Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

martes, 25 de octubre de 2016

EE.UU. y su peligrosa estrategia de confrontación con Rusia. El Pentágono comienza una guerra encubierta de baja intensidad en Siria.


Ash Carter (izda) con Joe Dunford. Ash Carter es el Secretario de Defensa, "el Señor de la guerra" como lo denomina Mike Whitney. Es el máximo reponsable del ataque "por error" (?) contra un puesto avanzado sirio en Deir Ezzor, matando a 62 soldados sirios e hiriendo a cerca de 100. Tal ataque "por error (!!) permitió al Estado Islámico lanzar una ofensiva y recuperar posiciones. Mike Whitney considera, en el artículo que sigue, que el ataque fue deliberado y que se ajustó a una estrategia seguida por los halconesmilitares del Pentágono apoyados por Ash Carter, para sabotear el acuerdo de alto el fuego pactado por Kerry y Lavrov.

Fuente original en inglés: "Pentagon Begins Low-Intensity, Stealth War in Syria", en Information Clearing House, 9-10-2016.

Fuente de la traducción al castellano: blog del viejo topo. La traducción se ha realizado utilizando el original en inglés y la versión en portugués publicada en resistir.info
Imágenes: son añadidos nuestros. Lo mismo la negrita.

El Pentágono comienza una guerra encubierta de baja intensidad en Siria.

Mike Whitney
"El pasado miércoles [05 de octubre] en una reunión del Comité de Diputados en la Casa Blanca, funcionarios del Departamento de Estado, de la CIA y del Joint Chiefs of Staff, discutieron ataques militares limitados contra el régimen (Assad) (...) Un camino propuesto para sortear la anterior objeción de la Casa Blanca a atacar al régimen de Assad sin una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, sería llevar a cabo ataques encubiertos y sin reconocimiento público" - Washington Post [NT. El JCS, Joint Chiefs of Staff, es el "Estado Mayor Conjunto", el grupo que comprende a los jefes de las principales ramas de las Fuerzas Armadas de EE.UU].
Llámese a esto guerra encubierta, llámese provocar al oso, llámese como se quiera. El hecho es que la guerra de Siria está entrando en una nueva y más peligrosa fase, aumentando las probabilidades de una confrontación catastrófica entre EE.UU. y Rusia.

Este nuevo capítulo del conflicto es la invención del señor de la guerra del Pentágono, Ash Carter [NT.: Secretario de Defensa], cuyo ataque contra un puesto avanzado sirio en Deir Ezzor mató a 62 soldados sirios regulares, poniendo rápido fin al frágil acuerdo de alto el fuego. Carter y sus generales se opusieron al acuerdo de alto el fuego de Kerry-Lavrov, porque habría requerido "cooperación militar y de inteligencia con los rusos". En otras palabras, EE.UU. habría necesitado obtener la luz verde de Moscú para los objetivos de sus bombardeos, lo que habría socavado su capacidad para apoyar a sus combatientes yihadistas en el terreno. Para el Pentágono ésta fue la verdadera razón para romper el acuerdo. El bombardeo de Deir Ezzor remedió todo eso. Sacó al Pentágono de la situación complicada en la que estaba, torpedeó el alto el fuego y permitió a Carter poner en marcha su propio tiroteo sin autorización presidencial. Misión cumplida.


El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov (drcha) con el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry. Whitney considera que el acuerdo de alto el fuego en Siria pactado por ambos, fue torpedeado por Ash Carter y los militares del Pentágono, porque "habría socavado su capacidad para apoyar a sus combatientes yihadistas en el terreno".


Pero el tipo de escalada militar que Carter tiene en mente, después de todo, es una confrontación directa entre Estados Unidos y Rusia, que la mayoría de los analistas asumen que llevaría a una guerra nuclear. ¿Está realmente dispuesto a correr el riesgo?

