Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

viernes, 9 de noviembre de 2012

Creatividad e innovación revolucionaria


MI META ES FOMENTAR LA CREATIVIDAD E INNOVACIÓN REVOLUCIONARIAS


En los medios supuestamente “radicales” vivimos una época infausta de conformismo mental y dogmatismo paralizante. Incapaces de pensar el presente y proyectar conforme a un plan la transformación revolucionaria del futuro, quienes se mueven en tales medios tienen horror a la novedad y pánico a la creación de lo nuevo.

Y, ¿cómo van a ser revolucionarios en lo político si en lo mental son inmovilistas, dogmáticos y ortodoxos, meros repetidores de “verdades” pretendidamente eternas?

Siempre miran para atrás, nunca hacia adelante. Guardianes de las esencias, no comprenden nada de la época que les ha tocado vivir. Sus mentes son un batiburrillo de ideas gastadas y rancias, cada vez más alejadas de la realidad del siglo XXI.

Son como el perro del hortelano: ni innovan ni dejan innovar. En cuanto observan que alguien busca nuevos caminos, nuevas formulaciones y nuevas convicciones, se lanzan contra él garrote en mano, a apalizarlo sin piedad. Son los fascistas del pensamiento.

En política malviven de los dogmatismos de hace medio siglo. Lo real ha cambiado ya varias veces, pero ellos no cambian jamás. Se aprenden de memorias los dogmas de las sectas “radicales” y los repiten, y repiten, y repiten, cada vez más alejados de las situaciones de nuestro tiempo, cada vez más aislados, cada vez más solos. Y cada vez más carcas, vetustos y fuera de época.

Repetir no es crear. Crear es la meta del pensamiento, que sólo es tal si es creador. La mente humana se realiza en la creación de lo nuevo.

Lo que cuenta es el análisis ateórico, que se aferra a la realidad desdeñando las teorías y los dogmas, que busca en la experiencia la verdad y no en la letra muerta de los libros de doctrina, que son los únicos que leen los “radicales”. Los textos doctrinales hay que lanzarlos a la basura para que la verdad concreta prevalezca, como verdad de y desde la experiencia reflexionada.

La verdad experiencial es al mismo tiempo revolucionaria y hacedora de la revolución integral.

Llegada la crisis económica, por ejemplo, en vez de reflexionarla con mentalidad independiente se agarran a los dogmatismos de los viejos carcamales de la tribu, los santones de la socialdemocracia y el izquierdismo, neokeynesianos ellos. Y ahí se quedan atrapados para siempre. Que Keynes escribiera su más célebre libro,“Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero”en 1936, en un mundo muy distinto del actual, no les arredra ni les advierte: ellos repiten, y repiten y repiten… las rancias monsergas pro-capitalistas, disfrazadas de “anticapitalistas” de toda la vida.

El mundo cambia, querámoslo o no, cada 25 años, pero ellos no cambiarán nada ni en 25.000 años que vivieran. Por eso los “radicales” son los peores reaccionarios.

Ahora vivimos una realidad por desgracia nueva porque tenemos lo que hace sólo medio siglo aún no había alcanzado su temible plenitud: una tecnología en manos del poder, dotada de un poder devastador; un mega-Estado que nos aplasta y desarticula como personas; un capitalismo asombrosamente desarrollado y concentrado; unos sistemas de adoctrinamiento descomunales; una sociedad hiper-urbanizada que ha roto todos sus lazos con el medio natural; la mundialización que aniquila lo auténtico, vale decir, lo concreto en el plano de lo local, y, como consecuencia de todo ello, la destrucción de la esencia concreta humana, que es lo más grave.

Todo ello debe ser pensado creadoramente, para encontrar nuevos procedimientos de denunciarlo, resistirlo y eliminarlo. Las viejas cantinelas son inoperantes ante la nueva realidad. De la creación de lo nuevo, de pensar lo novedoso, saldrá la revolución integral, pues ésta por su misma naturaleza es creativa e innovadora, dado que se autoconstruye y refunda una y otra vez a partir de la experiencia, no quedándose nunca en el estadio de quietud y afirmación de sí propios de los dogmas muertos.

Los ortodoxos necesitan practicar dentro de sí la destrucción creadora. Sí, eso es doloroso pero es salutífero. Como son dogmáticos del hedonismo, el placerismo y el epicureísmo no se atreven, por eso sus mentes hace ya mucho que han dejado de funcionar. Para pensar hay que perder el miedo al natural sufrimiento que lleva aparejado la autonegación, y al particular pavor que ocasiona la verdad. La cobardía nos hace ininteligentes, rutinarios y previsibles, esto es, burgueses adocenados.

Las mujeres pueden y deben aportar muchísimo a las prácticas creativas de un nuevo modo de pensar el mundo del siglo XXI. Al percibir la realidad desde otra perspectiva y con otros ojos, están en mejores condiciones para hacerlo, siempre que rompan con los férreos dogmas del neo-patriarcado feminista y se atrevan a ello, a pensar por sí mismas. Los jóvenes de uno y otro sexo tienen que hacer un esfuerzo por la creatividad, por la innovación, por la verdad conforme a las condiciones del siglo XXI. No pueden seguir dependiendo de textos escritos por octogenarios que han perdido toda conexión con la realidad actual, pues se han quedado mentalmente atrapados en los años 60 y 70 del siglo pasado, supuestamente “revolucionarios”…

Innovar es ejercer la libertad interior.

El capitalismo y el Estado son muy creativos, por desgracia, pero quienes se les oponen u “oponen” no. Eso explica por qué aquéllos siempre ganan y éstos siempre pierden.

O innovamos o la victoria del actual sistema de dominación será completa y definitiva.

La revolución integral, como idea y como experiencia, es un colosal acto de innovación, pues se propone crear una nueva sociedad, un nuevo ser humano y un nuevo sistema de valores y convicciones. Por eso estimula y dinamiza las mentes como ninguna otra idea puede hacerlo hoy.

Publicar un comentario