Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

lunes, 13 de febrero de 2017

Racismo e inmigración

Por Israel Adán Shamir

Una pareja de ucranianos se fija en un graffiti que dice : “¡Mándalos al diablo y salva a Rusia!” . Y uno le dice al otro: “¡No es mala idea!, pero ¿quién tiene ganas de salvar a Rusia?

Este chiste me volvió a la mente, cuando estaba leyendo un manifiesto de los nacionalistas blancos: “No a la inmigración, salvemos a la raza blanca”. La primera opción es válida, pero el objetivo final es irrelevante, en el mejor de los casos.

No hace falta pertenecer a la raza blanca para entender los problemas que causan los traslados de población. No hace falta siquiera creer en la existencia de clasificaciones raciales para darse cuenta que las migraciones masivas causan problemas reales. El razonamiento racialista que sostiene la oposición al fenómeno de las migraciones masivas es superfluo e improductivo, pues si bien la masividad de las migraciones es un fenómeno moderno, el racialismo de hace unos 140 años es algo tan trasnochado como hiriente.

No hace falta el menor sentimiento de superioridad racial ni siquiera de identidad racial, para rechazar la inmigración. Los lectores de Milne tal vez recuerden la reacción nada amistosa del Osito Winnie con sus amigos Piglet y Rabbit ante el animal recién llegado, Kanga, a su selva: secuestraron al inmigrante en ciernes. El cuento termina con que todos se hacen amigos al final, pero ni siquiera Milne habría logrado mantener un final feliz si miles de Kangas hubiesen inundado la selva.

Los seres humanos así como los demás animales tienen mecanismos defensivos para proteger su territorio y su acceso a los recursos. Son estos mecanismos los que hoy en día se caricaturizan con la apelación de “racismo”, como el destape de tendencias naturales brutales, pero la protección del territorio propio es algo relevante también en el plano moral.

En la Rusia soviética de mis años mozos, el chaval que cortejase a una chica de otro vecindario corría un riesgo muy serio de verse castigado por los otros chicos del lugar. No había diferencia étnica, racial, religiosa ni tampoco social entre las dos comunidades; los jóvenes del bloque A no se consideraban mejores que los del bloque B, pero defendían sencillamente su acceso a “sus” propias féminas.

Y sigue siendo una actitud razonable en los jóvenes, la de proteger a “sus” chicas, como proteger su fuente de trabajo. Ellos también tienen que vivir, y los grupos idealistas que dejan el paso libre a los advenedizos desaparecen rápidamente.

La inmigración masiva tiene que ver a la vez con la invasión y con el tráfico de esclavos. Si los inmigrantes prosperan, se trata de invasión; si les va mal, entonces es esclavitud. En ambos casos, sólo una fracción pequeña de la población saca provecho del fenómeno; se les llamará burguesía “compradora” o “traficantes de esclavos”, a medida que se clarifique la situación. En general, la gente de dinero valora los frutos de la inmigración mientras que los pobres pagan el costo abrumador de ella. Pero no todos los ricos sacan ventaja de la situación en grado igual. Los ricos, lo mismo que el resto de todos nosotros, pueden elegir entre dos actitudes, ante la sociedad que los crió: deberíamos dividirlos entre pastores y predadores. Los pastores se limitan a trasquilar a sus rebaños, mientras que los predadores llevan al matadero hasta el último cordero si el precio les conviene.

Un ejemplo de pastores nos lo ofrece la gran familia de industriales suecos, los Wallenberg, dueños no exclusivistas de las 30 firmas mayores de Suecia, incluyendo nueve de las 15 mayores. En conjunto, la familia Wallenberg posee o controla más de la mitad de la economía sueca. Los grandes y excepcionales logros de la sociedad sueca se deben a este bloque poderoso trabajando en armonía con los sindicatos y el gobierno. La lista de los predadores empezaría con Carl Icahn, el temido financiero y devorador de corporaciones que arruinó a más compañías y gente que todas los que Wallenberg jamás tuvo en su poder. La presencia de predadores sin trabas hace que los pastores ya no puedan hacer lo que mejor saben hacer. Peor aún, los predadores no tienen escrúpulos a la hora de llevar sus víctimas al matadero.

