ataques al corazón. Estos seis países eran Japón, Italia, Reino Unido, Canadá, Australia y Estados Unidos (gráfico anterior).



El gráfico sobre estas líneas es del mismo estudio, pero incluyendo los 22 países de los que Ancel Keys tenía datos y, en rojo, para sorpresa mayúscula de muchos lectores supongo, las cinco sociedades que más porcentaje de grasa consumen en su dieta con incidencias mínimas o inexistentes de enfermedades cardiovasculares.

De hecho, si escogemos manualmente seis países del grupo de 22, del mismo modo que hizo Ancel Keys, podríamos obtener los resultados contrarios de este modo: 6 países seleccionados a dedo – A más grasa, menos muertes por infarto

 
O de este otro modo: Otros seis países distintos

 
En estos gráficos se observa claramente que, a mayor consumo de grasa, menores casos de muertes por enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, esta es la misma clase de pseudociencia basada en estudios observacionales con datos sesgados que practicaba Ancel Keys, y no voy a usarla ni siquiera para defender lo contrario a lo que él propuso, pese a que como puede verse, está también al alcance de cualquiera que use Excel en su ordenador. El análisis de los datos no sólo fue aberrante porque eliminó los datos de los países que no le servían para validar su teoría, sino que incluso de los datos de los seis países con los que trabajó, eliminó otra serie de datos que hubiesen servido para postular otras teorías alternativas a la suya. Por ejemplo, el mismo gráfico de Keys con sus seis países es válido si tomamos en cuenta, en lugar del consumo de grasas, el consumo de azúcar. Del mismo modo que Keys hizo una asociación entre el consumo de grasa y las muertes por enfermedades cardiovasculares, pudo haberla hecho entre las muertes y el consumo de azúcar, porque disponía de los datos y eran igual de vistosos en un gráfico. Sin embargo, no servían para apoyar su teoría y por ello los despreció.

Esta pseudociencia es la que encumbró a Ancel Keys como el padre de la hipótesis de los lípidos, que son los dos principios que desgraciadamente todavía son aceptados hoy y que escuchamos a los médicos repetirnos como loros con la ayuda de los anuncios de productos alimenticios que torticeramente prometen salvarnos y alargar nuestras vidas:
  • Las grasas saturadas elevan el colesterol
  • El colesterol elevado obstruye las arterias
Estas afirmaciones, como veremos a continuación, son tan falsas como el estudio del que provienen inicialmente. De esto hablo con más detenimiento en mi libro La Gran Mentira de la Nutrición. Si lo que le interesa es saber como afecta esto a la obesidad y qué puede hacer para remediarlo, esto es de lo que hablo con más detalle en mi libro Adelgazar sin Milagros.

Unas décadas antes de que Ancel Keys publicase su estudio, otro científico llamado Winston A. Price se dedicó a recorrer el mundo analizando las costumbres nutricionales y los efectos en la salud de estas costumbres de cantidad de sociedades alrededor del mundo, y la conclusión a la que llegó fue bien distinta a la de Keys también. Price descubrió que las sociedades que evaluaba no sufrían de incidencias de diabetes o enfermedades coronarias hasta que introducían en su dieta el azúcar y las harinas refinadas. Pero lo que más echa por tierra las absurdas conclusiones de Ancel Keys son los datos acerca del consumo de grasas en países como Estados Unidos. En efecto, desde 1940 hasta la actualidad, el consumo de grasa animal en los Estados Unidos no ha hecho más que bajar de manera espectacular, tocando su mínimo en 1996 mientras que las enfermedades coronarias no han hecho más que aumentar, tocando su máximo en la década de los 90 también. Sospechoso, ¿no?

Portada de Time Magazine
Pero lo cierto es que nada de esto fue tenido en cuenta cuando Ancel Keys acabó en la portada de Time Magazine y en el consejo de la Asociación Americana del Corazón, que fue la pionera en recomendar erróneamente la reducción del consumo de grasas. Lo peor del tema es que a la par que la teoría de Keys era abrazada por todos, se llevaron a cabo una serie de estudios, esta vez clínicos y no observacionales, para comprobarla. Uno de esos estudios, de finales de los 50, es el estudio dietario Prudent, consistente en dos grupos aleatorios uniformes, uno de ellos con una dieta baja en grasas basada en aceites vegetales y otro grupo con una dieta normal, basada en grasas animales. El resultado es que el grupo que siguió la dieta baja en grasas redujo su colesterol en 30 puntos de promedio, sin embargo, no redujo sus incidencias cardiovasculares. 

En 1965, el estudio clínico Lancet en Gran Bretaña mantuvo a un grupo con una dieta baja en grasas animales que permitía como máximo 1 huevo, 85 gramos de carne y 50 ml de leche al día mientras que mantuvo un segundo grupo con su dieta habitual. En este caso, también redujo el colesterol del grupo en 30 puntos de promedio, pero tampoco hubo cambio alguno en la incidencia de enfermedades cardiovasculares.

En 1965, también en Gran Bretaña, se publicó un estudio más ambicioso. Tres grupos compuestos por hombres que ya habían sufrido un infarto con el objetivo de analizar la incidencia de la grasa en los casos de segundos infartos. El primer grupo usó como base nutricional lípida el aceite de maíz, una grasa poliinsaturada. El segundo grupo usó el aceite de oliva, una grasa monoinsaturada y el tercer grupo utilizó grasa saturada animal. El resultado fue que al final del estudio, el 52% de las personas con dieta basada en grasas poliinsaturadas (aceite de maíz) seguía viva. El 57% del grupo que basaba su dieta en las grasas monoinsaturadas (aceite de oliva) seguía vivo. Sorprendentemente para algunos, el 75% del grupo de las grasas saturadas animales consiguió sobrevivir.

