Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

sábado, 4 de julio de 2009

Manipulación cultural judía

Hablar con Judíos (o no)
Kevin MacDonald. 10 de febrero 2009

Un tópico del que apenas se discute, es el de la agresión hostil que debes soportar, si te atreves a tratar sobre ciertas sensibilidades judías. No hablo de la racionalización sofisticada que puedas encontrar en los medios informativos principales, o de las tácticas difamatorias de organizaciones como la ADL o la SPLC. No, estoy hablando de agresiones personales. Hay algo absolutamente primario en ello. Hay un blog franco y refrescante de Karin Friedemann, una antisionista étnicamente judía. Ella señala la “violenta intolerancia” que los defensores de Israel muestran a la gente de diferentes opiniones.

A los judíos norteamericanos se les entrena desde la infancia a interactuar con los no judíos con engaño y de forma arrogante, coordinados unos con otros, para destruir emocionalmente a los Gentiles y a los críticos de Israel, así como adicionalmente destruir sus carreras e interferir en sus relaciones sociales. Realmente esto es algo deliberado, malvado, es un comportamiento planeado y motivado por una furia narcisística farisaica…El problema es que a los Gentiles se les enseña a través de la presión y violencia emocional ejercida por los medios de comunicación y el sistema educativo a ser muy sensibles al sufrimiento judío, así cuando un sionista se indigna porque un gentil cuestiona su visión del mundo, el gentil debe entonces luchar contra su propio ser en una dura batalla con su "judío interior" que le hace sentir inadecuado e intimidado. Pero al judío no le importa si hiere a otros. A los judíos solo les preocupa lo que es bueno para los judíos.

Una vez hice llorar histéricamente a un hombre de 50 años porque le dije suave y afectuosamente que los Judíos no eran tan únicos. Solo le dije que los Judíos, como cualquier otra persona, tiene buenos y malos tiempos. Tiempos en los que fueron masacrados y tiempos en los que masacraron. Como cualquier otro pueblo. Imagina lo que hizo después. Me maltrató emocionalmente y me insultó, cortando toda comunicación. El comportamiento judío es tan predecible que realmente da miedo.

Si mencionas cortar el dinero [a Israel] o si mencionas el posible compromiso de vivir con los palestinos como iguales en un solo estado, se enfurecen y empiezan a usar tácticas intimidatorias, a menos que tengan alguna razón para temerte, en cuyo caso te evitan y te denuncian a las autoridades, intentan que te arresten o intentan destruir tu carrera o tu estatus social mediante la calumnia.

Todos los sionistas creen en el mito de los "1000 años de sufrimiento judío" y creen que el mundo les debe una compensación por el sufrimiento 'único' de sus antepasados". Es un punto de vista loco y criminal. Resuelven sus contradicciones entre sus creencias de que son los tipos buenos y lo que realmente les están haciendo a sus vecinos, tanto en Oriente Medio como en los EEUU, desarrollando problemas de salud mental. Muchos sionistas son esquizofrénicos funcionales.


Estas tácticas no se restringen solo a los críticos del sionismo. Como alguien que ha experimentado un aluvión de emails hostiles de sus colegas de facultad, puedo atestiguarlo. Rápidamente uno se da cuenta que la reivindicación de la legitimidad de la identidad blanca y sus intereses, produce un aluvión de hostilidad. Esto a pesar del hecho que todo el espectro político judío apoya fuertemente el sionismo racial. Una persona me envió recientemente esto:

He encontrado a muchos judíos liberales, políticamente correctos que reaccionan vehemente (casi violentamente) a los comentarios más inocuos sobre cualquier tópico relacionado con Israel o los Judíos. Un judío, cuando mencioné que fui con mi esposa a Rusia, se pasó varios minutos echando espuma por la boca contra los rusos. Otro, cuando escuchó que yo sentía compasión por los problemas de los palestinos quiso saber quién era yo y cómo me atrevía a decir eso. A menudo tienen tolerancia cero por cualquier diferencia de opinión.

Los medios de comunicación constantemente presentan imágenes del sufrimiento judío— hay un exceso de películas sobre el Holocausto. Pero los medios ignoran otras situaciones, como por ejemplo las primeras décadas de la URSS y ahora en el Gran Israel, donde los Judíos han infligido un sufrimiento horrible. Estoy leyendo el libro de E. Michael Jones: El espíritu revolucionario judío y su efecto en la Historia. Es estremecedor leer su relato de violencia judía ejercida contra los no judíos en el mundo antiguo, particularmente la persecución de Cristianos siempre que tuvieron el poder para hacerlo. Mucho antes de que los Cristianos tuvieran ninguna influencia en la política de Roma, las quejas de los Cristianos sobre los Judíos no eran estereotipos basados en la memoria histórica, sino que surgían de la experiencia directa con los Judíos:

Orígenes entendió que la calumnia judía ayudó a que se persiguiera a los Cristianos, y que el odio Judío era un hecho en la vida de los Cristianos, que se mantuvo tras las repetidas derrotas de la política mesiánica” (las derrotas de los rebeldes Judíos a las manos de los Romanos entre los años 70 y 135 DC) (p. 69).

