Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

jueves, 29 de enero de 2015

Fármacos que matan, ensayos manipulados

Existe una epidemia soterrada de muertes por el consumo de medicamentos. Y ello es posible porque quienes los fabrican ocultan de manera sistemática datos sobre su seguridad. Pero la población, los científicos y las autoridades sanitarias, están cada vez más cansados de la situación.

Durante 2013 se produjeron 3.174 notificaciones de reacciones adversas a medicamentos, la mayoría comunicada por los profesionales sanitarios pese a que la ciudadanía puede notificar cada daño que le produzca un fármaco mediante esta web de la Agencia Española de Medicamentos. Existen dificultades para comunicar de manera eficiente estos efectos, lo que torpedea la función de la farmacovigilancia.

La cifra de notificaciones puede parecer muy alta pero es al contrario, muy baja. Se calcula que en España mueren cada año alrededor de 12.000 personas por daños provocados por fármacos y esas 3.174 [notificaciones] incluyen todas las reacciones adversas, leves, graves y muertes. El dato de fallecimientos en Europa es cerca de 200.000 anuales. Una pasada. Comparad estas cifras con las de muerte por ébola en todo el mundo o las alcanzadas por accidentes de automóviles o las que se llevó por delante la gripe A. Cada día en la Unión Europea hay 548 muertos por medicamentos (75 por el tráfico automovilístico).

Los decesos debidos a los medicamentos sólo son superados por las enfermedades del corazón y el cáncer.

Una de las claves para entender esta epidemia de iatrogenia, daños provocados por los tratamientos y prácticas sanitarias, es que los fabricantes ocultan de manera deliberada y constante datos de seguridad de sus productos que encuentran en los ensayos clínicos. Estos los realizan para justificar que lo que venden posee “evidencia científica”.

La evidencia como marketing que comentaba con el médico Peter Götzsche cuando vino a presentar a Madrid su libro Medicamentos que matan y crimen organizado. Cómo las grandes farmacéuticas han corrompido el sistema de salud.

Para conocer todos los datos de los trabajos de las farmacéuticas es necesario que se publiquen y para ello existe una base de datos de ensayos clínicos en curso (en periodo de realización), donde normalmente se registran todos los análisis clínicos (aunque no es obligatorio, sí es bien visto por la comunidad científica).

Mal que le pese a la industria farmacéutica caminamos haca una era de transparencia. No puede ser que un sector que presume de ser clave para la salud de las personas sea año tras año el más opaco, el menos transparente.

La comunidad científica y la población en general presiona para saber toda la verdad sobre los medicamentos. Literalmente, nos va la vida en ello. Y en el ámbito de las autoridades sanitarias se han dado cuenta y comienza a actuar pese a sus muchos conflictos de intereses y presiones.

Los laboratorios se agarran a la excusa del “secreto comercial” para no soltar datos de sus ensayos sobre medicamentos. En las agencias de regulación de fármacos cada están más cansados de los ocultamientos deliberados de la industria, de ahí que la Agencia Europea de Medicamentos avise: decidir qué información comercial sobre fármacos es confidencial es cosa suya.




lunes, 26 de enero de 2015

La dictadura sueca: laboratorio del Nuevo Orden Mundial

Si a una persona al azar le preguntas por un país modelo a seguir, existen grandes posibilidades de que responda Suecia. Un país próspero, democrático, incorrupto, con un generoso Estado del Bienestar y al que poco le falta para tener las nubes hechas de azúcar, la nieve de nata y los árboles de caramelo, regados por ríos de chocolate en el que todos bailan cogidos de la mano al más puro estilo del Mundo de la Piruleta simpsoniano. En definitiva una especie de paraíso en la Tierra al que todos los partidos políticos oficialistas españoles, desde el PP hasta Podemos, dicen tener como fuente de inspiración. ¿Porque al fin y al cabo eso es lo que siempre se ha dicho de Suecia, no?

En cambio, si a esa misma persona le preguntas en qué país gobierna el mismo partido casi ininterrumpidamente desde 1932, o en cual puedes ser multado, perder tu trabajo o que un señor se presente con un bate de béisbol en la puerta de tu casa por un dar tu opinión anónimamente en internet, ser detenido por la policía por estar demasiado fuerte o en donde el gobierno te dice hasta como tienes que mear o sentarte en el metro, además de estar en vías de acabar con el dinero en metálico y tener una de las tasas más altas de violaciones del mundo y zonas a las que ni la policía se atreve a entrar… lo dudará más ¿Corea del Norte, quizás? ¿Cuba, Arabia Saudí, Afganistán, el Estado islámico? Todas respuestas erróneas, y puedes apostar dinero a que nunca acertará.

¿Cuál es entonces? El mismísimo Estado que todos siguen, como la Roma imperial o la República de Platón de nuestros días, exacto: el Reino de Suecia, que como vamos a ver lejos de ser la Arcadia Feliz es un Estado totalitario que combina lo peor de Orwell y Huxley.

Folkhemmet, el Partido

Suecia no tiene un régimen pluripartidista, ni siquiera bipartidista. El partido que desde 1932 ha estado en el poder la mayor parte del tiempo desde entonces es el Partido Social Demócrata, que tiene como punto ideológico central el convertir Suecia en una casa para el pueblo, o en sueco, folkhemmet. Esta ideología paternalista, también conocida como modelo sueco y basada en un Estado todopoderoso respetando la iniciativa privada que suena tan bien, se consideraba una tercera vía al capitalismo y al comunismo, exactamente igual que el fascismo o el nacional socialismo (algo que sin duda no va a sonar tan bien a todos los progres que la tienen como modelo a imitar en sus países) aunque mucho menos autoritario, ya que usaba su omnipresencia de forma más cautelosa y respetando las libertades. Recordemos que pese a lo que se suele contar, las ideologías de Entreguerras erróneamente englobadas bajo la etiqueta de “fascismo” diferían enormemente de un lugar a otro.

Con la llegada de los nuevos vientos marxista culturales, la ideología cambió ligeramente. El folkhemmet pasó de ser casa para los suecos, a ser casa para todo el (tercer) mundo menos los suecos, algo en lo que nos extenderemos más adelante.



Confiscación y paguitas para todos

Este Estado del Bienestar como todos sabemos se basa en una gran cantidad de subvenciones, que a pesar de haber sido recortadas en los 90 son tan fácil y generosamente repartidas que si a eso le unimos el que los sueldos son muy similares independientemente de tu trabajo, desincentiva el trabajar y hace que mucha gente se invente o exagere algún problema físico para vivir del subsidio, o dicho de otra forma, del trabajo de los demás (mención aparte son los cientos de miles de “refugiados”, de los que hablaremos más adelante). ¿Para qué trabajar, si cobrando una paguita se gana prácticamente lo mismo? Esto puede resultar muy atractivo para los más ignorantes de como funciona la economía, pero la cruda realidad es que como consecuencia de esto, tanto los ingresos como el poder adquisitivo han ido cayendo desde entonces.

¿Y cómo se puede financiar todo esto? En el imaginario progresista, se trata de un Estado que mediante una política de altos impuestos a los ricos y grandes empresas, redistribuye la riqueza entre resto de la población. Error una vez más. Ni el modelo sueco es redistributivo, ni se tasa en exceso a las grandes fortunas y empresas. Mientras las pequeñas empresas están tasadas de forma brutal, las grandes están sujetas a impuestos más bajos que los de la mayoría de países desarrollados. El gobierno, con las pocas grandes empresas monopolistas, regula hasta el punto de que las empresas más pequeñas no pueden mantenerse y cumplir con los dacronianos requisitos de licencias, inspecciones, aprobaciones y altos impuestos.

El Estado sueco está diseñado para ser financiado mediante impuestos extremos al individuo, y la razón es simple: las grandes empresas son la gallina de los huevos de oro a la que no quieren agotar mediante una tasación abusiva (necesitan que haya trabajadores para que paguen impuestos), pero tasando al ciudadano sirve como forma de control. Pongamos que si ganas 150, en impuestos te quitan 100. El Estado puede decir que esos 50 se te devolverán en forma de educación para tus hijos, en sanidad y cosas así. Si decides gastarlo en otras cosas, no se te devolverá el dinero. No trata de redistribuir la riqueza, sino de confiscártela y devolverte una pequeña parte en la forma que escoja la élite política.

¿Verdad que ya no suena tan bien? Lejos de ser una política redistributiva para ayudar al que lo necesite, la realidad está más cercana a una política totalitaria de manipular al ciudadano para que gaste en lo que gobierno dicte.

El fin del dinero en metálico

Una de las cruzadas del tiránico Estado sueco es contra el dinero en metálico, sustituirlo por las transacciones electrónicas (por mensaje de texto, tarjetas, etc) para así “reducir los robos”. Los objetivos reales son, en realidad, mucho más macabros. El uso de dinero en metálico es anónimo, no deja rastros de las transacciones económicas, permite un mercado fuera del control estatal y no está en los circuitos bancarios, algo intolerable para el intervencionista Estado sueco, que no conforme con confiscarte gran parte de tu sueldo para gastárselo en lo que decida, también quiere controlar hasta la más mínima transacción. Esto significa que cosas como las donaciones anónimas dejarían de ser anónimas, algo denunciado por Banhof, el primer proveedor de internet sueco. También significaría que algún día se te pudiese dejar en la ruina absoluta con un solo click, al ser todos tus ahorros simples bits electrónicos.

El dinero en metálico se puede decir que ya está en vías de extinción. En el transporte público no se admiten monedas ni billetes, cada vez hay más tiendas donde tampoco se admiten y algunas sucursales bancarias ya no tratan con efectivo. Como dijo el director del Banco Central, el metálico sobrevivirá “como el cocodrilo, aunque va a ver su hábitat progresivamente reducido”. Un caso más del férreo control económico que ejerce la tan admirada Suecia.

Discriminación contra el hombre

Suecia se suele poner como el ejemplo último y más perfecto de igualdad entre sexos, algo que como vamos a ver, es otra falsedad. En este paraíso igualitario los hombres son ciudadanos de segunda por ley.

Su Derecho de familia es un caso fragrante de discriminación anti-hombre, encontrando cosas como que las víctimas de violencia doméstica recibirán prioridad en las ayudas y cobijo si son mujeres, que si una mujer tiene un hijo se convierte en madre y recibe la custodia por defecto mientras que su marido solo se convierte en padre y recibe la custodia si ésta lo aprueba, o que si una sueca tiene un hijo en el extranjero será sueco por defecto mientras que si se trata de un sueco solo será reconocido como tal si está casado. ¿Algún ejemplo práctico de esto? Pongamos que eres padre, pero la madre de tu hijo no aprueba tu paternidad, si se te ocurre llamar a tu hijo podrías enfrentarte a 6 años de cárcel , ya que esto en términos jurídicos se consideraría una violación de la “tranquilidad” de la mujer, los mismos años de condena con los que recientemente un tribunal condenó a un inmigrante que violó a una sueca sobre cristales rotos. Podría extenderme más, pero creo que ya ha quedado claro.

