Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

jueves, 20 de julio de 2017

El ex presidente del Senado italiano acusa al Papa de ‘querer hacer política’

INFOVATICANA
12 Julio, 2017




Marcello Pera asegura en una entrevista que Francisco es un Papa que sólo hace política. El político sostiene que no hay motivaciones racionales ni evangélicas que expliquen lo que dice el pontífice.

Corrado Ocone / Il Mattino– El Papa Francisco, en una nueva entrevista concedida en exclusiva a Eugenio Scalfari para “Repubblica”, interviene en el debate político con tesis fuertes y explosivas que, hace un tiempo, se habrían calificado “de izquierdas”. Esta vez el Pontífice se ha dirigido directamente a los grandes de la tierra reunidos en Hamburgo con ocasión del G20, oponiéndose como principio a toda política con tendencia a controlar y limitar las migraciones de masa desde los países pobres hacia Europa.

Para comprender mejor las ideas y, sobre todo, la acción política y mediática del Papa, tan distinta, incluso opuesta, a la de su predecesor, le hemos planteado algunas preguntas al ex presidente del Senado, Marcello Pera. Éste, liberal y católico, como es bien sabido comparte muchas ideas con el Papa emérito Benedicto XVI, con el que ha escrito a cuatro manos un libro: Senza radici. Europa, relativismo, cristianesimo, Islam.

Presidente, ¿qué juicio se ha formado usted sobre los continuos llamamientos del Papa Francisco a acoger a los emigrantes en una acogida indiscriminada, sin condiciones, total?

Sinceramente, no entiendo a este Papa. Cuanto dice está fuera de toda racionalidad. Es evidente para todos que una acogida indiscriminada es imposible: hay un punto crítico que no puede ser superado. Si el Papa no hace referencia a este punto crítico, si insiste en una acogida masiva y total, me pregunto: ¿por qué lo dice? ¿Cuál es la verdadera intención detrás de sus palabras? ¿Por qué le falta ese mínimo realismo que se pide a toda persona? La respuesta que me doy es sólo una: el Papa lo hace porque detesta a Occidente, su aspiración es destruirlo y hace todo lo posible para alcanzar este objetivo. Como aspira también a destruir la tradición cristiana, el cristianismo tal como se ha realizado históricamente. Si no se tiene en cuenta el umbral crítico más allá del cual nuestras sociedades no pueden acoger a todos, como tampoco puede garantizarles esa dignidad mínima que se debe a todos los hombres, pronto asistiremos a una verdadera y propia invasión que nos sumergirá y que pondrá en crisis nuestras costumbres, nuestras libertades, el propio cristianismo. Habrá una reacción y una guerra. ¿Cómo es posible que el Papa no lo entienda? ¿Y de que parte se pondrá una vez haya estallado esta guerra civil?

¿No considera que también tiene que ver con el Evangelio, la predicación de Cristo? La ética del Papa, ¿no es tal vez una ética de la convicción absoluta, abstracta, que no tiene en cuenta las consecuencias?

No, para nada. Así como no hay motivaciones racionales, no hay tampoco motivaciones evangélicas que expliquen lo que dice el Papa. Por otra parte, éste es un Papa que, desde el día de su toma de posesión, hace sólo política. Busca el aplauso fácil convirtiéndose ahora en secretario general de la ONU, ahora en jefe de gobierno, incluso en sindicalista cuando interviene en las cuestiones contractuales de una empresa como Mediaset. Su visión es la visión sudamericana del justicialismo peronista, que no tiene nada que ver con la tradición occidental de las libertades políticas y con su matriz cristiana. El cristianismo del Papa es de otra naturaleza. Es, totalmente, cristianismo político.

Sin embargo, esto no parece suscitar el levantamiento de los laicistas que, en los papados anteriores, estaban en servicio permanente y efectivo.

En Italia el conformismo es paroxístico. Éste es un Papa que gusta a la opinión pública informada, que corresponde a determinadas actitudes de base y que está dispuesta a aplaudirle incluso cuando dice banalidades.

En un pasaje de la entrevista concedida a Scalfari, Bergoglio, tras haber hecho un llamamiento a Europa, teme “alianzas bastante peligrosas” contra los emigrantes por parte de “potencias que tienen una visión distorsionada del mundo: América y Rusia, China y Corea del Norte”. ¿No es algo insólito acomunar una democracia antigua como América a países con gobiernos autoritarios, incluso dictatoriales?

Lo es, pero no me sorprende visto lo que he dicho antes. El Papa refleja todos los prejuicios que tiene el sudamericano respecto a América del Norte, hacia el mercado, las libertades, el capitalismo. Habría sido así incluso si en la presidencia americana se hubiera quedado Obama, pero no hay duda que estas ideas del Papa se unen hoy, en una mezcla peligrosa, al sentimiento anti-Trump difundido en Europa.

Presidente, me gustaría insistir sobre el “hacer política” de este Papa. ¿Verdaderamente es una novedad respecto al pasado?

Desde luego. Bergoglio está poco o nada interesado en el cristianismo como doctrina, en el aspecto teológico. Y esto es, sin duda alguna, una novedad. Este Papa ha cogido el cristianismo y lo ha transformado en política. Aparentemente, sus afirmaciones están basadas en las Escrituras; en realidad, están fuertemente secularizadas. Bergoglio no está preocupado por la salvación de las almas, sino sólo por la seguridad y el bienestar social. Y éste es un hecho preliminar. Si, además, entramos en el mérito de lo que dice, no se puede no observar con preocupación que sus afirmaciones corren el riesgo de desencadenar, de manera incontrolable, una crisis política y una crisis religiosa. Desde el primer punto de vista, él sugiere a nuestros estados que se suiciden, invita a Europa a no ser ya ella misma. Desde el segundo punto de vista, no puedo dejar de ver que hay en acto un cisma escondido en el mundo católico, perseguido por Bergoglio con obstinación y determinación y, por parte de sus colaboradores, incluso con maldad.

¿Por qué sucede todo esto? ¿No es todo esto profundamente irracional?

No, no lo es. Diría incluso que, por fin, ha explotado en toda su radicalidad revolucionaria y subversiva el Concilio Vaticano II. Son ideas que llevan a la Iglesia Católica al suicidio, pero son ideas que ya habían sido apoyadas y justificadas en aquel tiempo y en aquella ocasión. Se olvida que el Concilio precedió en el tiempo a la revolución estudiantil, la sexual, la de las costumbres y las maneras de vivir. El Concilio la anticipó y, de alguna manera, la provocó.

La actualización del cristianismo laicizó con fuerza a la Iglesia, inició un cambio que fue mucho más profundo, si bien dicho cambio fue gobernado y controlado en los años sucesivos visto el riesgo que había de que llevara a un cisma. Pablo VI lo secundó, aunque al final fue víctima del mismo. Los dos grandísimos Papas que le sucedieron eran plenamente conscientes de las consecuencias que se habían puesto en marcha, pero intentaron contenerlas y gobernarlas. Asumieron una visión trágica de la realidad; resistieron e intentaron mediar lo nuevo con la tradición. Lo hicieron de manera magnífica. Habían conseguido dar marcha atrás, pero ahora esas bridas están sueltas: la sociedad y no la salvación, la agustina ciudad terrena y no la divina parecen ser el horizonte de referencia de la jerarquía eclesiástica dominante. Los derechos del hombre, todos y sin exclusión, se han convertido en la referencia ideal y en la brújula para la Iglesia. Ya no hay casi espacio para los derechos de Dios y de la tradición. Por lo menos aparentemente. Bergoglio se siente y vive totalmente libre respecto a ella.

¿Por qué “aparentemente”?

Porque detrás de la fachada y de los aplausos, no es oro todo lo que reluce. No hay sólo los aplausos al Papa en la plaza San Pedro. Yo, que vivo en una provincia, me doy cuenta que una parte del clero, sobre todo -y esto es una sorpresa- el clero más joven, se queda asombrado y desconcertado ante determinadas afirmaciones del Papa. Por no hablar de la gran cantidad de personas sencillas que viven hoy en día los problemas de seguridad que los emigrantes crean en nuestras periferias y que se sienten irritados cuando oyen hablar de acogida sin condiciones. El clero más adulto, el de mediana edad, es, en cambio, el que está más cercano a Bergoglio: ya sea por conformismo, por oportunismo, por convicción al haber crecido en el clima cultural de los años sesenta, origen de ciertas elecciones. Precisamente por esto hablo de un cisma profundo y latente, del que sin embargo el Papa parece no preocuparse en absoluto.

¿Qué piensa, en líneas generales, del gobierno, de los flujos migratorios y de la insensibilidad de Europa hacia Italia?

Nuestro país está solo, dramáticamente solo. Es peligroso. Y me preocupa. Estamos solos porque los otros países se ocupan ante todo de sus intereses nacionales. Detrás de las bellas palabras de conveniencia, no se preocupan mucho por nosotros. Y estamos solos porque la Iglesia nos invita a abrir las puertas, parece casi que se aproveche de nuestra debilidad. Temo una mala reacción. Temo que la protesta del pueblo se afiance y encuentre una salida no deseable. En este caso nada tienen que ver la izquierda y la derecha. Por otra parte, pienso que también las contradicciones del Papa saldrán pronto a la luz; ya no está tan en sintonía con sus fieles. Digamos que una alianza entre los católicos conservadores y las fuerzas soberanistas es muy probable”.

¿Qué piensa usted del “incidente” en el que ha incurrido Renzi, que ha tenido que borrar su post en Facebook en el que citaba un pasaje de su próximo libro en el que pide el “número cerrado” y se invita a ayudar a los emigrantes en su propio país?

Renzi tiene toda la razón en este punto. El eslogan es correcto. Aunque admito que determinadas ideas abría que saberlas unificar en políticas. La grave crisis que hay hoy en día en nuestro país es la de la clase política, que claramente ya no está a la altura de sus obligaciones. Tanto en la izquierda como en la derecha, Renzi está en fase descendiente y paga todos los errores que ha cometido… difícilmente se recuperará… Basta pensar en nuestro provincialismo, a lo rápidamente que nos hemos enamorado de un líder como Macron, que más bien pertenece al mundo de la robótica más que al de la política. Y que, sobre todo, antepone a todo el interés de Francia.

¿Cómo se sale de la crisis? ¿Qué espera usted?