Esta es la base de mi preocupación de lo que les pasará a los blancos cuando los Judíos formen parte de una élite hostil en una América en la que los blancos serán minoría. Los no judíos absorben estas imágenes de los medios y se sienten inadecuados, intimidados emocionalmente. Acaban identificándose con el agresor, parecido a un rehén golpeado hasta las cejas, o como sugiere Friedemann, como una esposa maltratada. O mantienen sus amistades pero evitan hablar de nada relacionado con Israel. Los no Judíos siguen a su “judío interior” porque han internalizado las imágenes del sufrimiento judío. Por tanto ayudan y justifican la brutalidad y agresión judía.

Los no judíos que persisten en criticar a la comunidad judía organizada son amenazados con perder su fuente de ingresos y acabar en el ostracismo social. Como escribí en un artículo la comunidad organizada judía no cree en la libertad de expresión. Es importante recordar que cuando los Judíos dominaban en la URSS en las primeras décadas de la Revolución, el gobierno controlaba los medios de comunicación, se prohibió por ley el antisemitismo, hubo asesinatos masivos de Cristianos y se destruyeron iglesias Cristianas e instituciones religiosas.
...
La gente honesta acaba dándose cueta de que cuando se trata de cuestiones críticas como Israel o la América multicultural, las divisiones entre los Judíos son una ilusión. (Friedemann ha renunciado a su identidad judía.) Como dice el marido de Friedemann, Joachim Martillo, escribe “los Judíos, que quieren ser seres humanos decentes, no tienen otra opción que renunciar a ser Judío y servir a la lucha antisionista ya.”
...
Esto es lo que pasa cuando gente inteligente y honesta que trabaja duro para que sus estudios sean correctos, son sin embargo difamados como antisemitas, culpables del más vil de los pecados. No es sorprendente que Abe Foxman — el primer defensor del statu-quo racial sionista en Israel — dedicara todo un libro a calumniar a Mearsheimer y Walt. Simplemente, no merece la pena hablar con esta gente, o tomar en serio lo que dicen de nosotros.

Sabemos que el gobierno de Israel está firmemente en las manos de los sionistas raciales — seguidores de Vladimir Jabotinsky y su visión de la diferencia racial y la superioridad del pueblo judío. Ciertamente, la única cuestión en las elecciones israelíes es saber qué rama del sionismo racial formará el siguiente gobierno. Se sabe que el sionismo racial ha ganado completamente en Israel cuando Kadima — el partido de Ariel Sharon, Ehud Olmert, Tzipi Livni y la invasión de Gaza — es descrito por Benjamin Netanyahu como el partido de la izquierda. LA Times lo denomina centrista, pero como escribe el activista por la paz israelí Uri Avnery, Livni “grita a los cielos contra cualquier diálogo con Hamas. Objeta sobre el acuerdo de alto el fuego. Intenta competir con Netanyahu y [Avignor] Liberman con mensajes nacionalistas desenfrenados.” De hecho, la única preocupación de Netanyahu es que el abiertamente racista Liberman — un discípulo del infame Meir Kehane — le pueda quitar muchos votos al Likud.
...
Una vez más vemos en funcionamiento el principio general que muestra que dentro de la comunidad judía, los elementos más extremistas dominan y arrastran al resto de la comunidad judía con ellos. Como escribí en "Sionismo y la dinámica interna del Judaismo," "con el tiempo los más militantes, los sionistas expansionistas (los Jabotinskyistas, el partido Likud, los fundamentalistas, y los colonos de la franja de Gaza) han ganado el día a día y continúan presionando para que Israel se expanda. Esto conduce a enfrentamientos con los palestinos y una creencia ampliamente extendida entre los Judíos que el mismo Israel está bajo amenaza. El resultado ha sido una consciencia de grupo creciente entre los Judíos, y en última instancia mayor apoyo para el extremismo sionista entre toda la comunidad judía organizada americana".

E. Michael Jones (El espíritu revolucionario judío y su efecto en la Historia, p. 42) ha extrapolado este argumento al mundo antiguo. Muestra cómo la comunidad judía fue arrastrada hacia el fanatismo por los Zelotes que expulsaron a los seguidores de Jesús de la sinagoga y adoptaron un camino desastroso revolucionario contra Roma, que finalmente les llevó a las derrotas de los años 70 y 135 DC
...
Los políticos que dirigen Israel son más racialistas y nacionalistas que los políticos norteamericanos o europeos. Como señala Avnery:
En cualquier otro país, el programa de Liberman sería calificado de fascista, sin comillas. Ningún gran partido occidental se atrevería a solicitar [la anulación de la ciudadanía israelí a los árabes]. Los neo-fascistas en Suiza y Holanda quieren expulsar a los extranjeros, no anular la ciudadanía de quienes hayan nacido ahí.

Cuando Joerg Haider entró en el gobierno austriaco, Israel llamó a su embajador en Viena como protesta. Pero comparados con Liberman, Haider era un liberal, y también lo es Jean-Marie le Pen.

Netanyahu ha anunciado que Liberman será “un importante ministro” en su gobierno, Livni ha insinuado que estará en su gobierno, también, y Barak no ha excluido esa posibilidad.