Claro que no, pero no todo el mundo está de acuerdo en que más violencia dará lugar a un intercambio nuclear. Carter, por ejemplo, parece pensar que puede elevar las apuestas considerablemente sin ningún peligro real, por lo que se propone llevar a cabo una guerra encubierta de baja intensidad, una guerra silenciosa principalmente sobre activos sirios que obligaría a Putin a aumentar el compromiso militar de Rusia. Cuanto mayor sea el compromiso militar de Rusia, mayor será la probabilidad de un estancamiento, que es el objetivo principal del plan C, también conocido como Plan Carter. Echad un vistazo a este recorte de un artículo del Washington Post el martes, lo que ayuda a explicar lo que está sucediendo:
"Los ataques militares contra el régimen de Assad estarán de nuevo sobre la mesa el miércoles en la Casa Blanca, cuando los altos funcionarios de la seguridad nacional en el gobierno de Obama se pongan a discutir las opciones para el camino a seguir en Siria (...)
Dentro de las agencias de seguridad nacional, las reuniones han tenido lugar durante semanas con el propósito de considerar nuevas opciones para recomendar al Presidente para hacer frente a la actual crisis en Alepo (...) Una reunión del Consejo Nacional de Seguridad, que podría incluir al presidente, podría tener lugar en este fin de semana.
El pasado miércoles, en una reunión de la Comisión de Diputados en la Casa blanca, los funcionarios del Departamento de Estado, la CIA y los miembros del Estado Mayor Conjunto [JCS], discutieron ataques militares limitados contra el régimen (...)
Las opciones consideradas (...) incluyen el bombardeo de pistas de aterrizaje de la Fuerza Aérea Siria, utilizando misiles de crucero y otras armas de largo alcance disparadas desde aviones y barcos de la coalición (...) una forma propuesta para eludir la objeción de la Casa blanca para atacar el régimen de Assad sin una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, sería la de llevar a cabo ataques encubiertos sin reconocimiento público, dijo el funcionario." ("Obama administration considering strikes on Assad, again", Washington Post)
¿No le parece que el Washington Post debería haber mencionado que la sórdida empresa de Carter ya está en marcha?

Considere el bombardeo de Deir Ezzor, por ejemplo. ¿Será que no cumplió con este patrón mencionado por el Post de "ataques militares de EE.UU. contra el régimen de Assad"?

Realmente sí.

¿Qué hay de los dos puentes sirios sobre el Eufrates que aviones militares estadounidenses destruyeron la semana pasada? (Lo que hace más difícil atacar las fortalezas del ISIS en el cuadrante oriental del país) ¿No se dan cuenta?

Por supuesto que sí.

Y no olvidemos el hecho de que los amigos yihadistas de Carter sobre el terreno lanzaron un ataque con morteros contra la embajada de Rusia en Damasco el martes. Ésta es otra parte de esta guerra de baja intensidad que ya está en marcha. Así que toda esta basura acerca de que Obama está pensando profundamente estas "nuevas opciones" para los "ataques militares", es una bazofia completa. El Plan Carter ya está en plena marcha, el tren ya salió de la estación. Lo único que falta es la autorización presidencial, que probablemente no sea necesaria ya que el II Duce Carter decidió que era su turno para dirigir el país.

Ahora echad un vistazo a este memorándum al presidente de un grupo de ex agentes de inteligencia estadounidenses, motivados a advertir a Obama acerca de (entre otras cosas) "afirmar el control civil de la Casa Blanca sobre el Pentágono". He aquí un extracto:
"En declaraciones públicas que rayan la insubordinación, oficiales superiores del Pentágono inusualmente expresaron su abierto escepticismo respecto a los aspectos clave del acuerdo de Kerry-Lavrov. Podemos suponer que lo que Lavrov contó a su superior en privado está próximo a las palabras inusualmente contundentes en NTV de Rusia, el 26 de septiembre [NT. NTV: canal de TV ruso]:
"Mi buen amigo John Kerry (...) está bajo fuertes críticas de la maquinaria militar de Estados Unidos. A pesar del hecho de que, como siempre, [que] dan garantías de que el Comandante en Jefe de los EE.UU., el presidente Barack Obama, lo apoyó en sus relaciones con Rusia (...) al parecer los militares en realidad no escuchan el Comandante en Jefe".
Las palabras de Lavrov no son mera retórica (...) Las diferencias políticas entre la Casa blanca y el Pentágono rara vez se expresan tan abiertamente como está sucediendo ahora acerca de la política en Siria".("Obama Warned to Defuse Tensions with Russia", en Consortium News)¿Cuánto de chocante resulta esto? ¿Cuándo fue la última vez que se leyó un memorándum de agentes de inteligencia retirados para advertir al presidente de que el Pentágono estaba usurpando su autoridad constitucional? ¿No piensan que esto suena bastante serio?

