Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

miércoles, 18 de abril de 2012

Marx y Engels illuminatis (VII)

Continuamos el libro de Juri Lina "Bajo el Signo del Escorpión"
Viene de aquí.
Empieza aquí.


MARX Y ENGELS COMO ILLUMINATIS

Hoy en día pocos saben que Moses Hess estaba conectado al Illuminati. Fue él quién introdujo a Marx y a Engels al Illuminati.

El 5 de julio de 1843, en la Logia ‘Le Socialiste’ en Bruselas, el líder Masónico Ragon, presentó el proyecto para el plan de acción revolucionario, que después, fue desarrollado en el "El Manifiesto Comunista".

La Logia ‘Le Socialiste’ envió la propuesta a la autoridad Masónica más grande de Bélgica, el Consejo Supremo de Bélgica, y decidieron aceptar el programa del anarquista Ragon unánimemente, como "correspondiente a la doctrina masónica con respecto a la cuestión social, y que el mundo que está unido al Gran Oriente debería, con todos los medios concebibles, trabajar para llevarlo a cabo".(Boletín del Gran Oriente, junio de 1843).

El 17 de noviembre de 1845, Karl Marx se incorporó como miembro de la Logia ‘Le Socialiste’. En febrero de 1848, Marx publicó su "Manifiesto Comunista" bajo las órdenes de la dirección masónica.

Marx y Engels fueron francmasones del grado 31. (Vladimir Istarkhov, "La Batalla de los Dioses Rusos", Moscú, 2000, pág. 154.)

En 1847, Marx y Engels se incorporaron a la Liga de los Hombres Justos, una de las ramas ocultas del Illuminati, donde el judío Jakob Venedey jugó un importante rol.

Esta organización secreta, fue fundada en 1836 en París, por socialistas judíos "revolucionarios." El 12 de mayo de 1839, La Liga de los Hombres Justos, junto con otro grupo conspirativo, 'Las estaciones', intentaron tomar el poder en Francia bajo la dirección de los francmasones judíos Joseph Moll, Karl Christian Schapper y el fundador de la organización, el francmasón Louis Auguste Blanqui. El intento falló y Blanqui fue encarcelado. Los líderes escaparon a Londres donde La Liga de los Hombres Justos se transformó en una organización de subversivos internacionales, encabezados por Joseph Moll y Karl Schapper. Intentaron también un golpe similar en Polonia y en Francia en 1831 que también fallaron.

La élite financiera y el Illuminati necesitaban una ideología conveniente para camuflar sus aspiraciones por el Poder. Quisieron llevar a cabo ciertos planes conspiracionales y al mismo tiempo propagar el ateísmo.

Los trabajadores pasaron a ser sus "tontos útiles", quienes podrían ser usados como excelentes herramientas ciegas que ellos esperaban poder manipular lo más eficazmente posible. Para llevar a cabo su conspiración en nombre de las clases trabajadoras tenían que cultivar y formar todos los tipos de comunistas y utopías socialistas. Hess y Marx esperaban aprovecharse de la envidia del proletariado tonto, para provocar un infierno en la tierra, donde el temor, el sufrimiento, el terror y la traición lo controlaran todo - Comunismo.

Esta es la razón por la cual Moses Hess, sugirió transformar La Liga de los Hombres Justos en un Partido Comunista en noviembre de 1847. Junto con Engels, Marx reorganizó (término soviético) la Liga antes del fin del año.

Moses Hess, Karl Marx, Friedrich Engels, Wilhelm Weitling, Hermann Kriege, Joseph Weydemeyer, Ernst y Ferdinand Wolf jugaron roles importantes.

Marx fue comisionado para escribir el Manifiesto del Partido Comunista, según la Enciclopedia Soviética-Estonia. Fue Moses Hess quien le hizo desarrollar la religión de la revolución socialista. Marx hizo esto con la cooperación del tratante de esclavos, Jean Lafitte-Laflinne.

"El Manifiesto Comunista" fue publicado en Londres. En este documento, Marx había desarrollado sólo un poco más allá las ideas de los líderes del Illuminismo, Adam Weishaupt y Clinton Roosevelt. Usó al mismo tiempo, la experiencia conspiracional del comunista Utópico e Illuminatus, François Noel Babeuf (1760-1797) para mostrar el camino a la revolución Socialista (Illuminista).