Los predadores utilizan la inmigración masiva como un arma poderosa. Los inmigrantes tienen que vivir en alguna parte, de modo que el precio de la vivienda y los alquileres suben, lo cual beneficia a los ricos. En Israel, los dueños de edificios dividen sus viejos apartamentos en unidades pequeñas, y se las alquilan a los inmigrantes. Así, multiplican por dos o tres sus ingresos, mientras que la gente común del lugar no encuentra un apartamento de tamaño decente a un precio razonable. Los inmigrantes necesitan crédito, y los prestamistas se lo ofrecen al 20% mensual. La inmigración socava la seguridad de los trabajadores, creando excesos de mano de obra.

El trabajo precario cuesta menos: los trabajadores están a su disposición cuando se necesitan, y cuando no, se van. Esta es una de las razones por las que Israel recluyó a los trabajadores palestinos en territorios cerrados, importando chinos en su lugar. La inmigración masiva es un arma poderosa en la lucha de clases. Al importar trabajadores potenciales, los amos y predadores socavan las clases obreras. Se trata de importar fuerza de trabajo, y como cualquier importación, esto baja el valor del producto local, es decir del trabajador nativo.

Los predadores hablan de “destrucción creativa”. No les importan las empresas que quiebran bajo el nuevo régimen. Las compañías que logran sobrevivir pueden ser desterradas a la India simplemente con apretar un botón. La inmigración quiebra los sindicatos. Mejor aún para los dueños, la inmigración masiva abre un secundo frente en la lucha de clases, el del enfrentamiento entre clase obreras e inmigrantes.

La inmigración se convierte sin remedio en una guerra por los recursos: para el empleo, las mujeres, la comida y la vivienda. Las clases medias sacan algunos beneficios : sirvientas más baratas, choferes más baratos, niñeras, jardineros y sexo, todo se abarata. La internacional gay (apelación de Joseph Massad) de clase media está a la vanguardia para apoyar la inmigración; esto se puede explicar por un alto nivel de compasión, pero también por su propio interés en tener un vivero de parejas de fácil acceso y barato. Los inmigrantes no compiten con las clases medias, no viven en las mismas zonas; tampoco les quitan a las clases medias sus trabajos. Son los trabajadores los que cargan con el choque de esta guerra, y no les queda tiempo o energía para la lucha de clases contra las clases poseedoras.

La inmigración conlleva otros efectos especiales, como descubrió Robert Putnam (http://www.utoronto.ca/ethnicstudies/Putnam.pdf ). Este investigador, bien conocido por su postura a favor de la inmigración, se vio obligado a concluir: a medida que la diversidad étnica aumenta, la inmigración y la diversidad étnica tienden a reducir la solidaridad social y el capital social[1]. En un entorno étnicamente diversificado, los residentes de todas las razas tienden al “perfil bajo”. La confianza se debilita, incluyendo la confianza entre gente del mismo grupo; el altruismo y la cooperación comunitaria desaparecen, y los amigos más aún.

Es los Estados Unidos, lo mismo que en Europa, junto con la heterogeneidad generalmente se observa que disminuyen la cohesión de la comunidad nativa y la satisfacción, mientras aumenta la inestabilidad laboral. O sea, que en todos los países se observa que una heterogeneidad étnica mayor conlleva la desconfianza de las medidas sociales, y una menor inversión en objetivos públicos, de interés común.

Putnam toma en cuenta dos mecanismos detrás del impacto de la inmigración. La teoría del conflicto supone que “la diversidad alimenta la desconfianza fuera del grupo y la solidaridad dentro del grupo mismo. Cuanto más nos encontramos obligados a una proximidad física con gente de otra raza u otro trasfondo étnico, más nos aferramos a “lo nuestro”, y más desconfianza sentimos de “lo ajeno”. Por el contrario, la teoría del contacto dice que “ la diversidad genera la tolerancia interétnica y la solidaridad social. A medida que tenemos más contactos con gente distinta, superamos nuestra duda inicial y nuestra ignorancia, y empezamos a confiar más en ellos”.

En realidad, los resultados de la investigación masiva de Putnam fueron más pesimistas que cualquier teoría. En el contexto inmigratorio, la gente empieza a temer a sus vecinos de toda la vida tanto como a los recién llegados; “la diversidad no produce ‘malas relaciones raciales’ ni hostilidad grupal hacia otros grupos definidos étnicamente, sugieren nuestros descubrimientos. Lo que ocurre más bien es que los habitantes de comunidades diversas tienden a retraerse de la vida colectiva, a desconfiar de sus vecinos independientemente del color que tengan, a alejarse hasta de sus amigos más próximos, y a esperar lo peor de su propia comunidad y sus dirigentes; así, ejercen menos su capacidad de trabajo voluntario, se dedican menos a practicar la caridad, y trabajan menos en proyectos colectivos, dejan de inscribirse para votar, se agitan más en la lucha por reformas sociales, pero al mismo tiempo dejan de creer que puedan cambiar las cosas, de modo que se limitan a rumiar su desgracia ante el televisor.”