Si miramos los indicadores sociales, tampoco encontramos esa cacareada igualdad. El 80% de gente sin hogar son hombres, los hombres son dos veces y media más proclives a suicidarse y 400.000 niños y niñas (en una población de 9.5 millones de habitantes) nunca o casi nunca ven a su padre, algo propio de una sociedad enferma, rota y en decadencia.

La prostitución está prohibida y penada para los suecos no solo dentro de Suecia sino en cualquier país al que vayan, aunque solo para el hombre y la prostituta si es pillada no le pasa nada. Para perseguir este delito sin víctimas existen unas brigadas policiales especiales, que como si de la policía moral del Golfo arábigo se tratase, patrullan las calles.

Uno de los carteles que hay en algunos baños públicos de Suecia sugiriendo a los hombres orinar sentados. 
Una región de Suecia estudia obligar a los hombres a orinar sentados en los lavabos públicos. El Consejo General de Sörmland, provincia cercana a la ciudad de Estocolmo, la capital del país, tiene ahora un año para decidir si apoya la iniciativa presentada por Viggo Hansen, del Partido de la Izquierda de Suecia.

Según este dirigente, orinar sentado ayuda a reducir los problemas de próstata y también "contribuye a una vida sexual mejor y más larga".

Desde la oposición al partido de Hansen se ha señalado que será particularmente difícil vigilar la aplicación de esta nueva normativa si se acaba aprobando.

Los maestros de las guarderías suecas ya alientan a los niños pequeños a sentarse para orinar, entre otras cosas porque consideran que es más higiénico que hacerlo de pie.

Suecia: proponen obligar a los hombres a mear sentados

El Gran Hermano te escucha

En 2012, se aprobó una ley por la que todos los teléfonos y operadores de internet están obligados a estar conectados al gran cable del superordenador del Estado, donde el Estado tiene la capacidad de registrar y guardar todo lo dicho en conversaciones telefónicas, buscado o escrito en internet. Primero se escanearán llamadas telefónicas y correos electrónicos, y todo lo “considerado interesante” según una base de datos con 250.000 criterios de búsqueda, se guardarán para ser investigados y compartidos con EEUU, país que ha colaborado en la instauración de esta legislación.

Esta ley se conoce popularmente como Ley FRA, ya que no es un tribunal quien maneja esto, sino los servicios de inteligencia suecos dependientes del Ministerio de Defensa, los Försvarets Radioanstalt (FRA). Esto significa que el gobierno y sus agencias, sin ninguna orden o control judicial, pinchan y registran las conversaciones de los ciudadanos.

A muchos lo primero que les vendrá a la cabeza es la Stasi, la temible policía de Alemania oriental, y la película de La vida de los otros, pero se equivocan porque la Stasi solo tenía capacidad para pinchar las conversaciones a un pequeño sector de la población. No existe el derecho a la vida privada en Suecia.



Arrestado por estar demasiado fuerte y tener demasiada testosterona

Si tienes un cuerpo rocoso y vives en Suecia, mejor que te escondas. Si tienes más testosterona que un hipster podemita, también. La policía sueca ha estado arrestando a gente con musculatura notable por si pueden estar tomando esteroides. En la ciudad de Malmo, la policía paró a un hombre por su notable musculatura y le interrogó por el uso de esteroides. En otro caso, un culturista estaba comiendo en un restaurante mientras le esperaba un policía de paisano escondido en el baño, y tan pronto como comenzó a orinar, el policía colocó un frasco de debajo de la caseta del baño y lo envió inmediatamente a un laboratorio, que dictaminó que tenía unos niveles más altos de testosterona que el hombre sueco medio, por lo que fue detenido, sus bienes embargados y enviado a prisión de forma preventiva a pesar de que no tenían más pruebas.

Así de absurdamente totalitario es, pero es un buen ejemplo para ver hasta este punto llega el control social en el paraíso de los progresistas.


Policía arresta a persona sospechosa de tomar esteroides

Genocidio contra la propia población

Hasta 1975, Suecia llevaba a cabo programas de esterilización forzosa contra minorías étnicas como gitanos y lapones, que hoy hubieran sido considerados actos de genocidio si nos atenemos a su definición de delito de la Corte Penal Internacional:
D) Medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo;
Pero el genocidio lejos de parar, continúa aunque por otros medios y dirigido contra otro sector de la población: los suecos étnicos.
¿Cómo? Mediante el reemplazo étnico, un proceso por el cual se trata de acabar con un grupo étnico implantando un gran número de población foránea que acabe asimilando o convirtiendo en minoría la población local, y que se considera genocidio por la Corte Penal Internacional ya que se trata de un sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial.

Esto es usado por China para acabar con los tibetanos, trayendo gran cantidad de chinos han y fomentando el mestizaje con ellos para minorizar y asimilar a la conflictiva población del Tibet, y ha sido denunciado por asociaciones de Derechos Humanos, el Washington Post o incluso el Dalai Lama, a pesar de que en 50 años la población han en el Tibet no pasa del 7%. Lo mismo se hace contra la etnia uigur.

¿Y en Suecia? Este país tiene un millón de población foránea sobre una población total de 9,5 millones, la mayoría solicitantes de asilo de África y Oriente Medio. Su presencia no está motivada para cubrir puestos de trabajo, ya que solo una pequeña de ellos trabaja mientras que el resto vive de subsidios, y de hecho su presencia le cuesta dinero al Estado. Suecia, a pesar de que nunca tuvo colonias ni está envuelto en guerra alguna, es el país del mundo que más refugiados por habitante acoge, y aunque se alegue la solidaridad como bandera, la realidad es que de seguir esta tendencia, los suecos van a ser solo el 65% de la población en apenas 5 años (actualmente son el 80%) al llegar un millón más de extranjeros. En el 2014, Suecia dejó entrar a 80.000 extranjeros más procedentes del Tercer Mundo, o sea que en un año va a entrar casi el 1% de la población total sueca (el equivalente a que en España entrase medio millón de inmigrantes en un año). Si se deja entrar a este número de inmigrantes cada año durante los siguientes ocho, se alcanzaría la cifra de 640.000. Y teniendo en cuenta que a cada uno de estos refugiados le siguen entre dos y tres familiares, estaríamos hablando de más de dos millones de inmigrantes en apenas ocho años. Para entonces, el país que se jacta de ser superpotencia humanitaria será un Estado fallido, más parecido a Somalia o a Irak que a cualquier otro país europeo. Algunos políticos no contentos con esto quieren acelerar la sustitución étnica y dicen estar trabajando para traer a ¡31 millones de extranjeros! ¿Es solidaridad o genocidio el convertir en minoría étnica a tu propio país? Dejo que el lector saque su propia conclusión.

El gobierno también financia campañas publicitarias y educativas promoviendo el mestizaje, algo idéntico a lo que hace el gobierno chino con uigures y tibetanos y calificado como “genocidio cultural” por el Dalai Lama en su discurso en el Parlamento Británico.



Retrato de una zona de guerra: islamización, disturbios, delincuencia y violaciones masivas

Suecia tiene la reputación de ser la típica balsa de aceite nórdica, donde la delincuencia es irrisoria, y si bien esto fue cierto en su día, desde la llegada de inmigración masiva ya no lo es más. Algo que no debería de sorprender, ya que si traes en masa a tu país a gente de otras sociedades, lo que tienes es una representación a pequeña escala de dicha sociedad.

La policía ha presentado un informe donde se detalla la existencia de 55 áreas “no-go”, lo que significa zonas controladas por bandas formadas por musulmanes a las que ni los servicios de correos, ambulancias, recogida de la basura ni siquiera la policía pueden entrar sin protección militar. Aquí la autoridad y la administración de justicia la ejercen las propias bandas, que tienen incluso sus propios puntos de control. Estas zonas “no-go” coinciden con el mapa de las 168 llamadas “áreas de exclusión”, formadas mayoritariamente por población musulmana, donde la educación es baja, el paro es alto (ya que la mayoría prefiere vivir de subsidios) y la única actividad económica es el narcotráfico. En 2013, los habitantes de estas barriadas (llamados eufemísticamente “jóvenes” por los medios) comenzaron una campaña de disturbios y quema de coches sin que la policía se atreviese a hacer nada más que enviar a “agentes sociales” a hacerles ver que su comportamiento estaba mal.



Otra de las consecuencias de esta tercermundialización de Suecia es la epidemia de violaciones, la mayoría perpetradas por solicitantes de asilo de países islámicos. En los primeros meses de 2013, más de 1000 suecas fueron violadas por inmigrantes musulmanes solamente en la ciudad de Estocolmo. Más de 300 de ellas eran menores de 15 años, y el número de violaciones aumentó un 16% respecto al año anterior. En total, Suecia tiene el segundo ratio de violaciones más alto del mundo (53.2 por cada 100.000 habitantes), solo superada por Sudáfrica,



Antes de la invasión masiva ya había violaciones, pero no tantas como ahora. Además de aumentar en números, también ha aumentado en brutalidad, a veces con torturas incluidas. Las violaciones en grupo solían ser extremadamente raras pero, lamentablemente, ya no es el caso. El número de violaciones a menores y niños también ha mostrado un aumento impactante, incluso la violaciones a hombres. Cifras más propias de un país africano en guerra que de uno considerado modelo a seguir. De hecho, un informe de 2006 detalla cómo ser una niña sueca o mujer joven cada vez más significa sentirse insegura en su propio país, y que tienen que planear como volver a casa por la noche, cómo defenderse o saber cómo llegar corriendo por el camino más rápido a casa en caso de necesidad.

"No es tan malo violar a una chica sueca como violar a una niña árabe", dice Hamid, en una entrevista sobre una violación en grupo que involucraba a varios inmigrantes. "La chica sueca recibe una gran cantidad de ayuda después, y probablemente ya había sido follada antes, de todos modos. Pero la chica árabe tendrá problemas con su familia. Para ella, ser violada es una deshonra".



Censura y adoctrinamiento

Llegados a este punto, el lector se preguntará cómo el pueblo puede aguantar todo esto sin rebelarse. La clave está en un adoctrinamiento feroz desde la infancia sumado a una censura implacable, con unos métodos que alcanzan una eficacia mayor a la de países unánimamente considerados totalitarios.

Empezaremos hablando de la EXPO. Se trata de una Inquisición moderna que entre otras funciones se dedica a registrar no solo a organizaciones sino también individuos que por sus opiniones ellos consideren "racistas", "antisemitas" o "antidemocráticos" y se congratula de tener la mayor base de datos de "ultraderechistas y antidemocráticos". Este archivo está abierto a investigadores, periodistas y a la policía, pese a que la constitución sueca prohíbe registrar opiniones sin consentimiento, algo que el Estado se pasa por los huevos al permitir a esta subvencionada organización hacerlo impunemente, y comparte su información con organizaciones y ONG's parecidas de otros países. Dicho de otra forma, si te oyen oponerte a la inmigración y al multiculturalismo de Estado, te fichan como "nazi" y te añaden con nombres y apellidos a una lista. Como decía un periodista ya en 1997:

A falta de otra ocupación, se ha convertido en un deporte entre los empleados de la Expo localizar e identificar a las personas que en algún momento de su vida han mostrado simpatía por algún movimiento de derecha, o que tengan un acusado de nazi entre sus familiares. A veces parece que es suficiente tener un ex colega que era primo de un nydemokrat (miembro del partido Nueva Democracia sueco, considerado de ultraderecha) para terminar en la lista negra de la Expo (que parece producida en colaboración con el SAPO -servicios de inteligencia suecos-) ".

