Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

sábado, 3 de diciembre de 2016

LA ELECCIÓN DE TRUMP: ¿MUERTE DE LA GLOBALIZACIÓN Y RENACIMIENTO DE LA NACIÓN?

Una de las razones que impidió a los principales medios de comunicación occidentales ver venir la victoria de Donald Trump es la ceguera ideológica de la élite oligárquica y globalista.

En efecto, quienes pertenecen a la clase dirigente política, mediática o económico-financiera, están todos comprometidos con la causa de la globalización económica, cuyo centro ideológico e histórico es el mundo anglo-americano.

La Unión Soviética y el comunismo internacional vieron su final formal con la caída del muro de Berlín. ¿Podemos afirmar que el fin de la globalización económica por su parte, ha sido firmado con la elección de Donald Trump?

Es una interpretación que tiene sentido si uno cree lo que el economista estadounidense James Kenneth Galbraith escribió en 2008:
"Si el credo soviético era la planificación centralizada, el nuestro era su contrario absoluto: el culto al mercado libre. Pero en los Estados Unidos la relación entre la teoría y la práctica política no es fácil. A este respecto, el parecido con lo que pasaba en la antigua Unión Soviética es preocupante: la acción pública americana no era (y no es) regida por los principios de la doctrina oficial. La doctrina más bien sirve como un mito legitimador, lo que se dice y se les repite a niños en las escuelas, pero que nadie se toma en serio en los círculos de poder.

¿Cuál es la utilidad del mito? El mismo aquí hoy que ayer allá: establece límites a la oposición, restringe la circulación de las ideas y reduce la esfera del debate aceptable respetable... La oposición respetable jura lealtad al sistema mediante la aceptación de su mito director. [i]
El éxito de Trump es que no ha cumplido con este mito, este dogma; al contrario, él ha atacado frontalmente el libre comercio generalizado, señalando sus desastrosos efectos sociales y económicos.

La globalización como herramienta de dominación oligárquica

Como lo mostró el economista James K. Galbraith en su libro El Estado depredador [ii] , el control de la economía de Estados Unidos pasa de las manos de los industriales a las de los banqueros, reemplazando la economía real por la economía ficticia con la preeminencia de un capitalismo accionarial y especulativo [iii] conduciendo a una destrucción del tejido industrial y a una financiarización de la economía de Estados Unidos, y por lo tanto de la del mundo.

América salió entonces de la era del paternalismo benévolo de tipo fordista (Henry Ford) - mutuamente beneficioso para los dueños del capital y para los trabajadores -, para entrar en la de la rapacidad bancaria, devastadora y apátrida.

El imperio estadounidense, cuyo aparato estatal ha sido investido por una oligarquía multisecular, no podía, como su predecesor inglés, controlar el mundo sólo por un poderoso ejército (hard power), sino que tuvo que adaptarse a una mundo cada vez más vasto (por su demografía y por la reemergencia de potencias económicas y militares), aplicando los principios del soft power, y particularmente utilizando las relaciones de poder como las instituciones internacionales, los lobbys, los medios de comunicación internacionales y las redes de influencia de carácter oculto, que se encargarán de someter a la humanidad.

El acuerdo de Bretton Woods en 1944, que debía responder a la crisis de 1929 (que fue resultado de la especulación financiera), dio origen al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional. Lo que desembocó de estos acuerdos era conforme a la voluntad de los Estados Unidos, es decir, hacer del dólar el instrumento de referencia internacional e imponer la liberalización de los movimientos de capitales.

Las reglas del comercio internacional fueron tratadas durante la conferencia de La Habana ese mismo año. Los norteamericanos se habían negado a firmar el acuerdo que pretendía regular el comercio sobre bases nacionales y proteccionistas, ya que eran partidarios del libre comercio.

La Organización Mundial del Comercio que nació en 1995 se encargará de responder los deseos de los Estados Unidos favoreciendo el sistema de libre cambio generalizado, que irónicamente ha golpeado a Estados Unidos con el flagelo que impusieron al mundo: la desindustrialización y el desempleo masivo.