Espero un Papa que agarre la cruz de Occidente, de sus valores, que no sueñe con un Occidente empobrecido. Y espero, para Italia, una clase política y una opinión pública que lleve de nuevo al centro del discurso los temas de la identidad, el sentido nacional, la tradición. Soy cada vez más pesimista. Y tomo cada vez más pastillas para intentar mantenerme tranquilo.

(Artículo publicado originalmente en Il Mattino. Traducción de Helena Faccia Serrano para InfoVaticana)

viernes, 7 de julio de 2017

LA CRISIS DE EUROPA

Hoy en día, mucha gente habla a menudo de la crisis de Europa. Sin embargo, el significado de este término varía dependiendo del punto de vista y de la posición del hablante. Por lo tanto, permítanme tener una idea de lo que puede ser la crisis de Europa.
El aspecto más importante está relacionado con los llamados valores europeos. ¿Qué son? No es fácil responder. Los valores europeos son la libertad, el laicismo, el laissez-faire para los liberales clásicos; la familia tradicional, el cristianismo, el estado-nación para los conservadores; los derechos LGBT, la pornografía y así sucesivamente. El hecho más significativo en esta discusión es que hay una pluralidad de conceptos de lo que son los valores europeos y Europa como tal. Sin embargo, una cosa es obvia: en este momento ella no es cristiana.
O más exactamente: la ideología predominante en el mundo occidental no es cristiana sino liberal, por lo tanto hostil a los valores tradicionales, ya sean cristianos o musulmanes u otros.
La ideología liberal predominante está basada en el individualismo, la creencia de que hay un número inmenso de diferentes estilos de vidas y morales que son igualmente valiosos y que hay un consenso racional en que esta cosmovisión liberal es la mejor posible para todos y para cada nación y cultura. Estas son las raíces del imperialismo político y cultural occidental contemporáneo. La ideología liberal es universalista y está relacionada con los ideales racionalistas de la Ilustración europea. Dios y el cristianismo fueron reemplazados por una nueva “religión” secular, las estructuras tradicionales, los valores y los significados comenzaron a decaer. Los resultados de estos procesos son claros: desintegración de las sociedades; atomismo; negación de la moral, principios y objetivos comunes; y la desorientación general de los individuos que se pierden en un mundo caótico. La gente ha perdido su hogar. De repente, son conscientes de que no hay nada que pueda conectar a los miembros de su sociedad. De esto surgen sentimientos de inseguridad, ansiedad, frustración y agresión también. Las naciones europeas necesitan la moral y el bien que serían compartidos por la abrumadora mayoría de sus miembros. Los valores europeos no son algo eterno. Los valores europeos son lo que la gente cree que deberían ser. Y es una cuestión de luchar, luchar por los valores perdidos, luchar por una nueva cara de Europa sin liberalismo.
Otro aspecto de la crisis de Europa está en relación con la democracia y la gobernanza. Mucha gente habla de una crisis de democracia en Occidente, pero creo que está equivocada. Es porque hay una crisis de la democracia liberal. Y esto hace la gran diferencia. Ahora la gente no puede decidir libremente sobre problemas fundamentales y esenciales, simplemente se les permite participar en la vida política ordinaria que está limitada por principios y leyes liberales. Según se dice, la gente tiene libertad de expresión, pero al mismo tiempo es castigada por sus opiniones. Según se dice, la igualdad de oportunidades está garantizada, pero de hecho sólo aquellos que aceptan el discurso de la ideología dominante pueden seguir adelante. Es habitual que las personas sean despedidas debido a sus creencias o actividades políticas.
En breve, se puede decir que en vez de libertad y democracia tenemos una versión suave de la tiranía de la ideología liberal, de las diferentes minorías, de las ONGs y de las élites no elegidas e ilegítimas.
Parece que los principios democráticos se consideran adecuados en Occidente y no hay razón para rechazarlos. Pero es necesario transformarlos, reformularlos, hacer que la democracia sea real, funcional y legítima nuevamente. Hay algunas tendencias que son positivas, por ejemplo en Hungría. El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, habla abiertamente de la democracia iliberal, la soberanía, los valores cristianos tradicionales, los intereses nacionales y también del derecho del pueblo a elegir su propio modo de vida y su propio gobierno de acuerdo con sus tradiciones y mentalidad. Es por eso que Hungría ha sido atacada por la Unión Europea. En el sistema democrático liberal contemporáneo, la gente tienen poco poder para hacer valer sus intereses. Al mismo tiempo, los legisladores están bajo la presión de muchas ONGs y grupos de interés y se ven obligados a aprobar regulaciones de la UE u otras organizaciones supranacionales. Además, el poder de los tribunales ha ido aumentando, en lo que se denomina la juristocracia. Es obvio que la soberanía se desmorona, que el poder real está en manos de élites no elegidas que no son responsables ante el pueblo. En la República Checa, los legisladores no están autorizados a aprobar leyes que violen el llamado núcleo material de la Constitución, es decir, no pueden cambiar el carácter liberal de la democracia, ya que no están autorizados para ello. Según se dice, el pueblo es soberano, por lo que sólo el pueblo está autorizado a cambiar el sistema. Sin embargo, en realidad no puede votar por aquellos partidos o individuos que están en contra del sistema democrático liberal porque éstos son perseguidos.
Las élites globales han tenido éxito en propagar su ideología liberal. Pero mucha gente no sólo en Occidente (en el mundo entero) es consciente de las consecuencias negativas de esta ideología y de que el número de sus opositores va a aumentar. Estoy convencido de que la democracia liberal tiene que ser reemplazada por una democracia real en Europa, que permita a la gente elegir libremente su propio estilo de vida y su sistema político. Pero no es suficiente. Cada nación debe encontrar y aceptar su propia moral común, definir sus valores y metas comunes. El individualismo liberal con sus valores pervertidos debe ser detenido. Entonces la crisis será superada. Para decirlo con franqueza, no sé si el resurgimiento de Europa saldrá bien, pero sé una cosa: las naciones europeas se romperán definitivamente sin una moral común y unos valores comunes compartidos. Y creo que una moral fuerte y saludable no es concebible sin Dios.

viernes, 30 de junio de 2017

Las últimas perversiones del feminismo

Este 8 de marzo se cumplen 108 años de la masacre de la fábrica Cotton de Nueva York, en la que murieron asesinadas 200 mujeres que se habían encerrado dentro para reclamar aumentos de salarios y el empresario incendió la nave abrasándolas dentro. Ese día Clara Zetkin propuso que se instituyera el Día Internacional de la Mujer, una mirada a la situación que a parte del Movimiento Feminista (MF) nos desconcierta.
Nos estimula repasar los avances que en el mundo occidental ha conseguido el MF. No diría que no se puede repetir la atrocidad de 1909, porque hace pocos años el techo de un edificio en Bangladesh se desplomó matando a mil trabajadoras que cosían dentro, en condiciones de esclavitud, para abastecer a las empresas de ropa confeccionada, Zara entre otras, donde las privilegiadas clientes europeas y americanas nos surtimos. Creo que es importante no olvidarlo.
Pero lo que desconcierta y desanima es comprobar cómo en este Primer Mundo, que disfruta de los avances que los movimientos sociales han alcanzado en siglos de cruentas batallas, un sector del MF, más desinteresado hoy de la lucha por la subsistencia, está derivando a defender reclamaciones que contradicen la esencia misma del feminismo.
Cuando reclamábamos el derecho al amor libre, vindicación que ha cumplido más de un siglo, no pudimos ni imaginar, ni nosotras ni nuestras heroicas antepasadas, pioneras de todas las luchas, que tal reclamación se pervirtiera de tal modo que se defendiera la prostitución como un trabajo aceptable, o incluso deseable, ignorando la degradación moral y la explotación económica que supone dicha esclavitud para las mujeres. Querría recordar como las anarquistas que fundaron el grupo Mujeres Libres, y que incluso se unieron a los hombres en la primera línea de fuego durante la Guerra Civil, fueron enormemente críticas contra sus compañeros que frecuentaban los prostíbulos.
Federica Montseny, nuestra primera ministra de Sanidad durante la contienda, creó los liberatorios de prostitución, ofreciéndoles a las mujeres acogida, mantenimiento y formación profesional. Y 80 años más tarde un sector del feminismo ve con complacencia la explotación de las víctimas, haciendo una infame campaña a favor de legalizarla, montando incluso una Escuela de Prostitución en Barcelona, que permiten tanto ese Ayuntamiento del cambio, como la independentista Generalitat ─que no sabemos si la financia─, que sólo se ocupa de separarse del resto de España. Supongo que si consiguen la independencia, el gobierno catalán podrá convertir Cataluña en el prostíbulo de Europa.
Cuando aún no hemos logrado abolir la prostitución y situarnos entre los países avanzados moralmente, nos  encontramos con que unos sectores del movimiento LGTB defienden legalizar “los vientres de alquiler” Es decir, la mercantilización más absoluta del cuerpo de la mujer.  Y como esa es una demanda del movimiento homosexual, predominantemente masculino, que tiene influencia en muchos de los partidos políticos, y dinero para financiar sus campañas, han logrado que la mayoría de ellos no se defina en contra,  a la espera de ver cuántos votos logran.
Pues todavía tenemos que conocer nuevas tendencias que vienen a perturban aún más la ideología feminista.
¿Ustedes saben lo que son las TERF? No se sientan ignorantes, yo tampoco lo sabía hasta hace dos días. TERF, acrónimo de trans exclusionary radical feminist, resulta que somos nosotras. Sí, las feministas de siempre, las que reclamamos desde hace 200 años libertad, igualdad, solidaridad. Ese término se lo han inventado un grupo de transexuales, apoyadas al parecer por otro grupo de LGTB, que siguiendo la teoría queer ─aquella que dice que no nacemos con una pretedeterminación de sexo sino que a lo largo de la vida escogemos variablemente el que queremos─ han decidido que ni el sexo, ni la edad, pueden ser definitorios.
Para resumir lo que está llenado páginas de webs, de Facebook, de WhatsApps, incluso de libros: una puede ser mujer u hombre, según lo decida en el momento en que así lo desee, y una y uno, igualmente. Y si esta transformación ya era conocida, e incluso amparada por las leyes, pero implicaba someterse a los cambios físicos que acompañan a las características de cada sexo, ahora no. Ahora todo el mundo es un transformista y puede serlo por la mañana o por la tarde, este fin de semana o el mes que viene. Y del mismo modo escoge en cada momento la edad que desea. No es preciso tener, o pretender, la apariencia física correlativa al sexo que se desea.
Una foto de un señor con unos bigotazos negros lleva la leyenda: “Soy una niña de cinco años”. Tal es la transformación que ha escogido. Y, en consecuencia, se ha sentido con derecho a acosar sexualmente a un niño de seis. Porque él se siente niña pequeña, y en consecuencia no es un pedófilo ni un pederasta sino un transgender, y por ello tiene derecho a violar niños. Y quienes nos opongamos a semejantes desquiciadas fantasías, somos TERF, homofóbicas, transfóbicas y perseguidoras de la libre elección de sexualidad y de edad.
Lo peor es que algunas conocidas activistas del movimiento LGTB están dando cobertura a tales peligrosos disparates, y cuando se les lleva la contraria difunden toda clase de críticas, trufadas de insultos, contra las TERF, que somos nosotras. Incluso se preguntan si no podrían agruparnos a todas y tirarnos al mar.
Una doctora de EEUU está haciendo campaña a favor de la pederastia, acusando a los TERF de penalizar la sexualidad infantil como antes se penalizó el amor libre y la homosexualidad. Y en estas polémicas, que llegan más allá de las palabras puesto que se ponen en práctica abusando sexualmente de niños y niñas, invierten su tiempo ─alguien también pagará─ las otrora activistas del feminismo.
Y yo pienso, las que a tal campaña se dedican sin duda pocos sufrimientos padecen y menos son capaces de observar y emocionarse por los de las demás mujeres del mundo. Esas feministas no sólo invierten su tiempo y su capacidad mental en discutir qué sexo van a llevar hoy, como si fuera el vestido que se cambian, sino que están siendo el soporte de la campaña que han desencadenado los pederastas para violar impunemente niños y niñas.

