Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

viernes, 13 de mayo de 2016

TTIP, la «OTAN económica»


El geógrafo Manlio Dinucci propone en este artículo una lectura coherente de la estrategia de Washington, que incluye el TTIP (Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión), el derrocamiento del régimen ucraniano, las guerras contra Libia y Siria, la ola de migrantes desde Turquía y el despliegue militar de la OTAN a las puertas de Rusia. Este artículo reviste una importancia enorme ya que, si bien muchos ya habían entendido una parte del rompecabezas, nadie había logrado explicar hasta ahora el redespliegue de la OTAN en Europa.

La ciudadanía, los parlamentos, los gobiernos, Estados enteros se ven despojados de toda autoridad sobre sus opciones económicas, puestas en manos de organismos controlados por transnacionales y grupos financieros que violan los derechos de los trabajadores, las exigencias de la protección del medioambiente y las exigencias de la seguridad en materia de alimentación, destruyendo a la vez los servicios públicos y los bienes de la comunidad. Es por eso que hay que rechazar la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, siglas en inglés) [1], que Estados Unidos y la Unión Europea están negociando en el mayor secreto.

A las razones anteriormente mencionadas se unen además otras, de las que nadie habla prácticamente nunca: las razones de carácter geopolítico y geoestratégico, que revelan la existencia de un proyecto mucho más amplio y amenazante. El propio embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea insiste en que «hay esenciales razones geoestratégicas para concluir ese acuerdo».

Esas razones tienen mucho que ver con lo que indica el Consejo Nacional de Inteligencia de Estados Unidos cuando prevé que «como consecuencia del declive de Occidente y del ascenso de Asia, de aquí a 2030 los Estados en vías de desarrollo habrán sobrepasado a los Estados desarrollados». Es por eso que Hillary Clinton define la asociación entre Estados Unidos y la Unión Europea como «un objetivo estratégico importante de nuestra alianza transatlántica», proyectando una «OTAN económica» que se integraría a la OTAN política y militar.

Es claro el proyecto de Washington: llevar la OTAN a una fase superior, creando un bloque político, económico y militar EEUU/UE, siempre bajo las órdenes de Estados Unidos, que –junto con Israel, las monarquías del Golfo y otros países– se opone al área euroasiática en ascenso –ascenso basado en la cooperación entre Rusia, China– al igual que a los países del grupo BRICS [Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica], a Irán y a cualquier otro Estado que se sustraiga a la dominación de Occidente.

El primer paso hacia la realización de ese proyecto fue la creación de una fractura entre la Unión Europea y Rusia. En julio de 2013, se abrieron en Washington las negociaciones sobre el TTIP, cuyo avance encuentra muchas dificultades debido a la existencia de intereses contrastantes entre Estados Unidos y las mayores potencias europeas, a las que Rusia ofrece ventajosos acuerdos comerciales. Seis meses más tarde, en enero-febrero de 2014, el putsch de la plaza Maidan, organizado en Ucrania por Estados Unidos y la OTAN, inicia la reacción en cadena (ataques contra los rusos de Ucrania, separación de Crimea y regreso de esa península a Rusia, inicio del proceso de sanciones y contrasanciones) que reinstala en Europa un clima de guerra fría.

Al mismo tiempo, los países miembros de la Unión Europea se ven sometidos a la presión de flujos migratorios provocados por las guerras desatadas por Estados Unidos y la OTAN (contra Libia y Siria), guerras en las que participaron esos países europeos, y por los ataques terroristas del Emirato Islámico (surgido de esas mismas guerras).

En esta Europa dividida por «muros de contención» de los flujos migratorios, donde actualmente se propaga la sicosis por el estado de sitio, Estados Unidos está iniciando la mayor operación militar desde el fin de la guerra fría, con el despliegue en las fronteras con Rusia de cazabombarderos y navíos de guerra capaces de portar armas nucleares.

Bajo el mando de Estados Unidos, la OTAN –que cuenta entre sus miembros 22 de los 28 países miembros de la Unión Europea– intensifica la realización de ejercicios militares (más de 300 en 2015), principalmente en el frente oriental. Todo ello favorece el proyecto de Washington tendiente a la creación de un bloque político, económico y militar EEUU-UE. Ese proyecto goza del respaldo incondicional de Italia, así como el de los países de Europa oriental, más cercanos a Estados Unidos que a la Unión Europea.

