Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

viernes, 27 de diciembre de 2013

Las drogas y la máquina de guerra de Estados Unidos

El ex diplomático canadiense Peter Dale Scott aprovecha su jubilación para estudiar detalladamente el Sistema de Estados Unidos y sigue describiéndolo en sus libros. En esta entrevista responde a nuestro colaborador Maxime Chaix, traductor de sus trabajos al idioma francés.
  

Peter Dale Scott es doctor en Ciencias Políticas, profesor emérito de Literatura Inglesa de la Universidad de California (Berkeley), poeta y ex diplomático canadiense. Su primer libro traducido al francés, The Road to 9/11, fue publicado en septiembre de 2010 por Demi-Lune bajo el título La Route vers le Nouveau Désordre Mondial [El Camino hacia el Nuevo Desorden Mundial] y le valió los elogios del general de la fuerza aérea francesa Bernard Norlain en el número 738 de la Revue Défense Nationale (marzo de 2011). Su más reciente libro, La Machine de guerre américaine [la Máquina de Guerra de Estados Unidos], fue publicado en francés por Éditions Demi-Lune en octubre de 2012 y también fue recomendado por el general Norlain en el número 757 de la Revue Défense Nationale (febrero de 2013). 
Peter Dale Scott publica regularmente artículos en el sitio web de la Red Voltaire.



Maxime Chaix: En su último libro, La Machine de guerre américaine, usted estudia profundamente lo que usted llama la «conexión narcótica global». ¿Puede aclararnos esa noción?

Peter Dale Scott: Permítame, ante todo, definir lo que yo entiendo por «conexión narcótica». Las drogas no entran en Estados Unidos por arte de magia. Importantes cargamentos de droga son enviados a veces a ese país con el consentimiento y/o la complicidad directa de la CIA. Le voy a poner un ejemplo que yo mismo cito en La Machine de guerre américaine. En ese libro yo menciono al general Ramón Guillén Dávila, director de una unidad antidroga creada por la CIA en Venezuela, quien fue inculpado en Miami por haber introducido clandestinamente una tonelada de cocaína en Estados Unidos. Según el New York Times, «la CIA, a pesar de las objeciones de la Drug Enforcement Administration [DEA], aprobó el envío de al menos una tonelada de cocaína pura al aeropuerto internacional de Miami [,] para obtener información sobre los cárteles colombianos de la droga». En total, según el Wall Street Journal, el general Guillén posiblemente envió ilegalmente más de 22 toneladas de droga a Estados Unidos. Sin embargo, las autoridades estadounidenses nunca solicitaron a Venezuela la extradición de Guillén. Incluso, en 2007, cuando [Guillén] fue arrestado en su país por haber planificado un intento de asesinato contra [el presidente] Hugo Chávez, el acta de acusación contra ese individuo todavía estaba sellada en Miami. Lo cual no es sorprendente, sabiendo que se trataba de un aliado de la CIA.

Pero la conexión narcótica de la CIA no se limita a Estados Unidos y Venezuela sino que, desde los tiempos de la postguerra, ha ido extendiéndose progresivamente a través del mundo. En efecto, Estados Unidos ha tratado de ejercer su influencia en ciertas partes del mundo pero, siendo una democracia, no podía enviar el US Army a esas regiones. Así que desarrolló ejércitos de apoyo (proxy armies) financiados por los traficantes de droga locales. Ese modus operandi se convirtió poco a poco en una regla general. Ese es uno de los principales temas de mi libro La Machine de guerre américaine. En ese libro yo estudio específicamente la operación Paper, que comenzó en 1950 con la utilización por parte de la CIA del ejército del KMT en Birmania, [fuerza] que organizaba el tráfico de droga en la región. Cuando resultó que aquel ejército era totalmente ineficaz, la CIA desarrolló su propia fuerza en Tailandia (bajo el nombre de PARU). El oficial de inteligencia a cargo de esa fuerza reconoció que el PARU financiaba sus operaciones con importantes cantidades de droga.