viernes, 23 de junio de 2017

DESTRUIR LA FÁBRICA DE ILUSIONES. ENTREVISTA CON LUCIENE CERISE

Lucien Cerise

Procedente del extremo izquierdo del espectro político, Lucien Cerise votó "No" en 2005 en el referéndum sobre el Tratado que establece una Constitución para Europa, como el 55% de los votantes. Cuando en los años 2006 y 2007 vio lo que el poder hizo con la votación, decidió comprometerse con los movimientos anti-Unión Europea y anti-mundialistas, por ende localistas y nacionalistas. Con el paso del tiempo y de las reuniones, se dio cuenta de que la división política derecha / izquierda es en realidad completamente falsa y que la única diferencia a considerar es entre la vida y la muerte. En su último libro, habla de los conceptos más importantes de su obra: la ingeniería social y los neuro-piratas. Las declaraciones de Lucien Cerise son a veces polémicas, pero deben ser tomadas como una apertura al debate.

Rivarol: ¿En qué consiste la ingeniería social?
Lucien Cerise: La ingeniería social es el método científico de transformación de los grupos sociales. Todas las escalas pueden estar implicadas: familia, tribu, comunidad, religión, pueblo, civilización, asociación, empresa, etc. Este trabajo de transformación y reformateado es generalmente no declarado, furtivo, subliminal, dado que los grupos destinatarios lo rechazarían, o al menos lo modificarían fuertemente si fueran consultados. Por otra parte, esta transformación es definitiva, lo que la distingue de un acto de manipulación puntual, que sigue siendo reversible. La idea de una ingeniería social, o social engineering, aparece en el siglo XX en los escritos de estudiosos como el epistemólogo Karl Popper, y es también sinónimo de "planificación social" y de "gestión del cambio". Más recientemente, el mundo de la piratería informática también la ha adoptado haciendo hincapié en el sigilo. Hoy en día, los dos conceptos clave de la ingeniería social son: 1) la suplantación de identidad (phishing), es decir, el gancho seductor, la zanahoria, la recompensa prometida para hacernos avanzar en la dirección deseada por el ingeniero social, y 2) el conflicto triangular, es decir, el conflicto orquestado entre los grupos o entre los miembros de un grupo, para debilitarlos o incluso destruirlos mediante el uso de una estrategia indirecta que los hace enfrentarse en beneficio de quien organiza el conflicto sin aparecer directamente.

¿Quiénes son los "neuro-piratas" que quieren hacernos "neo-esclavos"?

Los neuro-piratas son más conocidos bajo el término inglés de spin doctors, que designa a los profesionales de la "inversión" psicológica. Un asesor de Barack Obama, el académico Cass Sunstein, habla de infiltración cognitiva para calificar esta forma de entrar en la mente de otro para hacerle cambiar sin que sea plenamente consciente. Uno encuentra estos profesionales principalmente en los medios de comunicación, en el marketing, en la gestión, en la seguridad de sistemas, en la inteligencia y la política. Cuando el poder quiere fabricar nuestro consentimiento a algo intolerable, se ve obligado a avanzar enmascarado sabiendo que nuestro "consentimiento informado" nunca será concedido. Cuando se trata de hacernos aceptar el recibir un microchip en el cuerpo como si fuéramos ganado, hay que hacer trampas necesariamente y presentar las cosas bajo un aspecto desdramatizado, inofensivo, e incluso lúdico y atractivo si es posible. Es el papel de la piratería del cerebro, en el sentido de que el neuro-pirata informático entrará sin ser detectado en la mente de alguien para modificar su programa informático mental y de comportamiento sin que se entere. Estamos inmersos ahí dentro en Occidente, donde el poder está tratando de transformar definitivamente la naturaleza de los pueblos en el sentido de una artificialización y de una robotización crecientes, pero sin provocar reacciones de rechazo demasiado violentas, lo que lo conduce a proceder bajo el pretexto de los derechos humanos o de la lucha contra la "amenaza terrorista".

¿Cómo manipula concretamente el sistema a las masas en un tema tan importante como es el sionismo?
En la fase preliminar de la suplantación de identidad, es decir, de la seducción, la ingeniería social se basa en el robo de identidad y el abuso de confianza. El robo de identidad hace un uso intensivo del "triángulo de Karpman", noción nacida del análisis transaccional. En resumen, tres son las plazas a ocupar en las relaciones humanas: el salvador, el verdugo y la víctima. Para actuar furtiva y discretamente, el verdugo puede producir los signos exteriores de la víctima, de forma a ocupar fraudulentamente esta plaza en nuestra percepción, lo que le permitirá inhibir toda desconfianza y todo espíritu crítico hacia él y abusar de nuestra confianza. Usurpando la identidad de la víctima, el verdugo desvía nuestra atención de sus artimañas y puede comenzar a destruirnos casi sin nuestro conocimiento o incluso con nuestra participación, en la medida en que en lo sucesivo ya no lo percibimos como el verdugo, sino como la víctima, o el salvador. Tenemos aquí la explicación de la promoción que el sistema hace de la ideología victimaria para evitar cualquier análisis serio sobre el tema del sionismo.

¿La inmigración masiva parece ser un arma de desestabilización de las naciones europeas?

Es más que una desestabilización, es una destrucción definitiva de las naciones europeas que está en curso, un verdadero genocidio. El proyecto de acabar totalmente con la Europa cristiana aparece en el Talmud, el libro del Sanedrín, en la parábola del "Mesías a las puertas de Roma". Roma es la metonimia de la Europa cristiana, también llamado Edom en esa tradición. Los comentarios de la parábola dicen que el Mesías de los judíos volverá a medida que la Europa cristiana desaparecerá. Por esta razón, entendemos mejor las motivaciones de ciertas personas y organizaciones para acelerar y amplificar aún más la inmigración de masas extra europea y musulmana en Europa. Los inmigrantes, preferiblemente no cristianos, son utilizados aquí como municiones y con fines balísticos para destruir las naciones europeas; por supuesto, algunos de ellos se frotan las manos por tener así permiso para invadir Europa, pero deben comprender que también serán perdedores al final. En efecto, después de haber utilizado a los musulmanes para descristianizar Europa, el poder provocará conflictos triangulados entre los musulmanes para empujarlos a matarse unos a otros, porque ellos mismos sobrarán en ese momento.

El objetivo final a través de todos estos enfrentamientos identitarios sigue siendo la Gran sustitución del conjunto de las comunidades humanas por el transhumanismo. El reto para los europeos es hacer comprender a los inmigrantes extraeuropeos a quiénes sirven y lo que les espera también, es decir, su genocidio después del nuestro. Así es como podemos establecer con ellos una comunidad de "galera" y de destino, que permitirá plantear un modus vivendi pacífico, condición necesaria para comenzar a invertir tranquilamente la tendencia, que puede conducir a la re-emigración de algunos de ellos, de modo que cada uno en su casa seamos más fuertes para luchar juntos contra el enemigo común.

Usted habla de los vínculos entre los oligarcas mundialistas y el movimiento antifascista. ¿Puede hablarnos de sus conclusiones sobre la financiación de los "antifas"?

Cuando se busca un poco quién soporta, apadrina y patrocina a la extrema izquierda "antifascista", anti-especista, LGBT, No Border, Black-Blocks, Occupy, los Indignados, etc., encontramos organizaciones que se encuentran en la cúspide del capitalismo: la Open Society de George Soros, las fundaciones Rockefeller y Rothschild, la Comisión Europea, diversas ONGs y empresas multinacionales, e incluso algunos ministerios del Interior, es decir, la Policía. Sabíamos ya que los liberales y los libertarios convergían intelectualmente en la abolición de las fronteras, las naciones y las identidades, y más ampliamente en la deconstrucción de cualquier tipo de límite.

Ahora sabemos que esto no es sólo teórica sino también práctica y economía. Una buena parte de la extrema izquierda, la aparecida alrededor de Mayo del 68 en Francia, es parte de lo que los anglosajones llaman la New Left. Se trata, de hecho, de una izquierda libertaria que predica la apertura sin límites, totalmente inofensiva, ya que fue creada por la derecha liberal en los años de la caza de brujas anticomunista para competir y debilitar a la izquierda no libertaria, comunista y cerrada, por tanto estructurada, y verdaderamente peligrosa para el sistema americanista y capitalista.