Las mayores potencias europeas, principalmente Francia y Alemania, todavía están negociando. Pero mientras tanto van integrándose cada vez más a la OTAN. El parlamento francés adoptó, el 7 de abril de 2016, un protocolo que autoriza la instalación de centros de mando y de bases de la OTAN en suelo francés, algo que Francia había rechazado en 1966. Y Alemania, según reporta Der Spiegel, está dispuesta a enviar tropas a Lituania para reforzar el despliegue de la OTAN en los países bálticos, vecinos de Rusia.

Alemania –también lo informa Der Spiegel– se prepara también para instalar una base aérea en Turquía, donde ya operan varios aviones de guerra Tornado alemanes, oficialmente contra el Emirato Islámico, fortaleciendo así el despliegue de la OTAN en esta zona de primera importancia estratégica.

La creciente integración de Francia y Alemania a la OTAN, bajo el mando estadounidense, indica que, ante los intereses divergentes (en particular sobre las costosas sanciones económicas contra Rusia), están prevaleciendo las «razones geoestratégicas» del TTIP.


TTIP-IMPERIALISMO ECONÓMICO NORTEAMERICANO

Greenpeace ha hecho un gran servicio a la parte del mundo cuyos representantes son tan corruptos o tan estúpidos como para suscribir las "asociaciones" Trans-Pacífica y Trans-Atlántica. Greenpeace resguardó y filtró los documentos secretos TTIP que Washington y las corporaciones mundiales están imponiendo para Europa. Los documentos oficiales prueban que mi descripción de estas "asociaciones" cuando aparecieron por primera vez en las noticias es totalmente correcta. 

Estos así llamados "acuerdos de libre comercio" no son acuerdos comerciales. La finalidad de las "asociaciones", que fueron redactadas por las corporaciones globales, es hacer que las corporaciones sean inmunes a las leyes de los países soberanos en donde hacen negocios. El derecho soberano de cualquier país, ya sea social, ambiental, de seguridad alimentaria, protecciones laborales -cualquier ley o regulación-, que afecta las ganancias de una empresa se etiqueta como una "restricción del comercio". Las "asociaciones" habilitan a las corporaciones a presentar demandas que anulan la ley o reglamento y también transferir las multas pagadas por los daños producidos por las corporaciones hacia los contribuyentes del país que trató de proteger su medio ambiente o la seguridad de sus alimentos y trabajadores. 

La demanda no se escucha en los tribunales del país o en cualquier corte. Se escucha en un tribunal corporativo en el que las empresas sirven como juez, jurado y fiscal. 

En otras palabras, las "asociaciones" dan a las corporaciones globales el poder de revocar los resultados democráticos. Al parecer Europa consiste en democracias. Democracias establecen las leyes que protegen el medio ambiente y la seguridad de los alimentos y los trabajadores, pero estas leyes dictadas democráticamente reducen las ganancias. Cualquier cosa menos una fábrica de explotación, con salarios de hambre, sin protección del medio ambiente, sin legislación de seguridad para los alimentos o trabajadores, se puede revertir a voluntad por las corporaciones globales bajo los términos de las "asociaciones". 

Sólo un traidor, uno bien pagado, podría firmar un pacto de este tipo. 

En mi opinión, los impuestos a las corporaciones también pueden ser revocados ya que, obviamente, reduce los beneficios.
Las "asociaciones" Trans-Atlántico y Trans-Pacífico se efectuaron en secreto. La razón es obvia. Sabiendo los pueblos cómo estaban siendo vendidos habría habido una tormenta de protestas. Los cómplices corporativos y sus propagandistas en los medios financieros podían negar mis revelaciones porque yo no tenía documentos oficiales para publicar.
Los acuerdos de "asociación" son Tratados. En virtud de la Constitución de Estados Unidos los Tratados son una prerrogativa del Congreso, no la prerrogativa de un miembro ejecutivo nombrado Representante de Comercio que representa no al pueblo pero si a las corporaciones ávidas de ventajas. Para eludir la Constitución de los Estados Unidos los acuerdos se definen como no-Tratados. Vea usted cómo son establecidas las bases para la corrupción. 

La forma en que funciona es que el designado Representante Comercial de Estados Unidos "negocia" con los designados representantes comerciales de otros países. Cualquier resistencia al acuerdo es superada con el soborno y la intimidación. Toda la negociación se lleva a cabo en secreto. Cuando los representantes comerciales firman el acuerdo, éste se presenta a las legislaturas de los países. Los legisladores son advertidos de que tienen que aprobar el pacto y no poner en peligro todo el trabajo duro que se ha prolongado durante tanto tiempo y que es del interés de todos, como lo atestiguan todos los representantes comerciales sobornados y coaccionados. 