De esta forma, el Comunismo y el Socialismo se transformaron en los nombres codificados del programa del Illuminati, el cual extinguiría todos los principios morales, para lo cual todo estaba permitido. Después de esto, el Illuminati, hizo todo lo posible para diseminar la nueva religión cuyo profeta y apóstol sería Karl Marx, quien escribió: “Un fantasma acecha a Europa - el espectro del Comunismo”. (“Manifiesto Comunista”)

Contra las religiones competidoras, Marx levantó el eslogan "¡La Religión es el opio de los pueblos!" Comenzó a propagar a diestra y siniestra la idea que la vieja sociedad sólo podía acabarse por "un único método - el terrorismo revolucionario".

En "El Manifiesto comunista", Marx y Engels abiertamente declaraban que debe usarse la fuerza para conquistar el mundo: "¡Las clases gobernantes temblarán ante la próxima Revolución comunista!". "Sólo podremos alcanzar nuestras metas derrocando violenta y totalmente el orden establecido".

En "Das Kapital" (1867), Marx también creyó completamente necesario enfatizar la necesidad de la violencia en las acciones socialistas. Escribió: "La Violencia es la partera que ayuda a salir a la nueva sociedad del útero de la antigua."

Eslóganes como "¡Trabajadores del Mundo, Uníos!" fueron necesarios para conseguir el ejército de ciegos que ayudaran al Illuminati a tomar el poder, antes de que fueran dominados y finalmente esclavizados - todo esto en nombre de "traer-la-luz" del Comunismo.

La lucha de Clases era para abolir muchas de las libertades individuales y simplificar la extinción de enraizados valores y creaciones culturales.

Marx enfatizaba ávidamente que el Socialismo era imposible sin revolución. Naturalmente, estas "teorías" Marxistas estaban llenas de contradicciones. La "doctrina" de Marx sólo se preocupaba de la forma en que el trabajo físico creaba bienes. En contraste, él no reconocía el pensamiento creativo, que podría decirse que da forma al mundo en mayor extensión.

De esta manera demostraba, a cualquiera con algo de visión, que sus teorías sólo estaban dirigidas como señuelo para los trabajadores y así aprovecharse de su inmadurez intelectual sin ningún pudor. Las personas inteligentes y dotadas que no estuviesen de acuerdo, estarían destinadas a perecer.

Exhortó a los revolucionarios para no ser ni generosos ni honestos y definitivamente para no ponerse nerviosos ante la perspectiva de una guerra civil. (K. Marx y F. Engels, "Trabajos", Moscú, Volumen 33, pág. 772.) El resultado fue, que los marxistas establecieron una nueva y completa forma de propaganda predicando mentiras a un pueblo simple y descontento.

Marx recomendaba la industrialización de la sociedad para que las masas encontraran empleo. De esta manera podrían ser reclutadas como obreros.

Tanto si se necesitaban o no los productos de la industria no era importante para el Illuminati, tampoco si el proceso de producción dañaba el ambiente. Si las personas quedaban desempleadas y con tiempo para pensar, el violento régimen del Illuminati podría estar en peligro.




1848: EL AÑO DE LA REVOLUCIÓN - LA PRIMERA OLA -

Sólo unos meses después de la fundación del Partido Comunista, las revoluciones comenzaron a "brotar" en varios países. 1848 se transformó en el gran año de las revoluciones. La familia de los Rothschild estaba a cargo del aspecto financiero y la Liga de los Comunistas a cargo de la planificación.

Los Rothschilds se habían enriquecido enormemente en su relación con la Revolución francesa, (1789 - 1799) cuando los imperios o los reinos necesitaron pedir dinero prestado en cantidades mucho mayores que en el pasado.

Los Rothschilds tenían el mejor sistema de información de Europa, con sus propios mensajeros, que siempre se las arreglaban para traerles las noticias decisivas, (ejemplo de esto fue el resultado de la batalla de Waterloo) antes que los gobernantes tuvieran alguna idea de ellas, según Derek Wilson, "La Familia de los Rothschild". En 1847, Lionel Rothschild había llegado a a ser el primer judío miembro del Parlamento británico.

El ex oficial prusiano, August Willich, fue nombrado líder de los terroristas. Más tarde llegó a ser General en el ejército de la Unión en la Guerra Civil norteamericana, donde se hizo tristemente famoso por las increíbles atrocidades que cometió.

La Liga de los Comunistas tenía 400 miembros en ese tiempo, según la Enciclopedia Soviética-Estonia. Algo más de 40 escandinavos también tomaron parte.

Las "revoluciones" estallaron por la mitad de Europa, principalmente azuzadas por lluminatis judíos o por secuaces. Todo empezó cuando una mano invisible aprovechó la ocasión de una pobre cosecha de granos en 1846. El grano fue comprado súbitamente en grandes cantidades. Durante los años 1847-1848, los precios se duplicaron y triplicaron mientras los comestibles eran enviados a bodegas secretas.