En 1969 se publicó el estudio Coronario de Minnesota en el que se demostró que el grupo que siguió una dieta baja en grasas con muy pocas grasas saturadas y rica en verduras sufrió más ataques al corazón que el grupo alimentado de manera tradicional.

Pero la madre de todos los estudios, con un presupuesto de 115 millones de dólares, una participación de 12.000 sujetos masculinos y realizado por el Instituto de Salud Nacional de los Estados Unidos, publicado en 1970, arrojó datos aún más sorprendentes. El estudio se basó en un grupo que mantuvo sus costumbres normales y otro grupo que adoptó una dieta baja en grasas, evitando las carnes rojas, restringiendo el consumo de colesterol y recibiendo ayuda para dejar de fumar. El primer resultado que se obtuvo, que sentó la base de otra campaña, fue que las personas que dejaron de fumar sufrieron menos ataques al corazón que aquellos que no lo dejaron, independientemente del grupo en que se encontrasen. Sin embargo, al comparar ambos grupos, fumadores con fumadores y no fumadores con no fumadores, el grupo sometido a la dieta baja en grasas, con la restricción de carnes rojas y colesterol, sufrió más ataques al corazón que el grupo que mantuvo su dieta normal.

Sen. George McGovern
Podríamos seguir mencionando estudio tras estudio todos aquellos que no encajaban en la teoría de Ancel Keys, pero creo que es suficientemente ilustrativo mencionar que existían pruebas irrefutables por todos lados de que la teoría no era correcta.
Entonces, ¿como es posible que una idea tan disparatada, no corroborada con un solo estudio clínico (recordemos que Ancel Keys se basó en estudios observacionales, no en estudios clínicos), haya llegado con tanta fuerza hasta nuestros días? La respuesta está en los políticos. En la década de 1970 se creó un comité del Senado de los Estados Unidos, capitaneado por el senador George McGovern. Su misión era investigar la malnutrición. No resulta sorprendente que un comité de políticos decidiese aumentar sus propios poderes iniciales y, además de investigar, se dotase del poder de crear y promocionar los planes nutricionales de todo un país.

De este modo, el comité creó el Informe McGovern que promovía:
  • Reducir el consumo de grasas
  • Cambiar la ingesta de grasas saturadas a grasas vegetales
  • Reducir el colesterol al equivalente a un huevo al día como máximo
  • Comer más carbohidratos, especialmente los provenientes de granos
Como todos sabemos, este informe sirvió como base para crear la Pirámide Alimenticia de la USDA, que es la base de la nutrición moderna. Esto, que suena muy técnico y muy moderno, es una aberración en sí porque la pirámide tiene una amplísima base de granos y cereales y, para quien no lo sepa, USDA significa Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (United States Department of Agriculture), y su misión, como cualquiera puede sospechar, es el fomento de la venta y consumo de los productos de la agricultura norteamericanos, tradicionalmente los granos y los cereales. ¿Le sorprende? Pues espere, aún hay más.

También sería lógico pensar que si el informe McGovern incluía estas pautas nutricionales, este informe estaría respaldado por una serie de científicos que habrían testificado a favor en el comité. Sin embargo, el famoso John Yudkin testificó que el verdadero causante de la epidemia de diabetes y enfermedades cardiovasculares era el azúcar. Peter Cleave testificó que el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes eran enfermedades de la era moderna y era absurdo culpar a los alimentos milenarios de los males de la civilización actual. Cleave dijo que si había que mirar la nutrición como fuente del problema, habría que mirar los alimentos modernos como el azúcar y las harinas refinadas. La Asociación Médica Americana (AMA) dijo que la evidencia que proponía el informe no era concluyente y por lo tanto era probable que hubiese potencial para producir efectos negativos en la salud de las personas si se producía un cambio radical a largo plazo en el plan nutricional de la sociedad. Vamos, lo que ha venido a ocurrir. Por último, el director de la Academia Nacional de Científicos en Estados Unidos (NAS), Phillip Handler, testificó ante el comité: 
“¿Qué derecho tiene el gobierno federal para proponer que la sociedad norteamericana realice un vasto experimento nutricional con sus miembros como sujetos con la base de tan poca evidencia científica?”. 
Poco sabía el pobre Handler que, en realidad, el experimento se iba a contagiar cual plaga a casi todo el mundo civilizado de la mano de las compañías de alimentos Norteamericanas.

Pero McGovern era un fiel seguidor de la teoría de los lípidos, principalmente porque era lo que su propio médico le había recomendado y no porque la hubiese investigado el mismo, y, en un video que quedará para los anales de la historia, le contestó a Phillip Handler y al resto de científicos que pidieron más tiempo para investigar y obtener resultados consistentes antes de dar las nuevas pautas nutricionales a la sociedad norteamericana que 
“los senadores no tenemos el lujo del que disponen los investigadores que es esperar el tiempo suficiente hasta que lleguen las pruebas concluyentes que confirmen una teoría”. 
La típica estupidez de un político imponía su criterio por encima de las pruebas realizadas por los científicos. De modo que los efectos perniciosos de la grasa saturada se convirtieron en política nutricional porque los senadores no tenían tiempo para esperar que llegara la evidencia científica. Esto que parece una decisión banal tuvo unos efectos mucho peores de lo esperado, y no me refiero sólo a los efectos para la salud, sino a efectos científicos.

Logotipo de la AMA
Al convertirse la Hipótesis de los Lípidos en política de estado, tanto el gobierno Norteamericano como la Asociación Americana del Corazón soportaban abiertamente esta teoría, y resulta que entre ambos organismos disponían del 90% de los fondos dedicados a la investigación cardiovascular. No es difícil predecir la dirección que, desde ese momento, iban a tomar todos los estudios que pretendiesen obtener financiación: todos y cada uno de ellos se encaminó a demostrar que la hipótesis de los lípidos era certera.