Kevin MacDonald es profesor de psicología en la universidad del estado de California Long Beach.

miércoles, 1 de julio de 2009

Daniel Estulin: Los secretos del Club Bilderberg (V): Fin

Viene de aquí.
Michel Chossudovsky, que escribe en uno de los mejores periódicos de investigación, Covert Action Quarterly, afirma que «mientras el financiero George Soros [el emigrante húngaro se gastó 100 millones de dólares en expulsar a Milosevic] invertía en la reconstrucción de Kosovo, la George Soros Foundation for an Open Society abrió una sucursal en Pristina y creó la Kosovo Foundation for an Open Society (KFOS) como parte de la red Soros de “Fundaciones sin ánimo de lucro” en los Balcanes, Europa Oriental y la antigua Unión Soviética. Junto con el Fondo Post Conflictos del Banco Mundial, la Kosovo Open Society Foundation (KOSF) [proporcionaba] era un apoyo calculado «para el desarrollo de administraciones locales para permitirles servir a sus comunidades de manera transparente, justa y responsable», según un comunicado de prensa del propio Banco Mundial del 16 de noviembre de 1999 [«World Bank Launches First Kosovo Project», Banco Mundial y Kosovo Foundation for Open Society, Washington, 16 de noviembre de 1999 (Comunicado de prensa Nº 2000/097/ECA.68)]. Chossudovsky añade lacónicamente: «Puesto que la mayor parte de estas administraciones locales están en las manos del ELK, que tiene amplios vínculos con el crimen organizado, es poco probable que este programa alcance su objetivo declarado.»
«El multimillonario empresario [Soros] se ha convertido en el rey sin corona de la Europa Oriental y en el profeta de una sociedad abierta”. ¿Abierta a qué?», se pregunta Neil Clark el 2 de junio de 2003 en The New Statesman. En Globalresearch, Karen Talbot cita a Neil Clark en una revisión de su artículo: «La manera de actuar de Soros es usar algunos miles de millones de dólares, algunas organizaciones no gubernamentales y “un guiño del Departamento de Estado americano” para derrocar gobiernos extranjeros que son malos para el negocio” y para quedarse con los activos nacionales hasta ver reconocida su “benevolencia”. Este método ha funcionado para Soros y sus secuaces.»
«Sin embargo, las organizaciones que a menudo proclaman públicamente su indignación sobre las violaciones de los derechos humanos se han quedado calladas», escribe George Szamuely en The New York Press [«Western Civilization at The Hague», George Szamuely, New York Press]. «Las organizaciones no gubernamentales fraudulentas que son realmente agentes de los gobiernos occidentales, como la Human Rights Watch financiada por George Soros, estaban absolutamente encantadas con el tratamiento recibido por Slobodan Milosevic. Amnistía Internacional se queja de la grave situación de los presos de Al Qaeda en Guantánamo, pero calla sobre este abuso de un preso político», agrega Szamuely. Como nota al margen, sobre la a menudo citada inconsistencia en cuanto a las razones que llevan a Soros, un miembro del Bilderberg, a oponerse tan abiertamente a George W. Bush y cuyo odio hacia el presidente estadounidense es conocido y documentado, cuando sus intenciones son idénticas, Neil Clark señala lo siguiente: «Soros está enfadado no con los objetivos de Bush extender la Pax Americana y hacer que el mundo resulte más seguro para capitalistas globales como él, sino con la burda y grosera manera que emplea Bush para conseguirlo. Al desvelar claramente las ambiciones estadounidenses, Bush y su banda han cometido el grave pecado de destapar el juego. Durante años, Soros y sus organizaciones no gubernamentales han ido trabajando para ampliar las fronteras del “mundo libre” tan hábilmente que prácticamente nadie se había dado cuenta. Ahora un palurdo tejano y una cuadrilla de neoconservadores demasiado fanáticos han hecho saltar la liebre. [Soros] «ganó miles de millones en 1997 gracias a la crisis de las divisas del Este», concluye el periodista. Hay muchos más motivos por los que Yugoslavia, y luego Kosovo, fueron escogidas como víctimas de un asesinato internacional. La sección final de este capítulo incluye fragmentos de los informes que tratan de las posibles causas de la guerra.
¿Qué pasó con Milosevic?
Slobodan Milosevic falleció el mismo día en que su archienemigo Agim Ceku, ex comandante del ELK, fue elegido primer ministro de Kosovo. La muerte de Milosevic ha sido sin duda un alivio para el Tribunal de La Haya, que durante los últimos cuatro años ha intentado, sin éxito, condenar a un hombre que no ha cedido frente al mundo. Milosevic fue encontrado muerto en su celda el 11 de marzo de 2006, víctima de un supuesto ataque al corazón, casi tres días después de escribir una carta dirigida al ministro de Asuntos Exteriores ruso en el que le pedía que intercediera para obtener permiso del Tribunal de los Crímenes de la Guerra de los Balcanes para ir a Rusia a recibir tratamiento médico.
