Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

miércoles, 30 de abril de 2008

¿Es inminente la guerra con Iran?


Artículo de Justin Raimondo.

Los disparos ya han empezado en el Golfo Pérsico – y hay muchas posibilidades de que EEUU entre en guerra con Iran antes de que el Presidente Bush finalice su mandato. Un barco norteamericano - el Western Venture – se nos dice que estaba en aguas internacionales cuando patrulleras iraníes se le aproximaron. Los norteamericanos dispararon. Iran lo niega todo. Sin embargo recordemos que en el útimo incidente, en el que se apresaron marineros británicos, también se dijo que estaban en aguas internacionales – excepto que, resultó que no estaban en aguas internacionales, sino en aguas en disputa, como se especulaba aquí. Claramente, los EEUU y el Reino Unido están intentando desencadenar un nuevo conflicto con provocaciones descaradas.

Las indicaciones de un ataque inminente – el último incidente, el constante flujo de acusaciones procedentes de los EEUU. en relación a la influencia iraní en Irak, la charada nuclear, etc. – de repente han dado un giro más siniestro con las declaraciones del oficial de más rango de los EEUU, diciendo que los EEUU estaban sopesando emprender una acción militar contra Iran.

El Almirante Michael Mullen, presidente de la Junta de Jefes del Estado Mayor, dijo que un conflicto con Iran sería extremadamente estresante, pero no imposible para las fuerzas de los EEUU.

La amenaza demagógica de Hillary Clinton de "borrar" Iran, la pronunció en la televisión nacional justo antes de las primarias de Pennsylvania, y tenían como intención respaldar su nueva imagen de macho en contraste con Barack "Arugula" Obama. Es la vieja política, intentando revivir la dicotomía entre los estados rojos y azules, y nos está conduciendo a la guerra con Teheran.

McCain, también, se beneficia por la escalada de tensiones en el Golfo Pérsico.

Detrás de este frente a favor de la Guerra está el lobby Israelí. Desde 1993, el Lobby ha estado pidiendo que los EEUU adopten una postura más agresiva hacia los mullahs de Teheran, y, con pocas excepciones han tenido éxito.

La política de la "contención dual," concebida por la administración de Clinton a principios de los años 1990, significaba que los EEUU tendrían relaciones hostiles con Irak e Iran. La política, como señalan John J. Mearsheimer y Stephen Walt, "era esencialmente una copia de la propuesta de Israel." Significaba estacionar tropas en Arabia Saudí y Kuwait para compensar una supuesta amenaza a los intereses americanos. Sin embargo no había razones para creer que Teheran tuviera intenciones hostiles hacia los EEUU en esos años, el presidente iraní Akbar Hashemi Rafsanjani estaba deseando establecer relaciones amistosas con los EEUU. Mientras crecía la presión para abandonar la política de "contención dual" e iniciar una política más constructiva que diera más flexibilidad a los EEUU, el Lobby continuó la ofensiva con una incesante campaña para imponer sanciones económicas a Iran.

Los iraníes, determinados en señalar su deseo de ser razonables, eligieron una compañía petrolífera norteamericana, Conoco, para desarrollar los yacimientos petrolíferos de Sirri. Como señala Trita Parsi en Alianza Traidora: Los acuerdos secretos de Israel, Iran, y los Estados Unidos:


"Para el AIPAC, el trato de Conoco 'era una coincidencia y un objetivo conveniente.' La organización se apresuró para usar la oferta iraní no solo para torpedear el acuerdo Conoco, sino también para terminar con todo el comercio entre los EEUU e Iran. En un informe fechado el 2 de abril de 1995, titulado 'Sanciones contra Iran: Un Plan de Acción,' AIPAC argumentó que Iran debía ser castigada por sus acciones contra Israel. 'Los líderes de Iran rechazan la existencia de Israel. Además, Iran ve el proceso de paz como un intento de EEUU para legalizar la ocupación de Palestina por Israel'. Presionado por el Congreso, AIPAC, y los israelíes, el Presidente Clinton rápidamente rompió el trato decretando dos leyes que prohibían todo comercio con Iran. La decisión fue anunciada el 30 de abril por Clinton en un discurso ante el Congreso Mundial Judío."

Esto seguía sin ser suficiente para el Lobby, quien presionó al Senador Alphonse D'Amato para introducir una ley que impusiera sanciones a cualquier país que negociara con Libia o Iran. Ni un solo voto contrario obtuvo la Iran-Libya Sanctions Act en el Congreso ni el Senado. El Lobby se aseguró que la oferta de paz iraní fuera rechazada – y el president se acordó de quién estaba realmente al cargo de la política exterior de los EEUU en el Oriente Medio.

El asunto Conoco debería despejar cualquier mito sobre el supuesto poder supremo del lobby petrolífero como factor decisivo en la formación de la política de los EEUU en la región: el lobby israelí es el que gobierna.