Estos "acuerdos comerciales" se originan en los EE.UU. porque las corporaciones globales de Norteamérica y los mega-bancos norteamericanos son los principales actores de la economía mundial, y los acuerdos que las corporaciones establecen a través del proceso dan a las compañías norteamericanas la hegemonía económica sobre los países que firman los pactos. Las “asociaciones” Trans-Atlántica y Trans-Pacífica son herramientas del imperialismo financiero norteamericano. 

Hoy (3 de mayo, 2016) en Press TV debatí con Sean O'Grady, el editor financiero del periódico británico The Independent. Es extraordinario que O'Grady tomó una línea totalmente opuesta a la de su periódico. Le sugerí que tal vez debería leer su propio periódico. 

Hoy un artículo en The Independent informó que los documentos filtrados muestran que 
"las empresas estadounidenses se otorgarán poderes sin precedentes sobre las nuevas regulaciones de salud o de seguridad pública que se introducirán en el futuro. Si cualquier gobierno europeo se atreve a legislar para elevar los estándares sociales o ambientales, TTIP otorgará a los inversores estadounidenses el derecho a demandar por la pérdida de beneficios en su propio sistema judicial corporativo, que no está disponible para las empresas domésticas, los gobiernos o cualquier otra persona. Para todos aquellos a los que les dijimos que estábamos alerta y que la Unión Europea nunca permitiría que esto sucediera, teníamos razón y Ud. estaba equivocado".
Como yo lo entiendo, la situación es peor que lo que el artículo describe. TTIP aplica a las leyes que ya están en los códigos, como las leyes de Francia contra las semillas y productos alimenticios GMO (Genetically Modified Organism; Organismos Modificados Genéticamente). 

El artículo de The Independent continúa:
"La impactante filtración de hoy del texto de la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés)) marca el comienzo del fin para el odiado acuerdo comercial entre la Unión Europea y EEUU, y un momento clave en el debate Brexit (sobre salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, nota del Traductor). Los negociadores no electos hasta ahora han mantenido el desarrollo de las conversaciones a través de un fanático nivel de secreto, con amenazas de persecución penal para cualquier divulgación de los contenidos del tratado”.
"Ahora, por primera vez, los pueblos de Europa pueden ver por sí mismos lo que la Comisión Europea ha estado haciendo al amparo de la oscuridad -y no es bonito. Los documentos TTIP filtrados, publicados por Greenpeace esta mañana, suman 248 páginas y abarcan 13 de los 17 capítulos donde el acuerdo final que ha comenzado a tomar forma. Los textos incluyen temas muy controvertidos tales como las normas de seguridad alimentaria de la UE, que ya se sabe que están en riesgo por el TTIP, así como detalles de las amenazas específicas, tales como el plan de Estados Unidos para poner fin a la prohibición de Europa sobre los alimentos modificados genéticamente”. 
"Los textos filtrados también revelan cómo la Comisión Europea se prepara para abrir la economía europea a la competencia desleal de las gigantes corporaciones de Estados Unidos a pesar de reconocer las desastrosas consecuencias que esto traerá a los productores europeos, que tienen que cumplir estándares mucho más altos que los que atañen a los EE.UU.”.
"Según las estadísticas oficiales, al menos un millón de puestos de trabajo se perderán como resultado directo de TTIP - y el doble de eso si se permite que pase el acuerdo completo. Sin embargo, nosotros ahora podemos ver que los negociadores de la UE se están preparando para la apertura comercial de sectores enteros de nuestras economías en el marco del TTIP, sin atender a las consecuencias humanas”. 
"En el comienzo de las conversaciones en 2013 la Comisión Europea dio una apobación a una prohibición de 30 años sobre el acceso público a los textos de negociación del TTIP, con pleno conocimiento de que no serían capaces de sobrevivir a las protestas si el pueblo podía ver el contenido de los acuerdos. En respuesta, los activistas convocaron a una 'estrategia de Drácula' en contra del acuerdo: expón al vampiro a la luz del sol y morirá. Hoy en día la puerta está completamente abierta y los primeros rayos de luz del sol brillan sobre el TTIP. Los negociadores de la UE nunca serán capaces de arrastrarse de nuevo en las sombras". 
"Para aquellos de nosotros, en el centro del debate sobre el referéndum de la UE, el desprecio mostrado por los negociadores TTIP al pueblo de Europa es el más potente recordatorio del déficit democrático en el seno de las instituciones de la UE".
Puede leer el artículo de The Independent aquí:
Las revelaciones son desconcertantes para los pueblos británicos y europeos. Por ejemplo, The Independent informa que el TTIP podría provocar la privatización del Servicio Nacional de Salud y el Parlamento del Reino Unido sería incapaz de detenerla. http://www.independent.co.uk/news/business/news/ttip-could-cause-an-nhs-sell-off-and-parliament-would-be-powerless-to-stop-it-says-leading-union-a7006471.html
En nuestro debate Sean O'Grady se desenvuelve como un pelele, un propagandista de los intereses corporativos que están detrás del TTIP. Dijo que se trataba de un acuerdo de libre comercio que benefició a todos, al igual que el TLC y otros acuerdos han demostrado ser el caso. Que se lo digan a todos los trabajadores estadounidenses desplazados.
El dijo que era desafortunado que el secreto posiblemente haya hecho daño en las perspectivas del acuerdo y que habría sido mejor si las disposiciones del pacto se hubieran conocido como se negociaron. De esa manera, dijo, el acuerdo no se vería amenazado por el efecto del impacto de la filtración de los documentos.
O'Grady también afirmó que nadie se ha acordado hasta ahora del pacto a pesar del hecho de que los representantes están de acuerdo con el pacto. Tal vez lo que significa es que las legislaturas no han dado su aprobación.
El autor del artículo de The Independent estima que la fuga impedirá su aprobación: "Después de las filtraciones que muestran lo que representa, esto realmente podría ser el final de TTIP". Si es así, O'Grady considera que es una gran pérdida. Para las corporaciones globales, por supuesto, no para los pueblos que explotaría.
Las revelaciones de Greenpeace echan por la borda el pacto, pero no estoy seguro. El Presidente francés Hollande dice, provisionalmente, que Francia no va a firmar el pacto tal como es. En otras palabras, nos dan un lenguaje difuso para hacer que parezca que nos lo enmiendan. 