Esto es exactamente lo que desean los predadores; una población atomizada, insegura, con el alma quebrada, en perpetuo estado de guerra civil fría consigo misma. Dejan de organizarse y de proyectarse en el futuro; se quedan quietos frente al televisor, y sufren. Y ¿quiénes son los Maestros del Disurso que deciden el contenido de la programación televisiva? Pues los servidores de los predadores, por supuesto.

Para defender su política de destrucción de la sociedad por la inyección de extranjeros, inventaron y propagaron una nueva acusación mortal, la del racismo. La gente que se resiste a aceptar la inmigración masiva que se les impone es tachada de racista, y se le excluye de cualquier participación en el guión televisivo impuesto de antemano. El racismo es un pecado mortal inventado en fecha reciente por los Maestros del Discurso para disimular sus intenciones predatorias. El racismo, tal como lo describe el diccionario (como un odio misterioso, irracional, hacia razas supuestamente inferiores) no existe. Yo, que soy de tez oscura, y tengo el bigote típico de la gente del Mediterráneo, nunca me he topado con el llamado racismo en mis sesenta años de andanzas por el mundo. Por cierto, tampoco he tratado de fastidiar a los nativos de ningún lugar poniendo música extranjera a todo volumen, observando costumbres extrañas en público, o con una conducta ofensiva a propósito.

Por supuesto, la gente trata de adivinar el origen del extraño. Si me pagaran un dólar por cada vez que me preguntaron de dónde yo era, ya sería rico. Los judíos, los tímidos mandamases de oleadas etéreas, consideran que esta pregunta es en sí “un ataque racista, a pesar de que son ellos los que hacen la pregunta más que nadie. La pregunta se origina en la inocente curiosidad humana, no en el supuesto racismo: uno quiere aprovechar la oportunidad del encuentro para confirmar la visión que uno tiene del mundo: ¿por qué será que los italianos comen pastas? ¿Será verdad que los musulmanes quieren matar a los infieles después de tirar bombas sobre Nueva York el 11 de septiembre? ¿Por qué será que los negros son los mejores en deporte? ¿Y cómo hacen los judíos para ser tan ricos? Los únicos que se ofenden por la pregunta son los judíos, porque son demasiado arrogantes e inseguros para reconocer que cada extranjero, no necesariamente judío, tiene que aguantar las preguntas sobre quién es y qué es lo que lo hace así o asá. Al contrario de la creencia popular judía, la gran mayoría de los seres humanos (“los goy”) no piensan tanto, ni tan a menudo, en los judíos, y seguramente no invierten ningún capital emocional en odiar a los judíos “por ser judíos”.

A la gente le conviene aferrarse a los estereotipos, pero no se trata del viejo racismo malo de antes (algo así como un “odio irracional”) tampoco. Los estereotipos y prejuicios forman parte de nuestra vida como algo legítimo, pues sirven para facilitar muchas decisiones. Por ejemplo, si uno camina por las calles oscuras de un ghetto urbano y uno nota una barra de muchachos sin una sola chica entre ellos, el prejuicio nos aconseja cambiar de rumbo. Si un vago zarrapastroso le ofrece a uno venderle un reloj de oro, el prejuicio recomienda no aceptar el negocio. Si una extranjera encantadora se empeña en llevarle a usted a la cama, el prejuicio sugiere con insistencia el condón, o la fuga. La Liga Judía contra la Difamación (ADL) plantea muy correctamente que existe un estereotipo acerca de la “cábala maligna de los judíos” que suelen “empujar a la guerra”, así como que “son los dueños de los medios judíos los que definen la’línea del partido’”.

Un estereotipo o prejuicio es por lo general el resultado de muchas experiencias desagradables por parte de personas desprevenidas. Los jóvenes de los ghettos pueden darte una paliza, el vago suele vender mercancías poco seguras, la chica pulposa puede dejarte un recuerdo harto molesto. Y la judería organizada sí empujó para la guerra en Irak, y ahora están pidiendo a gritos que se bombardee a los iraníes: Daniel Pipes, Norman Podhoretz y los de la misma calaña. Es más probable que nunca que nuestro mandarín judío medio sea violentamente antiárabe, favorable a la guerra, en contra de Irán, y completamente identificado con la línea oficial. Se justifica perfectamente el estereotipo en este caso, y solamente cambiando de actitud es cómo se libra tal o cual grupo de su estigma.