De la contención dual a la transformación regional y "cambio de régimen" no era un camino demasiado largo. Después del 9/11, Washington se embarcó en una campaña para derrocar a los gobiernos de Irak, Iran, Siria, y desembarazarse de Hezbollah en el Líbano. En cuanto se declaró en Irak la supuesta "misión cumplida", los israelíes y sus seguidores americanos empezaron a pedir acciones contra Iran.

En una entrevista con Times of London, Ariel Sharon declaró que Washington debería atacar Teheran "el día después que cayera" Baghdad. A finales de abril del 2003, el embajador israelí en Washington se quejaba declarando que la caída del régimen de Saddam no era "suficiente."

Shimon Peres escribió en una op-ed en el Wall Street Journal titulado "Debemos unirnos para evitar un Ayatollah Nuclear." Los neocones celebraron una conferencia dedicada a incitar la histeria de la guerra contra Teheran, con todos los sospechosos habituales – Michael Ledeen, Bernard Lewis, Reuel Marc Gerecht – como asistentes. El grito era: "¡Cambio de Régimen!" La única disputa era sobre qué faccion en el exilio debía ser apoyada: los royalistas, o los neo-Marxistas Mujahideen-e-Khalq (MEK) y sus numerosos grupos en los EEUU y Europa.

Sus posiciones acerca del peligro nuclear que representa Iran, han sido definitivamente puestas en duda por las estimaciones de la inteligencia norteamericana, que dicen que Teheran abandonó su programa nuclear hace ya tiempo. Todos esos diagramas y documentos del MEK resultaron ser falsos.

Si algo de esto suena familiar, entonces debería. Los esfuerzos del Lobby no se limitan a la guerra de propaganda. El juicio a los espías del AIPAC – en el que dos altos oficiales del poderoso Lobby pro-Israelí han sido procesados por pasar secretos a funcionarios de la embajada israelí– forma parte de los intentos de Israel para penetrar en las discusiones gubernamentales de los EEUU en relación a Iran, con el objetivo de ejercer la máxima influencia en los círculos de mayor poder de los EEUU.

Israel considera a un Iran con armas nucleares como una "amenaza existencial" al estado judío. Su argumento es algo así como: Iran no es un estado normal, lo dirigen ideólogos profundamente impregnados de visiones religiosas apocalípticas que solo pueden conducir a la guerra. La disuasión no significa nada para ellos. Quieren un exterminio nuclear de ellos mismos, Israel y los EEUU, porque cumpliría las antiguas profecías y significaría el retorno del Mahdi, o algo así.

Eso no tiene más sentido que decir que el "cristiano nacido de nuevo" George W. Bush tiene intención de provocar una guerra nuclear en Oriente Medio para acelerar la Segunda Venida de Cristo y el Reino de Dios en la Tierra. Los cristianos dispensacionalistas están en esa línea, y son por cierto los soldados de a pie del Lobby israelí en América, un grupo que ha sido activamente cortejado por el candidato presidencial del GOP John McCain en la persona del Reverendo John Hagee. Rev. Hagee es un feroz anti-Católico y un fanático desesoso de una guerra nuclear en el Oriente Próximo, como cumplimiento de la profecía bíblica. Hagee ha comparecido como estrella invitada de la AIPAC.

Esta administración, que ha sido la esclava del Lobby israelí como ninguna otra, ha ido subiendo el tono en su guerra de palabras con Teheran desde Enero de este año, y, mientras el reinado de Bush tiene un final nada glorioso, aparentemente puede haber un último acto de perfidia de los neocones: una guerra con Iran que haga parecer a la de Irak un "juego de niños" en comparación.

Iran, ha firmado el Tratado de No proliferación Nuclear, dice que no busca armas nucleares. Esto es mucho más de lo que puede decir Israel. Todos sabemos que Israel tiene armas nucleares – una tecnología que probablemente le robaron a los EEUU – y es uno de los pocos países civilizados que no ha firmado el Tratado de no proliferación nuclear.

Si alguna vez algún país usa las armas nucleares en el Oriente Medio probablemente será Israel. Como Henry Kissinger dijo en1969 en una memo para Richard Nixon: "Los israelíes, son uno de los pocos pueblos genuinamente amenazados en su supervivencia, y tienen mayor probabilidad que otros estados de utilizar sus armas nucleares."

En una palabra, no cabe para Iran el derecho a defenderse en un mundo de "hegemonía global benevolente" auspiciado por los EEUU; eso, junto a la soberanía nacional, ha sido abolido. El desafío se castiga con una campaña implacable de cambio de régimen para esa nación. Todas las señales, indican que Iran será la próxima víctima propiciatoria que servirá de ejemplo disuasorio.
Publicar un comentario