Esta extrema izquierda del capital ha sido concebida para criticar los efectos sin remontarse jamás a las causas. Por ejemplo, las causas de la ley El-Khomri o ley del Trabajo, tienen que buscarse en Bruselas, ya que es la transposición de una directiva europea. Cuando el movimiento Nuit Debout demande la salida de la Unión Europea, se volverá verdaderamente peligroso y será desalojado manu militari de la Plaza de la República. Por ahora, es inofensivo y el Poder hasta lo necesita para desviar la atención de los verdaderos problemas y sus verdaderas causas. En pleno estado de emergencia y plan Vigipirata "rojo escarlata", la prefectura de policía y la alcaldía apenas pusieron dificultades para autorizar la ocupación permanente de una gran plaza de París – lo que plantea por otra parte la cuestión de la realidad de la "amenaza terrorista". Parece que François Ruffin y el periódico Fakir, que lanzaron el movimiento, fueron independientes en el comienzo, pero han sido piratedos y recuperados rápidamente, particularmente por profesionales de la comunicación tales como Noémie Toledano y Baki Youssoufou, cuyos trayectos les relacionan con organizadores de "revoluciones de color", por lo tanto a las redes de influencia capitalistas mencionadas anteriormente.

Usted ha desenmascarado las mentiras dirigidas a la Rusia de Putin con motivo del conflicto de Ucrania. ¿Cuáles son los mecanismos y el objetivo de las maniobras contra Rusia?

Como bien vio Halford Mackinder (1861-1947), uno de los padres fundadores de la geopolítica, el control de Eurasia permite dominar el mundo. Nicolai Troubetzkoy (1890-1938), creador del eurasianismo, escribió en 1922 que la Guerra Mundial no cesaría hasta que los grandes espacios rusos fueran conquistados. De hecho, existe un proyecto geopolítico de conquista de toda Eurasia, alimentado por los intereses capitalistas occidentales, estos mismos que ya controlan Europa y América del Norte, pero que no controlan ni Rusia, ni China, ni Irán. Este plan de dominación mundial es expuesto claramente por Zbigniew Brzezinski en diversas publicaciones. Anteriormente, otro polaco, el hombre de Estado Josef Pilsudski (1867-1935), reflejaba alrededor del año 1920 el mejor método para tomar Rusia, etapa obligada en esta conquista del Este, y desarrollaba una estrategia en dos tiempos:

1) El Intermarium, o la unificación de los países desde el Báltico hasta el Mar Negro para cortar geopolíticamente Moscú de Europa.

2) El prometeísmo, o fragmentación de Rusia en pequeños estados débiles a través del apoyo a las reivindicaciones identitarias locales.

Las dos guerras mundiales, la Guerra Fría y la guerra híbrida actual se pusieron en marcha para eso. La naturaleza del régimen en Rusia y lo que hace no tiene ninguna importancia. Zarismo antes de 1917, comunismo hasta el año 1991, ultraliberalismo bajo Yeltsin, estatismo liberal bajo Putin, es indiferente: del siglo XIX hasta la actualidad, el país sigue siendo el blanco invariable de los ataques occidentales. El conflicto ucraniano y el conflicto sirio son solo etapas de este "Drang nach Osten", que tiene por objetivo igualmente China e Irán. Obviamente, en los círculos de poder en Moscú, Teherán y Pekín, todo el mundo es perfectamente consciente de este programa de dominación mundial alimentado a través del eje del caos Washington / Bruselas / Tel Aviv. En el teatro europeo, la conquista de Kiev por Washington y la OTAN es una hermosa captura que permite consolidar el Intermarium y desarrollar un frente unificado para atacar directamente a Rusia en sus fronteras, lo que debería hacerse alrededor del 2021, y que nos conducirá probablemente a un conflicto nuclear en el que Europa va a ser la víctima principal. ¿Por qué 2021? Porque el presidente ucraniano Poroshenko firmó un documento comprometiendo a Ucrania a garantizar la plena interoperabilidad de sus fuerzas armadas con las de la OTAN en 2020 – ahora bien, no se toma este tipo de decisiones sin una idea detrás en la cabeza - y Clinton debería estar en el primer año de su segundo mandato, lo cual le dará manos libres para hacer cualquier cosa. Por si esto fuera poco, recordemos que en Francia, la Asamblea Nacional votó el 7 de abril de 2016, la re-adhesión al Protocolo de París, que autoriza el estacionamiento de tropas de la OTAN sobre el territorio nacional, es decir, la implantación de bases militares como en Alemania o Italia.

¿Qué es el Mind control?

El Mind control es un método de control de la conducta que procede infligiendo choques y traumatismos. Cuando esto se aplica a las masas, podemos hablar de ingeniería social. Se trata de hacer la mente de otro totalmente flexible y maleable después de haberla dislocado, descompuesto y fragmentado. El rasgo característico de este método es el de producir una psique compartimentada, que elimina toda coherencia lógica y orgánica del funcionamiento intelectual del individuo, y lo hace capaz de mantener sin ningún problema razonamientos perfectamente ilógicos, de decir una cosa y la contraria en la misma frase, o incluso de decir cualquier cosa y hacer exactamente lo opuesto al mismo tiempo.

¿Puede explicar su concepto de “conflicto triangulado generalizado”?

La ingeniería social consiste en tomar el control de las relaciones de confianza y de desconfianza en un grupo dado. El conflicto triangular resulta de un aumento metódico del sentimiento de desconfianza en el seno del grupo objetivo. El ingeniero produce la confianza hacia él, o al menos la ausencia de desconfianza, ocupando el lugar de la víctima o del salvador, y luego hace aumentar la desconfianza entre las partes del grupo objetivo describiéndolos como verdugos mutuos, para ir si es posible hasta el odio, entre los sexos, las generaciones, las religiones, las razas, etc. Un conflicto triangular es siempre orquestado entre dos actores por un tercer actor no aparente a primera vista, pero que puede aparecer al cabo de un momento si lo buscamos un poco.

Detrás de la guerra de todos contra todos que define el telón de fondo de nuestras vidas, encontramos a los promotores de la ideología liberal del egoísmo competitivo, así como de las diversas técnicas de gobernanza por el caos, tales como el conflicto por representación (proxy warfare). Un ejemplo extraído de la geopolítica: se han dado todas las pruebas de que los terroristas que atacan a Siria desde hace años están bajo la tutela de los servicios secretos occidentales. Estos grupos paramilitares islamistas son las famosas fuerzas de procuración (Israeli proxy forces) del informe A Clean Break presentado en 1996 a Benjamin Netanyahu. Por lo tanto, no es sorprendente que este último venga a apoyar unos veinte años más tarde a sus tropas de yihadistas heridos en Siria y tratados en los hospitales militares de Israel, como han señalado diversos medios de comunicación, lo que le valió los agradecimientos de Mohammed Badie, el jefe supremo de los Hermanos musulmanes, así como de paramilitares islamistas.

Las autoridades israelíes también dijeron preferir el Estado Islámico (Daesh) a Irán. Evidentemente, el terrorismo islamista supervisado por los servicios especiales israelíes, anglosajones, franceses, no se detiene en las fronteras de Oriente Medio: el seguimiento de los canales es asegurado hasta Europa y América, donde estos servicios especiales están sencillamente en casa, en una perspectiva de la estrategia de la tensión, en referencia a la red Gladio de la OTAN. Al final, por razones de eficacia, los atentados en Occidente son realizados por los servicios occidentales, pero atribuidos en la narración mediática oficial a individuos que efectivamente frecuentaron grupos activistas y por lo tanto poseen un buen recorrido biográfico, lo que los hace culpables ideales. Un principio del ataque bajo bandera falsa: para escribir una "leyenda", es decir, un CV falso en la jerga de la inteligencia, hace falta un mínimo de verosimilitud. El terrorismo de Estado es ahora el principal brazo armado de este conflicto triangulado generalizado.

En un artículo para la revista Rébellion, usted afirma que salir del capitalismo es la condición para un enraizamiento identitario auténtico. ¿Qué formas podría adoptar este enfoque nacional-revolucionario?

Este enfoque nacional-revolucionario podría tomar la forma de un proteccionismo conservador, única manera de asegurar un enraizamiento identitario auténtico. Hay que salir sobre todo del liberalismo conservador, que es una contradicción en los términos, un verdadero oxímoron, y que siempre deviene al final un liberalismo libertario, sin fronteras y sin barreras, ya sea desde un punto de vista económico o identitario. La economía y las costumbres deben ser reguladas. Sin regulación, la economía y la vida en sociedad caen en el desorden, la anarquía, el "izquierdismo" que siempre le hace la cama al capitalismo, que prospera en el caos, la violencia y la injusticia, pero que se aleja a medida que el orden y el equilibrio vuelven de nuevo al cuerpo social.

Es el capitalismo el que está en el origen del "matrimonio homosexual", así como de los flujos migratorios delirantes a los cuales somos expuestos desde hace años. Henry de Lesquen dijo una vez en Radio Courtoisie: "Soy nacional liberal; nacional,porque hay que echar fuera a los inmigrantes, y liberal porque hay que quemar el código del trabajo". El problema es que la quema del código del trabajo hará volver a los inmigrantes. La tesis liberal conservadora es incoherente: deplora los efectos y ama sus causas.

Cualquiera que se imagine que el enraizamiento identitario es posible dentro de la Unión Europea, por ejemplo, no comprendió nada y debe recomenzar el examen de la cuestión desde el principio. La salida del euro y el retorno a las monedas nacionales es igualmente indispensable, porque la soberanía económica condiciona la soberanía política. El programa mínimo de este proteccionismo conservador garante de un enraizamiento auténtico es pues simple: salir del euro, de la Unión Europea, de Schengen y de la OTAN, y no entrar en el Tratado transatlántico. La verdadera revolución nacional anticapitalista está en este programa, que no es ni de derecha, ni de izquierda – no estamos en la autoescuela – sino que es simplemente razonable, racional y orientado hacia la vida. Qué digo, ¡hacia la supervivencia! Entonces, para apoyar este programa de supervivencia en todo el país, no tengo a mi disposición más que la papeleta en la urna. Así que hay que poner a la cabeza del Estado un partido político que apoye este programa, o que se aparte lo menos posible, y que reúna el suficiente potencial electoral. La nueva dirección del Frente Nacional desde 2011 tomó el buen camino de esta gran alianza proteccionista y conservadora más allá de la derecha y de la izquierda, lo que explica su progresión electoral constante desde hace varios años. Evidentemente, esto no le gusta a todo el mundo, de ahí una desinformación creciente sobre este partido, a base de ataques por debajo de la cintura y citas truncadas.

Usted habla de una ingeniería social positiva. ¿Cómo podrían utilizar esta técnica las fuerzas nacionalistas?