...

En Israel, las relaciones entre judíos y palestinos también están deformadas por este seudo racismo. Los judíos invadieron Palestina pretextando la condición de inmigrantes, y acorralaron a los autóctonos en ghettos. De ambos lados uno se encuentra con un enorme discurso racista, porque están en guerra unos contra otros, no por que exista el menor “odio irracional” entre ellos. En el fondo de su corazón, judíos y palestinos se respetan muchísimo. Así los judíos admiran y aceptan pagar muy caro por las casas árabes, comen en los restaurantes árabes, prefieren el aceite de oliva árabe, mientras que los árabes admiran el talento y la eficiencia militar de los israelíes. Algún día los israelíes volverán en sí, y le otorgarán la plena igualdad a todos, inmigrantes tanto como nativos. El discurso racialista acerca de los “monstruosos judíos” y “árabes infrahumanos” se deriva de la guerra, y desaparecerá con ella.

La inmigración puede generar este tipo de pensamiento enfangado. Cuando la juventud obrera defiende su derecho a armar su propio futuro, puede convertirse en víctima de un discurso infantil en términos de raza. Su verdadero enemigo es el predador que les echa encima el torrente de los inmigrantes, pero el predador no está a su alcance para nada. La frustración dará paso a todo tipo de vitriolo, pero no se trata de aquel racismo seudo científico y helado de la Alemania nazi, de Israel, y de los yankis que internaban a los japoneses. No hay necesidad de examinar este asunto del discurso racializado como objeto de discusión seria, porque es algo transitorio. Cuando se termina la guerra fría que nace de la inmigración masiva, los sentimientos feos desaparecen sin dejar huella.

El racismo no existe; un extranjero aislado, de cualquier origen, es bien recibido en cualquier país del planeta. Unos pocos extranjeros aportan colorido y serán bien tolerados, y bien mantenidos, por los nativos. En la Rusia apartada de todo en el siglo 18, un etíope negro fue ennoblecido, y fue el padre de un gran poeta ruso, Pushkin. Otro importante poeta ruso, y mentor de un príncipe heredero, era hijo de un turco cautivo. Un marinero inglés se hizo príncipe en el Japón de los shogunes, mientras que un judío bautizado, Disraeli, fue primer ministro en Gran Bretaña. William Dalrymple en su embrujador White Mughals cuenta cuántos ingleses y franceses integraron la sociedad musulmana de la India mughal, y sigue su descendencia mixta en su regreso a Inglaterra, donde tuvieron mucho éxito. Los grupos pequeños de inmigrantes no causaban el desplazamiento masivo de los nativos, por lo tanto nadie necesitaba ninguna argumentación “racista” para defenderse.

En mi movida existencia, disfruté mis estancias entre los japoneses (que tienen fama de ser terribles racistas), entre los palestinos (que tienen muy buenas razones para temer a los extranjeros) y entre otros pueblos, desde los ingleses hasta los tailandeses, desde los suecos hasta los malayos. Y todos fueron hospitalarios y acogedores.

Cuando salí de Rusia y me mudé a Israel a finales de los años 1960, fui bien recibido. Sin embargo, al cabo de algunos años en que llegaban mayores y mayores oleadas de inmigrantes rusos, dejé de ser el tipo raro, algo exótico, para convertirme en una gota más en una inundación de extranjeros. Los rusos judíos de pronto fueron odiados por los inmigrantes de la oleada anterior, porque empezaron a competir por los trabajos peor pagados y por las viviendas subvencionadas. Antes yo era una persona; al día siguiente, me miraban como un aprovechado en busca de privilegios inmerecidos.

Los Maestros del Discurso dieron el tono del debate, presionando aquí, aflojando tensiones en otros momentos. Lo que hacen es controlar el debate, en provecho propio, exclusivamente. Yo siento mucha empatía por los inmigrantes. Estuve un tiempo errante en el oleaje de la inmigración masiva, y fue una época miserable. La inmigración masiva es un error, que se debe evitar en la medida de lo posible. Es mejor quedarse en su propia tierra con sus amigos de toda la vida y su idioma propio. Si uno tiene que mudarse, entonces mejor buscarse un lugar donde los extranjeros sean escasos.