Las poblaciones comenzaron a sentir el hambre y al poco tiempo las condiciones estaban maduras para las sangrientas revueltas. El comprador de todo el grano fue el empresario judío Ephrasi, que actuaba al servicio de James Rothschild.

Una conferencia masónica fue organizada en Estrasburgo, Alsacia, en mayo de 1847, donde se tomó la decisión de organizar la revolución para la primavera de 1848. Entre los delegados había importantes judíos Illuminati y francmasones tales como Alphonse Lamartine (1790-1869), quienes se pensaba, serían los que tomarían el control del nuevo gobierno revolucionario temporal en Francia (él era oficialmente Ministro del Exterior), Adolphe (Isaac Morse) Cremieux, el banquero Michel Goudchaux (1797-1862), León Gambetta, Simón y Louis Blanc de Francia (todos llegaron a ser famosos líderes de la revolución en París en la primavera de 1848), Joseph Fickler, Friedrich Franz Karl Hecker (1811 - 1881), Georg Herwegh, Robert Blum, Ludwig Feuerbach (1804-1872) y Johann Jacoby (1805-1877) de Alemania (todos ellos jugaron roles importantes en la "revolución").

El banquero judío y francmasón Ludwig Bamberger (1823-1899) lideró la "revolución" en Alemania en 1848. Fundó el Banco Central de Alemania en 1870.

Adolphe Cremieux sirvió como Ministro de Justicia en el gobierno revolucionario. Fue Cremieux quien en mayo de 1860, junto con el Rabino Elie-Aristide Astruc, Narcisse Leven, Jules Garvallo y otros, fundaron en París, la gran Logia Masónica judía 'L'Alliance Universelle Israelita' que usó a B'nai B'rith como su órgano ejecutivo.

En 1863, Cremieux llega a Presidente del Comité Central del movimiento. El lema de esta organización fue: "Todos los Israelitas son camaradas! "

Adolph Isaac Cremieux que era un abogado muy conocido, un político "liberal" y Gran Maestro de la Orden del Rito 'Memphis-Misraim' y Maestro del 'Gran Oriente' de Francia habló abiertamente en su manifiesto en la Logia 'Alianza Universal Israelita':
"La unión que nosotros crearemos no será francesa, inglesa, irlandesa o alemana, sino una Unión Mundial judía... Bajo ninguna circunstancia un judío debe entablar amistad con un cristiano o un musulmán; no antes que llegue el momento en el que el Judaísmo, la única verdadera religión, brille sobre el mundo entero".
Cremieux (Grado 33°) también trabajó estrechamente con el poderoso judío inglés Chaim Montefiore (1784-1885). Juntos, salvaron a dos asesinos que habían participado en rituales judíos de sangre y que habían admitido sus crímenes en Damasco.

Sicilia vino primero. El 12 de enero de 1848, los "revolucionarios" en Palermo, simplemente declararon Sicilia independiente. El 8 de febrero, el movimiento revolucionario fue organizado en Piamonte. La revuelta comenzó en Tuscany el 17 de febrero. Todo estaba coordinado por dos líderes judíos del Illuminati, Giuseppe Mazzini y Adriano Lemmi. Este último era un hábil conspirador revolucionario que llegó a ser Gran Maestro del Gran Oriente en 1885.

El francmasón y Gran Maestro, Giuseppe Garibaldi (Grado 33°), también tomó parte en la planificación. Después, comenzaron a actuar en Francia. Una revuelta fue avivada en París el 22 y 23 de febrero. Isaac Cremieux se aseguró que Louis Philippe fuese destronado y huyera a Londres el 24 de febrero.

Lamartine tomó el poder. Exactamente el mismo día, el 24 febrero, "El Manifiesto Comunista" fue publicado. Los alborotos ocurrían en varias partes.

MARZO DE 1848 – EL PLAN PREVISTO

Si miramos más profundamente, el momento en el tiempo que estallan las "revoluciones" en diferentes lugares, en marzo de 1848, vemos una clara conexión que revela un preparado plan detrás de los eventos.

El 5 de marzo, el así llamado, pre-Parlamento, celebró una reunión en Heidelberg, presidida por el Gran Maestro de la Logia Masónica local y asistida principalmente por judíos que también tomaron parte en la conferencia del Illuminati en Estrasburgo. El 11 de marzo, el Illuminati fundó el Concilio de Saint Wenceslas - Vaclav - en Praga.