En pocas palabras: el Pentágono está básicamente procesando su propia pequeña guerra en Siria y luego parlotea de política con Obama, cuando ellos actúan como quieren. Aquí hay más información del Washington Post:
"La CIA y los miembros del JCS [Estado Mayor Conjunto] (...) expresaron su apoyo a tales opciones "cinéticas", dijo el funcionario (...) Eso marcó un aumento del apoyo para el ataque contra Assad, en comparación con la última vez que tales opciones fueron consideradas." (Washington Post)
Por supuesto que quieren bombardear a Assad. ¡Están perdiendo! Todo el mundo quiere bombardear a alguien cuando se está perdiendo. Es la naturaleza humana. Pero eso no quiere decir que sea una buena idea. Es una muy mala idea. Al igual que el apoyo a los extremistas sunitas es una mala idea. Como es una mala idea facilitar a locos fanáticos misiles portátiles tierra-aire que son lanzados desde el hombro (MANPADS). ¿Qué locura es esa? ¿Y cuánto tiempo pasará antes de que uno de esos chalados religiosos utilicen sus juguetes nuevos para derribar un avión de pasajeros israelí o estadounidense? No mucho tiempo, apostaría. La idea de reforzar la apuesta con maníacos homicidas (proporcionándoles armas más letales) es en realidad una de los ideas más estúpidas de todos los tiempos. Sin embargo, el Pentágono y la CIA parecen pensar que es una excelente estrategia militar. Aquí una última perla del artículo del Washington Post:
"El adjunto de Kerry, Antony Blinken, testificó la semana pasada que el efecto de palanca de EE.UU. sobre Rusia, se deriva de la idea de que Rusia acabará finalmente agotada por el costo de su intervención militar en Siria. Las consecuencias de tal estancamiento son que Rusia se verá atrapada en un pantano que tendrá una serie de efectos profundamente negativos", dijo Blinken al Comité de las Relaciones Exteriores del Senado" (Washington Post)
¿Se ve? Está en blanco y negro: un "barrizal". La estrategia del nuevo "Plan C" está concebida para crearle un atolladero a Putin, al incrementar gradualmente la violencia que le obligue a prolongar su estancia y profundizar su compromiso. Es una trampa inteligente y podría funcionar. La única dificultad es que Putin y sus aliados parecen estar haciendo progresos constantes en el campo de batalla. Lo cual hará un poco más difícil para los enemigos de Siria continuar sus provocaciones e incitaciones sin desencadenar represalias masivas.

Pero tal vez Carter no ha pensado en eso todavía.


Yihadista de Jabhat al-Nusra, con un lanzamisiles MANPADS en Siria. Mike Whitney pregunta: "¿cuánto tiempo pasará antes de que uno de esos chalados religiosos utilicen sus juguetes nuevos para derribar un avión de pasajeros israelí o estadounidense?"

NOTA: Rusia ha enviado una advertencia al Pentágono: los aviones hostiles que amenacen las tropas sirias serán derribados.

Esta es una información el pasado jueves en Sputnik Internacional:
"El Ministerio de Defensa ruso dijo que "los sistemas de defensa antiaérea rusos S-300 y S-400 instalados en Hmeymim y Tartus en Siria, tienen una capacidad de combate que podría sorprender a cualquier objetivo aéreo no identificado. Los operadores de los sistemas de defensa antiaérea rusos no tienen tiempo para identificar el origen de los ataques aéreos y la respuesta será inmediata. Cualquier ilusión acerca de la "invisibilidad" [al radar] de aviones militares, inevitablemente se verá aplastada por una decepcionante realidad". 
No más Deir ez-Zors
"Advierto a todas las 'mentes calientes' que, tras el ataque aéreo de la coalición el 17 de septiembre al Ejército Sirio en Deir ez-Zor, tomamos todas las medidas necesarias para evitar que cualquier "accidente" semejante pueda afectar a las fuerzas rusas en Siria", dijo Konashenkov. (Sputnik)

Rusia ha desplegado en Siria misiles de defensa antiaérea S-300 y S-400. Rusia ha advertido que no permitirá más "errores" estadounidenses como el de Deir ez-Zor, y que su defensa antiaérea entrará en acción "sin tiempo de identificar el origen de los ataques aéreos". Los avanzados S-400 son resultado de la colaboración militar y financiera entre Rusia y China (el sistema fue desarrollado conjuntamente).

Mike Whitney
Information Clearing House, 09-10-2016
Traducción al castellano: blog del viejo topo

Mike Whitney es un escritor freelance que vive en el estado de Washington. Es uno de los autores del libro Hopeless: Barack Obama and the Politics of Illusion (AK Press). Algunos de sus artículos puedes consultarlos en inglés en opednews.com y en counterpunch.org En castellano puedes leer una serie de trabajos suyos que fueron apareciendo en rebelion.org y en sinpermiso.info
Publicar un comentario