La muerte de Milosevic es el sexto incidente de este tipo de un serbio enjuiciado bajo la custodia del Tribunal de La Haya. En una rueda de prensa llevaba a cabo el 13 de marzo de 2006, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, afirmó que en su carta Milosevic se mostraba preocupado porque algunos de los métodos terapéuticos usados por los médicos del Tribunal Internacional de la antigua Yugoslavia estaban teniendo un efecto desastroso en su salud. En enero de 2006, los funcionarios del Tribunal habían denegado la solicitud de Milosevic de ir a Rusia para recibir tratamiento, a pesar de que el gobierno ruso ofreció total garantía de que el ex líder serbio regresaría puntualmente a La Haya tras finalizar su tratamiento.
El doctor Lev Bokeriya, jefe del Centro de Cirugía Cardiovascular Bakulev, dijo a la agencia de información rusa Itar Tass que «Milosevic pertenecía a la categoría de pacientes con una enfermedad coronaria leve. Podría haberse curado fácilmente. Si Milosevic hubiera sido llevado a cualquier hospital especializado ruso y se le hubiera sometido a un examen coronario gráfico, y se le hubieran colocado dos stents, habría vivido muchos años más». Bokeriya, que encabezó la delegación de cuatro médicos rusos que participaron en la autopsia en La Haya, afirmó en su informe que la causa evidente de la muerte fue «el estrechamiento del vaso sanguíneo principal, lo cual provocó un infarto de miocardio». Sin embargo, en este punto es cuando el tema se vuelve realmente interesante. Según mis fuentes en la KGB bielorrusa, que trabajaban para Stepan Sukhorenko, cuya descripción de los hechos ha sido confirmada categóricamente por fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso y por agentes estadounidenses del contraespionaje de alto nivel que supervisaron el juicio de Milosevic, la «oportuna» muerte de Milosevic fue sin lugar a dudas un asesinato. El ex líder serbio estaba convirtiéndose en una importante vergüenza para la iniciativa liderada por Estados Unidos de llevar a ex criminales de guerra, un eufemismo para la alianza contra el Nuevo Orden Mundial, a su improvisado Tribunal de Justicia de La Haya, y se decidió quitar de en medio al estorbo de Milosevic. En Rusia, fuera del alcance de las balas, o más bien del veneno y de los asesinos, el ex líder se habría convertido en estandarte de la nueva Serbia, cuyos ciudadanos están más que desencantados con el amistoso abrazo de la alianza liderada por el Bilderberg. La autopsia oficial fue una mentira total. Un agente de la KGB, que permanecerá en el anonimato y que trabajó con Alexander Shelepin en el Departamento Internacional de la KGB, poco después de que el anuncio oficial se hiciera público, hizo el siguiente comentario a un conocido mío: «La desinformación no consiste sólo en mentir; se espera que sea una forma sutil de inducir a otro gobierno a hacer lo que uno quiere que haga, o de asustar o engañar a un gobierno extranjero para que no actúe o para que haga concesiones. Sin embargo, a este juego sólo pueden jugar dos.»
Sólo puedo concluir que en un futuro no muy lejano, un determinado líder occidental de alto nivel será víctima de un repentino y prematuro paro cardíaco. Se considera que la KGB, junto con los servicios secretos búlgaro y rumano, se encuentra entre los más hábiles envenenadores del mundo. Sin embargo, la KGB no está sola. La CIA y la División Británica de Investigación Química, Microbiológica y Bacteriológica de Porton Down se ocupa constantemente de refinar los métodos de asesinato. En la actualidad, hay más de 400 sustancias que pueden causar la muerte sin dejar rastro. Un medicamento de ese tipo, y el que probablemente mató a Milosevic, se llama Digitalis, que sólo se detecta en la autopsia. Los digitálicos únicamente deben tomarse en dosis debidamente medidas. La sobredosis de estas sustancias provoca un infarto de miocardio, imposible de distinguir de un paro cardiaco por causas naturales. Quienes nunca han sufrido una enfermedad cardíaca morirían de inmediato si les administraran digitálicos.
Otro caso famoso es el de Albino Luciani, el papa Juan Pablo I, a quien le suministraron digitálicos junto con Efortil, un medicamento para tratar la hipotensión. La mezcla le produjo la muerte inmediata al Papa que estaba a punto de introducir cambios drásticos en la jerarquía eclesiástica. La logia masónica dentro del Vaticano no iba a aceptar esos cambios de ningún modo y Luciani, que desconocía el poder al que se estaba enfrentando, no vivió lo suficiente como para llevar a cabo su misión.
Conclusión