Al restablecer el tráfico de droga en el sudeste asiático, el KMT –como ejército de apoyo– fue el preludio de lo que se convertiría en una costumbre de la CIA: colaborar en secreto con grupos financiados a través de la droga para hacer la guerra, como sucedió en Indochina y en el Mar de China meridional durante los años 1950, 60 y 70, en Afganistán y en Centroamérica en los años 1980, en Colombia en los años 1990, y nuevamente en Afganistán en 2001. Los responsables son nuevamente los mismos sectores de la CIA, o sea los equipos encargados de organizar las operaciones clandestinas. Se puede observar como desde la época de la postguerra sus agentes, financiados con las ganancias que reportan esas operaciones con narcóticos, se mueven de continente en continente repitiendo el mismo esquema. Por eso es que podemos hablar de «conexión narcótica global».

Maxime Chaix: En La Machine de guerre américaine, usted señala además que la producción de droga se desarrolla bruscamente en los lugares donde Estados Unidos interviene con su ejército y/o sus servicios de inteligencia y que esa producción disminuye cuando terminan esas intervenciones. En Afganistán, en momentos en que la OTAN está retirando paulatinamente sus tropas, ¿piensa usted que la producción disminuirá cuando termine la retirada?

Peter Dale Scott: En el caso de Afganistán es interesante ver que durante los años 1970, a medida que el tráfico de droga disminuía en el sudeste asiático, la zona fronteriza pakistano-afgana se convertía poco a poco en punto central del tráfico internacional de opio. Finalmente, en 1980, la CIA se implicó de manera indirecta, pero masiva, contra la URSS en la guerra de Afganistán. Por cierto, Zbigniew Brzezinski se jactó ante Carter de haber organizado el Vietnam de los soviéticos. Pero también desató una epidemia de heroína en Estados Unidos. Antes de 1979 sólo entraban a ese país muy pequeñas cantidades de opio proveniente del Creciente de Oro. Pero en un solo año, el 60% de la heroína que entraba en Estados Unidos provenía de esa región, según las estadísticas oficiales.

Como yo mismo recuerdo en La Machine de guerre américaine, los costos sociales de aquella guerra alimentada por la droga aún siguen afectándonos. Por ejemplo, sólo en Pakistán existen hoy, al parecer, 5 millones de heroinómanos. Sin embargo, en 2001, Estados Unidos reactivó, con ayuda de los traficantes, sus intentos de imponer un proceso de edificación nacional a un cuasi-Estado que cuenta no menos de una docena de grupos étnicos importantes que hablan diferentes lenguas. En esa época, estaba perfectamente claro que la intención de Estados Unidos era utilizar a los traficantes de droga para posicionarse en el terreno en Afganistán. En 2001, la CIA creó su propia coalición para luchar contra los talibanes reclutando –e incluso importando– traficantes de droga que ya había tenido como aliados en los años 1980. Como en Laos –en 1959– y en Afganistán –en 1980–, la intervención estadounidense fue una bendición para los cárteles internacionales de la droga. Con la agravación del caos en las zonas rurales afganas y el aumento del tráfico aéreo, la producción se multiplicó por más de 2 pasando de 3 276 toneladas en el año 2000 (y sobre todo de las 185 toneladas producidas en 2001, año en que los talibanes prohibieron la producción de opio) a 8.200 toneladas en 2007.

Hoy en día es imposible determinar cómo evolucionará la producción de droga en Afganistán. Pero si Estados Unidos y la OTAN se limitan a retirarse dejando el caos tras de sí, todo el mundo sufrirá las consecuencias –con excepción de los traficantes de droga, que se aprovecharían entonces del desorden para [desarrollar] sus actividades ilícitas. Sería por lo tanto indispensable establecer una colaboración entre Afganistán y todos los países vecinos, incluyendo China y Rusia (que puede ser considerada una nación vecina debido a sus fronteras con los Estados del Asia Central). El Consejo Internacional sobre la Seguridad y el Desarrollo (ICOS) ha sugerido comprar y transformar el opio afgano para utilizarlo con fines médicos en los países del Tercer Mundo, que lo necesitan con gran urgencia. Pero Washington se opone a esa medida, difícil de poner en práctica sin un sistema de preservación del orden eficaz y sólido. En todo caso, tenemos que dirigirnos hacia una solución multilateral en la que se incluya Irán, país muy afectado por el tráfico de droga proveniente de Afganistán. Se trata además del país más activo en la lucha contra la exportación de estupefacientes afganos y el que más pérdidas humanas está sufriendo por causa de ese tráfico. Por consiguiente, habría que reconocer a Irán como un aliado fundamental en la lucha contra esa plaga. Pero, por numerosas razones, ese país es considerado como un enemigo en el mundo occidental.