En el pasado, muchos vivían con el temor de ser mencionados en Justitia debido a un mal negocio. Hoy el temor de muchos es ser identificados como extremistas en el Tribunal Popular de la Expo.

Esta organización fue fundada por el famoso escritor Stieg Larsson y el televisivo Robert Aschberg, cuyo abuelo Olof Aschberg fue un banquero judío que financió a los bolcheviques en 1917, quienes como agradecimiento le nombraron director del banco internacional soviético Ruskombank. Este alopécico progre caviar, maoísta en su juventud, lanzó un nuevo programa de televisión llamado Troll Hunters, donde él personalmente visita en su casa a suecos que escriben en internet contra la inmigración. "Cuando Aschberg los encuentra deben ponerse frente a él para explicarle por qué se comportan como lo hacen y rendir cuentas","El tiempo en que eráis libres de difundir el odio ha pasado. La caza ha comenzado", dice. En cualquier país normal no puedes ir al domicilio de alguien que no te guste encima armado con un bate, y montarle una manifestación delante de su residencia privada, pero como ya quedado claro, Suecia dista mucho de ser un país normal.
Robert Aschberg
Pero la Expo no es ni mucho menos la única entidad que actúa de esa forma. Uno de los periódicos más leídos de Suecia, el Expressen, contrató a hackers para entrar en el servicio de comentarios Disqus y acceder a los emails e identidades de los que se habían quejado anónimamente de la inmigración. El periódico envió a un reportero y un cámara a interrogarles sobre lo que habían escrito en diferentes páginas, y publicó sus nombres y fotografías, lo que hizo que al menos uno de ellos perdiese su trabajo. Sin embargo, cuando se trata de noticias en las que están envueltos inmigrantes, nunca publican su nacionalidad ni fotos, para no dañar así la imagen de la inmigración. Como resultado de eso, han proliferado medios disidentes online donde no se censura ni se omiten detalles del origen étnico, que reciben más comentarios que los medios oficialistas.



En Suecia nadie puede saber que tu postura es contraria a la inmigración, porque como ya hemos visto es muy probable que incluso te despidan del trabajo. Ha habido muchos casos de gente que ha tenido que marcharse del país, hacia Dinamarca u otros cercanos, porque no podían más con situación, la presión es muy grande y estás señalado como en cualquier dictadura bananera. Incluso una periodista somalí, que denunciaba el comportamiento de sus compatriotas en Suecia, dijo que había más libertad de expresión en su país que en Suecia , donde se la silenciaba por decir la verdad. Cualquier crítica a la inmigración es solventada con una acusación de racista o nazi.

El artista callejero Dan Park fue condenado a 6 meses de prisión y 60.000 dólares de multa y gran parte de su galería de arte, satírica y crítica con el correctismo político, fue confiscada y quemada por considerarse “denigración de un folkgrupp” (”folkgrupp” es una palabra sueca para sectores de la población con protección especial, como musulmanes, gitanos, homosexuales y mujeres). Con el objetivo de tenerle encerrado, el fiscal trató que se le hiciese un examen psiquiátrico para declararle demente, exactamente el procedimiento que usaba la URSS para encarcelar a disidentes. Recientemente en Año Nuevo de 2015, estando en Dinamarca para la exhibición de las obras censuradas en Suecia, fue golpeado por un grupo de antifascistas mientras le llamaban nazi.

Dan Park
Y en 2014, la censura fue más allá al aprobarse una ley que penaba las críticas a la inmigración, al colectivo LGTB y a las autoridades en internet.



Hacia la dictadura de iure

El reciente "acuerdo de diciembre" puede ser descrito como un golpe de Estado blando, y ha allanado el camino para la destrucción de Suecia. Seis de los ocho partidos del parlamento han decidido excluir del proceso parlamentario al único partido que se opone a la inmigración masiva. Con esto se podría decir que se da lugar a una nueva fase, que podría ser descrita como de dictadura de consenso, en la que todos los partidos de masas han formado un frente común contra los Demócratas Suecos que se prolongará al menos hasta 2022.

En los ocho años siguientes, este gobierno tendrá poderes dictatoriales. Tienen garantizado así el que sus propuestas de presupuestos anuales, cimientos de cualquier otra política, sean siempre aprobados. En ellos se incluyen los cerca de 14.000 millones de dólares que cuesta mantener la inmigración extraeuropea, un coste extremo para un país de apenas 10 millones de habitantes y que a corto plazo será insostenible.

Con esto ha quedado claro que no existe oposición de ningún tipo en Suecia. ¿Qué sentido tiene hablar de oposición, si ésta no se opone a las políticas gubernamentales, y caso de que lo haga es marginada? ¿Para qué hacer elecciones si se espera de todos los partidos que estén de acuerdo con las mismas líneas maestras a seguir?

jueves, 22 de enero de 2015

La ilustre degeneración: los rituales de la élite

Existe una novela, aparentemente basada en hechos reales, pero que para evitar querellas o incluso la muerte, la autora tuvo que novelar. Se trata de La Ilustre degeneración de Luisa Isabel Álvarez de Toledo, aristócrata española apodada La Duquesa roja por su oposición al franquismo. Esta señora, ya fallecida, me merece cierta credibilidad por el hecho de haber pertenecido a la clase social que en cierta manera describe en su libro.

Los nombres que aparecen en la novela se basan en personajes reales pero ella nunca quiso publicar los verdaderos nombres, en la medida de lo que conozco pondré los nombres reales a algunos de los nombres que aparecen en el relato.

He hecho un extracto del libro solo de la parte que me interesa ilustrar, asimismo el orden que sigo no es exactamente el del libro. Puede parecer algo inconexo pero creo que se puede seguir la trama, en todo caso siempre está el original que he enlazado en caso de que se necesitaran más detalles.

Por otro lado he realizado algunas correcciones ortográficas y añadido títulos a cada bloque temático.

La ideología de las élites

Extraigo algunos párrafos del libro que ilustran cuáles son las ideas de quienes realmente mandan, que no suelen ser los políticos, quienes aunque pueda parecer extraño trabajan para ellos.
- Es primordial darle [al pueblo] algo en qué entretenerse. Leyes que les complican la vida, impuestos que los crujen, inseguridad y problemas. Hay que darles en qué pensar. Para que no piensen en lo que no deben.
...
Disuelta la reunión, Marco Tulio (¿Santiago Carrillo?) se preguntó si tragaba por cobardía o por interés. De no haber condenado la ética, la verdad y otros valores, como taras burguesas, no hubiese pasado tan fácilmente del primario "too pá toos", al pragmático "too pá los que mandamos". Haciendo números, entre parientes, amigos, correveidiles, políticos, periodistas y otros dilectos servidores, del dinero del público quedaba la calderilla, para servicio del público. Creció la clase, empezaron a escasear los fondos y hubo que cerrar filas. Los de fuera se impacientaron, viendo que de no acelerarse el ritmo de defunciones y expulsiones, la fortuna llegaría en la vejez. Temiendo que asaltasen el reducto, hubo ampliación geométrica del espacio, destinado a enchufados. Y la sociedad quedó privada de recursos, pudiendo elegir entre la revuelta y el suicidio colectivo, que en eso queda la revolución cuando faltan ideas, planificación y cabezas.

...
- Lo malo es la falta de perras. Donde partidos y sindicatos nacen por su pie, se financian solos. Pero en monarquía, la lealtad a la corona ha de ser denominador común. Y eso se paga. El carisma de un rey de nacimiento, cuenta. ¡Pero no es definitivo! Excluir a los candidatos que no convienen, domesticar a periodistas, intelectuales e industriales de la idea, para que no digan lo que no deben, ni dejen de decir lo que deben, cuesta un pastón.
...
- Tenían tantas ganas de democracia, que se lo creyeron. Al que se metía con el sistema, le callaban. Y al que atacaba a la Corona, ¡hasta le pegaban! Pero un día empezaron a sospechar que les daban gato por liebre. ¡Y se volvieron como un calcetín! Empezó a correr que de libertad nada de nada. Y como es la verdad, hubo que reforzar la censura, para que la gente no empezase a denunciarla. Por ahora creen que en todas partes cuecen habas. Pero el día que les dé por enterarse, comparando lo que un francés o un inglés llama censura, con lo que hacemos aquí, ¡veremos qué pasa!

Javier palideció ligeramente.
- Lo que desde luego no podemos permitir, es que les informen de lo que pasa de verdad. Sin miedo al palo, habría quien lo contase, ¡que muchos lo saben! Si corre a cara perro, lo que pasará aquí no tendrá importancia, comparado con lo que nos caerá en el extranjero.

César manifestó su desprecio con un gesto.
- ¡Nada de nada! Saben que la única alternativa a nuestra democracia, es la dictadura militar. O la monarquía absoluta. ¡A eso no se exponen!
...
- Lo peor es que cada vez votan menos. Por muchos malabarismos que hagamos, el régimen pierde representatividad por un tubo. Los que votan en blanco, rechazan lo que les ofrecemos. Pero los que no votan, ¡nos rechazan a nosotros! ¡Monarquía incluida!

Ignacio respiró hondo. Decir lo que no iba a gustar, implicaba un riesgo. Incluso para él.
- ¡Lo advertí! Nos creemos nuestras propias mentiras, ¡y luego pasa lo que pasa! Hace un montón de años que rellenamos las urnas. ¡Y nos comportamos como si las llenasen ellos!

- ¡Nadie engaña a nadie! Lo hemos consensuado - graznó Javier.

- ¡De acuerdo! Pero que hayan tragado que votó más del 60%, cuando no llegaron ni al 50%, no significa que podamos seguir haciendo los que nos da la gana, como si nos aplaudiese la mayoría. Si no cambiamos, un día pasará lo que tiene que pasar. ¡Y no tendrá remedio!

Marco Tulio asintió con un gesto.
- Aunque me pese, tengo que decirlo. Los del "si buana", que hacen la vida imposible a quien nos parece y dejan que quien nos da la gana se la haga a los demás, en cuanto nos vean debilitados, pedirán mayor participación, cuando menos en perras. Tendremos que dársela, porque los necesitamos y porque pueden largar. Y los subalternos del subalterno seguirán su ejemplo. Es decir, que nos crecerán los enanos. Eso si no se levanta alguno. O todos nos hacen un corte de mangas.

Pero si votasen de verdad, no podría pasar nada de esto, porque el respaldo de la gente, aunque no se diga, ¡impone mucho!