Este conflicto, entre quienes aman la libertad y entre quienes quieren someternos, está lejos de llegar a su fin. Se han cosechado muchos éxitos, pero también ha habido muchas decepciones. Un grupo de decididos ciudadanos de todo el mundo que aman la libertad ha obligado a los todopoderosos miembros del Bilderberg a ponerse a cubierto, a volverse más reservados, más paranoicos y, en lo sucesivo, menos invisibles. A nuestra lucha se han unido hombres y mujeres de todos los servicios secretos de Occidente y de algunos de la Europa del Este. En los pasillos del poder pasan pocas cosas de las que no nos informen casi de inmediato nuestros contactos de confianza. Operamos desde la legalidad, contrastando tres veces nuestras fuentes, referencias y pistas. Este esfuerzo no resulta ni mucho menos fácil. Pero cuando me siento cansado por el sacrificio que me ha exigido esta lucha, pienso en los millones de personas de todo el mundo que han luchado y muerto para que un día, nosotros, la generación que les ha sucedido, podamos disfrutar de los privilegios de la libertad y de la búsqueda honesta y decente de la felicidad que nos ha permitido tener su sacrificio. Hubo una época, cuando me sentía desdichado, enfadado y frustrado porque nadie parecía escuchar, entender y ser consciente de los nubarrones que se cernían sobre nosotros, en que me sentí traicionado por la sociedad y me lo tomé muy a pecho y como algo personal. Quería salir huyendo, estar solo, compadecerme de mí mismo y, en última instancia, culpar al resto del mundo de las fechorías de unos pocos delincuentes. Entonces maduré. Pensé en las familias de israelíes y palestinos asesinadas en medio de una espiral de violencia y odio cuyas vidas habían quedado destruidas para siempre por la atroz maldad que representa el odio. Este odio no es espontáneo, sino que lo han impuesto y manipulado con maestría desde bastidores los controladores del Bilderberg/CFR/Comisión Trilateral/Mesa Redonda/RIIA, que están arrastrando a un mundo reticente a su total extinción. Pensé en los millones de bebés del crack nacidos en los barrios pobres de la ciudad y en las decenas de millones de adictos al opio cuyo futuro se ha convertido en una drogadicción porque unos pocos elegidos hacen grandes fortunas a costa de la desgracia de los demás. Pensé en las mentiras y en la muerte de cientos de millones de jóvenes soldados inocentes que fueron enviados a su fatal destino por una ingeniosa campaña de propaganda de Verdún y de todos y cada uno de los demás conflictos, como las dos guerras mundiales, Corea, Vietnam, las Malvinas, Panamá, Afganistán, Irak, etc. Pensé en el agente naranja y en el síndrome de la guerra del Golfo, responsables de convertir a jóvenes soldados robustos y musculosos en frágiles ancianos con tan sólo treinta años de edad. Pensé en los cientos de miles de víctimas del bombardeo de Dresde, víctimas inconscientes del experimento con conejillos de Indias realizado por el Instituto Tavistock.
Y me mantengo firme y resuelto con el cada vez mayor número de estadounidenses, canadienses, británicos, franceses, españoles, portugueses, holandeses, belgas, daneses, suecos, finlandeses, noruegos, australianos, africanos, asiáticos y europeos que han perdido toda la fe en sus gobiernos, a los que les provocan náuseas las mentiras, la avaricia, la duplicidad, la pantomima, la jocosidad y la manipulación de quienes se denominan a sí mismos nuestros «líderes» pero que, de hecho, son un montón de basura que debe tirarse en el montón que llamamos cubo de la basura de la Historia. Sus nombres, cuando ganemos esta guerra, serán recordados como un destello entre la vida y la muerte.
Hace trescientos setenta años, Galileo Galilei fue perseguido por enseñar que la Tierra era redonda y daba vueltas alrededor de una desconocida estrella en el extremo de una galaxia desconocida. La Iglesia católica y gran parte de la población vilipendiaron a este gran hombre porque les aterrorizaba que al decir la verdad alterara el orden social. Como dijo alguien, «el problema es la renuncia intrínseca de la gente a enfrentarse a aquello a lo que teme, con lo cual ponen como cabeza de turco y sacrifican a su prójimo ante una maldad a la que no osan enfrentarse ellos mismos».
Vivo esperando el día y la hora en que hombres y mujeres de honor reconocerán que la dignidad, la bondad, la integridad, la confianza y el amor al prójimo son tan indispensables para la supervivencia de la raza humana como lo fueron los descubrimientos de Galileo. Estos principios de humanidad deberían guardarse como un tesoro en algún documento en algún lugar para el futuro lejano, de forma que si un futuro tirano decide traicionar de nuevo a la humanidad, lo pagará caro.
A simple vista, este libro trata de un club secreto conocido simplemente como el Bilderberg. Sin embargo, a un nivel mucho más profundo trata de la fe interior y convicción en las que no puede influir la opinión pública, el soborno o el ansia de riqueza y poder. Este libro trata de la integridad y el honor, y de cómo enfrentarse y superar el miedo. Trata de ayudar a la gente a pensar y a analizar de un modo independiente, incluso de los denominados expertos, representados con maestría por todos los grupos de medios de comunicación que dirán a la gente en qué teoría conspiradora creer.
Este libro trata también de mi vida y del rechazo frontal a vivir con miedo. Hasta mi último suspiro viviré como un hombre libre, caminando por el mundo como debería hacerlo un hombre libre, con la cabeza bien alta. Sólo cuando decidamos que el miedo dirija nuestros actos es cuando aquellos a los que nos oponemos y a los que despreciamos habrán ganado realmente. Tal vez aquellos que menosprecien este libro por intentar decir la verdad, por miedo a ponerse en ridículo, descubrirán, disgustados, que su camino lleva finalmente a un callejón sin salida.