El científico norteamericano George Mann escribió en el New England Journal of Medicine en 1977 que la hipótesis de los lípidos era el mayor timo científico del siglo y que, disentir de la hipótesis significaba perder los fondos para la investigación. El investigador Gary Taubes escribió mas tarde 
“Los nutricionistas sabían que si sus estudios fallaban en apoyar la postura gubernamental en la hipótesis de los lípidos, los fondos irían a parar a estudios que si la soportaran”. 
El Doctor Peter McColley, investigador de Harvard, escribió un artículo titulado “Algo distinto al colesterol tiene que estar causando esta epidemia cardiovascular”. En ese artículo, venía a decir que Harvard, que apoyaba la teoría del gobierno y el propio gobierno, que financiaba los estudios de Harvard, estaban equivocados. Para agradecerle su integridad científica en la búsqueda de la verdad, la universidad de Harvard le quitó sus becas para investigación y le forzó a dimitir de su puesto. Y pese a tener un historial científico inmejorable, le costó más de dos años encontrar otro trabajo de investigación porque, como más tarde descubrió, Harvard le había incluido en una lista negra de científicos no maleables. Esto es lo que le ocurre a los científicos que no bailan al son de los políticos.

Portada Revista Time
Por aquel entonces, la hipótesis de los lípidos ya se daba como buena y la revista Time le dedicaba la portada con un artículo titulado “Se prueba que el colesterol es mortífero y nuestra dieta ya nunca será igual”. La prensa pasó de hipótesis a realidad una teoría con una simple portada en una revista. Pero la evidencia científica en que se basaba la revista Time para afirmar que se había comprobado la relación causa-efecto entre el colesterol y las enfermedades cardiovasculares era que en 1984 se había lanzado una droga al mercado que rebajaba el colesterol a los pacientes con colesterol alto genético y se había reducido ligeramente la incidencia de muertes por ataques al corazón en estos pacientes. Al analizar el estudio científico que soportaba esta nueva prueba, podemos comprobar los siguientes datos: El estudio, basado en dos grupos, uno al que se le administraba Cholestyramine y otro al que se le administraba placebo, tuvo un alcance de 3.000 sujetos durante 10 años. En el grupo del medicamento, ocurrieron 30 muertes por ataques al corazón y un total de 68 muertes. En el grupo del placebo, 38 muertes por ataque al corazón y 71 muertes en total. Usando un poco de matemáticas básicas se puede comprobar que la diferencia global en muertes por ataques al corazón es del 0,49%, ¡menos del 1%! entre los que tomaban el medicamento y los que no lo tomaban. Una diferencia despreciable sin duda. Sin embargo, en el artículo de la revista Time se podía leer que el Dr. Basil Rafkind, basándose en este estudio, decía “la evidencia científica contenida en el estudio indica poderosamente que cuanto más bajes el colesterol y las grasas en tu dieta, más se reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular”. Obviamente, este Dr. Rafkind no ha pasado a la historia como ejemplo de independencia científica. En realidad, el Dr. Rafkind acababa de inventar una modalidad científica llamada Teleoanálisis, de muy limitada utilidad en este caso, al asociar un estudio de un medicamento con nula capacidad curativa con una dieta.

Lo que la revista Time no decía en su artículo era que la primera generación de medicamentos para bajar el colesterol nunca vio la luz porque el estudio clínico de la primera droga sintetizada que bajaba el colesterol, el Clofibrate, tuvo que suspenderse a mitad de camino al haber producido un 47% más de muertes en el grupo que la estaba tomando.

De este modo, tras el artículo de Time, en la mitad de la década de los 80 estallaba el boom por los productos bajos en grasa, desnatados o productos light, que desafortunadamente persiste hasta nuestros días incluso en España.

Pero, si por cualquier motivo que escape a mi conocimiento, la hipótesis de los lípidos fuese correcta, resulta razonable pensar que este patrón lo encontraríamos en cualquier lugar del mundo. Pues no, ni por asomo. Para empezar, tenemos la paradoja francesa: comen el doble de grasas saturadas que los norteamericanos, cuatro veces más mantequilla, tres veces más cerdo y un 60% más de queso. Sin embargo, tienen aproximadamente un tercio de las muertes por accidentes cardiovasculares que los Norteamericanos. Los científicos a favor de la hipótesis de los lípidos se apresuraron a explicar la paradoja francesa asociando el consumo de vino tinto con los beneficios para la salud cardiovascular, dado que los franceses también toman más vino tinto que los norteamericanos. Ahora ya sabe, querido lector, de dónde viene el mito de que tomar vino tinto es bueno para la salud, si bien es cierto que en muy pequeñas dosis, que no son las dosis comparativas francesas/norteamericanas, si que es saludable.

También tenemos la paradoja suiza. El segundo país del mundo civilizado que más grasas saturadas toma y el segundo país con menos muerte por afecciones cardiovasculares. Además, por si fuera poco y para que todo quede en casa, existe la paradoja española. En los últimos 30 años ha crecido aquí mismo el consumo de grasas saturadas y se ha reducido la incidencia de accidentes cardiovasculares.