Sobre la Monarquía y el 23-F
-¡Eso está salvado! Hemos hecho del rey encarnación de la democracia y del orgullo patrio. ¡Y en qué circunstancias! La gente estaba al cabo de la calle. Sabía que decíamos una cosa y hacíamos otra. Se robaba a escala y quitábamos del medio a quien nos daba la gana, suprimiendo la pena de muerte. Lo de aplicar el terrorismo de estado, para provocar el otro, es una buena idea. En el río revuelto está nuestra ganancia. Pocos se han dado cuenta de que no se publica lo que oyen, porque nos llenamos la boca con la palabra libertad, para poder seguir con la censura. Confieso que cuando llegaron aquellas elecciones, tuve miedo. Me dije que los hombres son como los melones. Por muy domesticada que estuviese la izquierda, para estar seguros del éxito no se le subiría a la cabeza, habría que probarlo. Por eso estuvo bien hacerles comprender que una pistola, bien manejada, vale más que todos los votos. El rey quedó como salvador de la libertad, pero sobre todo de sus pellejos.

Bastó con que metiese en los cuarteles, a los que mandó salir. Después ya sería otra cosa. Hicimos ricos a tantos, que nunca nos faltará el apoyo de una clase poderosa. Fuimos punteros en modernidad, que eso mola mucho. Y tuvimos por rey al rey de reyes, porque todos vinieron a rendirle pleitesía.

La promoción de los instintos primarios
La obsesión por el sexo eclosionó en los años de las vacas gordas. Considerando que liberar intelectos, ponía en riesgo la seguridad del estado, César y compañeros mártires acordaron aplicar los medios, para que la "plebe" despreciase la razón, sometiéndola al instinto. O cuando más a los sentimientos. Omitiendo que bajo la dictadura, quien quiso se acostó con quien le dio la gana, situaron libertad y opresión en la entrepierna, como en tiempos lo estuvo la honestidad. Sin intención de contar que la democracia consistía en permitir lo que prohibió, realmente, la dictadura, pues se proponían continuar prohibiéndolo, el sexo fue declarado, porque quien piensa de cintura para abajo utiliza la cabeza con moderación. Sabido que a todos los tontos les da por lo mismo, concluyeron que a fuerza de meditar sobre lo mismo, el país se haría de la misma cofradía.

De ser tabú para la infancia, el tema se mutó en asignatura obligada, desde la guardería, surgiendo la sexología como ciencia.

Sobre los medios de comunicación 
- ¡Y yo que lo diga! ¡Pero la culpa es de la historia! Los pueblos se espabilaron y hubo que inventar la democracia. Entre otras cosas, les daba derecho a informar y ser informados. Y lo hicieron. Desde entonces los que controlan el poder, no han hecho más que buscar el medio de callarlos y cerrarles las meninges, porque se iban de madre y los dejaban en mal lugar. Lo más seguro es que los destinatarios del mensaje, tengan la cabeza tan cerrada, que no puedan entenderlo.

De lo de aquí se ocupó el Partido, al que yo pertenecía, como casi todos los que andamos en esto, éramos intelectuales bien preparados, limpios de ética, capacitados para argumentar en el absurdo absoluto, haciendo creíble el más burdo de los engaños, y sobre todo, dispuestos a obedecer, en proporción a los haberes percibidos.
Cumplido el trámite de dejar de ser republicanos, para convertirnos en monárquicos de toda la vida, nos hemos convertido en los periodistas mejor pagados y enchufados del mundo. ¡Y con menos voz! El último mindundi con mandillo está en el derecho de hacernos decir lo que le da la gana.

Las palabras de Tomás molestaron a Mikel.
- En contrapartida, somos los mejor informados.

- ¡Anda éste! ¡Tú y los que pertenecéis a la cofradía! ¡Para lo que os sirve! Coméis con los ministros, os recibe el rey, pero de lo que os cuentan, no podéis decir una palabra. ¡Off the record!

Creéis que os informan, pero lo que hacen es instruiros, para que informéis como les conviene.

Por una vez, Maikel no argumentó contra la verdad.
...

Ignacio no añoraba la censura del lápiz rojo. Prefería la mucho más discreta y eficaz de la democracia. Dinero, ventajas fiscales, acceso a los medios y a los canales de distribución, cerraban el paso a la inconveniencia, con mayor eficacia que prohibiciones, multas y amenazas. De no estar en manos de la mediocridad el poder económico, que controlaba la obra del intelecto y su difusión, el imperio de aquel infantilismo procaz, no hubiese podido imponerse. Gracias a la estupidez de editores y otros promotores, agentes de los servicios de inteligencia, debidamente camuflados o amigos personales del poder, proporcionaron materia prima suficiente para inundar el mercado de memeces, más o menos obscenas, alejando de los cauces y los micros al individuo y la obra susceptible de dar al traste con la cuidada lobotomía colectiva, destinada a erradicar el pensamiento.

Sobre porqué la Policía protege a los criminales de las clases altas

Conversación entre una comisario y su Jefe Superior. Éste dice:
- ¿Imagina hasta qué punto puede ser nocivo acusar de actos horribles, a determinadas personas? ¿Mide las consecuencias que tendría contemplar a un alto personaje, convicto si no confeso, de haber perpetrado lo que hasta un delincuente reprueba? El vulgo cambiaría su idea del asesino. ¡Los vería en los pilares de nuestra sociedad!
La comisario replicó:
-Heras, el financiero amigo del rey, doctor honoris causa, ex ministro y no sé cuantas cosas más, está en la cárcel. No por eso la gente considera ladrones a todos los financieros. Ni a todos los doctores honoris causa.
El Jefe Superior agitó el aire con la diestra.
- ¡Cierto! Por la cárcel han pasado personas tan conocidas como Brioso, socio de Javier Albariza, jueces, políticos, militares... Pero convendrá conmigo en que estos hechos tuvieron consecuencias. La gente ha perdido el entusiasmo. Yo diría que hasta la confianza. A nadie se le oculta que de haber podido presentarse un partido, contrario al sistema, en igualdad publicitaria con los institucionales, ¡habría barrido! La policía es un cuerpo del estado. ¡No debe contribuir a semejante cosa! ¿Entiende?

- Perfectamente. Un policía no está para reprimir el delito. Existe para evitar la alarma social.

-Al ser nuestro primer deber proteger a la sociedad, hemos de saber discernir lo que debe saber, de lo que conviene ocultarle. Es fácil colegir el caos que se produciría, si algunas cosas se supiesen. Y si algo no se puede remediar, porque el instinto, cuando se desboca, es imparable, nuestra obligación es ocultarlo. En cuanto a la prensa, le aconsejo prudencia. Los que cometen ciertas atrocidades, son enfermos ocasionales, ¡pero enfermos! Si les hacemos sentirse despreciados, podría suceder cualquier cosa. Unos se derrumbarían. Otros arremeterían contra los deslenguados. Y le aseguro que tienen medios. Sería aconsejable no hacer referencia a ciertos pecados. O vicios, si prefiere. ¿Para qué provocar dolor o rabia en unos individuos, de los que no podemos prescindir? Personalmente, procuro que los medios eludan ciertos temas. ¿Que esto marcha mal? ¡No cabe duda! Pero podría ir peor. 
La inspectora Ramos discrepó.
- Tapar lo menor, por preservar una democracia naciente, me pareció un desatino. Hoy afirmo que si tapamos lo mayor, ¡no habrá democracia que preservar! Nos habremos cargado el derecho a la información. Y convertido el país, en cantera de delincuentes. No es cierto que la función hace al hombre. Pero le aseguro que la impunidad, genera ejemplo. Hasta el carterista nos pone la cara colorada. Yo no sé dónde mirar, cuando nos largan que servimos de guardaespaldas al político, porque roba a lo grande. Y que si le detenemos a él, es porque no saca para pagarnos. ¿Qué les costaría buscar gente honrada? No serían más inútiles que los de ahora.

De haber estado en su mano, el jefe superior hubiese mandado a Ramos a provincias. Pero la necesitaba, cuando menos hasta las próximas elecciones. En consecuencia, trató de convencerla.

- La gente honrada tiene principios. Los principios, en política, traen problemas.

La comisario sonrió.
- Yo diría que más trae la coca. Se creen que estar por encima de la ley, les hace invulnerables a la química. Pero su cuerpo reacciona como el de cualquiera. Un esquizofrénico, en la calle, es un peligro. En el poder, ¡una catástrofe!

Garcés habló cómo si se dirigiese a un niño.
- ¡Vamos señorita! De no conocerla, creería que es o ha sido consumidora. Debe cuidar sus palabras.

El desprecio se dibujó en los labios de Ramos. Su carrera y el futuro dejaron de importarle.
- Basta escucharles, para saber que han despegado. De no ser así, no se empeñarían en conseguir votos, prometiendo lo que nadie les ha pedido. O repitiendo lo que a nadie interesa. Más ganarían administrando decentemente. El dinero o la justicia. Usted sabe cómo va. ¡Porque si lo sé yo!

Ramos sintió que había ido demasiado lejos. Replegó velas - Claro que esto lo digo en este despacho. En otra parte, ¡no se me ocurriría!

El jefe mordió el puro, echándose el humo al pecho. La joven buscó sus ojos, sin poder encontrarlos.

- Señorita, le recuerdo que no llegó a comisario por méritos. Fue designada por razones políticas. Y en política, todos somos reemplazables. Admitamos que tiene usted razón. Que una élite estúpida, cruel y delincuente ha monopolizado los medios, para amordazar a los irreductibles, porque no quiere ser criticada. ¡O acusada! ¡Y vayamos más lejos! Supongamos que se ha propuesto destruir todos los valores, predicando la satisfacción del instinto, hasta el absurdo de la crueldad gratuita, aplicando una propaganda subliminal y machacona. Y que lo haga porque lo practicado por muchos deja de ser delito, ¡y hasta pecado! ¡Pues bien! Aunque fuese verdad este absurdo, usted se limitará a seguir las indicaciones de sus superiores. ¡Por cierto! He recibido quejas de su distrito. Les entran en las casas y les roban los coches con excesiva frecuencia. Así que a detenerlos. ¡Sin meterse en camisa de once varas!

- ¿Para que los suelte el juez?

- No. Para que lo diga la prensa.

El crimen de Alcasser y otros asesinatos
Para los de arriba y los de abajo, llovía sobre mojado. Habían pasado los años, pero la calle no se olvidaba de las tres chicas. Limpias las calaveras, los cuerpos revelaban que habían sido bárbaramente torturadas, por maníacos sexuales. Autopsia minuciosa, seguida de análisis, hubiese desvelado el misterio, que ocultaba la contradicción entre el tiempo necesario para hacer todo aquello y la muerte, que se pretendía casi inmediata. Pero al no estar interesado el poder en saber lo que realmente sucedió, la investigación quedó en chapuza, que no convenció a nadie, oponiéndose a la leyenda oficial, la que dictaba la imaginación popular, oponiéndose la razón al cúmulo de contradicciones que llegaron al público. No siendo costumbre que el asesino firme su crimen, lo hizo en este caso, pues fue designado matador el propietario del volante de la Seguridad Social, encontrado en casamata, próxima a la fosa, donde aparecieron los cuerpos. El ser su propietario delincuente común y drogata, facilitó las cosas. Fue declarado culpable, sin que nadie explicase cómo era posible que un condenado, oficialmente en la cárcel, cumpliendo condena y sin derecho a salidas, residía en su domicilio habitual, sin haber sido buscado ni molestado. No lo contó la autoridad, ni pudo hacerlo el interfecto. Dotado de facultades paranormales, por no dejarse detener, voló desde un quinto piso a la calle, perdiéndose para la eternidad, sin haber sido presentado.