video

lunes, 29 de junio de 2009

Daniel Estulin: Los secretos del Club Bilderberg (IV): Drogas

Viene de aquí.
A diferencia de lo que los libros de historia nos han contado durante años, el nefasto narcotráfico no es territorio exclusivo del estamento criminal, a menos que por estamento criminal entendamos a algunas de las familias más importantes de la historia de Estados Unidos, conocidas como el establishment liberal del Este, cuyos miembros dirigen ese país desde la oligarquía a través de un sistema de gobierno paralelo conocido como Club Bilderberg, que utiliza las estructuras democráticas como poco más que una fachada útil tras la cual esconderse.
Según la información en los archivos de India House y los registros bancarios de Hong Kong, John Murray Forbes (fundador de la prestigiosa revista Forbes y bostoniano egregio), los Perkins (que controlan la mafia del opio de Boston) y los Hathaway aparecen en los archivos de la Compañía Británica de las Indias Orientales. Estas importantes familias, de fama y riqueza legendarias, cuyos miembros forman parte de sociedades secretas como la Orden de Skull and Bones, de Yale, entre cuyos integrantes se cuentan las más destacadas figuras de la vida política y empresarial estadounidense, entre ellas el ex-presidente de Estados Unidos, George W. Bush, su padre, su abuelo pronazi Prescott Bush, así como John Kerry, antiguo candidato demócrata a la presidencia. Estas personas, que no le darían ni la hora al ciudadano corriente, tienen poca importancia en el gran esquema de las cosas. La Orden de Skull and Bones, asociada en secreto con el CFR y el Bilderberg, cuenta entre sus miembros con algunas de las familias norteamericanas más poderosas de la historia: Taft, Bundy, Harriman, Rockefeller, Goodyear, Sloane, Pihlsbury, Perkins, Kelogg y Vanderbilt. Entre las familias fundadoras de la Orden de Skulls and Bones se contaban los famosos Russells, cuyo primo, William Huntington, inauguró el primer capítulo estadounidense de la orden. El principal negocio de Russell era el opio. En 1823, Samuel Russell fundó Russell & Company. Adquiría su opio desde Turquía y lo enviaba de contrabando a China a bordo de clíperes de té chino, unos veleros que se suponía que transportaban sacos de té desde la India y China a los mercados de Londres. Contra lo que dice la mitología popular, el té da muy poco dinero. Las drogas, en cambio, mucho.
El contacto de Russell en Connecticut era Warren Delano Jr., abuelo del presidente estadounidense que más tiempo ha pasado en el cargo, Franklin Delano Roosevelt, el hombre que llevó astutamente a Estados Unidos a la segunda guerra mundial cuando, después de descifrar los códigos secretos de los japoneses, permitió que tuviera lugar el ataque a Pearl Harbour. Otras familias que se enriquecieron mediante el despreciable negocio de las drogas fueron los Appleton, Bacon, Boyleston, Perkins, Cunningham, Shaw, Coolidge, Parkman, Runnewells, Cabot y Codman, por nombrar sólo a unas pocas.
Kosovo y la heroína
Dos periodistas, Roger Boyes y Eske Wright, en un artículo publicado el 24 de marzo de 1999 en el periódico The Times de Londres afirman que «Albania que juega un papel fundamental en el trasvase de dinero a los kosovares está en el epicentro del tráfico de drogas de Europa. Un informe de inteligencia preparado por la Agencia Federal Criminal alemana concluía: “Los albaneses son ahora mismo el grupo más destacado en la distribución de heroína en los países consumidores occidentales”». «Dinero de drogas vinculado a los rebeldes de Kosovo», The Times, Roger Boyes y Eske Wright, 24 de marzo de 1999.
El principal motivo por el que hay tanta rotación en la plantilla de la DEA es que ésta tiene prohibido ganar la «guerra contra las drogas» por la gente que controla el narcotráfico mundial, es decir, el Club Bilderberg. Podemos establecer un paralelismo con la estrategia militar americana de «no vencer» en Vietnam, donde se prohibió expresamente al ejército norteamericano ganar la guerra, como se detalla con toda claridad en el memorándum 68 del Consejo de Seguridad Nacional. La estrategia secreta de «no vencer» pasó a ser conocida por el público en general cuando el coronel Philip Corso, ex director del departamento de Proyectos espaciales/División de Inteligencia/Mando del Lejano Oriente, la explicó al subcomité del Congreso norteamericano sobre personal militar en su testimonio de 17 de septiembre de 1996, para sorpresa de la mayoría de los senadores. La estrategia de «no vencer» se exponía en 68, NSC 68/2 y NSC 135/3.
Jane’s Intelligence Review, en un editorial sobre defensa del 3 de enero de 1999 titulado «Clima malsano en Kosovo mientras las guerrillas se preparan para una confrontación en verano», escribe: «Las agencias de Inteligencia occidentales creen que el ELK se ha rearmado con la ayuda del dinero procedente del contrabando de drogas a través de Albania, así como con donaciones de la diáspora albanesa de Europa Occidental y Norteamérica [...]. Albania se ha convertido en la capital del crimen de Europa. Los grupos más poderosos del país son criminales organizados que usan Albania para cultivar, procesar y almacenar un gran porcentaje de las drogas ilegales destinadas a Europa Occidental [...]. Las bandas criminales de Albania apoyan activamente la guerra en Kosovo. Muchos de ellos tienen vínculos familiares con grupos albaneses en Kosovo y los apoyan con armas y otros suministros, ya sea por solidaridad familiar o para obtener algún beneficio. Estos vínculos significan que los combatientes del UCK [siglas del ELK en albanés] tienen una base segura y líneas razonablemente buenas de comunicación con el mundo exterior. Las tropas serbias han intentado sellar la frontera, pero con escaso éxito.»