En cuanto al colesterol, la OMS ha realizado un macro estudio recientemente en multitud de poblaciones alrededor del mundo, tratando de confirmar una correlación entre el nivel de colesterol y los ataques al corazón, pero no han podido probarlo. De hecho, han encontrado que países como Luxemburgo tienen un colesterol medio muy alto y una bajísima tasa de ataques al corazón, mientras que países como Rusia o Venezuela, manteniendo niveles medios y bajos de colesterol, sufren cantidades desorbitadas de ataques al corazón, por hablar sólo del mundo occidental. En el mundo oriental, y en las zonas tropicales en que el Aceite de Coco (saturado en un +/-85%) predomina en las dietas, las tasas de mortalidad por ataques al corazón son, simplemente, inexistentes. En realidad, lo que si se ha demostrado es que el 72,1% de las personas que sufren un ataque al corazón tienen el colesterol por debajo de 130. En Estados Unidos estos datos son alarmantes porque el 67% de la población tiene el LDL por debajo de 130 y, sin embargo, sufre un 72% de los infartos totales, lo que claramente muestra que aquellos que tienen el colesterol bajo sufren más infartos que los que lo tienen alto. Sin embargo, a la vista de estos datos, cuando lo lógico hubiese sido recomendar elevar los niveles de colesterol, el periódico USA Today publicaba que lo lógico era bajar aún más los niveles de colesterol porque, “evidentemente”, 130 era una cifra aún demasiado alta. Junte a un periodista con un político y esto es lo que obtendrá: negación absoluta de la evidencia.

Pero no concluiré sin dar una pincelada sencilla sobre la verdadera causa de las enfermedades cardiovasculares que también he podido estudiar. Según parece, cuando las arterias se dañan y se inflaman, el colesterol de baja densidad (LDL) acude a reparar los daños. El LDL, según sabemos ahora, existe en dos variedades, una más grande y una más pequeña por hacerlo sencillo. Las moléculas más grandes son beneficiosas y tienen una serie de efectos positivos para la salud. El problema viene con las más pequeñas, que acuden a taponar las heridas en el interior de los vasos sanguíneos y, dado su tamaño, se acaban colando en la pared del vaso. Allí quedan atrapadas y se oxidan, dando lugar a la llegada de glóbulos blancos que acaban formando la placa junto con el calcio. Este es el motivo por el que las enfermedades cardiovasculares no tienen nada que ver con la cantidad de colesterol que hay en el cuerpo sino con el tipo de colesterol que hay, y no me refiero a la relación HDL/LDL, sino al tipo de LDL que tenemos. No creo que pase mucho tiempo hasta que veamos análisis con el LDL diferenciado según el tipo.

Pero, ¿qué es lo que causa los daños iniciales en los vasos que hace que sea necesario el LDL para efectuar reparaciones? Lo causantes son tres principalmente:
  1. Fumar
  2. Glucosa alta en sangre
  3. Estrés emocional
El motivo 1 y el 3 son claramente sociales, así que, avanzando un paso más, ¿qué es lo que eleva la glucosa en la sangre? Principalmente, el azúcar y los carbohidratos refinados, justo la base de la pirámide alimenticia.

¿Y qué alimentos producen las partículas pequeñas y densas de colesterol LDL de las que hablábamos hace un momento? Si, lo ha adivinado: el azúcar y los carbohidratos refinados.

En efecto, los científicos que testificaron hace 40 años en el comité McGovern que los culpables de la epidemia de enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2 eran el azúcar y los carbohidratos refinados, estaban en lo cierto. Han tenido que pasar 40 años para que algunos empecemos a hacerles caso y además empezamos a ver estudios clínicos que avalan estas viejas ideas que fueron desechadas. Los políticos, expertos ellos, taparon la verdad en detrimento de nuestra salud.

En el American Journal of Clinical Nutrition, un informe publicado recientemente afirma, por ejemplo, que entre las mujeres post-menopaúsicas, un consumo elevado de grasas saturadas está directamente asociado con una menor progresión de las enfermedades cardiovasculares mientras que la ingesta de carbohidratos está asociada con una mayor progresión de las mismas. En la misma publicación, se dice que 
“los esfuerzos dietéticos para reducir los riesgos de enfermedades cardiovasculares deben enfatizarse principalmente en la limitación de los carbohidratos refinados”.
En un estudio clínico publicado en “Annals of Internal Medicine” se concluye que el grupo que siguió una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos mostró mayor reducción en la presión sanguínea, triglicéridos y colesterol pequeño y denso del tipo LDL, mientras que su colesterol HDL aumentó de media un 23%. Estudios en la universidad de Stanford apuntan en la misma dirección al comparar la dieta Atkins (rica en grasas) con la dieta Ornish (muy baja en grasa). Lo sorprendente de este estudio de Stanford es que el científico a cargo del mismo, Christopher Gardner, es vegetariano convencido desde hace años y, según dijo él mismo, le dolía inmensamente admitir estos resultados contrarios a sus propias creencias. Otro ejemplo de verdadera integridad científica que merece todos mis respetos contraria a las prácticas de Ancel Keys. En otras palabras, parece que la dieta que decían que nos estaba matando, en realidad es la que nos mantiene sanos.

Pirámide Nutricional
Lo que el comité McGovern hizo en los Estados Unidos y replicó en buena parte del mundo al exportar la pirámide alimenticia fue reducir el consumo de proteínas, reducir considerablemente el consumo de grasas y aumentar disparatadamente el consumo de carbohidratos y esto, en definitiva, es lo que ha disparado los casos de obesidad y de diabetes en los países que siguen ese modelo nutricional, España entre ellos.

Y si la grasa no es el causante de esta epidemia de obesidad y diabetes, ¿Cuál es la causa? La respuesta médica oficial es que nos hemos vuelto una sociedad vaga, que come mucho y hace poco ejercicio. Vamos, que según parece, nuestro carácter ha cambiado en los últimos 40 años. De modo que según los médicos que promulgan este dogma engordamos porque somos vagos, comemos mucho y hacemos poco ejercicio. Pero esto es tan estúpido como decir que los alcohólicos son alcohólicos porque beben mucho. Lo correcto sería investigar la raíz del problema, por qué beben tanto o, en el caso de la obesidad, por qué comemos tanto.