En la presente secuencia histórica, es evidente que el imperialismo norteamericano se mantiene sólo por la amenaza militar (hard power), y la política de la subversión (revoluciones de color y guerras civiles)... Tal sistema de dominación, en la escala de la historia, no puede sino durar sólo el tiempo que dura un relámpago; algo que habían comprendido los imperios tradicionales de la antigüedad que se mantuvieron sobre una base de legitimidad, de "superioridad civilizacional" y de aceptación de los pueblos dominados.

El poder imperial así como sus instituciones internacionales se quedaron sin fuerzas a pesar de, o a causa de sus esfuerzos. El paso de un soft power seguro de sí a un hard power nervioso y febril es la manifestación de una verdadera y profunda debilidad moral y material que toca el corazón mismo del imperio.

El fracaso de la globalización ha hecho el éxito de Trump

Es esta catástrofe causada por el libre comercio y la financiarización de la economía - identificada por el pueblo estadounidense – lo que Trump ha denunciado y a la que ha propuesto soluciones adecuadas (que muchos economistas proponen desde hace años).

Responder a las expectativas del pueblo estadounidense, encargarse de sus preocupaciones, es de ahí de donde viene el éxito de Donald Trump, no por su personalidad y sus declaraciones "racistas" que habrían empujado a los "pequeños blancos sub-educados de sexo masculino" a votar por él.

Un análisis de la sociología electoral pone en evidencia que la realidad está bien lejos de la propaganda mediática que quiere enmascarar la victoria de la cuestión socio-económica con la de los conflictos raciales [iv] .

El periódico Atlántico informa del estudio posterior a las elecciones que ha hecho el New York Times y que desmintió las encuestas sobre el electorado de Donald Trump:
"Donald Trump fue la sorpresa en estas elecciones. The New York Times analiza la evolución de los grupos sociológicos que explica este resultado que ha confundido a los analistas.
  • Entre los blancos, Donald Trump ganó con un amplio margen entre los que no tienen un título de enseñanza superior, y aún así ganó en otros. 
  • La base electoral de Trump es la clase trabajadora blanca, que se define como los blancos que no tienen un título de enseñanza superior. Este grupo ha votado masivamente por Trump. Y si los graduados blancos votaron más por Hillary Clinton,Trump, sin embargo, ha ganado en casa.
  • División de clase. Hillary Clinton ganó entre los menos ricos (ingresos inferiores a 30.000 dólares por año), y los más ricos (más de 100.000 dólares en ingresos por año). Donald Trump ganó entre las clases medias: quienes ganan entre 50.000 y 100.000 por año (esos son los primeros afectados por los efectos del libre comercio).
  • Minorías menos presentes de lo esperado. Si Hillary Clinton ha registrado puntuaciones leoninas entre las minorías, estos resultados siguen siendo inferiores a los alcanzados por Barack Obama en 2012, que le permitieron ganar.
  • Los hombres votaron Trump, y las mujeres votaron (relativamente) poco a Clinton. Si Donald Trump ganó entre los hombres, lo que estaba previsto, lo estaba menos el apoyo de las mujeres, dado que Hillary Clinton habría sido la primera mujer presidente de los Estados Unidos, y dado que Donald Trump fue visto como misógino. Hizo una puntuación ligeramente por debajo de lo normal entre las mujeres ". [v]
La oligarquía, a través de su representante, Hillary Clinton - cuya campaña ha costado tres veces más cara que la de Trump, y que además contó con el apoyo de todo el aparato mediático -, quiso imponer temas sociales y raciales - los negros que votaron por el candidato de la oligarquía no eran conscientes de que iban en contra de sus propios intereses, especialmente económicos [vi] - para hacer frente a los temas socioeconómicos. Y el hecho de que esta estrategia haya fracasado incluso en Estados Unidos, un país cuya historia y construcción se basan en parte en la raza y la desigualdad estructural (heredada de la cultura inglesa), es muy significativo de la profundidad de la crisis.