Ausente el culpable oficial, pero irrenunciable el juicio, por estar los ánimos alterados, se echó mano del alfeñique, amigo del presunto Superman, que tratado según convenía, confesó repetidamente, con tan buena voluntad y detalle, que las contradicciones saltaban a la vista. No afectó la irregularidad al proceso, ni el hecho de que se hiciese notar repetidamente en el curso del juicio modificó la sentencia.
Urgente dar carpetazo legal a un asunto, que puso a la población de uñas, el alfeñique ingresó en prisión, con tres cadáveres a la espalda. No se esperaba, en las alturas, que una opinión pública, supuestamente inhabilitada para fijar la atención, absorber información y procesarla, tuviese la santa paciencia de seguir al presentador que desgranó el sumario día a día y al detalle. Pero lo hizo y concluyó, quedando psicólogos, sociólogos, forenses y en última instancia jueces, a los pies de los caballos. De resultas la mayoría concluyó que degenerados anónimos, afectados de sadismo patológico, controlaban importantes parcelas de poder, que les permitía cargar con sus culpas al botones. Incómoda la sensación, se instaló peligroso malestar, que en adelante mantendría en alerta perpetua a los servicios de inteligencia.
...
Aun no se había repuesto del desagradable periodo, cuando fue informado de que un puñado de padres, unidos y a la desesperada, querían hacerse escuchar. Considerando que Gerardo (¿Felipe González?) habría de sentirse afectado, por ser producto de las urnas, Ignacio ordenó convocarlo, pateando el protocolo en salva sea la parte.

- Esto de los niños hay que vestirlo decentemente. La gente cree cualquier cosa, a condición de que no la digamos nosotros. ¡Así que tú verás!

Gerardo aparentó una indiferencia, que no sentía.
- ¡Tú mismo! Puedes formar una brigada especial, poner al frente a la comisario Ramos y dar el asunto al juez Márquez. ¿Te parece?

Ignacio dio un puñetazo en la mesa:
- ¡Eres un cabrón! Sabes lo que pasaría.

- ¡Por eso lo digo! Para que pongas los pies en el suelo.

La secretaria trajo un sobre de César. Contenía un pliego, con una sola palabra: "desactivar". El cabreo de Ignacio redobló.
- ¡Ya me dirá cómo! ¡Con estos no valen amenazas!

Gerardo apostó por la solución habitual.
- ¿Un accidente?

- ¡Lo que faltaba! ¡Tú estás loco! ¡¿Y además cuantos?! ¡Porque no son uno ni dos!

Recibida la orden de callar a los Gómez, el comisario convocó al matrimonio, dispuesto a leerles la cartilla. Se presentaron seguidos de una docena de padres, embrión de colectivo, que nunca podría ser legalizado. Previsto enredarles en trabas burocráticas, lo estaba declararlo asociación de malhechores, apenas sacasen los pies del plato.

- Con sinceridad, ¡yo que ustedes me ahorraría el escándalo! La publicidad trae malas consecuencias. Lo prueba el caso que tanto mencionan. Los padres movieron Roma con Santiago, la gente veía a las chicas por todas partes, nos lió. ¡Y aparecieron hechas fosfatina! Si hubiesen sido discretos, las tendrían violadas, ¡pero en su casa!
...
Gerardo se agarró a un clavo ardiendo.
- ¿No habéis pensado que de tanto ir el cántaro a la fuente, los siervos pueden enterarse? Y son muchos.

Javier elevó los brazos al cielo.
- ¡Pero qué ingenuo eres! ¿Crees que no lo saben? ¡Están al cabo de la calle! Pero tienen que callar, porque nunca tendrán pruebas. Y no podrán buscarlas, porque los intermediarios, que podrían conseguirlas, están muertos de miedo. Por eso solo le queda esperar a un salvador ideal, que no llegará nunca, porque al que apunte, le mataremos en su gestación. Terminaran por acostumbrarse. Un día será un orgullo darnos los hijos para el sacrificio.

- Pasaba en la antigüedad - apuntó Luis, que algo oyó sobre Cartago.

Gerardo se revolvió incómodo.
- Pero podría pasar que los intermediarios se pusiesen de uñas. Si tiran de la manta, ¡los otros nos arrollan!

- El que está debajo no dura en política. Los primeros que se metieron, fueron los deslumbrados por el mundo que querían destruir. Lo detestaron mientras se sintieron excluidos. Pero les abrió las puertas y lo adoraron. Empezando por los de la pluma y la idea. Cuando supieron que no se mueve una hoja, sin que el omnipotente lo sepa y lo consienta, se inclinaron.

- A veces preferiría... - musitó Gerardo.
Javier no le permitió continuar.
- ¿Arruinarte? ¿Encadenar fracasos? ¡Claro que no! Como no quiere fracasar Blanes. Si has conseguido leerlo, ¡que no es fácil!, habrás detectado su mediocridad. La supera Arcos en sus películas. Sin embargo serán los mejores mientras nuestro señor les proteja.

Gerardo tomó la pértiga.
- Pues en lo de las chicas, ¡si no me meto a protector! ¡Menudo papelón hice! Me planté en el sitio. Me comí las pruebas y hasta los guardias se dieron cuenta. Que lo pagué en las urnas, ¡lo sabéis!

- ¡Pero saliste! Y saldrás mientras quieras.

Basto un instante de silencio, para que Gerardo comprendiese que debía rescatarse. Jugó al niño estúpido.
- ¡Lo diré! Me pasa que no consigo ver al Demonio.

La carcajada de Luis llenó el salón.
- ¿Crees que estamos piráos? ¡Nadie lo ve! Pero el sadismo, a palo seco, es fuerte hasta para nosotros. Mi consejo es que pienses. ¿Qué pasa si un implicado en crimen de estado, se niega a cometer el segundo?
...
- Hará dos años unos tipos se llevaron una chiquilla. Del mismo kiosco del pobre Lucas. ¡Como me hubiese podido tocar a mí! Traían un Mercedes de los que te caes. Se quedó con las caras, cogió la matricula y corrió hasta la comisaría, que la tenía junto. Entró gritando que se estaban llevando a una cría. Que podían cogerlos paráos en el semáforo. ¿Te crees que se movieron? ¡Pues no! Le mandaron esperar su turno, pá coger la denuncia y como seguía gritando, le amenazaron con encerrarle por desacato. Cuando le llegó el turno, la cría debía estar en las chimbambas. Y encima no pudo denunciar, porque no era familiar ni sabía cómo se llamaba. Perdió el resto de la tarde en averiguarlo y buscar la casa de los padres. Denunciaron de noche y no empezaron a buscar hasta el día siguiente. A la chica no la encontraron, pero al Lucas sí. Le metieron seis navajazos en el mismo kiosco, cortándole los huevos y la picha. Los pusieron encima de una pila de revistas porno. Y escribieron "por chivato". ¡Más buen amigo que era! Un tipo que no tenía ná suyo. Si a mí me pasa, no sé lo que haría. Pero ir a los guardias, desde luego que no. En esto hay gente muy gorda metía. Y como toó el mundo obedecen al que paga. ¡Aunque los que pagamos de verdad somos nosotros!

Las trabas que impiden a una Policía honesta investigar a los criminales de la élite

La Comisario Ramos hablando con su equipo:
- Esa gente está medio loca. Claro que si no lo estuviesen, no harían lo que hacen. Les da por el Demonio y hasta lo ven. Y por la astrología, entendida a su manera. Celebran las conjunciones y se está acercando una de las que prefieren. Lo que no sé es si lo harán en la finca de los Sierra Fría, el chalet de Pablito Blanes o el palacete ahí al lado. En mi opinión, será en el palacete. Me da el pálpito que lo tenemos ahí al lado.

- Si estás tan segura, ¿qué esperas para pedir el mandamiento? Si te equivocas, te caerá una bronca. Pero vale la pena intentarlo.

La comisario se echó hacia atrás.
- Esa casa no es de un cualquiera. Para intentar registrarla, harían falta unas pruebas que no tengo. Aunque D. Cesar no sea respetable, los jueces le respetan. Entre otras razones, porque manda. A uno que nos huela a terrorista, podemos tirarle la puerta abajo y entrar a tiros. Con otros, bastaría decir que olimos droga, para ponerles la casa patas arriba. O que alguien dijo que eran terroristas. La verdad es que si el juez de guardia se volviese loco y nos diese la orden, no encontraríamos nada, aunque entrásemos a saco. Es decir, que haríamos el ridículo. Sé que hay sótanos, porque los planos se perdieron en Cultura y Urbanismo, pero se dejaron uno aquí. Lo malo es que no están completos y falta la entrada.

- Hay quien se pasa la vida en la cárcel, sin más prueba que un atestado. Pero para empapelar a otros, hace falta que un notario levante acta del delito.

Núñez se dejó arrastrar por el fuego de la juventud.
- ¡Dejarse de mamonadas! Si damos con el chiquillo, no hacen falta más pruebas.

María Ramos le contempló conmiserativa.
- ¿Llamamos a la puerta y decimos que nos lo den? Si nos dejan entrar, que no es seguro, el bicho de guarda que tienen, llamará al jefe. Cuando llegue el coche patrulla, estaremos dentro, nos detendrán por allanamiento, nos entregarán a los de Inteligencia. ¡Y adiós!

- ¡Me gustaría que me dijesen para qué me metí a policía! - exclamó Requesens.
Se lo explicó Ramos.
- ¡Para hacerles el trabajo sucio! Quitamos del medio al que les molesta y si lo mandan, limpiamos la calle. Empapelamos a un camello, por media docena de papelinas, pero que no se nos ocurra abrir el bolso de la tipa empingorotada, que acarrea harina por kilos. Si nos los dicen, cerramos un local, porque alguien fumó un porro. Pero no ponemos un pie donde sirven la coca en bandeja. Y por la cara.

- Yo diría que los extremos se tocan en la impunidad. A los de arriba no los trincamos, porque no se dejan. Y a los de más abajo, porque han hecho del barrio un avispero, y no nos atrevemos a entrar.
...

Los ladrones abren la puerta a la policía
Desde que la democracia puso trabas a los registros, era frecuente que les mandasen organizar pequeños robos. Unas veces los ladrones eran agentes, que registraban directamente, otras se esperaba a que el robado denunciase, aprovechando el reconocimiento para encontrar lo que buscaban. No había comisaría que no tuviese sus cacos de confianza, que a cambio de poder ganarse el pan con su arte, hacía los trabajos. El de Ramos se llamaba Albito, ejercía de carterista en la Puerta de Toledo y lo heredó del anterior comisario. Pérez fue a buscarlo.
...
La comisario les dio un último abrazo.
- ¡Ya está bien de despedidas!