Maxime Chaix: En su último libro, La Machine de guerre américaine, usted demuestra que una parte importante de los ingresos narcóticos [de la droga] alimenta el sistema bancario internacional, incluyendo los bancos de Estados Unidos, creando así una verdadera «narconomía». En ese contexto, ¿qué cree usted del caso HSBC?

Peter Dale Scott: Primeramente, el escándalo de lavado de dinero del HSBC nos lleva a pensar que la manipulación de ingresos narcóticos por parte de ese banco pudo contribuir al financiamiento del terrorismo –como ya había revelado una subcomisión del Senado en julio de 2012. Además, un nuevo informe senatorial ha estimado que «cada año, entre 300.000 millones y un millón de millones de dólares de origen criminal son lavados por los bancos a través del mundo y la mitad de esos fondos transitan por los bandos estadounidenses». En ese contexto, las autoridades gubernamentales nos explican que no se desmantelará HSBC porque es demasiado importante en la arquitectura financiera occidental. Hay que recordar que Antonio María Costa, el director de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Crimen (ONUDC), recordó que en 2008 «los miles de millones de narcodólares impidieron el hundimiento del sistema en el peor momento de la crisis [financiera] global».

Así que el HSBC se puso de acuerdo con el Departamento [estadounidense] de Justicia para pagar una multa de unos 1.920 millones de dólares, con lo cual evitará ser objeto de acciones penales. El gobierno de Estados Unidos nos da a entender de esa manera que nadie será condenado por esos crímenes porque, como ya señalé anteriormente, ese banco es parte integrante del sistema. Eso es una confesión fundamental. En realidad, todos los grandes bancos de importancia sistémica –no sólo el HSBC– han reconocido haber creado filiales (los privates banks) concebidas especialmente para el lavado de dinero sucio. Algunos han pagado fuertes multas, habitualmente mucho menos importantes que las ganancias generadas por el lavado de dinero. Y mientras dure esa impunidad, el sistema seguirá funcionando de esa manera.

Es un verdadero escándalo. Piense usted en un individuo cualquiera arrestado con unos cuantos gramos de cocaína en el bolsillo. Lo más probable es que vaya a la cárcel. Pero el banco HSBC puede haber lavado unos 7.000 millones de dólares de ingresos narcóticos a través de su filial mexicana sin que nadie vaya a la cárcel.

En realidad, la droga es uno de los principales factores que sostienen el dólar, lo cual explica el uso de la expresión «narconomía». Los 3 productos que más se intercambian en el comercio internacional son, en primer lugar, el petróleo seguido por las armas y después la droga. Esos 3 elementos están interconectados y alimentan los bancos de la misma manera. Es por eso que el sistema bancario global absorbe la mayoría del dinero de la droga. Así que en La Machine de guerre américaine yo estudio de qué manera una parte de esos ingresos narcóticos financia ciertas operaciones clandestinas estadounidenses. Y analizo además las consecuencias que se derivan.

Maxime Chaix: Hace 10 años, la administración Bush emprendía la guerra contra Irak, sin el aval del Consejo de Seguridad de la ONU. ¿Qué balance hace usted de ese conflicto, sobre todo en relación con sus costos humanos y financieros?

Peter Dale Scott: En mi opinión, ha habido dos grandes desastres en la política exterior reciente de Estados Unidos: la guerra de Vietnam, que no era necesaria, y la guerra de Irak, que lo era menos todavía. El objetivo aparente de esa guerra era instaurar la democracia en ese país, lo cual era una verdadera ilusión. Es el pueblo iraquí quien tiene que determinar si está hoy en mejor situación que antes de esa guerra, pero yo dudo que su respuesta sea afirmativa si se le consulta al respecto.