Abogo por apoyar esta ingeniería social positiva (IS+) sobre la teoría del "cuidado", el Care en inglés. El hecho de "cuidar" del territorio donde se vive debe convertirse en el principio rector de nuestra acción política. La ventaja de este enfoque puramente pragmático es la de focalizar la atención en el futuro y la acción concreta de proximidad. Esto simplifica las cosas. Es más fácil unir las buenas voluntades así, teniendo en cuenta la complejidad identitaria en la que estamos inmersos en cuanto miramos al pasado, la historia y los orígenes. Esta IS+ se vería como un trabajo social humilde y a escala local, trabajando la resiliencia nacional y dirigido a reparar lo que ha sido dañado por la ingeniería social negativa del turbo-capitalismo mundializado y cosmopolita.

Entrevistado por Monika Berchvok para Rivarol.

Para leer:

- Neuro-pirates - Reflexion sur l’ingénierie sociale, de Lucien Cerise, ediciones Kontre Kulture, 2016, 450 páginas – 22 euros.

- El número 66 de la revista Rébellion contiene un importante dossier de Lucien Cerise sobre la ingeniería social (5 euros – Rébellion c/o RSE BP 62124 31020 Toulouse cedex 02).


Égalité et Réconciliation


viernes, 16 de junio de 2017

Los dioses atlantes del antiguo Egipto


Posiblemente, el autor francés Albert Slosman es un gran desconocido para muchos aficionados a la arqueología alternativa pues nunca tuvo un gran eco mediático o éxito literario, como otros autores populares del género. Sin embargo, su notable aportación heterodoxa a los estudios del antiguo Egipto no se puede pasar por alto, dado que Slosman fue de los escasos investigadores que profundizaron de manera rigurosa en la estela interdisciplinaria marcada por Ignatius Donelly acerca de los orígenes de las antiguas civilizaciones, que –tal como defendió en el clásico Atlantis, the Antidiluvian World– no habrían sido el fruto de una evolución a partir de un estadio anterior más primitivo, sino el legado o herencia de los supervivientes de la Atlántida.

Por supuesto, todo esto constituye una herejía para la arqueología académica, que considera que la génesis de las civilizaciones –en el Mediterráneo o en otros lugares– se deriva de cierta revolución neolítica propia de cada región. En este sentido, no hay cabida para una gran civilización anterior, la Atlántida o cualquier otra, pues no existen pruebas (supuestamente) de su existencia. Esto, claro está, significa apuntalar el concepto de evolución frente al de involución.


Albert Slosman

Pero empecemos por el principio. Albert Slosman (1925-1981) fue un matemático y analista informático francés, cuyo alto nivel profesional le llevó a colaborar con la NASA en el programa de las sondas Pioneer. Su vida, empero, no fue precisamente fácil ya que durante la Segunda Guerra Mundial formó parte de la Resistencia y fue capturado y torturado por la Gestapo nazi. Más adelante, fue juzgado por desertor y deportado al Camerún. Asimismo, sufrió dos graves accidentes, uno en 1956 en que estuvo muy cerca de la muerte y otro en 1970, en que quedó varios meses en coma. Como consecuencia de esto, su salud fue más bien frágil y quebradiza, lo que le obligó a mantener a menudo largos periodos de convalecencia. Pero aparte de estas desgracias, las circunstancias de la vida parecieron entrar en conjunción para conducirle a unos intereses y unos estudios bien alejados de su especialidad científica, algo muy similar a lo que le ocurrió a su famoso compatriota y contemporáneo René Schwaller de Lubicz, que también sucumbió al embrujo del antiguo Egipto.

Por ejemplo, estando en Camerún tuvo conocimiento de una mitología local que hablaba de un gran cataclismo ocurrido hacia el oeste, en el Atlántico, por el cual la divinidad habría castigado la impiedad de los hombres provocando el hundimiento de un gran continente. Por otro lado, Slosman realizó sus tesis doctoral sobre Pitágoras, lo que le acercó al antiguo Egipto y sus altos conocimientos. Este afán le hizo viajar a Egipto en diversas ocasiones, a consultar miles de libros de diversas materias y a aprender de forma autodidacta los fundamentos de la lengua jeroglífica. Asimismo, tuvo gran interés en trazar los orígenes del monoteísmo en la Antigüedad, al descubrir que el Egipto faraónico había tenido clara relación con ello.

Pero sin duda el punto crucial de su trabajo fue la elaborada tesis de que el antiguo Egipto, la gran civilización conocida por todos, no había nacido a orillas del Nilo sino en el norte de África. Así, después de inspirarse en la obra de Stéphane Gsell, Historia antigua del norte de África, Slosman empezó a componer un escenario en el que los primeros faraones-dioses habrían venido del oeste, esto es, del Atlántico. Sus sospechas se vieron reforzadas en sus estancias por convalecencia en el norte de África, durante las cuales fue recogiendo las múltiples piezas de un complejo rompecabezas.

Como fruto de esta propuesta, Slosman se implicó en la realización de una vasta obra que quedó inconclusa a su muerte y que estaba estructurada básicamente en tres trilogías y una tetralogía. La primera trilogía estaba dedicada a los orígenes de Egipto y comprende sus libros esenciales: El Gran Cataclismo (1976), Los Supervivientes de la Atlántida (1978) e Y Dios resucitó en Dendera (1980). El resto de su obra, que exploraba otros aspectos del antiguo Egipto, del monoteísmo y del cristianismo, quedó prácticamente en estado de proyecto, si bien todavía se publicó material suyo tras su muerte en 1981.


Zodíaco del templo de Hathor (Dendera)

¿Pero en qué se basó exactamente la propuesta de Albert Slosman? Como ya hemos comentado, Slosman adquirió una sólida base de conocimiento egiptológico ortodoxo, pero se fue decantando hacia la heterodoxia cuando contrastó dos elementos principales. Por un lado, la antigua mitología y religión egipcias, expresadas en el lenguaje jeroglífico; y por otro, las diversas pruebas geográficas, filológicas, antropológicas y arqueológicas que identificó en el norte de África en sus viajes. Y todavía habría un tercer elemento esencial, el famoso bajorrelieve del Zodíaco del templo de Hathor en Dendera (Egipto) [1], que le facilitaría importantes datos y vías de investigación.

Fue en una estancia en Marruecos cuando Slosman empezó a construir su herética tesis, que trataba de convertir la antigua mitología egipcia en historia real. De hecho, él ya había identificado algunas curiosas semejanzas entre determinada toponimia marroquí y algunos términos que aparecían en el Libro de los Muertos. Pero una vez en aquel país, los hallazgos y las oportunas conexiones cognitivas se dispararon para acabar creando un escenario del todo revolucionario para la egiptología. Así, Slosman empezó a reconstruir los orígenes de los antiguos dioses egipcios, que en realidad no habrían sido más que los supervivientes de un continente perdido, situado a Occidente, según citaban los propios textos sagrados egipcios.

En lo que sería la investigación propiamente geológica, geográfica y arqueológica, Slosman identificó en Marruecos trazas de fuertes alteraciones geológicas, incluido un posible vuelco del eje terrestre, con el consiguiente desplazamiento de los polos, lo que vendría a corroborar una hipótesis catastrofista. Asimismo, dio con un lugar llamado Tamanar (al norte de Agadir) que podría ser la mítica Tierra de Poniente egipcia denominada en lenguaje jeroglífico Ta Mana. Además, según le explicaron los ancianos beréberes de la región, ellos descendían de los supervivientes de un continente hundido y que luego se quedaron allí por la riqueza agrícola y minera de la zona. Asimismo, y por mediación de unos geólogos alemanes, localizó un enclave al sur del país que se podría relacionar con el Ta Uz (o Tierra de Osiris), prácticamente en la frontera con Argelia, en pleno desierto del Sahara. Y entre medio de estos dos referentes, Slosman fue hallando restos de una inconfundible intervención humana –tremendamente antigua– en el territorio, en forma de pinturas rupestres, explotaciones mineras, enormes pozos, tumbas “de gigantes”, etc. Y con este escenario supuso que el norte de África occidental había sido una colonia atlante y que los supervivientes del cataclismo se habían ido desplazando de poniente a oriente a lo largo de los siglos.


Texto del Libro de los Muertos

Con esta base sobre el terreno, a Slosman sólo le faltaba relacionar las pruebas físicas con la antigua cosmovisión egipcia. De este modo, fue atando cabos y componiendo una especie de historia de los últimos tiempos de la Atlántida –incluido su terrible final– a partir de la mitología y la religión del antiguo Egipto, así como de los textos funerarios del Libro de los Muertos y muy especialmente de los textos del templo de Hathor en Dendera. En resumen, la visión de Slosman –siempre fundada en su particular interpretación filológica de los jeroglíficos– nos presenta un mundo desaparecido hace muchos miles de años y que fue tomado como mera mitología por los historiadores occidentales. Lo que voy a exponer seguidamente es un breve compendio de dicha visión.

Según Slosman, hace decenas de miles de años existía un gran continente atlántico llamado en los textos egipcios Ahâ-Men-Ptah, que significa literalmente “Primogénito-Durmiente-de-Dios” o “Primer Corazón de Ptah”, si bien dicho nombre sería luego simplificado en el Libro de los Muertos como El Amenta. Además, este nombre nos revela la identidad de la divinidad primigenia, Ptah, y sería el origen de la propia palabra “faraón”, que sería una derivación fonética griega de la expresión Phtah-Ahan (luego Per-Ahâ) o “Hijo de Dios”. Asimismo, la palabra griega Aegyptos (Egipto) se basaba en la expresión original Ath-Kâ-Ptah (“segundo corazón de Dios”), dando a entender que era la segunda tierra divina, posterior a la primera [2].

Pues bien, este continente, que gozaba de un clima templado y de una rica vegetación y fauna, albergaba una avanzada civilización que observaba con detalle el firmamento. Así, después de sufrir un primer hundimiento parcial –en el 21.312 a. C.– a causa de fuertes erupciones volcánicas, los sabios intensificaron el estudio de los astros a fin de poder predecir cataclismos cósmicos, que estarían regidos por ciertas conjunciones basadas en el ciclo precesional. De este modo, llegaron a calcular cuándo iba a producirse el siguiente desastre, tal vez definitivo. Concretamente, hacia el año 10.000 a. C. el sumo sacerdote An-Nu anunció que –de acuerdo con las exactas combinaciones matemáticas celestiales– en un par de siglos se produciría una catástrofe de enormes proporciones que acabaría con Ahâ-Men-Ptah, lo que obligaba ya a preparar un éxodo masivo.