Como hemos visto a lo largo del libro, las drogas son la principal fuente de ingresos para las ricas familias asociadas al Club Bilderberg. Si al ELK se le «permite» vender drogas y aprovecharse de las ventas, es porque la operación entera ha sido aprobada desde arriba, es decir, por los propios miembros del Bilderberg, ya que, como consecuencia del narcotráfico del ELK, los miembros del Club obtienen riquezas inimaginables. «El tráfico de drogas y, sobre todo, el comercio de opio, no podrían funcionar sin la ayuda de algunos de los mayores bancos mundiales», afirma el doctor John Coleman, un experto en el campo del espionaje, un antiguo agente del servicio secreto británico MI6 y autor de Conspirator’s Hierarchy: The Story of the Committee of 300.
Los beneficios que se obtienen del tráfico de drogas no pueden utilizarse. Debe esconderse el dinero y luego blanquearlo. 590 mil millones de euros es demasiado dinero para esconderlo en un calcetín. Hacen falta mucha experiencia y habilidad para mover esa cantidad de fondos discretamente. «La ignorancia aquí, especialmente debido a que las transacciones de lavado de dinero son gigantescas, no es sostenible», escribe Michael C. Ruppert. Y añade: «El dinero se mueve tan rápido que, a menos que uno controle los sistemas informáticos que lo manejan o el software que los controla, sería imposible de rastrear.» Continúa Coleman: «Desde Colombia a Miami, desde el Triángulo de Oro al Golden Gate, desde Hong Kong hasta Nueva York, desde Bogotá hasta Frankfurt, el trafico de drogas, y sobre todo el comercio de heroína, es un gran negocio y está controlado desde arriba por algunas de las familias más “intocables” del mundo. No es un negocio de barrio y hace falta mucho dinero y experiencia para que funcione bien. La maquinaria bajo control [de la Élite] lo asegura. Es, de hecho, la mayor empresa en el mundo de hoy, superando a todas las demás. Que está protegida desde arriba lo demuestra el hecho de que, como el terrorismo internacional, el tráfico de drogas no puede ser erradicado, lo que debería indicar a cualquier persona razonable que algunos de los personajes más importantes de las familias reales, la oligarquía y la plutocracia lo controlan, aunque sea a través de intermediarios.»
ABC del tráfico de drogas
El opio se cultiva en diversas regiones del mundo: Sudamérica, el Triángulo de Oro de Laos, Burma y Tailandia, Afganistán, Pakistán y Asia central, en una zona conocida como la Media Luna dorada. La gran mayoría de amapolas de opio crecen en una estrecha zona montañosa de unos seis mil kilómetros que va desde el sur de Asia a Turquía pasando por Pakistán y Laos. La amapola del opio a partir de la cual se elabora la heroína crece sobre todo en las montañas y florece en climas secos y cálidos, preferiblemente en altitudes por encima de los 1.400 metros. Las tribus tailandesas y birmanas la cultivan. Justo antes de llegar a la madurez, la amapola florece. Tras una semana, los pétalos de la flor caen, dejando sólo la vaina. La resma de opio se cosecha de esa vaina. En la época de la cosecha, se corta la superficie de la vaina llena de semillas con una navaja de afeitar o un cuchillo afilado de tres o cuatro hojas. Una sustancia resinosa sale del corte y empieza a solidificarse. Es opio puro. Una vez cosechada, el campesino la deja secar durante varios días y luego la envuelve en hojas de plátano o en plástico.
«Los campesinos reciben lingotes de oro de un un kilo conocidos como 4/10 acuñados por Credit Suisse. Estos pequeños lingotes sólo se usan para pagar a los campesinos; los lingotes de oro de peso normal los usan los grandes compradores de opio puro o heroína parcialmente procesada en el mercado de Hong Kong. Los mismos métodos se usan para pagar a los indígenas de la India los baluchique llevan en este negocio desde los tiempos de los mongoles. La “estación de la droga”, como la llaman, ve una inundación de oro que llega al mercado de Hong Kong.»
Continúa Coleman: «El opio puro del Triángulo de Oro se envía a la mafia siciliana y a los destinatarios franceses del negocio para ser procesado en los laboratorios que infestan la costa francesa, desde Marsella a Montecarlo. Hoy en día, el Líbano y Turquía proporcionan una cantidad creciente de heroína procesada y ha aparecido un gran número de laboratorios en estos dos países durante los últimos cuatro años. La ruta que siguen los traficantes de opio crudo de la Media Luna dorada pasa por Irán, Turquía y el Líbano. Cuando el shah de Irán estaba en el poder, se negó a permitir que prosiguiera el comercio de heroína y éste fue abandonado a la fuerza, hasta que el [Orden Mundial] se “ocupó” de él. El opio puro de Turquía y Líbano llega hasta Córcega, de donde es transportado a Montecarlo con la connivencia de la familia Grimaldi [Mónaco es el centro de procesamiento de opio más importante del mundo. No hace falta indicar que la única manera de lograrlo es que la familia Grimaldi esté en el ajo y apoye y proteja activamente el negocio.
Los laboratorios pakistaníes, bajo la apariencia de “laboratorios de defensa militar”, procesan ahora más droga que hace dos años, pero la mayor parte del procesamiento todavía se lleva a cabo a lo largo de la costa francesa mediterránea y en Turquía. De nuevo, los bancos juegan un papel vital en la financiación de estas operaciones.»
«¿Cómo los bancos, con su aire de respetabilidad, encajan en el tráfico de drogas y la basura que los acompaña?», se pregunta John Coleman. «Una de las maneras en que participan los bancos es financiando empresas tapadera que importan sustancias químicas necesarias para transformar el opio puro en heroína. El Hong Kong and Shanghai Bank con sucursal en Londres participa de tal comercio mediante una empresa llamada Tejapaibul, que tiene sus cuentas en el Hong Kong and Shanghai Bank. ¿A qué se dedica esta empresa? Importa a Hong Kong la mayor parte de las sustancias químicas necesarias en el proceso de refinado de la heroína.»
No debería sorprendernos que los agentes de la DEA tengan prohibido examinar el manifiesto de ningún barco antes de que deje el puerto de Hong Kong. Las drogas, cabe decirlo otra vez, son un negocio enorme, quizá el mayor negocio del mundo.