En cuanto a los costos humanos y financieros, ese conflicto fue un desastre, tanto para Irak como para Estados Unidos. Pero el ex vicepresidente Dick Cheney acaba de declarar en un documental que él haría lo mismo [que antes] «al minuto». Sin embargo, el Financial Times estimó recientemente que los contratistas habían firmado con el gobierno de Estados Unidos contratos por más de 138.000 millones de dólares en el marco de la reconstrucción de Irak. Sólo la empresa KBR, filial de Halliburton –firma que dirigía el propio Dick Cheney antes de convertirse en vicepresidente [de Estados Unidos]– firmó desde 2003 una serie de contratos federales por al menos 39.500 millones de dólares. Recordemos también que a finales del año 2000 –un año antes del 11 de septiembre– Dick Cheney y Donald Rumsfeld firmaron juntos un importante estudio elaborado por el PNAC (el grupo de presión neoconservador conocido como Proyecto para el Nuevo Siglo Americano). Aquel estudio, titulado «Reconstruir las Defensas de América» (Rebuilding America’s Defenses), reclamaba sobre todo un fuerte aumento del presupuesto de Defensa, el derrocamiento de Sadam Husein en Irak y mantener tropas estadounidenses en la región del Golfo Pérsico, incluso después de la caída del dictador iraquí. A pesar de los costos humanos y financieros de esa guerra, ciertas empresas privadas sacaron cuantiosas ganancias de ese conflicto, como yo mismo analizo en mi libro La Machine de guerre américaine. Para terminar, cuando se ven las gravísimas tensiones que hoy existen en el Medio Oriente entre los chiitas, respaldados por Irán, y los sunnitas, que cuentan con el apoyo de Arabia Saudita y Qatar, tenemos que recordar que la guerra contra Irak tuvo un impacto muy desestabilizador en toda esa región…

Maxime Chaix: Precisamente, ¿cuál es su punto de vista sobre la situación en Siria y las posibles soluciones?

Peter Dale Scott: Dado lo complejo de la situación no existe una respuesta simple sobre lo que habría que hacer en Siria, al menos a nivel local. Sin embargo, como ex diplomático, estoy convencido de que necesitamos un consenso entre las grandes potencias. Rusia sigue insistiendo en la necesidad de remitirse a los acuerdos de Ginebra. No es ese el caso de Estados Unidos, que efectivamente fue en Libia más allá del mandato concedido por el Consejo de Seguridad [de la ONU] y que está violando un consenso potencial en Siria. No es ese el camino a seguir ya que, en mi opinión, es necesario un consenso internacional. Si no, es posible que la guerra a través de intermediarios entre chiitas y sunnitas en el Medio Oriente acabe por arrastrar a Arabia Saudita e Irán a participar directamente en el conflicto sirio. Habría entonces un riesgo de guerra entre Estados Unidos y Rusia. Así estalló la Primera Guerra Mundial, desencadenada por un acontecimiento local en Bosnia. Y la Segunda Guerra Mundial comenzó con una guerra por intermediarios en España, donde Rusia y Alemania se enfrentaban indirectamente. Tenemos y podemos evitar que se repita ese tipo de tragedia.

Maxime Chaix: ¿Pero no piensa usted que, por el contrario, Estados Unidos está tratando hoy de ponerse de acuerdo con Rusia, esencialmente a través de la diplomacia de John Kerry?

Peter Dale Scott: Para responder a esa pregunta, permítame hacer una analogía en el Afganistán y en el Asia Central de los años 1990, después de la retirada soviética. El problema recurrente en Estados Unidos es que resulta difícil lograr un consenso en el seno del gobierno porque existe una multitud de agencias que a veces tienen objetivos antagónicos. Lo cual se traduce en la imposibilidad de obtener una política unificada y coherente. Eso es precisamente lo que pudimos observar en Afganistán en 1990. El Departamento de Estado quería llegar obligatoriamente a un acuerdo con Rusia. Pero la CIA seguía trabajando con sus aliados narcóticos y/o yihadistas en Afganistán. En aquella época Strobe Talbott –un amigo muy cercano del presidente Clinton, a quien representaba con mucha influencia dentro del Departamento de Estado– declaró con toda razón que Estados Unidos tenía que llegar a un arreglo con Rusia en Asia Central, en vez de considerar esa región como un «gran tablero» donde manipular los acontecimientos para obtener ventajas (para retomar el concepto de Zbigniew Brzezinski). Pero, al mismo tiempo, la CIA y el Pentágono estaban haciendo acuerdos secretos con Uzbekistán, [acuerdos] que neutralizaron totalmente lo que Strobe Talbott estaba tratando de hacer. Yo dudo que hayan desaparecido hoy en día ese tipo de divisiones internas en el seno del aparato diplomático y de seguridad de Estados Unidos.