Representación del dios Osiris

Así llegamos al final de la historia de Ahâ-Men-Ptah, cuando Geb y Nut engendran al último rey, Usir (Osiris), así como a sus hermanos Usit, Nekbet e Iset, a los que conocemos mejor por sus nombres helenizados: Seth, Neftys e Isis. Como es sabido, Usir se casaría con su hermana Iset y tendrían como hijo a Hor (Horus). Y siguiendo el relato mitológico, finalmente acabaría por estallar la guerra entre Osiris y Seth, pocos años antes de tener lugar el tremendo cataclismo –el hundimiento completo del continente– que podría término a su civilización.

Slosman, a partir de sus observaciones en el Zodíaco de Dendera, sitúa dicho evento en una fecha exacta, el 27 de julio de 9.792 antes de Cristo, que no es muy distante de la que sugirió Platón en sus famosos diálogos, hacia el 9.600 a. C. El matemático francés coincide también con Platón en la descripción de una destrucción súbita y terrorífica, de la cual sólo pudieron escapar unos pocos supervivientes en unos barcos prácticamente insumergibles llamados mandjit, que fueron a parar a las costas africanas, a la ya citada Tamanar (Ta Mana), que hace 11.000 años habría estado junto al mar (actualmente está a unos 10 kilómetros).

Luego, durante largo tiempo los herederos del pueblo “atlante” permanecieron en el occidente africano esperando el momento propicio, determinado por el pontífice Ptah-Her-Anepu (hijo de Anepu o Anubis), para emigrar hacia el este, la “Marcha hacia la Luz”. Y por fin, los seguidores de Horus se encaminaron hacia oriente donde acabaron por establecerse en lo que hoy conocemos como Egipto en un viaje que duró dos mil años. No obstante, durante esta época habría seguido la inacabable guerra entre el clan de Seth y el de Horus, que se habría prolongado hasta la invasión de Egipto en el siglo VI a. C. por los persas. Y el recuerdo de esta historia milenaria se habría trasmitido al antiguo Egipto gracias a los textos sagrados, escritos en la lengua original a través de los signos jeroglíficos.


I. Donnelly

Si ahora evaluamos el trabajo de Slosman, podemos apreciar esa huella multidisciplinar y erudita típica de Donnelly (el padre de la atlantología) pero también influencias de otras teorías y autores, con especial énfasis en el catastrofismo y la relación entre el ciclo precesional y las eras de nacimiento y destrucción de las civilizaciones, otro asunto harto recurrente en la arqueología alternativa. Pero, ¿hasta qué punto podemos dar validez a las propuestas de Slosman? Por de pronto, la ciencia ortodoxa ignoró completamente sus aportaciones y lecturas personales de los textos jeroglíficos, y más aún por haber recurrido a la Atlántida como hecho real y por haber construido un discurso supuestamente histórico a partir de una interpretación personal de la mitología egipcia. Por otra parte, está el controvertido tema religioso y monoteísta, que para Albert Slosman estaba muy claro: de la religión primigenia atlante se derivaría la antigua egipcia y luego el resto de teologías posteriores. Pero vayamos por partes.

Si empezamos por este último punto, es bien cierto que muchos autores han puesto de manifiesto que la religión egipcia es probablemente la madre de las grandes religiones posteriores como el judaísmo y el cristianismo (y en última instancia el islamismo), dadas las evidentes similitudes en las creencias, los símbolos, los personajes, los relatos, los rituales, etc. Además, según afirma Slosman, está el evidente caso del faraón hereje Akhenatón, que no habría hecho más que intentar recuperar el monoteísmo original de Ptah a través del culto a Atón, superando un falso politeísmo debido a una interpretación sesgada de las antiguas mitologías, que confundían a los personajes atlantes con dioses [3]. Por otro lado, la conocida relación de faraones divinos o semidivinos anteriores a las dinastías “históricas” citada por Manetón y otras fuentes encajaría con un escenario hipotético de supervivientes atlantes reconvertidos en divinidades.


Escritura jeroglífica egipcia

En cuanto al tema filológico, aquí radica una parte sustancial de la polémica avivada por Slosman, si bien otros investigadores “no profesionales”, como el norteamericano Clesson Harvey, han coincidido en afirmar que los jeroglíficos llevan 200 años siendo mal interpretados y mal traducidos. De hecho, desde la interpretación realizada por Jean François Champollion en 1822, la egiptología apenas se ha movido de esas bases para la lectura de la antigua lengua egipcia escrita en signos jeroglíficos. Sin embargo, aunque este dato es poco conocido, ya el propio Champollion en sus primeros estudios datados en 1812 afirmó que los jeroglíficos no eran signos fonéticos sino ideogramas que representaban cosas, aunque luego abandonó esta propuesta.

Para Albert Slosman, en los jeroglíficos se podía hallar la antigua lengua primigenia, la que transmitía la tradición sagrada, y que no tenía que ver con la lengua hablada, plasmada en la escritura demótica. Esta lengua original expresada en los jeroglíficos, de hecho, no varió en lo más mínimo a lo largo de miles de años de existencia, a diferencia de la lengua hablada, que fue evolucionando a lo largo de los siglos hasta perderse casi por completo [4].

Finalmente, en el ámbito arqueológico tenemos dos frentes: por un lado, los restos hallados en el norte de África y por otro, los ubicados en el propio Egipto. En lo referente al norte de África, ya se han formulado audaces propuestas de una conexión Canarias-norte de África-Egipto basadas principalmente en coincidencias filológicas y antropológicas. Asimismo, se conocen desde hace tiempo diversas huellas de culturas muy arcaicas que podrían estar relacionadas con el antiguo Egipto, como algunos autores modernos han sugerido (muy especialmente Robert Bauval), indicando que allí hubo una especie de pre-civilización que se fue desplazando hacia el este y acabó por asentarse en el valle del Nilo. Veamos qué dice Bauval al respecto:
“Existe una reconsideración de lo que pueden ser los orígenes de lo que consideramos civilización, pues se ha generado una cierta frontera psicológica entre la fase del Antiguo Egipto histórico y la fase del Antiguo Egipto prehistórico, que los egiptólogos han establecido con un límite temporal alrededor del año 3.100 a. C. Todo lo que se encuentra antes de esta fecha queda fuera de la fase del período histórico del Antiguo Egipto. Esta barrera psicológica es un problema, un lugar donde la arqueología se ha encallado. Yo no veo una prehistoria del Antiguo Egipto y una historia del Antiguo Egipto; más bien veo una gran cadena evolutiva, que probablemente empezó alrededor del 15.000 a. C. aproximadamente, lo que marcaría el origen de la civilización humana. Yo estoy convencido de que tal origen tuvo lugar en la zona subsahariana. Se trataría de una cultura antigua que dejó sus huellas en forma de pinturas rupestres, observaciones astronómicas, domesticación de ganado (mucho antes de la domesticación asiática), etc. Todo esto indica que existió una cultura prehistórica –a la cual llamaríamos civilizada o avanzada– en una etapa en que las condiciones climáticas del Sahara eran diferentes; esto es, cuando esta región era fértil y habitable, con lagos, fauna y vegetación. Creo que ese es el encuadre que hay que darle, y la gran pregunta aquí sería: ¿De dónde provenía esa gente, esa cultura?” [5]
Y si nos trasladamos a Egipto, tenemos obviamente el famoso Zodiaco del templo de Dendera, grabado en una enorme losa de unas 60 toneladas, que ya fue estudiado por la expedición napoleónica de finales del siglo XVIII y que reveló que los antiguos egipcios poseían altos conocimientos astrológicos y astronómicos. Pero sin duda lo más polémico es que el astrónomo francés C. F. Dupuis afirmó que el relieve describía la configuración del firmamento no en la era ptolemaica sino hace unos 12.000 años, con el Sol en la constelación de Leo, si bien es cierto que han habido otras interpretaciones y dataciones. Además, rodeando el Zodiaco se hallaron unos signos jeroglíficos con varias líneas de zigzag, que indicarían una ingente cantidad de agua [6].


Barco "funerario" de Khufu

Por otra parte, está el tema de los barcos atlantes, las naves muy marineras de altas proas llamadas mandjit, según lo narrado por Slosman. Lo cierto es que ya desde época predinástica (Nagada) se encuentran numerosas referencias a estas naves, en forma de pinturas sobre tumbas o sobre piezas de cerámica, que describirían el éxodo de los atlantes tras el cataclismo. Pero no sólo se trata de imágenes, pues también tenemos objetos reales en forma de grandes barcos de madera enterrados en varias localizaciones funerarias, destacando por ejemplo el que se halló junto a la pirámide de Khufu [7] el siglo pasado, y que coincide aproximadamente con lo que se puede ver en las pinturas arcaicas. Asimismo, es muy destacable el descubrimiento de nada menos que una flota de doce barcos de entre 19 y 29 metros de eslora en el gran complejo funerario del faraón de la segunda dinastía Khasekhemwy (o Jasejemuy), datado hacia el 2.675 a. C., justo antes del inicio del Imperio Antiguo.

En estos casos, los egiptólogos han interpretado los hallazgos como barcas solares o funerarias, en las cuales el faraón fallecido viajaba ritualmente al reino del Más Allá a través de los cielos. No obstante, en unos pocos casos aislados han quedado pruebas de que algunos barcos se desplazaron realmente por las aguas, lo que les daría un sentido más funcional y práctico, posiblemente para transportar el cadáver del faraón. De todos modos, la egiptología sigue sin tener demasiado claro el origen histórico y el propósito de estos barcos, que se han datado desde el 3.100 a. C. (el inicio mismo de la civilización egipcia) hasta el 1.800 a. C. aproximadamente. ¿Se trataría todo esto de un recuerdo de los barcos mandjit? Tan sólo podemos especular.

Concluyendo, el escenario propuesto por Albert Slosman es un avance con relación a otras propuestas anteriores que se podrían remontar a Donnelly, pero todavía permanece bajo esa gran incógnita que podríamos llamar “la realidad histórica de la Atlántida”, que a día de hoy sigue siendo un puzzle de cientos de piezas que nadie ha sabido encajar, aunque para la arqueología ortodoxa dichas piezas han sido tergiversadas y no conducen de ningún modo a la Atlántida. Pero el mérito de Slosman está ahí: dejó de ver la mitología como una serie de relatos supersticiosos y empezó a comparar fragmentos de arqueología con fragmentos de mitología para ver si realmente podían casar. Sea como fuere, tendremos que esperar a que nuevas investigaciones y enfoques sin prejuicios acaben de confirmar lo que Slosman apenas pudo esbozar.