En realidad, hay procesos bioquímicos, y no sociales, detrás de esta epidemia. Durante años nos han convencido de las teorías de las calorías y de que todo tiene que ver con las calorías que entran y las que salen del cuerpo. Nos han dicho que 3.500 calorías equivalen, someramente, a medio kilo de grasa, por lo que al producir un déficit de 3.500 calorías mediante ingestas limitadas de alimentos y ejercicio en exceso, perderíamos medio kilo. Esto es, simplemente, ridículo. Esta teoría no se sostiene en el papel y tampoco se ha sostenido en estudios clínicos. Por ejemplo, la Women’s Health Initiative, involucrando a miles de mujeres, redujo la ingesta diaria de calorías en 360 Kcal/día, principalmente provenientes de la grasa, durante 8 años, con una pérdida de peso media de 1 Kg en el período. ¡Ridículo para un esfuerzo de 8 años!

En el otro extremo de los estudios, James Levine creó en una cárcel norteamericana un grupo con prisioneros que estaban en forma y les sobrealimentó durante cerca de un año con miles y miles de calorías, y no se consiguió que ganasen el peso que la ecuación preveía. De hecho, uno de los prisioneros consumió 10.000 calorías al día durante 200 días y tan sólo pudo coger cuatro kilos en el período.

En estudios que limitan la ingesta de calorías en ratones, al restringirles un 5% las calorías durante 4 semanas, los ratones crearon más tejido adiposo y perdieron masa muscular. Obviamente, existe algo más complejo en la obesidad y el metabolismo del cuerpo que la suma y resta de calorías.

Sabemos desde 1930, por los estudios Alemanes y Austriacos, que la grasa corporal es una parte esencial del metabolismo y que su cantidad viene determinada por hormonas, la más importante de ellas la insulina. ¿Porqué? Porque la insulina controla la cantidad de azúcar en sangre y las altas concentraciones de azúcar en sangre son tóxicas para el organismo. Por otro lado, el cerebro necesita azúcar en sangre para funcionar y una cantidad muy baja de azúcar puede causar el coma e incluso la muerte. Por ello, el metabolismo está diseñado para mantener el nivel de azúcar en sangre dentro de un margen muy estrecho, y lo hace de manera eficiente con la insulina. Es importante entender que el organismo puede convertir el azúcar en energía, pero también puede convertir la grasa en energía e incluso en condiciones muy extremas, las proteínas en energía. De hecho, cuando nos levantamos por las mañanas después del ayuno prolongado de la noche de 8, 9 o incluso 10 horas, nuestro cuerpo está usando en muchos casos grasa como energía a través de un proceso llamado Cetosis.

Cuando comemos, aumenta el nivel de azúcar en sangre y el organismo segrega insulina. Se produce un cambio y pasamos de utilizar grasa a usar azúcar como combustible principal. En efecto, la insulina produce que las células utilicen el azúcar como combustible al tiempo que hace que el tejido adiposo capture la grasa del torrente sanguíneo para que esta no esté disponible para el resto de las células del cuerpo y asegurarse que las células usan azúcar como combustible. Pero si la cantidad de azúcar en sangre es demasiado alta para las necesidades energéticas del cuerpo, el azúcar pasa al hígado donde se convierte en grasa para almacenarse en el tejido adiposo como reserva de combustible. Esto es debido a que podemos almacenar grasa en el tejido adiposo pero no podemos almacenar azúcar.

Cuando el nivel de azúcar en sangre baja porque se ha utilizado como combustible, baja también el nivel de insulina y por tanto la grasa vuelve al torrente sanguíneo para ser usada como combustible hasta que vuelva a subir el nivel de azúcar en sangre, con otra comida. Por lo tanto, el tejido adiposo es el tanque de combustible donde se almacenan las reservas de energía del cuerpo. Como se puede apreciar, es un sistema magnífico y muy avanzado para asegurar un aporte energético constante a todas las células del cuerpo.

¿Cómo hemos llegado a romper un sistema tan avanzado y creado una epidemia de obesidad? Para entenderlo hay que empezar por entender que los carbohidratos no son más que moléculas de azúcar enlazadas entre ellas y que en cuanto entran en el cuerpo son literalmente separadas en moléculas de azúcar de una manera muy eficiente en algunos casos. El índice glucémico mide la velocidad a la que el cuerpo humano convierte alimentos en azúcar. Durante la mayor parte de nuestra evolución, el ser humano ha consumido alimentos con índices glucémicos entre 0 y 40, alimentos que tardábamos en convertir en azúcar. Veamos algunos ejemplos de lo que comemos hoy, mucho de lo cual forma parte de la maldita pirámide alimenticia:
  • Azúcar de mesa: I.G. 64
  • Coca Cola: I.G. 63 (viene a ser como beber azúcar)
  • Cereales: I.G. 61
  • Copos de trigo: I.G. 67
  • Pan: I.G. 70
  • Patata Asada: I.G. 80
Si necesita perder peso, puede aprender mucho más de todo el tema del índice glucémico y el efecto de los carbohidratos en nuestro cuerpo en mi libro Adelgazar sin Milagros.

Salvo que sea usted diabético, su nivel de azúcar en sangre en cualquier momento del día es equivalente a una cucharadita y media en total. Si sigue usted la pirámide alimenticia y toma 400 gramos de carbohidratos, estos se metabolizan en el equivalente a unas 2 tazas de azúcar. ¿Tiene sentido? Claro que no. Al ingerir esta cantidad de azúcar el cuerpo tiene que generar una cantidad inmensa de insulina porque, recordemos, los niveles elevados de azúcar en sangre son tóxicos.