El negociador jefe de la UE, Ignacio García Bercero, un probable beneficiario de un gran soborno, se precipitó en la defensa de TTIP declarando a Greenpeace como "rotundamente equivocada". La declaración de Bercero no tiene sentido. Greenpeace publicó los documentos oficiales. Nadie niega que los documentos filtrados son legítimos. Así, la aparente posición de Bercero es que los documentos oficiales son erróneos. Suena como un tipo que trabaja duro por su dinero. 

Bercero llegó a decir, según la BBC, que "no es correcto decir que los EEUU están presionando para bajar el nivel de protección de la UE". ¡Esta es una increíble mentira! Los mismos que están tratando de poner buena cara ante la fuga admiten que esto es precisamente lo que los EEUU están intentando hacer. Afirman que los europeos aún no han cedido. 

Es insincero de Bercero o O'Grady o alguien pretender que el TTIP no ha sido desde el principio para el establecimiento de la hegemonía corporativa global sobre los gobiernos de los países democráticos. Yo lo señalé cuando las corporaciones hicieron su primera movida. No hay ninguna duda de que las "asociaciones" Trans-Atlántica y Trans-Pacífica son sobre dar inmunidad al capitalismo global ante las leyes de los países soberanos. 

La Comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmström es, según la BBC, "la que dirije las conversaciones del TTIP". Malmström, otra destinataria probable de un gran soborno, dice: "simplemente no estoy en el negocio de bajar los estándares".
http://www.bbc.com/news/world-europe-36185746
Su afirmación es engañosa. Ella no está en el negocio de la reducción de las normas. Ella está en el negocio de hacer posible que el capitalismo global derribe todas las normas, fuertes o débiles.
Desde mi encuentro de hoy con Sean O'Grady, una persona cuya integridad ya no respeto, supongo que compraron-y pagaron a la prensa financiera corporativa occidental y los gobiernos para cerrar filas y desacreditar a los documentos filtrados como una especie de "teoría de la conspiración" Greenpeace. Incluso en mi presencia, siendo yo ex secretario adjunto del Tesoro de Estados Unidos y editor de The Wall Street Journal, O'Grady no tuvo ningún reparo en tergiversar en mi cara el acuerdo como uno bueno perjudicado solamente por el secreto. Si no hubiera sido secreto, dijo O'Grady, habría estado OK. 

Toda la palabrería sobre el libre comercio y la reducción de los aranceles es mero encubrimiento para el único propósito del TTIP, que es para establecer el imperialismo económico de Estados Unidos sobre los pueblos cuyos gobiernos les han vendido por dinero.

Fuente.

Por Paul Craig Roberts, traducción de Leonardo Del Grosso (twitter: @LeonardoDGrosso) de
Publicar un comentario