El momento de las elecciones: la globalización o la nación

En su libro L’illusion économique [vii] (1998), el historiador y demógrafo Emmanuel Todd ha puesto de manifiesto la correlación entre el nivel de la educación y el progreso técnico e industrial, generador de la riqueza material de una sociedad. Sobre la base de esta "ley" antropológica y económica, el retroceso de la educación se puede interpretar como una de las causas del estancamiento o de la regresión de la productividad y del progreso técnico. Este es el caso de Estados Unidos, que han tenido una interrupción de su nivel educativo a partir de los primeros años sesenta. El resultado fue tan brutal como mecánico: la ralentización del nivel de productividad, seguido de una descomposición industrial, todo lo cual prepara el lecho de la recesión económica.

Esta situación ha sido agravada por el sistema de libre cambio global que puso a la industria de los Estados Unidos frente a titanes de la producción cuantitativa y cualitativa como Japón y Alemania, quienes, desde los años setenta, han acentuado - debido al régimen de libre cambio - la destrucción de la industria americana [viii] .

El éxito de Donald Trump es la reacción a este lento proceso regresivo que alejó a América de su sueño.

Que la cuestión económica se haya combinado con la del cuestionamiento del costoso e inútil imperialismo es consistente: el libre cambio está asociado al imperialismo estadounidense, los cuales se oponen al aislacionismo geopolítico acoplado al proteccionismo económico.

Es esta realidad la que Donald Trump fue capaz de formular en lenguaje sencillo y comprensible para la masa.

Pero no hay que esperar con el presidente Trump un desmantelamiento del sistema imperial de Estados Unidos y de las instituciones de la globalización. Esta enorme máquina no está bajo el control de la Casa Blanca.

Sin embargo, lo que estamos presenciando es un importante cambio ideológico que impactará de una manera u otra en la realidad material, debido a que las estructuras y la ideología que las subyace están relacionadas entre sí.

Esta ventana histórica que acaba de abrirse ofrece a Europa en general, y a Francia en particular, un margen de maniobra (posiblemente de corta duración), que eventualmente permitirá al continente emanciparse de la tutela de Estados Unidos y reorientar así su política (esta ventana providencial, la anunciaba en un artículo en diciembre del año 2015[ix] , pero no me esperaba verla abrirse en los EE.UU.). Pero esto sólo será posible después del barrido puro y simple de la clase política francesa.

Los Estados Unidos están en el mundo occidental contemporáneo a la vanguardia ideológico-política - ya que son el centro de la producción "cultural" de Occidente - la elección de Trump podría justamente ser el impulso de una dinámica "revolucionaria" o de un vuelco en Europa occidental. Hoy, los europeos exasperados por una casta política corrupta y por la dictadura tecnocrática y bancaria del politburó de Bruselas, pueden decirse "si los americanos lo han hecho, es que es posible".

La política es el arte de lo posible.


NOTAS

[I] James K. Galbraith, L’Etat prédateur, 2008, éd. Le Seuil, 2009, p. 17.

[Ii] James K. Galbraith, op. cit.

[Iii] Sobre el capitalismo accionarial ver: Frédéric Lordon, La crise de trop, Fayard, 2009.

[Iv] Véase el análisis del sociólogo y ensayista Alain Soral después de la elección de Donald Trump (9 de noviembre de 2016): http://www.egaliteetreconciliation.fr/ERFM-Emission-speciale-Election-americaine-et-Donald-Trump-42484.html

[V] http://www.atlantico.fr/pepites/2016-tournant-sociologique-trump-2875248.html

[Vi] Véase la conferencia que Emmanuel Todd dio un par de horas antes de las elecciones de Estados Unidos*, el 8 de noviembre de, 2016 :https://blogs.mediapart.fr/xipetotec/blog/081116/crise-de-la-societe-americaine-crise-de-la-globalisation (ver la conferencia).

[Vii] Emmanuel Todd, L’illusion économique : Essai sur la stagnation des sociétés développées, Gallimard, 1998.

[Viii] Emmanuel Todd, op. cit.

[Ix] Youssef Hindi, Attentats du 13 novembre, la politique et l’avenir de la France en question, 4/12/2015, 12/04/2015: http://www.geopolintel.fr/article992.html

Youssef Hindi es escritor e historiador de la escatología mesiánica. Es autor de obras Occident et Islam – Sources et genèse messianiques du sionisme. De l’Europe médiévale au Choc des civilisations y Les mythes fondateurs du choc des civilisations. 2016, Ediciones Sigest.

Fuentes.
Publicar un comentario