Cuanta más azúcar ponemos en el flujo sanguíneo, más forzamos la secreción de insulina, comida tras comida, y, eventualmente, las células del cuerpo y los órganos empiezan a acostumbrarse a la presencia continua de grandes cantidades de insulina y acaban desarrollando una resistencia a la misma. Al mismo tiempo que la insulina está forzando a las células a tomar azúcar como alimento, está forzando la grasa dentro del tejido adiposo, por lo que a más insulina, más azúcar que se metaboliza en grasa y más grasa que se almacena en el tejido adiposo. Y, cuanta más insulina haya en la sangre, más difícil es que la grasa vuelva a abandonar el tejido adiposo para volver al torrente sanguíneo y ser usada como combustible, por lo que incluso cuando no comemos, la grasa se mantiene donde está debido a la constante presencia de insulina en sangre.

Como colofón a este pastel metabólico, cuando la cantidad de azúcar en sangre disminuye y la cantidad de insulina no permite que la grasa abandone el tejido adiposo, las células del cuerpo tienen un déficit energético, lo que nuestro cerebro interpreta como “necesito comer” y, voilá, otra vez tenemos hambre aunque tengamos reservas suficientes de grasa almacenada. Por lo tanto, volvemos a comer, volvemos a disparar el azúcar en sangre, a segregar más insulina y, en definitiva, a almacenar más grasa. De modo que no sepa usted que no engorda porque comas más, sino que come más porque engorda, que no es lo mismo. Desde un punto de vista meramente bioquímico, los obesos no comen mucho, comen lo que necesitan como energía porque la grasa de su tejido adiposo no se libera de vuelta al torrente sanguíneo. Y como el cuerpo es sabio, incluso cuando algo no funciona, al comprobar que la grasa no fluye al riego desde las células adiposas, estas se hacen más grandes para favorecer que la grasa salga de ellas cuando se produce la resistencia a la insulina en el metabolismo. Por lo tanto, acaban almacenando aún más grasa en las mismas células.

La siguiente pregunta que cabría hacerse es ¿Cómo de potente es este síndrome de resistencia a la insulina? Pues este síndrome metabólico, antesala de la diabetes tipo 2, es tan potente que en ensayos en laboratorio se han obtenido resultados asombrosos. Por ejemplo, al inyectar insulina a ratones de laboratorio de manera continua se ha conseguido que engorden hasta proporciones comparables a la obesidad mórbida humana. Se ha seguido inyectándoles insulina al tiempo que se ha ido reduciendo la comida que se ponía a su disposición y, pese a tener grasa acumulada en cantidad, los ratones han acabado muertos, literalmente, de hambre sin quemar nada de grasa.

Ratón Engordado con Insulina
Por eso, cuando los obesos, que habitualmente ya tienen una resistencia severa a la insulina, se embarcan en dietas bajas en grasas y ricas en hidratos de carbono, no logran perder peso y, al contrario, incluso lo ganan, a lo que sus dietistas replican que la culpa es suya por ser vagos y hacer poco ejercicio. Si fuera por estos dietistas, los obesos morirían del mismo modo que los ratones, de inanición. Afortunadamente, esta situación es normalmente reversible, y en mi libro Adelgazar sin Milagros explico como yo mismo pude adelgazar 35 kilos y recuperar mi salud cambiando la forma en que comía.

La diabetes tipo 2 que se produce como continuación al desarrollo de la resistencia a la insulina, solía ser llamada la diabetes de la edad, porque se daba en personas mayores que habían agotado sus células pancreáticas de tanto producir insulina. Sin embargo, hemos pasado a denominarla diabetes tipo 2 porque ahora afecta también a jóvenes e incluso adolescentes. Esto, como cualquiera puede deducir, no es fruto de que sean vagos, no hagan ejercicio o coman demasiado. Tiene que ver con la pirámide alimenticia y la descomunal ingesta de carbohidratos, en particular de azúcar y harinas refinadas.

Veamos algunos datos clarificadores. En los Estados Unidos, en la última década, los casos de diabetes tipo 2 se han duplicado y aproximadamente el 25% de la población mayor de 60 años la sufre. Se cree que más del 40% de la población Norteamericana sufre o sufrirá diabetes. Esto le ocurre a una población que consume aproximadamente el 55% de sus calorías de los carbohidratos, el 33% de la grasa y el 12% proveniente de las proteínas. ¿Alguien sigue teniendo alguna duda de la causa de esta epidemia? Lo que es paradójico es el mensaje que lanzamos a la población. Por ejemplo, la Asociación Americana de la Diabetes tiene publicados estos “consejos” nutricionales:
  • El sistema digestivo convierte los carbohidratos en azúcar de manera rápida y sencilla.
  • Los carbohidratos son la comida que más influencia el nivel de glucosa en sangre.
  • Cuantos más carbohidratos comas, mayor será tu nivel de glucosa en sangre.
  • Cuanto mayor sea tu nivel de glucosa, más insulina necesitarás para que el azúcar llegue a las células.
  • La pirámide nutricional es la manera más sencilla para recordar las comidas más sanas.
  • En la base de la pirámide, están el pan, los cereales, el arroz y la pasta. Todos estos alimentos están compuestos por carbohidratos mayoritariamente.
  • Necesitas de 6 a 8 raciones de esos alimentos cada día.
¿Quién es responsable de formular semejante disparate? Francamente, no puedo entenderlo. Pero, lo que de ningún modo me entra en la cabeza es que los médicos, personas de ciencia todos ellos, sigan recomendando la pirámide alimenticia y culpando a las grasas de la epidemia de obesidad y diabetes que padecemos incluso después de demostrarse que el estudio de Ancel Keys es un caso de grotesca manipulación de los datos y el comité McGovern emitió unas conclusiones basadas principalmente en este estudio. No alcanzo a comprender como, sabiendo todo lo que saben, no son capaces de ver con claridad donde está el problema y, al contrario, prefieren seguir predicando los dogmas a sabiendas de que no están basados en ciencia alguna… salvo que la burda manipulación matemática de los datos sea considerada ciencia.


jueves, 30 de abril de 2015

LA PROLIFERACIÓN DEL CONTROL BIOMÉTRICO…Y EL EXTRAÑO PROGRAMA “MASONIC CHIP”





La implantación de dispositivos de control biométrico en seres humanos está avanzando de forma sutil y continua desde hace años.