En todo caso, desde 1992, la doctrina de Wolfowitz que aplicaron los neoconservadores de la administración Bush a partir de 2001 llama a la dominación global y unilateral de Estados Unidos. Paralelamente, elementos más moderados del Departamento de Estado tratan de negociar soluciones pacificas a los diferentes conflictos en el marco de la ONU. Pero es imposible negociar la paz a la vez que se exhorta a dominar el mundo a través de la fuerza militar. Desgraciadamente, los halcones intransigentes se imponen más a menudo, por la simple razón de que disponen de presupuestos más elevados –los presupuestos que alimentan La Máquina de guerra estadounidense. Así que si usted logra compromisos diplomáticos, esos halcones tendrán menos presupuesto, lo cual explica por qué son las peores soluciones las que tienen tendencia a prevalecer en la política exterior de Estados Unidos. Y eso es precisamente lo que pudiera impedir un consenso diplomático entre Estados Unidos y Rusia en el caso del conflicto sirio.

Maxime Chaix

Fuente
Diplomatie (Francia)

El sorprendente testimonio de Tosh Plumlee, ex piloto que traficó con armas y drogas para la CIA
23 de octubre 2013
El derrocamiento del presidente libio Muammar Gaddafi en 2011, la muerte del agente fronterizo Brian Terry, y el asesinato del embajador estadounidense en Bengasi, Christopher Stevens, serían el resultado de una antigua política de Estado escondida por los servicios de inteligencia: la de proveer armas a terroristas y pandillas del narcotráfico para desestabilizar países.

Así lo declara William Robert “Tosh” Plumlee, ex piloto de la CIA que inició su carrera participando en el derrocamiento del dictador cubano Fulgencio Batista, el envío temprano de armas a Fidel Castro y la posterior campaña de Bahía de Cochinos en 1961.

Documentos consignan que Plumlee voló armas a Nicaragua durante el escándalo de Irán-Contra, tiempo durante el cual, según testificó ante el Senado de Estados Unidos, regresó al país con toneladas de cocaína para ayudar a financiar las actividades de la CIA en América Central.

Dichas operaciones parecen no haber cesado. Varios investigadores, incluido Plumlee, han señalado que la CIA está armando a los rebeldes sirios desde mediados de 2012 a fin de derrocar al presidente Bashar Al Assad. Agentes estadounidenses dirigían puestos clandestinos en Bengasi, Libia, muy cerca del consulado atacado el 11 de septiembre del mismo año en un hecho que aún no ha sido esclarecido por el gobierno de Obama.

Plumlee: "Traficamos armas y drogas para crear conflictos"
En una reciente entrevista con Alex Jones del sitio de noticias Infowars.com, Plumlee reveló que informó oportunamente a las autoridades federales sobre el envío de armas y municiones a través de una red de pisos francos de la CIA instalados en Turquía, Jordania, Paquistán, Arabia Saudita y otros países de Medio Oriente, por civiles y mercenarios financiados con el “presupuesto negro” de la Agencia.

Plumlee dice haber trabajado hace muy poco en una unidad llamada Task Force Seven bajo el Comando Able Charlie, en Fort Bliss, Texas.

En relación al ataque contra el consulado de Bengasi, el ex piloto de la CIA plantea que el embajador de Estados Unidos en Libia, Christopher Stevens, fue asesinado para impedir que revelara las actividades de contrabando de armas que allí ocurrían.
“La administración Obama y los medios corporativos de Estados Unidos dicen que el ataque fue un acto espontáneo de manifestantes libios… Sin embargo, investigaciones de grupos en EEUU, incluyendo comités en el Congreso, han determinado que el asalto fue premeditado”, escribe el periodista Jim Marrs. “Algunos de los colegas de Stevens han dicho que el embajador estaba tratando de bloquear la entrega de misiles Stinger a Al Qaeda por parte del Departamento de Estado”.

Marrs detalla la existencia de un programa conocido como Direct Commercial Sales (DSC), presuntamente vinculado a estas operaciones negras, que regula la venta de armas, entrenamiento y otros artículos militares de compañías estadounidenses en el extranjero bajo la conducción del Departamento de Estado.

“Algunas fuentes de la industria de defensa aseguran que el DSC ‘está jugando a ambos bandos por ganancias corporativas y políticas”, escribe Marrs, quien equipara estas actividades con las que acaecieron durante la década de 1950-60 en Cuba y la operación de ‘armas por drogas’ de la administración de Reagan.