Los violentos incidentes en esta serie de eventos comenzaron el 13 de marzo con la rebelión en la capital austríaca, Viena. Los arquitectos detrás de la acción fueron dos médicos judíos, Adolfo Fischhof y Joseph Goldmark.

El 14 de marzo una "revolución" ocurrió en Roma. El líder aquí fue Giuseppe Mazzini quien declaró la república en los Estados Papales. Esta república fue aplastada después, a pesar de la férrea defensa de Garibaldi.

Una revuelta en Pest, Hungría, había sido planeada de antemano para el 15 de marzo. Los líderes de la revuelta húngara fueron el judío Mahmud Pascha (Freund), quien organizó el golpe en Budapest, y el francmasón Lajos Kossuth que actuó en provincias.

La intención era celebrar el asesinato del Emperador romano Gaius Julius Caesar que sucedió el mismo día del año 44 A.C. La Logia masónica, el Gran Oriente todavía alaba a Brutus por este asesinato. Se habían planeado alborotos en Nápoles y París durante el mismo día.

El 18 de marzo se transformó en un día especial. Entonces los poderes oscuros agitaron rebeliones en Milán y Estocolmo y una revolución en Berlín. La revolución en Berlín fue dirigida exclusivamente por francmasones judíos. Las acciones en este sábado, fueron planificadas para que tuvieran lugar al mismo tiempo en Milán, Berlín y Estocolmo.

El 18 de marzo fue un día importante para los francmasones judíos. El Gran Maestro judío de los Caballeros Templarios, Jacques de Molay, había sido quemado en la estaca en París, en este mismo día en 1314. Estas revueltas fueron pensadas como una venganza por su ejecución y por la abolición de los Caballeros Templarios dos años antes, todo lo cual fue hecho bajo la órdenes de Philip el Justo (1268-1314).

Estos planes de venganza incluían el asesinato del Rey prusiano Wilhelm IV (1795-1861) en Berlín, para después nombrar al Illuminatus Mikhail Bakunin dictador de Prusia. Pero los planes fueron frustrados cuando un sujeto fiel advirtió a su rey. Le obligaron, sin embargo, a capitular y hacer grandes concesiones. Johann Jacoby dirigió la revuelta.

Estos planes de venganza se pusieron nuevamente en acción 23 años más tarde el 18 de marzo de 1871,- cuando la Comuna de París fue proclamada. Después, en la Unión Soviética, este día fue celebrado como el día de la Ayuda Roja.

Los problemas también alcanzaron Estocolmo, mucho más rápido que un caballo al galope (el medio más rápido de comunicación en ese momento). Aquellos alborotos fueron los eventos más sangrientos, más violentos de la historia de la ciudad.

Buny Ragnerstam declara en su libro "Arbetare i rorelse" / "Obreros en Acción" (Estocolmo, 1986) que 18 personas murieron durante los enfrentamientos. Los instigadores eran de la Asociación Comunista en Estocolmo, fundada en el otoño de 1847. Esta organización tenía conexiones con la Liga Comunista europea. El poder detrás de la operación fue el escritor judío, Christoffer Kahnberg, que también escribió las proclamas que se anunciaron por toda la ciudad: "¡A Destruir la nobleza y darle sus derechos a la burguesía y a los obreros!" "¡La hora de revolución ha llegado!" "¡Abajo el gobierno!" (En este momento, Suecia tenía un rey liberal, Oscar I). "¡Larga vida a la libertad, igualdad y la fraternidad!"; "¡Larga vida al pueblo!"; "¡Larga vida a la República!".

El 17 de marzo, fue organizada la revuelta contra los austriacos en Venecia. En el mismo día, los "revolucionarios" liberaron a Daniele Manin (1804-1857), un francmasón judío y agente de Giuseppe Mazzini. El 18 de marzo, lideró el intento de tomar el poder. Después de derrotar a los austriacos el 22 de marzo, Manin proclamó la república de Venecia, la dirección la componían francmasones entre quienes estaban dos "revolucionarios" judíos: León Pincherle e Isaac Pesaro Maurogonato. El hecho que
estos dos eran judíos, es verificado en la Enciclopedia Judaica.

Según el programa de Mazzini (1848), Austria-Hungría tenían que dejar de existir como estado.

La revolución europea debía comenzar por consiguiente en Italia, y eventualmente llevar a la formación de los Estados Unidos de Europa.