Lo que hace un tiempo era considerada una idea propia de “locos conspiranoicos”, poco a poco se está materializando a nivel social, a través de iniciativas comerciales y particulares que parecen inocentes e inocuas.

Con ello, el concepto de llevar implantado un dispositivo en el cuerpo, va camino de ser aceptado como una nueva normalidad dentro de la sociedad, como lo es ahora tener un teléfono móvil o verse obligado a llevar encima un carnet de identidad.

Estamos ante una estrategia perfectamente diseñada, cuyo objetivo final es, sin duda, que todos los ciudadanos acaben llevando incorporado un chip o dispositivo similar, bien sea por obligación, como lo es tener un carnet de identidad, o bien sea por necesidades de encaje en el entorno social, como lo es disponer de dinero, tener un móvil o tener carnet de identidad.



ELEMENTOS DE BIOMETRÍA QUE YA ESTÁN SIENDO UTILIZADOS

La tecnología de identificación biométrica y las formas de pago electrónico llevan utilizándose desde hace tiempo, pero se han expandido en los últimos diez años y han intensificado su presencia en los últimos cinco, especialmente.

Por ejemplo, en junio de 2012 se anunció que los investigadores del Laboratorio de Tecnologías biométricas de la Universidad de Calgary habían mejorado las tecnologías de identificación biométrica disponibles en el mercado hasta tal punto, que podían crear una forma de inteligencia artificial capaz de tomar decisiones con respecto a la información biométrica recibida desde una variedad de diferentes fuentes.

Ese programa de seguridad biométrica funciona mediante la simulación de los “patrones de aprendizaje y procesos cognitivos del cerebro”.

Por otro lado, en un artículo publicado en el Sunday Telegraph, el 4 de diciembre de 2011, Rosie Squires describía otro esquema biométrico utilizado en Australia por parte de diferentes empresas, basado en programas de identificación de huellas digitales con el fin de vigilar a los empleados y “ahorrar costes.”

La nueva tecnología, llamada PeopleKey, se utiliza no sólo para controlar la hora de entrada y de salida de los empleados, sino también para supervisar sus progresos a lo largo de la jornada de trabajo, vigilando que no se dediquen a “holgazanear”, a usar el baño durante demasiado tiempo o a perder el rato conversando con compañeros de trabajo.

Un sutil paso hacia la esclavitud laboral

Los escáneres de venas son otra tecnología de control biométrico que ya ha sido introducido en el mercado. En algunas grandes empresas ya existe un sistema que permite a una persona deslizar la palma de su mano frente a un dispositivo de reconocimiento digital para tener acceso a edificios o estancias.



Por ejemplo, el centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York ya ha implementado los escáneres de venas en algunos de sus servicios médicos. Fabricado por Fujitsu, los escáneres están siendo colocados en el hospital con el pretexto de una mayor comodidad y para obtener un acceso más rápido a los registros médicos.



Varias escuelas también han comenzado a utilizar los sistemas de identificación de Fujitsu. Por ejemplo, el Distrito Escolar del Condado de Pinellas en Florida anunció recientemente que estaba introduciendo el sistema con el fin de “identificar a los estudiantes y con ello reducir los residuos y la amenaza de suplantación de identidad” en el comedor del centro.

Son solo algunos ejemplos de entre muchos, de como, poco a poco, la población está siendo acostumbrada a ser controlada y monitoreada por sistemas de identificación biométrica.



CONTROL DEL ADN Y EL PROGRAMA MASONIC CHIP

El control y el análisis del ADN son otros de los campos en los que más se está avanzando.

Y uno de los grupos más inquietantes que se han embarcado en la misión de adquirir y almacenar muestras de ADN de la población, es la Gran Logia de la Masonería de EEUU.

Conocido como MasoniChip, el programa es administrado abiertamente por la Gran Logia y se realiza con el apoyo de los gobiernos, tanto de Estados Unidos como de Canadá.



Lo más sorprendente de este programa, sin embargo, es su nombre.

En realidad, el programa no consiste en la implantación de ningún chip a los ciudadanos. Es un programa que consiste en la recogida de información biométrica de los niños, con el fin de poderla utilizar en caso de secuestro o desaparición.

El programa se llama “Masonic Child Identification Programs” (programas masónicos de identificación de niños)y de ahí su nombre MasoniChip o directamente CHIP (Child Identification Program).

Podrían haberlo llamado de muchas formas, pero han decidido llamarlo así y eso no puede ser casualidad.



Y es que el nombre de este inocente y caritativo programa de identificación de niños, relaciona sutilmente la identificación biométrica completa de un niño con la palabra “chip”, obligándonos a relacionar ambos conceptos en nuestra mente, a través de algo tan tierno e inocente como son los niños y su seguridad.

Parece una maniobra de programación mental a través del lenguaje, destinada a que las próximas generaciones acepten la implantación de un chip de identificación desde la más tierna infancia como la cosa más natural, pues el propio nombre del dispositivo, “chip” y el propio nombre del programa de identificación, CHIP (Child Identification Program, o Programa de Identificación de Niños), serán identificados inconscientemente como lo mismo.