Marrs señala que el informe “Blue Lantern”, elaborado desde 2000 bajo el alero del programa DSC, detectó que “muchas indagaciones sobre los usuarios finales de las armas proveídas por firmas estadounidenses no fueron favorables”, llegando a concluir que los pertrechos caían frecuentemente en manos de enemigos extranjeros.

El programa Direct Commercial Sales también involucra ventas de armamento a Sudamérica y Centroamérica en el marco de la “guerra contra las drogas”. Pero equipos que debiesen ser usados para combatir al narcotráfico también caen en manos de criminales, dice Plumlee.

En 2010 se conoció la existencia de una operación federal llamada “Rápido y Furioso”, la cual permitió que armas estadounidenses fueran transferidas a contrabandistas menores para, supuestamente, “rastrear” su ruta hasta los carteles mexicanos del narcotráfico. La Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) perdió el rastro de cientos de ellas, muchas de las cuales aparecieron luego vinculadas a homicidios como el del agente de la Patrulla Fronteriza, Brian Terry, en diciembre de 2010.

En julio de 2013, agentes retirados de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, en representación de la Asociación Nacional de Ex Oficiales de dicho organismo (NAFBPO), emitieron una carta pública advirtiendo que violentos carteles mexicanos de la droga estaban operando en el interior de Estados Unidos, señalando que el “Crimen organizado en la escala de la que hablamos, no puede existir sin protección política”.

Estas actividades llevaron al ex candidato presidencial de México, Andrés Manuel López Obrador, a presentar su queja en una carta enviada a la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, en 2009. “De seguro sabes que todo esto comenzó cuando un grupo de cerca de 30 traficantes de influencia y políticos corruptos, usando la tapadera de las denominadas políticas económicas neoliberales, tomaron control del Estado mexicano”, escribió.

En su entrevista con Infowars.com, Plumlee anunció que está dispuesto a prestar su testimonio ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado sobre lo ocurrido en Bengasi y dijo que espera motivar a otros agentes, tanto activos como en retiro, a que entreguen información.

“Quiero que me devuelvan mi país”, concluyó.




El exagente de la CIA que denunció el escándalo Irán-Contra exige que Obama aclare el envío secreto de armas a Al Qaeda

3 de noviembre de 2013



Las declaraciones del ex agente de la CIA, Tosh Plumlee, sobre la existencia de una red de tráfico de armas utilizada para apoyar a los rebeldes sirios que combaten al régimen de Bashar Al Assad, y que habría gatillado el asesinato del embajador Chris Stevens en Bengasi por “saber mucho” sobre la operación, siguen generando estragos en Washington.

Plumlee reveló a finales de septiembre que un funcionario de alto rango de la OTAN le confesó que Stevens protestó al Departamento de Estado por el desvío de armas a grupos terroristas que conforman la oposición siria a través del programa Direct Commercial Sales (DCS) del gobierno de Estados Unidos.

“Algunos colegas de Stevens dicen que el embajador estaba tratando de bloquear la entrega de misiles Stinger a Al Qaeda”, escribe el periodista Jim Marrs.

El ex piloto de inteligencia que llevó armas a los Contras y participó en el envío de grandes toneladas de cocaína a EEUU en la década de 1980, capturó rápidamente la atención de la cadena estadounidense Fox News y la Revista Proceso de México, medios que se apoyaron en el testimonio de Plumlee para resucitar el bullado caso del ex agente de la DEA, Enrique “Kiki” Camarena, quien habría sido torturado hasta la muerte por la CIA.

De acuerdo a Phil Jordan, ex director del Centro de Inteligencia de El Paso, y Héctor Berrellez, ex agente de la DEA, Camarena descubrió la triangulación de dineros provenientes de las drogas para financiar la insurgencia antisandinista de Nicaragua. Al ser un testigo importante del escándalo de Irán-Contra que unía al coronel Oliver North con Félix Rodríguez, contrabandistas israelíes y carteles del narcotráfico, explican los ex agentes, Camarena debía ser sacado del camino. Y así lo fue.

Ya con 67 años de edad, Plumlee reitera que el gobierno de Obama está usando la misma estrategia para inyectar armas en Medio Oriente y promover la desestabilización de gobiernos que no siguen las directrices de Washington. Hasta la fecha ha dado tres entrevistas en el programa radial de Alex Jones, donde se explaya sobre lo que ha debido enfrentar para arrojar luz sobre estas sucias operaciones de inteligencia.