Salió con paso tan ligero, que casi corría. No dijo que sabía dónde estaban los niños, porque no la hubiesen creído, tomándola por loca si añadía que no la dejaban rescatarlos, por no descubrir la vileza de una decena de individuos, alegando que señalar a unos cuantos monstruos mancharía a la clase en su conjunto y a todos los estamentos del sistema. La manía española de proteger el buen nombre de los gremios, tapando las sinvergonzonadas y barbaridades de miembros indeseables solo servía para envilecer al conjunto, pues la calle, que se lo barruntaba, al no encontrar culpables concretos, puso bajo sospecha a todas las élites, oficialmente reconocidas, evidencia que ignoraban, con ostentación, los que creían poder conformar el mundo porque modelaban la información. Se creían seguros aislados en su burbuja. María se preguntó cuánto daño tendría que soportar la sociedad para decidirse a sacarlos de su reducto a patadas.

Impotente, pues no querían darle los medios que le hubiese permitido impedir el aquelarre, Ramos se propuso frenar la macabra escalada con operación suicida. Imposible impedir el crimen no lo era ampararse de los cadáveres que cruzasen la verja del jardín. Ante la evidencia de la prueba, la prensa y los jueces tendrían que darse por enterados, parando donde debían estar el puñado de anormales que estaban emporcando al mundo. Consciente de trabajar para un poder que abusando de una ignorancia general debidamente cuidada y fomentada, pudo llamar democracia a la dictadura de su capricho. Le afloró la idea de que quizá negasen la existencia de unos muertos evidentes. Se preguntó "¿para qué?" y sintió la tentación de renunciar. Pero siguió el "¿por qué?". Y se respondió en voz alta:
- ¡Para no seguir viviendo como un cerdo!



Fue personalmente al juzgado de guardia. El juez la escuchó atento, respondiendo en tono sugestivo pero firme.
- No sé si lo ha realizado, pero está involucrando en crimen horrendo a un personaje con rango superior al de ministro porque depende del Estado. ¿Se da cuenta de la gravedad del caso? ¿Y de lo estúpido de su pretensión? Porque D. Cesar, para tener la fiesta en paz, ¡y es el caso de decirlo!, ha contratado una docena de guardas de seguridad. Estarán de plantón en el jardín todo el fin de semana. Nadie mete en casa a extraños para que sean testigo de un delito.

- La empresa pertenece al jefe de seguridad de Presidencia.
- ¡Lo que faltaba! ¿También pretende enfangarle? Le señalo que no se ocupa de seleccionar a sus hombres. Los contratan terceros y por concurso. Si a D. Cesar se le ocurriese semejante barbaridad, ¡que no es el caso!, no elegiría por escenario el centro de Madrid. Tiene fincas sobradas, bastante más discretas. Podría hacer cualquier cosa, sin que ni los guardas se enterasen. Le confieso que los actos de D. Cesar y de sus invitados, no me preocupan. Pero su conducta me inquieta seriamente. ¿Cómo ha podido creer semejantes estupideces solo porque se las cuenta un subalterno? Debía saber que el cáncer trastorna.

- El que tiene cáncer es el cabo. Me informó el sargento - apuntó María.

- ¡Es lo mismo! ¡Será un fantasioso! A su nivel, no hay que dejarse llevar por chismes. ¡Ni por obsesiones! Comprendo que este nerviosa. Lo estamos todos con lo que está pasando y lo que ocurre. Porque la gente acusa sin miramientos. ¡Si usted supiese a qué nivel! Es evidente que nos encontramos ante una conjunción de hechos, sin relación entre sí. Pero la gente, que escucha a unos padres trastornados, ¡erre que erre! No quieren ver la evidencia. Puede que la de Don Benito haya terminado en manos de cualquier garrulo. Pero lo que dice ese viejo del coche, si no se lo han soplado, que siempre hay mal intencionados deseando enredar, es cosa del vino. ¿Va a ser el único que lo ha visto? Y lo del chico, puede terminar con un pederasta en la cárcel. De ser así, tendría tan mala cara como lo de Valencia. Allí hay gente demasiado refinada - tosió, rectificando sobre la marcha - Bueno, ¡decadente! Y las dos de aquí, pantalones de por medio. Es duro decírselo a los padres. Como todos, creen que han engendrado perfecciones. Así que no me vaya a irrumpir en el palacete. Podría encontrarse con quien no espera. Y sería muy desagradable. No se reúnen para hacer nada punible. ¡Pero tampoco calceta! Así que tranquilícese. ¡Y tranquilice a ese sargento!
La comisario Ramos regresó derrotada.

Los rituales de la élite

Ester miró a la madrileña a los ojos.

- ¿Es que no lees la prensa? Nos han traído para divertir a unos tarados que se creen dioses porque el cielo o el dedo les ha dado un poder que son incapaces de captar. Son pigmeos en lo sexual, y lo que es peor, en lo intelectual. Nos maltratarán hasta matarnos, porque su forma de sentirse superiores es destruir a los débiles. Pueden hacerlo porque tus padres, los míos y los de todos, les pagan los impuestos, que les permiten hacerse ricos y mantener a los esbirros que nos esclavizan.

Si la mayoría no estuviese en la inopia, como estás tú, hace mucho que se habrían dado cuenta de que son cuatro gatos. Y los hubiésemos mandado al diablo.



Sin darse cuenta, Gerardo llevó la cuestión a sus últimas consecuencias.
- No correríamos peligro, pero no se vería un niño en la calle.

El rector le contempló, irónico que no alarmado.
- ¿Pero de qué riesgo hablas? La ley somos nosotros. La reformamos a nuestra conveniencia y se aplica en cada caso, como nos da la gana. Dejar en menudencia los delitos o decretar que el mismo acto o comportamiento, sea castigado en unos y premiado en otros, ¡se hace a diario! Es cierto que si no tuviésemos los medios de información en la mano, podríamos tener complicaciones. Pero son tan nuestros, como nuestra cartera. Dicho esto, garantizo que el chico merece estar con nosotros. Por sus bucles de oro, sus labios de rubí, su nariz de Apolo y su cuerpo de Narciso, ¡cómo diría un cursi! En cuanto a la discreción... ¿quién podría ser indiscreto, en la madrugada del domingo? Añado que la orden de recibirlo, ¡procede de Braulio!



Plantado en el centro de la estancia, el chico se dejaba admirar con desenvoltura. El criado interrumpió el placer. Enmarcado por el dintel, anunció solemne.
- ¡El Gran Maestre!

El grupo corrió hacia la puerta, entre empujones. Pétula sintió que el Cardenal la detenía, pisando el borde de su túnica. Y el cardenal que el rector le aprisionaba firmemente la capa, impidiéndole avanzar. Según costumbre, los fuertes aplicaban la fuerza, para trepar sobre el débil.

Braulio, señor del mundo, por delegación del dios de las tinieblas, surgió en compañía de su esposa. La Gran Sacerdotisa de Honor portaba gola despampanante, a la moda de los Austria. Se lo dijeron y sonrió con timidez. El fasto que la rodeaba, no mitigaba sus complejos. Tieso e inexpresivo, el heredero se mantenía en un segundo plano, nada discreto. Los fieles se tiraron al suelo, disputándose los pies del trío, resignándose los desafortunados, a depositar su ósculo en la orla del manto. Rosita presentó la bandeja, rodilla en tierra. Se soñaba transportada a la corte de Felipe V.

Los señores esnifaron con solemnidad, por ser solemne cuanto hacían.

- ¡Tengo el placer presentaros a mi hijo! - tronó la voz de Braulio, que lo presentaba cada vez, como si fuese la primera.



El primer grito escapó de Ester. Braulio la había sodomizado con ayuda de instrumento contundente. En la tercera fase de la ceremonia se produjo el cambio cualitativo que hizo del dolor placer. Aurelio Cajamalca, eminencia de la medicina importada del Ecuador, que cayó con buen pie en la corte, asumió la responsabilidad de impedir que los miembros de la orden padeciesen las consecuencias de una sobredosis, ingerida por inadvertencia. O asestasen el golpe que pudiese acabar prematuramente con los que habían de morir, ordenadamente y a su tiempo. Concienzudo, observaba a los presentes, que liberados del control de una mente, de suyo infradotada, daban rienda suelta al instinto, ignorando que cámaras debidamente camufladas, recogían cuanto estaba sucediendo, por si un cambio de circunstancias aconsejaba utilizarlas. Disfrutaban los presentes a través de cinco sentidos, que al ser de capacidad más que limitada, disfrutaba con el olor de la sangre, las heces y el grito, cuando Carmen abandonó el mundo, sacando a Braulio de sus casillas.

Indignado porque se marchó sin su licencia, ordenó al sudamericano practicar autopsia de urgencia, pues quiso saber la causa.

- Tenía un soplo al corazón.

El Gran Maestre arrugó los labios, con gesto de asco.
- ¡Mal género¡ Habrá que escarmentar al imbécil que la seleccionó.



Dando por terminado el fin de semana de pésimo augurio, los miembros de la orden se reunieron en salón impoluto, sin vestir más ropa que la otorgada por la madre naturaleza. Rosita, con aspiraciones a sacerdotisa, criticó.
- ¡Ha faltado dirección! Se hubiese evitado repartiéndolos en dos tandas. Nadie morirá a medianoche, cuando Pétula recite el salmo del solsticio. Y eso trae consecuencias.

- Satanás exigirá que saldemos la deuda. La desgracia caerá sobre nosotros, la patria ¡y la humanidad! Cartago murió por no sacrificar a los primogénitos.

- Podríamos liquidar a Landrú o Filomena - insinuó Gerardo, que no los podía soportar.
César replicó airado.
- ¡Que te lo has creído! ¡A ver donde encontramos otros como ellos!

El rector creyó que pensar le ponía a resguardo.
- ¿Por qué no uno de nosotros?

- ¡Tú por ejemplo! O ese muchacho que has traído - replicó Javier.

Braulio se mostraba extrañamente tranquilo.
- En mi opinión, ¡no hay que preocuparse! El amo del mundo nos necesita. Somos su brazo ejecutor. Nos salvara, escogiendo el alma que prefiera.



- Os lo repito. ¡Cuidado con los números! Ya sabéis que si os equivocáis podría sucederos una desgracia. El primero va para Valencia. Descargad dentro del garaje del Canoso. Ya lo conocéis. Seguís a Cazalla. A dos kilómetros del cruce de Guadalcanal, veréis un camino a la izquierda. Os metéis y dejáis el paquete en la primera cabaña. El último es para Mérida. Antes de entrar, viniendo de Sevilla, veréis un chalet medio abandonado. Se llama La Charca. Os estarán esperando.

Petula vigiló la salida de la furgoneta. Cerrada la verja bajó al sótano, para dar un último repaso.

Filomena y Landrú habían realizado impecablemente. Por si acaso quedó una huella, frotó concienzudamente la parte interior de las puertas.
La Policía honesta que quiere detener a los criminales de la élite

El cabo y el número Núñez saltaron a la calzada. La furgoneta se detuvo.

- ¡Documentación!

La comisario y el sargento se acercaron.

Landrú vociferaba. Pétula comprendió que se estaba produciendo lo que no estaba programado:
- ¡Señora! ¡Policía! Los han parado.

