Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

viernes, 31 de octubre de 2008

El fracaso de la presidencia de Bush

Desde un punto de vista económico, la administración Bush-Cheney deja tras de sí un enorme lío financiero y económico. De hecho, esta administración ha traído la miseria a América debido a sus erróneas políticas económicas que han conducido a una montaña de deuda y han dejado maltrecha la industria bancaria de los EEUU y su economía, mediante una desregulación inadecuada para enriquecer a personajes codiciosos, a timadores de las corporaciones, y a otros granujas.

Al hacer eso, ha dado poder a los especuladores millonarios parásitos, y ha convertido al sector financiero en un casino, poniendo en peligro a toda la economía.

Para completar el cuadro, la administración Bush-Cheney ha vacíado las arcas públicas, debilitado la moneda americana, y ha alimentado la deflación, la inflación y, finalmente, estagflación y lo que puede acabar siendo una recesión muy seria.

En los 8 últimos años, la administración Bush-Cheney ha adoptado una política de laissez-faire. Ha propugnado la desregulación económica, empezando con la Securities and Exchange Commission. Ha perseguido una política agresiva de desregulación de los grandes bancos de inversión, que ha llevado a que se autoregulen y que ha permitido que construyan esta montaña de débiles instrumentos de deuda y arriesgados productos financieros derivados, como nunca antes se había conocido.

Hizo lo mismo con otras agencias regulatorias, la Consumer Product Safety Commission, la Environmental Protection Agency, la de seguridad de los trabajadores y las de transporte.

No es casualidad que la administración Bush-Cheney ha presidido uno de los peores colapsos financieros y crisis crediticias de la historia de los EEUU, al poner al frente de las agencias reguladoras a sinvergüenzas cuya misión era dejar que los especuladores y manipuladores del mercado se forraran. El resultado ha sido la creación de una economía especulativa parecida a un casino que ahora se derrumba.

Con Bush-Cheney, los mercados financieros han sido manipulados por los banqueros y por voraces hedge funds, ya que la regulación pública fue reducida a un mínimo.

Millones de norteamericanos han perdido sus hogares y muchos más han visto como sus ingresos por trabajo y por pensiones se han reducido por la inflación y cierre de empresas. Muchos más perderán sus empleos en los próximos meses, mientras que otros habrán de retrasar su jubilación a causa de la desaparición de sus fondos de pensiones.

Goldman Sachs ha jugado un considerable papel en la administración Bush-Cheney. El Jefe de Gabinete del Presidente Bush, Joshua Bolten, procede de Goldman Sachs. Y parece como si no se quiere ver el conflicto de intereses de otros servidores públicos que ahora han de administrar el plan de rescate, dentro del Tesoro de los EEUU, y que en los próximos meses estarán en las instituciones financieras privadas que recibirán el dinero del contribuyente. Es lo mismo con muchas de las cosas que hace el Tesoro de los EEUU. —¡Hasta el Gobernador del Banco de Canadá, Mark Carney, trabajó en Goldman Sachs!

La administración Bush-Cheney ha patrocinado un descomunal rescate de los bancos de inversión de Wall Street (que fueron desregulados el 28-3-2004) y otras instituciones financieras que realizaron arriesgadas inversiones.

La administración Bush dará centenares de miles de millones de dólares a cambio de acciones sin derecho a voto en los bancos y aseguradoras en apuros, de tal manera que no pueden decidir la administración de dichas entidades, y de ese modo, si el rescate tiene éxito, la mayor parte de los beneficios irían a los propietarios de los bancos y a sus ejecutivos, pero si las cosas van mal, los contribuyentes pagarán el pato.

Algunos dicen que esto es un ejemplo de socialismo corporativo para los ricos. De hecho no se trata de socialismo, sino de extorsionismo al más alto nivel.

Bush será también recordado por haber financiado su criminal y mal concebida guerra de agresión contra Irak de 3 billones de $, que ha empeorado la situación financiera de los EEUU en el mundo, quizás de forma irreversible. Bush deja tras de sí un lío financiero como no se veía desde las grandes depresiones de los años posteriores a 1873 y 1929.

Para ser justos, debe decirse que muchos demócratas han apoyado a Bush en la guerra de Irak y han votado su financiación.

Los norteamericanos hoy son más pobres y las diferencias entre los muy ricos y los pobres se han agigantado.

Han intentado resucitar la Guerra fría, no solo atacando a Irak, un país que nunca había atacado a los EEUU, sino que han hecho lo que han podido para resucitar la Guerra Fría con Rusia. Hicieron eso derogando unilateralmente el Tratado de Misiles Antibalísticos, transformando la OTAN en una alianza militar ofensiva e instalando anti-misiles, controlados por soldados estadounidenses, en los antiguos países del Pacto de Varsovia, en Polonia y en Chequia, y en antiguas repúblicas soviéticas, justo al lado de las fronteras con Rusia.

La administración Bush-Cheney diseñó una política de acoso a Rusia armando a estados clientes pro-occidentales. Han provocado a Rusia incorporando seis naciones del antiguo Pacto de Varsovia y tres ex-repúblicas soviéticas a la OTAN. Apoyaron abiertamente la agresión de Georgia a Osetia del Sur. Todo esto prueba la campaña de provocación contra Rusia diseñada para resucitar la Guerra Fría, incrementando peligrosamente los riesgos de guerra nuclear.

Han sido muy irresponsables al provocar a Rusia.

George W. Bush ha traido corrupción e incompetencia, ha aprobado la tortura, ha actuado con mentalidad dictatorial y gangsteril en su trato con el Congreso, con los militares, con otros gobiernos y con los oponentes políticos en general. Por ejemplo, Bush ha despedido a más generales y almirantes que ningún otro jefe de estado desde Adolf Hitler en Alemania. Entre otros, Bush despidió o forzó el retiro del General Eric K. Shinseki; el General John Abizaid; el General George Casey; y el Almirante William J. Fallon.

La administración Bush-Cheney ha usado técnicas de propaganda dignas de las dictaduras. Ha lanzado campañas sofisticadas de propaganda para manipular la información y la opinión pública. Ha subvertido las principales redes de radio y TV con falsos "analistas" independientes.

Ha pagado a periodistas para que apoyaran los programas gubernamentales. Ha intervenido dentro de las organizaciones de noticias, haciendo despedir a productores y periodistas contrarios al Gobierno.

El resultado es que nunca hubo en los EEUU unos medios tan corruptos y cómplices de la administración Bush-Cheney

Rodrigue Tremblay es profesor eméritus de economía en laUniversidad de Montreal y puede ser contactado en mailto:rodrigue.tremblay@%20yahoo.com. Es el autor del libro 'The New American Empire'.

Tiene un blog en www.thenewamericanempire.com/blog.
Es el autor de la Website: www.thenewamericanempire.com/
Publicar un comentario