En una de ellas, Plumlee revela que informó oportunamente a las autoridades federales sobre el envío de armas y municiones a terroristas a través de una red de pisos francos de la CIA instalados en Turquía, Jordania, Paquistán, Arabia Saudita y otros países de Medio Oriente, por civiles y mercenarios financiados con el “presupuesto negro” de la Agencia. Los pertrechos luego caerían en manos del Frente Al Nusra y otras milicias afiliadas a Al Qaeda en Siria.

11 preguntas sobre tráfico de armas que incomodan a la Casa Blanca: Tosh PlumleeEl 3 de octubre, Plumlee difundió a través de Facebook 11 preguntas dirigidas a las autoridades norteamericanas en lo relativo al caso Bengasi, el asalto armado ocurrido en septiembre de 2012 contra un edificio diplomático de EEUU en Libia y que se prolongó inexplicablemente por más de seis horas sin contar con la intervención de militares apostados muy cerca del sitio de los hechos.

“Plumlee no recibió respuesta a estas preguntas pero sí recibió, no obstante, una amenaza del DOJ (Departamento de Justicia) exigiéndole saber de dónde sacó su información”, escribe Julie Wilson.

"Kiki Camarena fue torturado y asesinado por la CIA": Tosh PlumleeLas preguntas que la administración Obama se ha negado a responder son las siguientes:

1. ¿Se encuentra EE.UU. armando y apoyando en secreto a diversas facciones de los rebeldes sirios con armas de alto calibre provenientes de arsenales estadounidenses?

2. ¿Están usando el programa del “Direct Commercial Sales” (DSC), también conocido como el “Reporte Blue Latern”, como una ‘fachada’ para asistir a ambos bandos de una guerra civil en Medio Oriente?

3. ¿Se encuentra EE.UU., nuevamente, jugando a ambos bandos por ganancias corporativas, como quedó antes demostrado con el Proyecto Cubano de los cincuenta y sesenta, y con el fiasco de Irán-Contra de los ochenta, y las guerras contra la droga en México y Sudamérica durante los noventa?

Se ha establecido a través de reportes de campo de Medio Oriente y algunos medios aislados que el Programa “Direct Commercial Sales” (DCS), un programa internacional estadounidense que permite legalmente a EE.UU. vender armas a países extranjeros sin monitorear dichas armas después de abandonar nuestro arsenal, almacenes y jurisdicción, ha enviado armamento de alto impacto a los rebeldes sirios durante los últimos dos años.

4. Debo preguntar, ¿qué sucede con esas armas después de ser vendidas legalmente a través de este programa y dejan nuestro control?

5. ¿Son monitoreadas, rastreadas, certificadas e inventariadas después de llegar a otros países?

6. ¿Enfrentarán nuestras tropas, algún día, estas armas hechas en EE.UU. en el campo de batalla?

7. ¿Se trata el “Direct Commercial Sales” (DSC) de un fondo de dinero secreto para muchas corporaciones estadounidenses, mercantes internacionales de armas, sus insiders y afiliados?

8. ¿Es posible que ésta sea otra operación encubierta secreta, ‘fuera de los registros’, dirigida por la Unidad Táctica Especial de la CIA, similar a las operaciones de Irán-Contra de los ochenta y los viejos proyectos cubanos de los cincuenta y sesenta, en los que proveímos armas a ambos bandos e hicimos escalar el conflicto por ganancias financieras personales y corporativas?

9. ¿Podríamos estar vendiendo y entregando peligrosas armas de alto impacto, mientras asistimos y financiamos a ambos bandos de una guerra civil en Siria?

Las similitudes del conflicto en Medio Oriente son sorprendentes. Me recuerdan a una vieja operación de la CIA ejecutada años atrás por diversos intereses políticos especializados en conjunción con mercantes internacionales de armas; similar a los tratos de Edward P. Wilson de fama libia y la formación del Frente Sur de los Contras en Costa Rica durante la década de los ochenta.
Ahora, la gran pregunta:

10. Acaso nuestro embajador Christopher Stevens (en Bengasi) y otros, semanas antes de morir, ¿notificaron al Departamento de Estado y a la CIA que los rebeldes sirios habían obtenido armas estadounidenses, que incluían misiles Stinger de Jordania, Turquía y Paquistán, trasladados desde pisos francos de la CIA?

11. ¿Se les dijo que no actuaran al respecto?
Publicar un comentario