De hecho, uno de los objetivos de este programa, es educar a los niños para que ofrezcan sus datos biométricos voluntariamente a un extraño por su propia seguridad, como podemos ver en el siguiente video, condicionándolos a relacionar directamente ambos conceptos (chip e identificación biométrica), desde bien pequeños…


Sea cual sea la intención de otorgarle este nombre tan extraño y significativo, lo cierto es que el programa MasoniChip ha recibido tanto apoyo por parte del gobierno de EEUU, que muchos han acabado creyendo que se trata de un programa gubernamental apoyado por los masones, cuando en realidad, es al revés.

Los promotores de MasoniChip montan ferias promocionales, anuncian el programa en los distritos escolares y forman alianzas con las policías locales.




Incluso los medios de comunicación promueven el programa.

Para aquellos que no hayan oído hablar de lo que es el MasoniChip o programa CHIP, Amy MacPherson del Huffington Post describe el programa de esta manera:
Empieza como un proyecto de identificación de los niños, cuya función es ser de utilidad en caso de que los pequeños puedan ser secuestrados o desaparezcan.
A los padres se les familiariza con el uso de kits caseros para registrar información vital de sus hijos. Normalmente se registra la altura, el peso, el color del cabello y de los ojos, junto con un conjunto de huellas digitales y una fotografía reciente, que se almacenan en un soporte digital, tipo DVD, que suministra el propio programa masónico.
“Ayudando a mantener a las familias seguras”

Adicionalmente, las Logias Masónicas de cada localidad, ofrecen amablemente sus servicios para registrar aún más información de los pequeños.

Gracias a los avances tecnológicos, empezaron ofreciéndose a registrar huellas digitales, imágenes digitales, vídeo digital, impresiones dentales y registro de ADN, que amablemente graban en un DVD o CD para que los padres lo guarden en su casa y acudan con él a las autoridades en caso de desaparición del niño.
Este procesamiento de datos es manejado por su software propietario, que está diseñado para ser compatible con el de la policía local y nacional.
Equipo informático portatil usado en las ferias durante el programa CHIP

Sin embargo, a pesar de que se trata de una colaboración entre la Logia Masónica y el gobierno, lo cierto es se trata de un programa totalmente privado, lo que significa que pertenece exclusivamente a la Gran Logia.

De hecho, la propia web de la Logia establece claramente que esto es así por escrito…
Nosotros, los masones, somos el único “patrocinador” de las iniciativas de identificación de seguridad masónica desarrolladas en nuestras diferentes Jurisdicciones de la Gran Logia Masónica.
Como tal programamos los eventos y coordinamos los equipos, materiales y voluntarios necesarios para llevar a cabo dichos eventos.
Todos los grupos y los individuos son bienvenidos para colaborar, pero no se les conocerá como patrocinadores, sino que serán llamados “simpatizantes”, “socios de apoyo”, “socios corporativos”, “en colaboración con”, o “en cooperación con”.



El programa MasoniChip establece que, además de registrar los datos de los niños, ofrecerá sus propios “profesionales de la salud” para recoger las muestras de ADN en cualquier evento organizado en el que se haya programado dicha recolección de muestras de ADN.

Como MacPherson escribe…
No hay manera de garantizar qué van a hacer con toda esa información recogida.
Aunque afirman que borran toda información sensible (el sitio web canadiense afirma que “no se almacena ningún tipo de información durante el programa MasoniChIP”), cualquier persona con mínimos conocimientos informáticos, sabe que la información no se borra de forma permanente si no se formatea por completo todo el sistema.

Los padres deben confiar ciegamente en la honradez de una fraternidad privada intrigante que les asegura que los estándares de calidad se cumplen y que la privacidad de la familia se respeta legalmente…y todo ello sin ningún tipo de supervisión.
Debido a que los Masones financian al 100% la iniciativa, no hay oportunidad de discutir temas relacionados con la propiedad de los datos.

Lo más significativo, sin embargo, es que si la tragedia golpeara a una familia y por ejemplo, un niño desapareciera o fuera hallado muerto, las autoridades deberían tomar muestras de ADN de los padres para realizar la confirmación definitiva de la identidad de un cuerpo.
Y ello se debe a que en la base de datos de ADN nacional de EEUU, no se admiten muestras de ADN tomadas a cargo de voluntarios privados en eventos realizados en ferias o escuelas, sino que solo los laboratorios acreditados pueden realizar dicho proceso.
El FBI cita continuamente la Ley de Identificación de ADN de 1994 a la hora de establecer los requisitos necesarios para incluir las muestras de ADN en el CODIS.
Por lo tanto, el proyecto masón no está soportado por las bases de datos de ADN del gobierno y eso significa que el programa MasoniChip, que supuestamente ha sido creado para identificar a los niños en caso de desaparición o secuestro, es completamente inútil y representa, de hecho, un engaño a las familias.
Sin embargo, parece que este hecho importa realmente poco.

Lo realmente importante, independientemente de las razones expuestas para adquirir las muestras de ADN, es que se está creando una base de datos masiva de ADN en EEUU.



El programa MasoniChip ya había registrado a más de 1,5 millones de niños de EEUU antes de finales de 2012 y al parecer se va a extender a las personas mayores y a los discapacitados en un futuro próximo.

Como vemos, hay múltiples iniciativas que van en la misma dirección: el control exhaustivo de la población a través de sus datos biométricos y su posible culminación final, en forma de implantación de un chip o artefacto de identificación y seguimiento que permita, no solo identificar a los ciudadanos, sino acabar con el dinero en efectivo, convirtiéndolos así en esclavos dependientes de dichos dispositivos controlados remotamente.

Si no hacemos nada por detenerlo, este es el infierno de control absoluto que nos espera en el futuro…

Fuentes