Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

miércoles, 17 de octubre de 2007

La agenda neocón según Wesley Clark


Las nuevas memorias de Wesley Clark arrojan más luz sobre las estrategias secretas de la administración Bush para el cambio de régimen en Irán y en otros lugares.

Mientras que la Casa Blanca de Bush promueve la posibilidad de un conflicto armado con Irán, un pasaje tentador en las nuevas memorias de Wesley Clark sugiere que otra guerra es parte de una estrategia planificada desde hace tiempo por el Departamento de Defensa que prevé "cambios de régimen por la fuerza", en no menos de siete estados de Oriente Medio. Los críticos de la guerra a menudo han expresado sospechas de tales planes imperiales, pero esta es la primera vez que un alto ex oficial del ejército ha afirmado saber que existían esos planes.

La existencia de esa nota clasificada, sin duda, proyecta una dudosa luz no sólo sobre la decisión original de invadir Irak porque supuestamente Sadam Husein poseía armas de destrucción masiva, sino en los esfuerzos actuales para justificar e incluso iniciar una acción militar contra Irán.

En "A Time to Lead: For Duty, Honor and Country", publicado por Palgrave Macmillan el mes pasado, el ex general de cuatro estrellas, recuerda dos visitas al Pentágono tras los ataques terroristas de septiembre de 2001. En la primera visita, a menos de dos semanas después del 11 de septiembre, él escribe, "un importante general" le dijo, "Vamos a atacar a Irak. La decisión ha sido básicamente tomada."

Seis semanas más tarde, Clark regresó a Washington para ver al mismo general y le preguntó si el plan para atacar Iraq se estaba todavía examinando. La respuesta del general fue sorprendente:

"Oh, es peor que eso," dijo, sosteniendo una nota sobre su escritorio. 'Aquí está el informe de la Oficina del Secretario de Defensa [Donald Rumsfeld, entonces] en el que se esboza la estrategia. Vamos a tomar siete países en cinco años. Y los nombró, comenzando con Iraq y Siria y terminando con Irán. "

Aunque Clark no nombra a los otros cuatro países, se ha mencionado en entrevistas televisadas que la lista incluye el Líbano, Libia, Somalia y Sudán. De hecho, él ha descrito esta misma conversación en varias ocasiones durante el año pasado, incluso en un discurso en la Universidad de Alabama, en octubre de 2006, en una comparecencia en el programa de Amy Goodman "Democracy Now", difundido en marzo pasado, y más recientemente en una entrevista con el presentador de la CNN Wolf Blitzer en el programa "The Situation Room." En "Democracy Now", habló acerca de las reuniones y el memo con algo de más detalle, diciendo que había hecho la primera visita al Pentágono "en o alrededor el 20 de septiembre."

Clark dice que él no supo de la nota por la oficina de Rumsfeld. Cuando el general la tuvo por primera vez, recuerda que preguntó, "¿Es clasificada?" Recibió una respuesta afirmativa, según dijo, "Bueno, no me la muestren." Asimismo, dice que cuando vio al mismo general el año pasado, y le recordó su conversación, el funcionario le dijo: "Señor, ¡yo no le mostré esa nota!"

Durante la entrevista con Blitzer, Clark se echó para atrás ligeramente, admitiendo que la nota "no era [necesariamente] un plan. Tal vez se trata de una pieza. Tal vez se trataba de una especie de concepto teórico, pero era la clase de ideas que circulan en los círculos oficiales de esta ciudad ... que ha envenenado la atmósfera y ha hecho muy difícil para esta administración lograr algún éxito en la región. "

El libro de Clark también describe un encuentro hace casi una década con la eminencia neoconservadora Paul Wolfowitz, el ex subsecretario de Defensa de Rumsfeld, quien dimitió bajo una nube de escándalo del Banco Mundial en la primavera pasada. En mayo de 1991, según Clark, había mantenido una conversación con Wolfowitz, entonces el tercer rango civil más importante en el Pentágono, en la que le felicitó por el éxito de la Guerra del Golfo.

"La jodimos y dejamos en el poder a Saddam Hussein. El presidente [George H. entonces W. Bush] cree que será derrocado por su propio pueblo, pero yo lo dudo", cita Wolfowitz lamentándose. "Pero sí aprendí una cosa que es muy importante. Con el fin de la Guerra Fría, ahora podemos utilizar nuestro poder militar con impunidad. Los soviéticos no vendrán a bloquearnos. Y tenemos cinco, alrededor de 10 años, para limpiar estos viejos regímenes amigos de los soviéticos, como Iraq y Siria, antes de que la próxima superpotencia sea un reto para nosotros ... podríamos tener un poco más de tiempo, pero nadie sabe realmente. "

Más de un decenio y medio más tarde, la obsesión neoconservadora por el cambio de régimen persiste y florece en los límites superiores de la administración Bush, donde el vicepresidente Dick Cheney presiona para la acción contra Irán. (Por supuesto, por derrocar a Saddam y poner a los chiítas en el control de Irak, el Presidente Bush y Cheney ya han hecho más para fortalecer a Teherán que los mullahs en el poder jamás podrían haber imaginado en sus fantasías más queridas.) Los motivos declarados van desde la sospecha del patrocinio de Irán en los ataques contra tropas de EE.UU. en Irak a su inquietante búsqueda de energía nuclear, pero las acusaciones de Clark sugieren firmemente que los políticos Americanos decidieron hace años la guerra, no importa lo que Teherán terminó haciendo.

Tal vez es el momento para que los comités apropiados del Senado y el Congreso empiecen a hacer preguntas más difíciles acerca de estas estrategias secretas de la administración para el Medio Oriente. Se podría comenzar entrevistando a Clark a puerta cerradaas acerca de este informe clasificado -- y en qué medida estas ideas tan extremas han promovido la "guerra permanente" que es fundamental para la ideología neoconservadora.
Publicar un comentario