Pegando el ojo a la cerradura de la verja, Pétula constató que no mentía. Se precipitó al teléfono.
- ¡Braulio! ¡Los están deteniendo!

- ¿Donde?

- Aquí delante. Con la carga.

Braulio colgó. El tiempo adquirió todo su valor.

El sargento repasó la documentación. Autentica y en regla, aunque la matrícula era falsa. Junto a la carta de circulación, había una tarjeta de Cesar Miranda.

- ¿Y esto?

- Un cliente - el chófer habló con displicencia. Como si el personaje no tuviese importancia. O lo conociese de toda la vida. Por primera vez el nombre no tuvo efecto mágico. En lugar de mandarles seguir, María Ramos ordenó.
- ¡Abre detrás!

- Pero...

- ¡Te ha dicho que abras! - repitió el sargento.

El chófer le miró a los ojos, intentando hacerle comprender que insistir era peligroso. Pétula seguía la escena agazapada tras la verja. Le temblaron las piernas.

El chófer tiró del cierre. Fingió que no cedía.
- Esto se ha enganchaó.

- ¡Abre o abrimos!

Dos motos desembocaron por la izquierda. Trepidaron las ametralladoras. La comisario Ramos, el sargento Pérez, Núñez, el chófer y un curioso, murieron en el acto. El ayudante y el cabo al llegar al hospital. El coche patrulla llegó inmediatamente. La zona quedó acordonada.

- ¡Otra burrada de los terroristas!

Los de la inteligencia no se hicieron esperar. Provistos de la debida autorización se hicieron cargo de la furgoneta. El agente que se puso al volante era Luis, el hijo de Ignacio.



El atentado en el centro de Madrid, conmocionó al país. Y la gente se preguntó cómo pudieron escapar los siniestros motoristas estando tan cerca la policía. Y no obtuvo respuesta. Siguió oleada de detenciones en el norte. Relacionadas con el terrorismo. Agitadores confesos el conductor y su ayudante, se dijo que la camioneta iba llena de explosivos. Los muertos recibieron la cruz al mérito policial, a título póstumo. El ministro que prendió la condecoración en las banderas, no ignoraba con cuánta razón la merecían. El esposo y el hijo de María Ramos, disfrutaron reputación de huraños, antipáticos y poco colaboradores.



El padre de Raquel obsequió al gerifalte con todo su desprecio.
- A mi no me saca usted de la idea. A mi hija alguien se la llevó. ¡Y a saber qué le han hecho! ¡Que hay mucho degenerado entre los de arriba! Me lo decía la comisario Ramos, que en gloria esté. ¡A esa no la mató el terrorismo! Lo mandó gente con mucho poder. ¡Que ahora sí que tienen derecho de pernada! Y con la extremeña no se equivoque. Un garrulo puede violar. Matar con la garrota. Pero lo que le hicieron a la chiquilla, es cosa de otra gente.

- De la que tiene pistolas de salón - apuntó Magdalena

El ministro se preguntó cómo pudo saber el detalle. Se habló de la bala. Pero no del arma.
- ¡Pues usted dirá qué han hecho con los cuerpos!

- Que en el puesto que está, no sepa lo que se puede hacer, ¡es un contradiós!

El ministro cerró la entrevista.
- Señores, cuando sus hijos aparezcan, se les avisará. Entretanto den gracias a Dios, porque todo indica que están vivos ¡y porque no les han puesto una querella! ¿Saben que provocar alarma social es un delito? El ministerio fiscal podría hacerlo. Sin necesidad de denuncia.

Salieron. El ministro llamó al secretario.
- Avisa a los de inteligencia. Que no pierdan de vista al viudo y al hijo de la Ramos. Y que entren en la casa. Un buen registro, no estaría de más. Si hace falta, ¡que arda!

lunes, 19 de enero de 2015

Hipocresía de Occidente. Sigue el festín por la libertad de expresión en Francia: Dieudonné de nuevo prohibido



El humorista Dieudonné comienza el año 2015 en plena forma. Tras ser prohibido una vez más su espectáculo cómico -esta vez por las autoridades de Burdeos- por empeñarse en meterse con quien no se puede, [Burdeos prohíbe el polémico espectáculo del cómico francés Dieudonné. La decisión se produce gracias al paraguas de una circular de Interior que hace equilibrismo entre “la libertad de expresión” y “la dignidad humana”], el cómico de nuevo fue puesto bajo investigación por presunta apología del terrorismo.

Al parecer, tras compartir espacio con buena parte de la plana mayor del único Occidente realmente existente (el de los crímenes del Capital, el liberalismo, el sionismo, las democracias avanzadísimas y la OTAN) junto a, entre otros, célebres criminales de guerra (como el presidente de la entidad sionista llamada Israel), reputados golpistas (como el presidente de Ucrania), y cabecillas de diferentes “estructuras de pecado” liberales y democráticas (como el presidente de España, o los primeros ministros de Alemania, Inglaterra o Italia), en la mega manifestación por la “libertad” celebrada en París tras los atentados ocurridos en Francia, Dieudonné escribió:
“Después de esta marcha heroica, o mejor dicho … ¡Legendaria! Momento mágico igual al Big Bang que creó el universo … o, en menor medida (más local) comparable a la coronación de Vercingetorix, finalmente voy a casa. Debes saber que esta noche, en lo que me concierne, me siento Charlie Coulibaly [apellido del terrorista que asaltó el Súper kosher]”
Por si investigar a Dieudonné por presunta apología del holocaust… ¡del terrorismo!, no fuera suficiente para garantizar el pleno uso de las libertades que la civilización occidental ofrece a todos sus usuarios, a las 7:00h de la mañana del día 14 de enero, un equipo de la policía judicial francesa formado por una docena de agentes (los suficientes para dominar al peligroso humorista y su familia) invadió el domicilio particular del cómico francés, y procedió a su detención, en presencia de sus hijos. La orden partió del Ministro del interior Bernard Cazeneuve, al parecer por un presunto delito de apología del terrorismo en untweet (ignoramos de momento si el tweet en cuestión es el que acabamos de reproducir, pero ante blasfemias laicas de este calibre entendemos que el más civilizado Cameron desee prohibir hasta el whatsup en Reino Unido).

Se da la paradójica circunstancia de que Dieudonné acababa de remitir una carta al celoso ministro, ofreciéndole “la paz” después de sufrir la persecución y el acoso de las autoridades democráticas occidentalo-francesas, especialmente durante el pasado año. Este es el contenido de dicha carta:
“Dieudonné contesta a Bernard Cazeneuve
Ayer, éramos todos Charlie, estábamos caminando juntos y de pie para defender las libertades. Para que se siga pudiendo reír de todo.
Todos los representantes del gobierno, entre ellos usted, caminaban todos en la misma dirección.
Pero al volverme a casa, me sentí muy solo.
Desde hace un año, el gobierno me tiene acosado, ha buscado eliminarme por todos modos.
Linchamiento mediático, prohibición de mis espectáculos, inspecciones fiscales, alguaciles, búsquedas, acusaciones… más de ochenta procedimientos legales.
Y el estado sigue intentando estropear a mi vida. Ochenta procedimientos legales.
Desde hace un año, me están tratando como si fuera el enemigo público número uno, pero yo a la gente solo intento hacerle reír, y que se burle de la muerte, pues la muerte se burla de nosotros, como lo sabe Charlie, desgraciadamente.
Si bien, en las últimas semanas, he propuesto, bajo su autoridad, la paz, sigo sin noticias de usted.
Pero apenas me expreso, no intentan entenderme, no quieren escucharme. Siguen buscando excusas para prohibirme y censurarme. Me están considerando como si fuera Amedy Coulibaly, mientras yo no soy nada distinto de Charlie.
Se podría pensar que mis palabras solo le interesan si ustedes las pueden interpretar en mal modo para así indignarse mejor.
Estimado Ministro, le recuerdo, ya que parece que ahora me está escuchando.
Yo propongo la paz.
Dieudonné M’bala M’bala”
Como se ve, la generosa oferta del incombustible Dieudonné no ha sido suficiente estímulo para aplacar los irrefrenables instintos occidentales del político galo, por lo que el humorista, tras ser vaciados sus bolsillos (quizá en prevención de que blandiera un sacrosanto lapicero y manchara las paredes), fue privado de libertad en una celda que, según informa el propio Dieudonné, “huele a orina” (esperemos que el fino olfato del cómico no sirva como pretexto para una nueva acusación de incitación al odio).

Seguiremos informando, pero rogamos no olviden que el problema de Occidente es el Islam.

Para saber más sobre el peligroso Dieudonné y sus fechorias

Fuente.


viernes, 16 de enero de 2015

Lecciones sobre cómo desmontar el fraude terrorista de Charlie Hebdo



“El ataque terrorista que mató a 12 personas el pasado miércoles 7 de enero, en París, fue una operación de falsa bandera diseñada para apuntalar el estado vasallo de Francia a Washington”
(Paul Craig Roberts, ex-secretario del Tesoro en la Administración Reagan y ex editor del Wall Street Journal)

Para entender el significado de la indignidad criminal de París, para ir más allá de la hiperbólica propaganda intoxicadora de los “mass mierda”, para atusarse de la ponzoña oficial que ha rodeado al penúltimo crimen infame, de corte “islámico”, orquestado desde las cloacas del Estado de USA-Israel-Europa, contra integrantes del semanario satírico francés Charlie Hebdo, conviene amalgamar algunas claves para componer este tablero terrorista de falsa bandera que, nuevamente, han puesto en práctica los gangsters de Washington, Bruselas y Tel-Aviv.

PRIMER ACTO: Érase una vez unos terroristas muy listos

El objetivo del mal llamado comando “yihadista” fue actuar cuando estaba reunida la plana mayor de periodistas del semanario Charlie Hebdo, quienes se solían reunir en su oficina de París una vez por semana para discutir cuestiones editoriales. Uno de los periodistas del semanario comentó al diario francés Le Monde que 
“los atacantes tenían que haber sido informados de que la reunión editorial se llevaba a cabo ese día; de lo contrario es imposible que hubieran tenido conocimiento alguno, ya que allí (en la sede del semanario) no había personal ajeno a la revista”. 
Entonces, ¿quién informó a los asesinos sobre el calendario de reuniones de Charlie Hebdo? ¿Hicieron invocaciones a Allah y éste les puso sobre la pista? Piensen un poco….los muertos ya no hablan ¿verdad? ¿Algún confidente del Hebdo tuvo la mala suerte de cantar para las cloacas del Estado?

SEGUNDO ACTO: Érase una vez unos terroristas muy tontos

Dice Kevin Barrett, editor de Veterans Today (a propósito del pufo terrorista parisino y el “olvido” de una tarjeta de identificación personal de uno de los “terroristas”, Said Kouachi), que él (Barrett) habrá hecho unos 55.000 viajes en coche y no cree que se haya dejado una sóla vez la documentación en su vehículo. Lo que ocurre es que en falsas banderas terroristas, como las de Nueva York o Madrid, los super-profesionalizados yihadistas tenían la feísima costumbre de abandonar maletines (Mohamed Atta), pasaportes supervivientes después de la pavorosa deflagración de un avión contra la torre gemela 2 o cintas coránicas y huellas varias en el caso de la chapuza madrileña del 11-m. Forma parte de la tragicomedia, por lo que se ve.

