Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

martes, 26 de febrero de 2013

"SOS Racismo" es racista

Omar Djellil, exmiembro de SOS Racismo, destapa la farsa fraudulenta de la ONG: “Si la víctima era blanca, nos decían que ocultáramos el caso”


Omar Djellil, antiguo colaborador en Francia de SOS Racisme, denuncia en un video (pinchar aquí para ver) las contradicciones y los objetivos perversos de esta supuesta ONG creada por el socialista François Mitterand en 1984 y que, en su opinión, sólo busca la división de “la comunidad nacional” francesa. Djellil señala que el supuesto “antirracismo es lo que genera el peor racismo” y denuncia la influencia que ejercen islamistas y judíos en SOS Racisme.

Apunta en este sentido que la ONG estaría en manos del Consejo Representativo de los Israelitas de Francia (CRIF), el Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM) y del Consejo Representatiovo de las Comunidades Negras (CRCN), además de por el propio Partido Socialista Francés.

Estos son los principales extractos del testimonio de Omar Djellil y que están contenidos en el video que reproducimos para los lectores:
“Por aquel entonces, yo era ingenuo y no era consciente de ciertas cosas, pero ahora con la experiencia, ya veo las cosas de otra manera. Se nos instrumentalizó sin que nos diésemos cuenta. Digamos que mi primer contacto con SOS Racisme fue con Harlem en los 90 (Harlem Desir, entonces presidente de SOS Racisme).
Voy a contarte algunas anécdotas que me perturbaron. Digamos que nosotros teníamos un proceder que a veces nos dejaba confundidos. Si un negro o un moro había sido víctima de un insulto racial, de una agresión… e incluso de insultos u otros ataques pero sin que hubiera un componente racista, recibíamos entonces de la directiva nacional la orden de tratar el caso y de explicarlo siempre como un asunto racista.
Pero déjame contarte dos casos muy elocuentes: El chico se llamaba Jean Pierre. Se encontraba paseando por la calle con su mujer -ambos franceses autóctonos- y una banda de gamberros del barrio les agredió y se dirigieron a nosotros. Yo militaba en la asociación cuando esta pareja vino a nosotros y nos contaron lo que les hicieron sufrir: ‘¡sucios franceses!’, ‘¡asquerosos racistas!’, ‘¡os vamos a destripar’! Y mientras a él le molían a palos, insultaban a la mujer: ‘¡sucia blanca!’, ‘¡que os jodan a todos los de vuestra maldita raza…’! Indudablemente esto es racismo. Así que se dirigieron a nosotros. Y tan pronto como la directiva nacional fue informada, ésta emitió una directiva diciéndonos: ‘Eh gente, eso es para el Derecho Común, es delincuencia en la vía pública, es sólo una agresión. Olvídense del tema’.
Esto nos chocó. Hasta ese momento no sabíamos que el racismo podía ser jerarquizado, sino que creíamos que toda persona que fuese víctima de una intolerancia podría dirigirse directamente a SOS Racisme.
En cuanto al segundo caso, un francés, también de pura cepa, salía de la discoteca. En ese momento empezaron a proferirle toda clase de insultos. Pero lo peor de este caso es que, además, le propinaron una cuchillada en la cara. La víctima se dirigió a SOS Racisme. Y ahí igual. Tan pronto lo supo la oficina nacional, nos dijeron: ‘Por favor, no habléis de este caso’.
Ante esto uno empieza a hacerse preguntas. ‘Vale que hay un sistema racial, que Francia reconoce las razas en la Constitución y que el Derecho Internacional habla de incitación al odio racial; por lo tanto, sabemos que hay razas. Lo que ocurre es que, al parecer, para SOS Racisme está la raza asiática, la africana, la eurasiana… pero no figura la raza blanca. ¿Qué pasa aquí?
Otro caso que he podido ver con el tiempo es que se trata de una agencia de reclutamiento porque, a partir de ahí, uno luego se colocaba, o bien en la UNEF-IP (sindicato estudiantil) o bien al MSJ (Movimiento de los Jóvenes Socialistas).
Y todos los responsables de SOS Racisme eran del Partido Socialista. Y, necesariamente, cuando uno evoluciona en SOS Racisme, acaba bien metido en el MSJ, como me pasó a mí en aquellos tres años, que luego permanecería diez años en la federación del Partido Socialista en Gironda.
Y algo que tiene guasa es que desde el exterior, SOS Racisme parece una asociación comprometida y que actúa bien en la lucha contra el racismo y tal… pero en realidad es un pitorreo.
Lo que sí hemos visto son muchos lugares de trabajo ficticios. A la larga, SOS Racisme se ha convertido en una especie de centro desde el cual se ofrece un empleo en esa misma asociación a las personas que no han logrado colocar en el Partido Socialista o en una lista electoral.
SOS Racisme se ha ido burocratizando cada vez más. Y se ha convertido en un lugar en que si ves a alguien que está un poco perdido, vas y lo metes. Entonces, la administración de todo ello se complica porque, a la hora de la verdad, la gente viene por el curro y no por la causa.
En SOS hay dos racismos que no puedes condenar: Cuando un judío insulta a otra raza, nunca habrá un proceso. Y otro es el racismo antiblanco, donde ocurre lo mismo.
Para SOS Racisme, si tú eres negro, asiático, moro… o si eres una mujer magrebí, o negra, y eres víctima de una discriminación, entonces vale, esto nos interesa. Ahora, si eres francés, abolengo, y eres víctima de un patrón judío, o de una pandilla de gamberros, -y yo he visto escenas así en directo-, que te insultan diciendo: ‘¡Francés, lárgate’!, ‘¡vosotros durante 130 años nos habéis colonizado, por fin estamos aquí para haceros la vida imposible!’, ‘¡sucio blanco!’… entonces ¿ves? Esa gente ha venido para… Yo nunca olvidaré a ese hombre, Jean Pierre (…).
(…) Por consiguiente, hay un racismo que es tenido en cuenta y otro que es ignorado. Hay un racismo mediático que hay que destacar y otro que hay que ocultar. Además, el Tribunal de Cuentas les ha pescado varias veces. Y, francamente, espero que un día esta asociación sea objeto de una importante auditoría.
SOS Racisme es en realidad una caja de resonancia del Partido Socialista. Y como todo el mundo sabe, fue Mitterand quien creó la asociación en 1984 (…). Con este tipo de prácticas han matado a Francia y hoy el antirracismo es lo que genera el peor racismo.
Este ha sido mi balance en cuanto a mi experiencia. Esto explica que muchísima gente de izquierda se haya sentido sacudido y se haya pasado a la derecha nacional”
Publicar un comentario