El abogado Daniele Manin que venía de una conocida familia judía de Medina fue nombrado 'presidente' (dictador de hecho) de la República de Venecia en agosto de 1848. Los austriacos lograron eventualmente aplastar esta república el 22 de agosto de 1849 y Manin huyó junto con otros Illuministas judíos y conspiradores Masónicos a París dónde se quedó para el resto de su vida. Judisches Lexikon (Berlín, 1929, Vol. 3, pág. 1363) confirma también que Daniele Manin era judío.

Durante la revolución de marzo en Munich, los francmasones forzaron al Rey Bávaro Ludwig I, a abdicar. El 21 de marzo, la "revolución" comenzó en Schleswig después de una marcha de los daneses. En nuestros libros de historia, esas acciones fueron supuestamente "espontáneas" por parte del pueblo.

LA SEGUNDA OLA 1848 – 1849

El 12 de abril, el judío Friedrich Hecker organizó un alboroto en Baden.

El 15 de mayo los francmasones comenzaron la segunda rebelión en Viena, después de la cual obligaron a que el emperador abdicara.

La "revolución" en Bohemia (ahora Czechia) culminó con la rebelión en Praga el 12 de junio de 1848. Esta fue aplastada casi inmediatamente, el 17 de junio.

Según la Enciclopedia Soviética-Estonia, esta acción fue organizada en Praga por el Illuminatus Mikhail Bakunin, tal como lo fue la "revuelta" en Dresde el 3 de mayo de 1849, que también fue aplastada rápidamente, fue después de esto que Bakunin huyó de la ciudad el 9 de mayo. Bakunin había sido miembro del gobierno revolucionario temporal en Dresde. Posteriormente fue sentenciado a muerte y extraditado a Rusia. En 1861, escapó de Siberia a Japón y luego regresó a Europa.

El 22 de junio de 1848, nuevos disturbios fueron instigados en París. El 18 de septiembre, fue organizada la rebelión en Frankfurt. El 6 de octubre fue hecho un tercer intento de 'revolución' en Viena. Adolfo Fischhof tomó el puesto de jefe del comité de seguridad. Se transformó en un verdadero dictador en Austria. La "revolución" fue aplastada afortunadamente el 31 de octubre.

El 5 de noviembre, la rebelión comenzó nuevamente en Roma. Todo esto se repitió en muchos lugares a través de Europa. En Italia, la república revolucionaria fue liquidada el otoño de 1849. Las milicias populares también fueron organizadas durante esta ola de revoluciones.

Detrás estas acciones alrededor de Europa en 1848 (Austria, Italia, Francia, Hungría, Bohemia, Alemania, Suiza, Dinamarca y Suecia), había una conspiración masónica, según Nesta Webster ("La Revolución Mundial", Londres, 1921, pág. 156).

Marx y Engels fueron a Colonia en abril de 1848, donde fundaron un periódico comunista, Neue Rheinische Zeitung, la primera edición de este salió el 1º de junio. Su propósito era ampliar la propaganda.

El fundador del Illuminati, Adam Weishaupt, había declarado:
"Es necesario hacer que nuestros principios sean modernos, entonces los escritores jóvenes podrán diseminarlos en la sociedad y con ello servir nuestros propósitos." 
Enfatizaba que se debía influenciar a los periodistas, para que no alberguen dudas sobre los escritores llluministas. Éste era el trabajo de Marx.

Eventualmente la 'revolución' en Alemania fue aplastada completamente y Marx fue desterrado en mayo de 1849. Antes de esto, logró escribir en su periódico: "Somos implacables y no pedimos ninguna clemencia. Cuando sea nuestro turno, no esconderemos nuestro terrorismo" ("Karl Marx: Eine Psychographie" por Arnold Kunzli, Viena, 1966.)

Disraeli reveló cómo el Illuminati, dirigido por los judíos, estaba detrás de los problemas en Europa en la primavera de 1848:
"Cuando las sociedades secretas, en febrero de 1848, sorprendieron a Europa, ellas mismas estaban en sí sorprendidas por la inesperada oportunidad, y que tan poco capaces fueron de aprovechar la ocasión, si no hubiese sido por los judíos, quienes desgraciadamente en los últimos años habían estado conectándose con estas asociaciones no sagradas, por imbéciles que fuesen los gobiernos, los inesperados estallidos no habrían asolado Europa." (Benjamín Disraeli, "Lord George Bentinck: una Biografía Política", Londres, 1882, pág. 357.)
También esta cita muestra cuán cuidadosamente el Illuminati había planeado esta ola de destrucción, que enlaza con el terror en Polonia en 1863.

Continua aquí..
Publicar un comentario