El «problema albanés» (blanqueo de dinero, drogas, tráfico de armas, terrorismo) centrado en Kosovo era un polvorín a punto de explotar. Los miembros del Bilderberg esperaban que la explosión se llevara por delante toda la región. «Tomar partido en este conflicto por los kosovares y el ELK, y por tanto, Albania, complace a Turquía, Irán, el mundo musulmán e incluso le dio a Turquía la posibilidad de luchar junto a los europeos, dejando a Grecia un tanto fuera de juego. También acercó Turquía a Europa, más que dejarla a la deriva hacia el Este, lo que favoreció los intereses petrolíferos occidentales en el Cáucaso y Asia Central, apartando a Rusia del mapa. Este parece ser el punto crítico en lo que se refiere a Kosovo, así como las intenciones geoestratégicas a más largo plazo», comenta Grattan Healy el 2 de junio de 1999 en su ensayo titulado Una visión geoestratégica de la crisis de Kosovo.
A estas alturas queda claro que los bilderbergers no se encargan personalmente de transportar las drogas ni de lavar el dinero de los beneficios. De eso se encarga la CIA, cuyas intervenciones suelen ir acompañadas de una explosión de heroína en la región.
La CIA es Wall Street. Wall Street es la CIA. La mayoría de personajes clave de la historia de la CIA mantuvieron una relación especial con el aparato financiero estadounidense. Clark Clifford fue abogado y banquero en Wall Street. Ex secretario de Defensa de LBJ. Procesado criminalmente como presidente de First American Bankshares, un banco secretamente controlado por el BCCI (el banco de la droga de la CIA), por enriquecerse seis millones de dólares con acciones bancarias que compró con un crédito sin avales del BCCI. Richard Helms: Director de la CIA. Acusado y procesado por mentir al congreso en 1976. Su abogado fue Clark Clifford. Allen Dulles: «designado» para la CIA por Clifford. Dulles fue el principal espía de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS, la precursora de la CIA) en Suiza. Se reunió frecuentemente con líderes nazis y cuidó las inversiones norteamericanas (léase de Rockefeller) en Alemania. Directivo de Standard Oil (Corporación Rockefeller). Fue diretor de la CIA bajo Eisenhower.
Una actividad secreta relacionada con las operaciones de tráfico de droga de la CIA recibió el nombre en código de Amadeus, un paraguas de la CIA que controlaba el lavado de dinero a través de una serie de bancos por todo el mundo. Algunos registros bancarios y números de cuenta relacionados con las Bahamas y las islas Jersey todavía continúan activos. Michael C. Ruppert, antiguo policía de Los Ángeles, en las declaraciones con las que abrió su testimonio en relación al tráfico de drogas de la CIA y las operaciones de la Contra, declaró: «Hemos obtenido desde entonces declaraciones grabadas de James Robert Strauss afirmando que Amadeus no era otro que George Herbert Walker Bush. Esa cinta está custodiada en un lugar seguro por la hija de Carone, Dee Ferdinand, esperando la oportunidad de presentarla al pueblo americano para que la juzgue.» Carone fue un detective del departamento de policía de Nueva York y cobrador de la familia Genovese para proteger los envíos de drogas de la CIA a las diversas familias de la Mafia. Murió en 1990 a causa de una intoxicación química de etiología desconocida (traducción: murió envenenado).
El objetivo final de desviar grandes cantidades de dinero es múltiple: por un lado, debilitar a Rusia para desestabilizar la región entera de los Balcanes, pasando por Turquía y Europa Oriental. Por otro, la desestabilización de la región conducirá a la balcanización de Rusia. A continuación, la cada vez mayor presencia militar y económica estadounidense (controlada por el Bilderberg) consolidará el control del Nuevo Orden Mundial sobre las últimas reservas de gas y petróleo de la región. Esto, a su vez, provocará un ulterior debilitamiento de la influencia rusa en la región e incrementará notablemente la inestabilidad global, pues esa inestabilidad, precisamente, facilitará a los bilderbergers la venta de armas y suministros a ambos bandos.
Los serbios, oliéndose la trampa que les habían tendido, se habían limitado a llevar a cabo acciones policiales represivas de corto alcance contra la población albanokosovar que no habían tenido la suficiente duración, extensión o intensidad como para proporcionar el pretexto necesario a la Élite Bilderberg para obtener el apoyo de la opinión pública de Europa Occidental y Estados Unidos en un enfrentamiento militar a gran escala contra los serbios. Así que una preparación metódica, los secuestros, un Tribunal de La Haya favorable al Bilderberg y financiado en parte por el financiero multimillonario George Soros, que tiene un largo historial de suscribir programas para desestabilizar países cuyos mercados están cerrados, o cerrados en parte, a la inversión occidental. La financiación y entrega de armas al recién creado Ejército de Liberación de Kosovo no habían proporcionado ningún dividendo a los miembros del Bilderberg.
El reloj corría en su contra. Necesitaban esa guerra y la necesitaban ya. Como nota marginal, cabe indicar que la técnica utilizada por Soros para asumir el control de todo lo posible no es demasiado original. Una vez que un gobierno reticente es expulsado y se instala un régimen prooccidental, Soros entra al trapo y compra en grandes cantidades los activos del Estado a precios de saldo, como, por ejemplo, el enorme complejo minero de Trepca en Kosovo, valorado en unos 5 mil millones de dólares. El complejo de Trepca no sólo incluye cobre y grandes reservas de zinc, sino también cadmio, oro y plata. Tiene varias plantas de fusión, diecisiete espacios de tratamiento de metal, una central eléctrica y la mayor planta generadora de energía de Yugoslavia. Se calcula que el norte de Kosovo tiene unas reservas de 17mil millones de toneladas de carbón y lignito.

(Continua aquí.)