© Xavier Bartlett 2017

Fuente principal: Régulo Rodríguez, M. Albert Slosman y los remotos orígenes de Egipto, del sitio web Historia Antiqua.

Fuente imágenes: Wikimedia Commons / archivo del autor

NOTAS

[1] Hay que tener en cuenta que, aunque el templo visible hoy en día es de época ptolemaica, era una reconstrucción de un edificio mucho más antiguo, posiblemente reformado o reconstruido en varias ocasiones. De hecho, en un papiro de la época de Khufu (Keops), el faraón ordena la reconstrucción por tercera vez del templo de la Dama del Cielo en Dendera.

[2] De todos modos, los egipcios de la Antigüedad conocían su país como Kem o Kemit, que significa “tierra negra”.

[3] Esto ya fue sugerido por el propio Ignatius Donnelly: que los dioses de las antiguas civilizaciones en todo el mundo antiguo no eran más que el recuerdo distorsionado de los reyes y héroes de la Atlántida.

[4] Sólo el idioma copto, empleado exclusivamente como lengua ritual, pervivió como el último vestigio –aunque muy modificado– de la lengua hablada en el antiguo Egipto.

[5] Extracto de la entrevista concedida por R. Bauval a la revista Dogmacero, n.º 2 (2013)

[6] En Egipto, el agua se representaba con una línea de zigzag, y en plural (“aguas”) con dos, mientras que la crecida del Nilo se mostraba con tres líneas. En el Zodíaco de Dendera se pudieron apreciar hasta ocho líneas, lo que sería una enorme inundación o catástrofe marina.

[7] Se trataba de una nave de madera de cedro desmontada en más de 1.000 piezas y que una vez reconstruida daba una eslora de 43,4 metros y una manga de 5,6 metros.

viernes, 9 de junio de 2017

EL CAOS, EL MÉTODO DE GOBIERNO DEL GLOBALISMO

Las clases dirigentes han adoptado el caos como el método de gobierno más eficaz para mantener el poder.

En Teherán, entre los participantes en la conferencia internacional New Horizon, he podido conocer finalmente al Comité Invisible de Tarnac, autor colectivo, en 2008, del breve pero histórico ensayo "Gouverner Par le Caos". Gobernar a través del caos.

Recuerdo un poco la historia, por supuesto, desconocida para los lectores. En noviembre de 2008, la policía francesa detuvo de manera extremadamente vistosa, brutal y mediática a una docena de jóvenes habitantes de Tarnac, un pueblecito de Corrèze, acusados de planear actos terroristas y de haber cometido ya otros, como los daños a las líneas de alta velocidad (TGV). En investigaciones que se prolongaron durante años, se ha descubierto que: los terroristas anarquistas de Tarnac eran controlados día y noche (todo hay que decirlo) por un policía británico que se había infiltrado, y que había dejado embarazadas a algunas señoritas del grupo terrorista; que los servicios franceses supieron cada movimiento; que los daños al TGV habían sido perpetrados por ecologistas alemanes. Al final, se ve que la única cosa por la que el poder ha considerado peligroso y ha desmantelado el grupo de Tarnac, la verdadera bomba hecha por ellos, era sólo el libro - cerca de noventa páginas - concebido en su entorno:

Estas son sus principales tesis:

Las clases dirigentes han adoptado el caos como el método de gobierno más eficaz para mantener el poder. Aquel caos que fingen combatir es su estrategia de control privilegiada. Jacques Attali, el futurólogo judío que ha creado artificialmente a Macron, lo ha dicho incluso claramente en sus escritos y conferencias. Los dirigentes de hoy no persiguen sino dos propósitos: el primero, crear un gobierno mundial; el otro, proteger al gobierno mundial de todo derrocamiento y enemigo, a través de un sistema de vigilancia generalizado basado en la total trazabilidad de personas y cosas.

¿Cómo se convierte uno en amo del mundo? 
"Centralizando el orden y el poder en torno a una minoría y esparciendo el caos en el pueblo, reducido al nivel de marionetas en estado de pánico".
Mucho más cómodo que hacerse obedecer por el pueblo mejorando sus condiciones, resolviendo sus problemas sociales (desde el desempleo hasta el desorden público, desde las crecientes e injustas disparidades hasta la droga). Las élites, gobernando con el caos, ya no asumen ninguna responsabilidad hacia los ciudadanos de la crisis que provoca el capitalismo terminal. De hecho, el caos financiero permite justificar la concentración de poder de los grandes bancos de inversión; el 11 de septiembre justifica el poder incuestionable del Estado profundo; la matanza en la Bataclan, el mantenimiento de las leyes especiales que Hollande había puesto en marcha por la matanza de Charlie Hebdo (tenía ya sobre la mesa el decreto para firmar).

"Abolir todas las fronteras", también interiores, es su técnica.
Atención: son cosas que ustedes saben ahora, en 2017, y sólo por los lectores advertidos. Las masas no son en absoluto conscientes. Pero el Comité Invisible escribió de ello en 2008, cuando todavía el caos concéntrico (financiero, bélico, terrorista, etc.) aún no estaba totalmente desplegado. Y en el texto se encuentran profetizados caracteres precisos del caos de ingeniería que, en 2008, eran todavía invisibles: la "lucha contra la discriminación" no estaba todavía en la enseñanza primaria de la teoría de género, los derechos de los homosexuales, el matrimonio gay, las "Plazas "(Maidan, Tahrir) a las que se reducirán las revoluciones de color...

Premisa: Lo que más importa de todo al poder – me ha explicado el Comité en Teherán - 
"es destruir el vínculo entre lo real y la razón [Tomás de Aquino aprobaría: la verdad es el adecuarse el intelecto a lo verdadero]. Hacer de tal modo que el retorno a lo verdadero sea diferido indefinidamente, por lo que el discurso del poder se convierte en el paradigma del pensamiento; discurso pronunciado en la lengua mediática, la neolengua".
Y ¿cómo se consigue esto? Dijeron los anarquistas de Tarnac en 2008: "La destrucción de la capacidad de autonomía de los dominados - es la respuesta - pasa por la abolición de las fronteras de su ser: individuales y colectivas. Mientras existen fronteras, es posible oponer un sistema de valores a otro, un tipo de derecho a otro, distinguir al hombre de la mujer, a la madre del padre [distinguir en Niki Vendola* al esclavista, no la madre], al ciudadano del extranjero, en definitiva, lo verdadero de lo falso, lo justo de lo injusto, lo normal de lo anormal...

Resultado: hasta que resista un solo confín, el poder no puede cerrar todavía su matriz, la construcción de "un 'espacio de vida' puramente virtual en el que la masa podrá hacer sus evoluciones sin tener que tocar nunca lo verdadero – al cual el sistema ha dedicado todas las técnicas del conductismo, del espectáculo, de la programación neuro-lingüística, de las técnicas publicitarias, de la ingeniería social".

La distinción primordial entre hombre y mujer, pero también entre hijo y madre y padre, se ejemplifica poderosamente en el mito de Edipo, con sus tabúes sagrados (al hijo no le es lícito acostarse con mamá), que son "el organigrama original de un grupo, su capacidad de constituirse en organización".

"Hacer la promoción de la indistinción de los roles y de los cambios de lugar, hacer pasar los antojos personales por delante del respeto al organigrama del grupo", tiene el objetivo de "reducir a ese grupo a individuos yuxtapuestos, incapaces de comunicar y cooperar", en la tarea política esencial de derrocar a los Señores del Caos. "Facilitar la expresión de individualismo fálico es parte de la estrategia de desorganización. A nivel de comportamiento, se traduce en una cultura de lo espontáneo, de lo impulsivo de lo visceral, de lo flexible y de la búsqueda del resultado inmediato, con la consiguiente incapacidad de concentración, de planificación y de elaboración de estrategias a largo plazo.

Bergoglio y Lady Gaga unidos en la lucha
¿Lo mismo vale también para las grandes migraciones, con las ONGs que van a recoger a centenares de miles de prófugos que han pagado sumas que en África bastan para abrir una actividad útil? Obvio, es la respuesta: "El mundialismo destruye las fronteras nacionales", como las fronteras mentales, mientras que "el consumismo regresivo borra las fronteras del ser individual." Naturalmente, todo esto de acuerdo a las exigencias del capitalismo terminal “donde los ricos se pueden enriquecer todavía sólo empobreciendo a los pobres y sembrando el caos en su forma de vida - y para hacer aceptar mejor el caos y la desestabilización a las poblaciones, se ha llamado a todo esto "progresismo". El resultado está a la vista de todos: hoy en día ya no hay ninguna diferencia entre la izquierda y las Spice Girls. Cohn-Bendit y Lady Gaga, même combat!".

Gracias a esta sugestión, también yo, pobre italiota, me hago preguntas: ¿Boldrini** y Bello Figo***"No pago el alquiler", unidos en la lucha?

Peor. ¿Existe todavía una diferencia entre Francisco y las Spice Girls? Ambos iconos pop de éxito...

Os dejo con esta pregunta, pero no es más que el primer episodio sobre los métodos para "gobernar por el caos". Y no he querido poner en el mismo artículo información de gran relevancia que me ha proporcionado el Comité Invisible - habiendo descubierto que mis lectores (los mejores) a menudo no son capaces de capturar y recordar la información que no se ha enunciado en el título, o justo debajo; por lo que a menudo me señalan noticias que ya he dado.

La siguiente noticia será: la parte de Israel en este gobernar por el caos, y por qué no se puede esperar un colapso económico-financiero-político tal que destruya las élites globalistas. Si están preparados, me lo ha explicado el comité.

Sólo una línea sobre el Comité Invisible. Como algunos lectores habrán intuido, se trata fundamentalmente de una persona. Llamada Lucien Cerise. Un treintañero con algo de sobrepeso, con gafas, tímido, cultísimo, no lo bastante inmodesto para publicar su propio perfil biográfico en Wikipedia (donde muchos lo buscan). Ha escrito Retorno a Maidán, sobre el truco fundamentalmente mediático de las primaveras de colores, Neuropiratas - los de la ingeniería social - La guerra híbrida de la OTAN, etcétera. Es bibliotecario en no sabe qué rincón de Francia. Aparentemente, la persona más inofensiva de la Tierra. Espero que lo sea.