Barrett acierta de pleno cuando afirma que la policía y las agencias de inteligencia (en la comisión de delitos) son expertos en plantar pruebas falsas para condenar a personas inocentes y exonerarse a ellos mismos. Por ejemplo, cuando un ciudadano desarmado es asesinado por la policía colocan un arma en el cadáver para apoyar sus declaraciones sobre que fue un “acto en defensa propia”. Según Barrett la policía guarda armas en sus vehículos policiales en caso de que sea necesario para usarlas como prueba falsa contra sus víctimas. Una mafia criminal en toda regla que actúa con la impunidad que le otorga la otra mafia, la política. En el caso del maletín de Atta fue el FBI el que colocó esa pista falsa a posta para dar verosimilitud a la trama terrorista del 11-s. Esto lo dijo hasta un respetable capo de la Falsimedia americana (Seymour Hersh).

En el crimen de París, como en otras falsas banderas, el DNI “olvidado” del terrorista es una prueba de libro plantada por la policia o los servicios secretos franceses. ¿Nos quieren convencer de que la logística de los terroristas “yihadistas” para cometer el crimen era perfecta en su ejecución y, al mismo tiempo, desastrosa en los pequeños detalles? La desvergüenza de estos criminales (de Estado) no tiene precio.

TERCER ACTO: ¿Terroristas o más bien miembros de cuerpos policiales especiales?

Según testigos que pudieron presenciar el crimen hubo al menos cinco encapuchados (Michael Goldenberg,vecino del inmueble donde se ubica Charlie Hebdo) que perpetraron la masacre, mientras que otro vecino (Bruno Leveillé) oyó unos “treinta disparos en, al menos, diez minutos”. Más testigos estaban convencidos de que los “terroristas” enmascarados eran miembros de tropas especiales…en la lucha contra el terrorismo. Mientras que otro hombre, que salió ileso del almacén donde se refugiaron los “terroristas” dijo que estrechó la mano a uno de ellos creyendo que “era un policía de una fuerza especial antiterrorista”.

Más testigos comentaron cómo uno de los pistoleros estaba absolutamente tranquilo y hablaba un perfecto francés, además de estar pertrechado de arriba a abajo como un agente especial, con las protecciones habituales de estos cuerpos (la típica “armadura” de las fuerzas policiales especiales de intervención). Por otra parte señalan esos mismos testigos que los objetivos en Charlie Hebdo fueron selectivamente asesinados con “disparos aislados” y no de forma indiscriminada. Es decir, mataron a sus víctimas con “puntería experta”.
CUARTO ACTO: El video y las fotos de un crimen: un poli que no muere como es debido. El Mossad entra en escena
Una de las imágenes más mediáticas y la primera con la que dejan, presuntamente, con el culo al aire el timo terrorista es la de la “ejecución” de un policía francés en el suelo que está siendo disparado por uno de los terroristas. No hay, sorprendentemente, rastros de sangre cuando “impactan” las balas en el cuerpo del “finado”. Este presunto escándalo, al que muchos han querido maquillar con debates estériles sobre payasadas balísticas (un poco al estilo del tiritio “mágico” del asesinato de Kennedy), no ha evitado que muchos cuestionen esta “sorpresiva” imagen, a pesar de la censura de Youtube.

Algunos plantean, con razón, que el Mossad y los servicios secretos franceses parecían “haber tenido su retrato del crimen impreso por adelantado”. Amchai Stein, subdirector del Canal israelí IBA israelí, vaya por dios, justo acababa de pasar el lugar de los hechos y tomó fotos del crimen. Casualidad ¿eh? ¿Quizás dando cobertura “periodística” a sus compatriotas que ejecutaron la matanza o estuvieron tras las bambalinas del crimen?

QUINTO ACTO: Aquí hay algo que NO funciona

Se tiene constancia de que había policías en el interior de las oficinas del semanario Charlie Hebdo antes de que la acción terrorista aconteciese. La pregunta que hay que hacerse entonces es ¿qué coño hacían allí esos policías?. Dejo en blanco la respuesta…por razones evidentes…Por otra parte, los asaltantes profirieron los clásicos gritos de “Alá Akbar” (Alá es Grande) y “El Profeta ha sido vengado”. Nada que no sea habitual en el repertorio de los amigos ‘alqaedistas’ de la CIA si no fuera porque…lo hicieron en un perfecto francés. Usted cuestiónese lo siguiente: si esos superintegristas islámicos hubieran sido verdaderamente radicales, como nos han babeado los medios hegemónicos, la segunda parte del montaje (El profeta ha sido vengado) la hubieran vociferado también en árabe. ¿No creen que hubiera sido lo más lógico? Parece que se juntaron, otra vez, los yihadistas más tontos del planeta.
SEXTO ACTO: Empiezan a rodar cabezas incómodas

Un comisario de policía que investigaba el ataque a “Charlie Hebdo”, de la ciudad de Limoges, Helric Fredou, de 45 años, se suicidó de forma “misteriosa” en su oficina. Poco antes de suicidarse, Fredou se había reunido con la familia de una víctima del atentado terrorista y, posteriormente, se “suicidó” mientras preparaba un informe sobre el caso. La versión oficial dice que el comisario padecía “depresión” y, claro, se fue a suicidar el día de autos ya que no pudo soportar como su revista predilecta era atacada salvajemente por “moromierdas”. No tuvo tiempo de hacerlo mucho antes. El azar es así de caprichoso.
SÉPTIMO ACTO: El teatro en las calles. Criminales enlutados desfilando al compás de AlQaeda
El desfile de criminales que había del otro día en la manifestación de París ejemplifica el grado de repulsivo cinismo de quienes “condenan” un atentado realizado por sus servicios de inteligencia contra periodistas “libres”, mientras la mayoría de ellos han apaleado y asesinado reporteros independientes en sus propios países (incluidos los genocidas Obama y Netanyahu, la OTAN y representantes de las monarquías terroristas del Golfo Pérsico). Cito, brevemente, el historial de alguno de los asistentes:

1) El rey Abdullah de Jordania, quien condenó a un periodista palestino a 15 años de prisión, con trabajos forzados.

2) El primer ministro de Turquía, país que encarcela a más periodistas que ninguno otro del mundo

3) El primer ministro Netanyahu de Israel. Asesino en masa de palestinos y también de periodistas.

4) El primer ministro Jomaa de Túnez, quien recientemente encarceló al blogger Yassine Ayan durante 3 años por “difamar al ejército” Túnez

5) El Procurador General de los EE.UU., un país donde, recientemente, la policía de Ferguson ha detenido y agredido indiscriminadamente a reporteros que cubrían los disturbios de aquélla localidad.

6) El Secretario General de la OTAN, como representante de una organización de criminales que deliberadamente bombardeó y mató a 16 reporteros serbios en el año 1999, durante la guerra de Yugoslavia

7) El presidente Keita de Malí, donde los periodistas son expulsados por denunciar abusos de derechos humanos

8) El ministro de Relaciones Exteriores de Bahrein, el segundo mayor carcelero de periodistas del mundo

9) El jeque Mohamed Ben Hamad Ben Jalifa Al Thani de Qatar, quien encarceló a un hombre (Mohammed al-Ajami) a 15 años de prisión por escribir…un poema (Jasmine) en el contexto de las revueltas árabes contra la dictadura feudal qatarí.

10) El primer ministro de Irlanda, Enda Kenny, donde la “blasfemia” es considerada un delito penal

11) El embajador saudí en Francia. El régimen saudí, aliado de EEUU y Europa, ha azotado públicamente al blogger Raif Badawi por “insultar al Islam” (por no hablar de otros delitos más graves como financiar al alimón con la CIA el terrorismo radical islámico).

12) Y, cómo no, el propio Hollande representante de un país matarife como Francia que asesinó a un buen puñado de periodistas en Siria, en nombre de la OTAN-Qaeda, hace un año.
OCTAVO ACTO: Breve resumen de hechos y antecedentes de la orgía terrorista francesa de falsa bandera
Algunos puntos a considerar:

a) Está ampliamente documentado que la República Francesa bajo la dirección del presidente François Hollande está apoyando militarmente (y financiando) a los terroristas de Al Qaeda así como a las diversas ramas afines de la misma organización (Michel Chossudovsky). Lo hizo Sarkozy en Libia y lo está haciendo Hollande, actualmente, en Siria.

b) Los sospechosos terroristas del atentado de París (delincuentes de medio pelo, radicalizados a la “carta”) eran conocidos por la policía y la inteligencia francesa….igual que los “terroristas” que actuaron en el 11-s, el 11-m y el 7-j. ¿De qué me suena esta vieja canción?

c) Los terroristas, o sus cómplices, posiblemente poseían de antemano una cámara para filmar el ataque.

d) Los atacantes hablaban un perfecto francés

e) Los criminales mataron a sus víctimas con precisión militar.

f) La indumentaria terrorista era de estilo, también, militar.

g) El comando armado “islámico” asesinó a los periodistas utilizando una lista selectiva de objetivos.

h) La huida de los terroristas fue “limpia” y hacia el lugar “convenido”: un supermercado judío para escenificar con más realismo la segunda parte de la farsa sangrienta.

i) Hubo tiradores múltiples (además de los presuntos “islamistas”) en la ejecución del atentado contra los integrantes del semanario Charlie Hebdo.

J) Utilizar chivos expiatorios, como los tres “terroristas” árabes de Charlie Hebdo, por parte de los servicios policiales o de inteligencia occidentales, es una de las consignas de la política antiterrorista moderna.
ÚLTIMO ACTO: El Sacrificio y sus futuras consecuencias
La patraña terrorista islámica de París perpetrada muy seguramente por el Mossad israelí y los servicios secretos franceses, con la complicidad general de la inteligencia de Occidente, es una muestra más de la capacidad que tienen los sistemas criminal-capitalistas occidentales de ejecutar una operación militar-criminal con el fin de dirigirla explícitamente hacia la población. Aterrorizar en colectivo, mediante un número importante de víctimas logra el efecto deseado de producir un shock agudo en la población y que ésta se muestre dócil con las medidas represivas que llegarán, a las que no podrá objeción o cortapisa alguna puesto que entra en juego su propia “seguridad”. La amenaza islámica es el nuevo Leviatán, como antes lo fue el comunismo de la guerra fría.

La guerra terrorista de Gladio (finalizada la URSS y la caida del Este socialista) dio paso al Gladio B (islámico) de la OTAN. Los objetivos finales, espurios, homicidas, de las falsas banderas siempre han sido los mismos: demonizar enemigos, advertir a aliados de sus débiles políticas exteriores, conquistar territorios, apoderarse de recursos y, en último término, el control global de la población mediante el miedo, implementando más y más medidas totalitarias y abusivas de seguridad, todo ello con el soporte de unos medios controlados que sirven para anatemizar al enemigo y crear estados favorables de opinión hacia el sistema y sus medidas represivas.

El Nuevo Fascismo Global, le llamaría yo (más que nuevo orden global), siempre estuvo aquí.

Fuente.