Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

domingo, 21 de enero de 2007

Winston Churchill: Sionismo contra Bolchevismo


Una lucha por el alma del pueblo Judío
Por Winston S. Churchill.
Illustrated Sunday Herald
February 8, 1920, page 5

A algunos les gusta los Judíos y a otros no; pero ningún hombre razonable duda del hecho de que son sin lugar a duda la raza más formidable y más notable que ha aparecido nunca en el mundo.

Y puede ser que esta misma raza que asombra puede actualmente estar en el proceso de producir otro sistema de moral y de filosofía, tan malévolo como el Cristianismo fue benévolo, que, si no se detiene destruirá irremediablemente todo lo que el Cristianismo ha hecho posible. Casi parecería como si el evangelio de Cristo y el evangelio del Anticristo fueran destinados a originarse entre la misma gente; y que esta raza mística y misteriosa hubiera sido elegida para las manifestaciones supremas, de lo divino y de lo diabólico.

Los Judíos de nacionalidad rusa, a pesar de las incapacidades que han sufrido, han conseguido jugar una parte honorable y exitosa en la vida nacional de Rusia. Como banqueros e industriales han promovido vigorosamente el desarrollo de los recursos económicos de Rusia, y fueron los líderes en la creación de esas organizaciones notables, las sociedades cooperativas rusas. En política su ayuda la han dado, en su mayor parte, a los movimientos liberales y progresivos, y han estado entre los defensores más acérrimos de la amistad con Francia y Gran Bretaña.

Judíos internacionales

En oposición violenta a toda esta esfera de esfuerzo Judío se levantan los esquemas de los Judíos internacionales. Los adherentes de esta siniestra confederación son sobre todo hombres salidos de las infelices poblaciones de los países en donde persiguen a los Judíos a causa de su raza. La mayoría, si no todos, han abandonado la fe de sus antepasados, y han eliminado de sus mentes toda esperanza espiritual en el otro mundo. Este movimiento entre los Judíos no es nuevo. Desde los días de Spartacus-Weishaupt a los de Karl Marx, y desde Trotsky (Rusia), a Bela Kun (Hungría), a Rosa Luxemburgo (Alemania), y a Emma Goldman (Estados Unidos), esta conspiración mundial para el derrocamiento de la civilización y para la reconstitución de la sociedad en base a un desarrollo frenado, de una envidia malevolente, y de una igualdad imposible, ha estado creciendo constantemente. Jugó, como una escritora moderna, la señora Webster, ha demostrado con tanta capacidad, una parte definitivamente reconocible en la tragedia de la Revolución Francesa. Ha sido la fuerza principal de cada movimiento subversivo durante el siglo XIX; y ahora por último esta banda de personalidades extraordinarias de los bajos fondos de las grandes ciudades de Europa y de América han agarrado al pueblo ruso por el pelo de sus cabezas y en la práctica se han convertido en los amos indiscutibles de ese imperio enorme.

Judíos terroristas

No hay necesidad de exagerar la parte jugada en la creación del Bolchevismo y la causa real de que se produjera la Revolución Rusa: los Judíos internacionales y en su mayor parte Judíos ateos. Ciertamente es muy grande; supera probablemente todas las otras. Con la excepción notable de Lenin, la mayoría de las figuras principales son Judíos. Por otra parte, la inspiración principal y el poder conductor proceden de los líderes Judíos. Así Tchitcherin, ruso puro, es eclipsado por su subordinado nominal Litvinoff, y la influencia de rusos como Bukharin o Lunacharski no se puede comparar con la energía de Trotsky, o de Zinovieff, el dictador de la ciudadela roja (Petrogrado), o de Krassin o de Radek -- todos Judíos. En las instituciones soviéticas el predominio de Judíos es aún más asombroso. Y la parte prominente, si no de hecho la principal, en el sistema del terrorismo aplicado por las Comisiones Extraordinarias para combatir la Contra-Revolución, ha sido tomado por Judíos, y en algunos casos notables por Judías.

La misma prominencia malvada fue obtenida por Judíos en el breve período de terror durante el cual Bela Kun gobernó en Hungría. El mismo fenómeno se ha presentado en Alemania (especialmente en Baviera), en tanto en cuanto se ha permitido que esta locura haya hecho presa de la postración temporal del pueblo alemán. Aunque en todos estos países hay muchos no Judíos tan malos como el peor de los revolucionarios Judíos, la parte que representa el último en proporción a sus números en el conjunto de la población es asombrosa.

“Protector de los Judíos”
Es innecesario decir que las pasiones más intensas de venganza se han excitado en los pechos del pueblo ruso. Dondequiera que la autoridad del General Denikin podía alcanzar, siempre fue acordada protección a la población Judía, y se hicieron esfuerzos vigorosos por sus oficiales para prevenir represalias y se castigaron a los culpables de las mismas. Tanto es así que la propaganda de Petlurist contra el General Denikin lo denunciaba como el protector de los Judíos. Las Srtas. Healy, sobrinas del Sr. Tim Healy, relatando sus experiencias personales en Kieff, han declarado que sabían que en más de una ocasión oficiales que cometieron ofensas contra Judíos fueron degradados y enviados al frente. Pero las hordas de bandidos que infestan el conjunto del Imperio Ruso no vacilan, para satisfacer su lujuria por la sangre y por venganza a expensas de la población Judía inocente siempre que tienen una oportunidad. El bandido Makhno, las hordas de Petlura y de Gregorieff, que señalaron cada éxito suyo con las masacres más brutales, por todas partes encontraron entre la población mitad-estupefacta, mitad-enfurecida una respuesta ansiosa al antisemitismo en sus formas peores y más asquerosas. El hecho de que en muchos casos los intereses Judíos y los lugares Judíos de adoración son exceptuados por los Bolcheviques de su hostilidad universal ha tendido cada vez más a asociar la raza Judía en Rusia con las villanías que ahora se están perpetrando.

Un hogar para los Judíos

El Sionismo ofrece la tercera esfera a los conceptos políticos de la raza Judía. En contraste violento con el Comunismo internacional.

El Sionismo se ha convertido ya en un factor en las convulsiones políticas de Rusia, como influencia que compite en los círculos del Bolchevismo con el sistema comunista internacional. Nada podría ser más significativo que la furia con la cual Trotsky ha atacado a los Sionistas en general , y al Dr. Weissmann en particular. La penetración cruel de su mente no le deja ninguna duda de que sus esquemas de un estado comunista mundial bajo dominación Judía son frustrados y obstaculizados directamente por este ideal nuevo, que dirige las energías y las esperanzas de los Judíos en cada tierra hacia un objetivo más simple, más verdadero, y mucho más alcanzable. La lucha que ahora está comenzando entre los Judíos Sionistas y los Judíos Bolcheviques es poco menos que una lucha por el alma del pueblo Judío.
Publicar un comentario