Maurizio Blondet.
Fuente.

* Nicola ‘Nichi’ Vendola (Terlizzi, 26 de agosto de 1958) es un político italiano, presidente de la región de Apulia, comunista y homosexual. [N.d.T.]

** Laura Boldrini (Macerata, 28 de abril de 1961) periodista y política italiana. Miembro de la coalición Izquierda, Ecología y Libertad, diputada por Sicilia en las elecciones de 2013. Es presidenta de la Cámara de Diputados italiana desde el 16 de marzo de 2013. Proinmigracionista, fue portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). [N.d.T.]

*** Bello Figo, cantante de Rap de origen ghanés. [N.d.T.]

sábado, 3 de junio de 2017

Caltrans: otra herejía arqueológica en América

Recientemente, los medios de comunicación se hicieron eco del descubrimiento de un yacimiento arqueológico en Estados Unidos de insólita antigüedad, hasta el punto de causar cierto revuelo en la comunidad científica. El motivo de tal revuelo es que el hallazgo, si se llega a confirmar y consolidar, vendría a romper los límites cronológicos aceptados del actual paradigma, que –como ya he citado aquí en muchas ocasiones– sigue sin moverse de su horizonte Clovis o pre-Clovis, que no acepta presencia humana en el Nuevo Continente más allá de 25000 a. C. aproximadamente.



Recreación de un mastodonte americano

Se trata de un yacimiento bautizado como Cerutti Mastodon, situado al sur de California (EE UU), y datado hacia el final del Pleistoceno. Los investigadores estadounidenses que han llevado a cabo las excavaciones han identificado los restos óseos de un mastodonte (mamífero típico de la última edad glacial) que habría sido cazado y despiezado allí por humanos, tal como se puede colegir de las marcas de fractura y percusión en los propios huesos y de la presencia de algunos toscos artefactos de piedra.

Y en su primera publicación [1], sabiendo que el hallazgo sin duda iba a traer cola, los arqueólogos ya han insistido en que los restos óseos están situados en estratos geológicos inalterados y que la datación radiométrica de éstos –mediante el método Torio-Uranio– arroja una antigüedad de unos 130.700 años. De estos datos deducen que algún tipo de Homo (no se atreven a decir sapiens) campaba por América en tan lejana época y que ello empuja a replantear totalmente la datación del poblamiento humano del continente.

Y como era de esperar, las primeras reacciones ante este hallazgo han ido desde el escepticismo hasta la negación, pasando por la “sorpresa”. Pero realmente esto no es nada nuevo, como bien saben los lectores de este blog, pues existen bastantes más casos de yacimientos americanos datados en fechas aparentemente imposibles que han sido negados, manipulados o marginados por el estamento académico. El más famoso de ellos es quizás el de Hueyatlaco –en México– en que se hallaron unos restos similares (huesos de megafauna e instrumentos líticos) y que se dataron hasta por seis métodos distintos dando una enorme antigüedad, que oscilaría entre los 250.000 y los 400.000 años, y además con una tipología de artefactos muy similar a la del Paleolítico Superior, la realizada en Europa por el hombre de Cro-Magnon [2].


Virginia Steen-McIntyre en Hueyatlaco (años 60)

Ahora bien, mientras se abre esta nueva polémica que ya veremos como acaba, otros restos todavía mucho más heréticos han pasado desapercibidos para la comunidad académica y ya no digamos para el público en general. Me estoy refiriendo al yacimiento de Caltrans, ubicado también en California, del cual no se habla ni mucho ni poco, pese a que fue localizado y excavado ya en los años 90 del siglo pasado. La geóloga Virginia Steen-McIntyre (cuya carrera fue destruida por el affaire Hueyatlaco) consiguió rescatar un informe científico de 1995 sobre este hallazgo y que fue redactado para el Departamento de Transporte de California (abreviado Caltrans, y de ahí la denominación del yacimiento). Lo que sigue a continuación es un breve resumen de los puntos esenciales de dicho documento.

Caltrans está situado junto a una gran vía de comunicación (la State Route 54) en el condado de San Diego y consiste en un yacimiento prehistórico de despiece de mastodontes, como los ejemplos que ya hemos citado. Así, los principales restos óseos hallados eran de un mastodonte americano (Mammut americanum) y no dejaban duda de que fueron huesos manipulados y desplazados por humanos, aparte del hallazgo de numerosos utensilios de piedra empleados en los trabajos de matanza. Como nota curiosa, se encontró un gran colmillo de mastodonte hincado verticalmente en un sedimento de arena fina, aparentemente puesto allí adrede como marcador del lugar.



Reconstrucción del yacimiento de Caltrans (EE UU)

Además se encontraron restos de otros mamíferos como conejos, camellos, lobos, musarañas, perezosos, roedores, ciervos y mamuts, una fauna típica del Pleistoceno en esa región del planeta, todo lo cual ya presagiaba una gran antigüedad para el yacimiento. Y en efecto, las dataciones radiométricas –obtenidas a partir de unas muestras de marfil y de suelos con carbonatos– ofrecieron unos resultados realmente radicales: ¡335.000 años de antigüedad!

Sin embargo, algo extraño sucedió con este informe, pues Charles Repenning, la persona que envió una copia de éste a Virginia Steen-McIntyre, escribió unas notas a mano en el documento sobre ciertas particularidades del propio informe. En primer lugar, en las conclusiones finales no se mencionaba ni una sola vez la presencia del mastodonte en el yacimiento; tan sólo se incidía en la importancia de los hallazgos, con 32 localizaciones de fósiles de vertebrados e invertebrados en el lugar, y tampoco se decía nada sobre los artefactos. En segundo lugar, Repenning observaba que hasta 60 páginas de los apéndices, que versaban sobre la gran diversidad de fósiles de mamíferos hallados, habían sido omitidas. Y finalmente, Repenning se refería a tres hechos que habían tenido lugar después de redactarse el informe:
  • Él mismo había podido examinar los restos de un roedor, y pudo confirmar que se trataba de una especie extinta (Microtus californicus).
  • Las pruebas disponibles realizadas con Carbono-14 dieron resultado infinito, es decir, que las muestras no se podían medir con este método por que eran demasiado antiguas. (Recordemos que el C-14 no puede medir más allá de unos 50.000 años aproximadamente porque las trazas de carbono medibles son ya prácticamente inexistentes.)
  • Se pudo comprobar que los fragmentos de rocas hallados in situ (usados para elaborar las herramientas de despiece) habían sido rejuntados para rehacer las rocas, que fueron llevadas allí intencionadamente con ese propósito.
En resumen, tenemos la siguiente situación: Aparece fauna del Pleistoceno en un lugar; no pasa nada. Aparecen artefactos (hechos por humanos, lógicamente) en otro lugar; tampoco pasa nada. Pero... como ocurre en los otros yacimientos malditos de América, aquí se da la innegable conjunción de ambos elementos en una misma época, sin que haya pruebas de una contaminación o alteración de los estratos. Por lo tanto, en Caltrans tendríamos otra prueba más de presencia humana contemporánea de una fauna muy antigua (del Pleistoceno) y con unas dataciones que apenas dejan lugar a dudas. El C-14 simplemente falló porque los restos óseos ya estaban mineralizados de tal forma que no tenían ningún rastro de carbono para medir, lo mismo que ocurrió en Hueyatlaco, aunque allí se recurrió al subterfugio de tomar una datación con C-14 de un yacimiento cercano –la barranca Caulapán– para “modernizar” adecuadamente todo el conjunto arqueológico de Valsequillo [3]. De hecho, a día de hoy, las heréticas dataciones de los huesos fosilizados de Valsequillo siguen sin ser aceptadas por una serie de excusas metodológicas y técnicas, pero en realidad por la inconfesable razón de que están asociadas a herramientas realizadas por el hombre. Tan simple como eso.


Recreación de un Homo erectus

Y la cosa tiene no poca importancia, puesto que estaríamos hablando no sólo de que América estaba poblada por seres humanos en unas fechas antiquísimas, sino también de trastocar los esquemas evolutivos más instalados, pues se supone que el Homo sapiens no apareció sobre el planeta antes de hace unos 200.000 años, en sus formas más arcaicas y sólo en África. Esto violentaría el nacimiento del sapiens y su progresiva difusión por los cinco continentes, a menos que pongamos en su lugar al Homo erectus, al Homo neanderthalensis o bien a otro homínido no identificado en América por esas fechas. 

Lamentablemente, en los yacimientos con estos restos tan anómalos no se han encontrado huesos humanos que nos puedan dar alguna pista sobre qué Homo elaboró los utensilios líticos, aunque si sólo fuera por fechas, los defensores de la ortodoxia apelarían posiblemente al Homo erectus (al que sin embargo se da por extinguido hace unos 300.000 años, con lo cual el caso de Caltrans estaría en el límite de lo aceptable).

En fin, no dispongo de más datos sobre este informe de Caltrans y por qué fue maquillado y mutilado para no levantar ampollas pero no es difícil aventurar que, o bien los arqueólogos no se quisieron complicar la vida y se autocensuraron, o bien alguien en algún puesto administrativo o académico se tomó la molestia de elaborar una versión políticamente correcta. En cualquier caso, a la vista de las pruebas sobre el terreno, no había forma “científica” de encajar el yacimiento en los límites del horizonte Clovis y por consiguiente esta investigación pasó a mejor vida. En consecuencia, se corrió un tupido velo y la noticia fue completamente ignorada por los medios. Eso sí, las noticias arqueológicas y paleontológicas que confirman y reafirman el paradigma –aunque sean meras opiniones o hipótesis– son convenientemente aireadas y promovidas.

© Xavier Bartlett 2017


Fuente: Pleistocene Coalition News, Volume 9; Issue 1. (January-February 2017)

Fuente imágenes: artículo original / Wikimedia Commons

[1] HOLEN, S. et alii. “A 130,000-year-old archaeological site in southern California, USA”. Nature, 544 (April 2017)

[2] Véase el artículo específico sobre Hueyatlaco de este mismo blog.

[3] Aun así, las dataciones de C-14 resultaron molestas porque el horizonte Clovis se situaba hacia el 10.000 a. C. y las cifras de Caulapán se iban a 22.000 años de antigüedad. Pero todavía se podía admitir hasta cierto punto. Lo que no esperaban de ninguna de las maneras es que las dataciones con otros métodos multiplicaran por 10 la antigüedad de los restos hallados.