Las sociedades basadas en la solidaridad como la Unión Soviética y Cuba no autorizaron la inmigración, ni hacia dentro ni hacia fuera, y tuvieron razón. La inmigración destruye la solidaridad, mientras que la emigración se lleva a los cerebros del país. Estas sociedades socialistas no tenían racismo de ningún tipo, porque sus ciudadanos no se veían amenazados por las arremetidas migratorias.

Yo nunca le eché la culpa de mis desgracias como inmigrante en una corriente masiva al racismo local. Fui parte de una ola invasora, y la gente del lugar tenía quejas muy reales por ello, porque nuestra llegada les hizo perder algunas de sus posiciones. Después fueron llegando más y más de estas oleadas, y ahora tenemos que pagar más aún por nuestros apartamentos, y tenemos menos espacio para movernos.

Además, la inmigración masiva degrada el estatuto de los extranjeros en general. Antes, los extranjeros eran gente que buscaba nuevas aberturas mentales, o prefería vivir lejos de casa, como Joyce en Trieste, Ezra Pound en Italia, Fennolosa en Japón, Byron en Grecia, y Nabokov en Suiza. Y sin pretender a tanto, uno podía encontrarse todavía con “nuestro hombre en La Habana”, y con un gran duque ruso en otras tierras. Pero ahora, por culpa de los inmigrantes en masa, ya no tiene gracia ser un extranjero. El problema no es la inmigración, sino la masividad de la inmigración.

La etnicidad no es un factor decisivo, a pesar del mantra racialista. La inmigración, aun tarándose de la misma categoría étnica, significa problemas. Los japoneses autorizan la inmigración de los descendientes de los japoneses que se habían marchado a América latina en el siglo anterior, y se desilusionaron mucho. Ahora les pagan una suma decente a aquellos inmigrantes que aceptan marcharse de Japón. Y eso que son de la “misma raza”, pero es que culturalmente se han vuelto demasiado diferentes para la sociedad japonesa y sus costumbres basadas en la solidaridad. En Palestina, los que regresan, los hijos de los refugiados de 1948, se quejan de que la gente, sus primos lejanos, prácticamente, no los reciben bien. En Alemania, los que vuelven, siendo de origen germánico, los “volksdeutsch” de Rusia y Jazastán, permanecen extraños a la gente del lugar.

El racismo en USA es un viejo mito, pero mientras los hijos de los ex esclavos huían masivamente al norte del sur despojado, el código del color era imposible de evadir. Después, los americanos bombardearon Somalia, y los somalíes huyeron a Suecia y África del sur. En Suecia, las diferencias de color eran innegables, mientras que entre somalíes y zulúes, si no hablaban no se distinguían unos de otros; pero como África del sur es un país más pobre que Suecia, los africanos se opusieron a sus negros hermanos de Somalía en una medida que ni los más xenófobos suecos podrían soñar jamás.
...

Ahora se entiende mejor la naturaleza de los grupos que se llaman a sí mismos antirracistas: Antifa, Searchlight, Expo y otros parecidos. Son las tropas de choque del predador. Acaban con los grupos de solidaridad local. Actúan como un solvente, desintegrando la sociedad tradicional. Son sionistas fervorosos, atienden devotamente lo que diga la ADL de Foxman; y reciben apoyo de financieros judíos.

Habitualmente, los judíos apoyan la inmigración (salvo en Israel, tratándose de los no-judíos) pero la preeminencia judía en el movimiento antirracista tiene raíces más profundas; “Elevad una barrera alrededor de la Torah”, reza el Talmud. Esto significa: estableced prohibiciones adicionales para resguardar el mandamiento importante. Por ejemplo, un mandamiento prohíbe cosechar frutas el sábado; la “primera barrera” prohíbe trepar a un manzano el sábado, porque de lo contrario, el trepador podría llevarse una manzana. La “secunda barrera” prohíbe treparse a ningún árbol, de modo que nadie se acostumbre a hacerlo nunca. A los judíos nos les gusta que se refieran a ellos en un contexto desfavorable, y por eso hacen la promoción de la “barrera”: no te refieras a ningún grupo étnico en un contexto desfavorable. Se atormentan pensando que aquellos que hallan defectos en los negros hoy puedan mañana encontrarles defectos a ellos, los judíos. El discurso entero sobre “racismo” y sobre el “otro” no es más que una baranda pensada para defender a los judíos de la cualquier señalamiento crítico.

Los judíos lo tienen en mente, y no toman en serio la prohibición a la hora de atacar a sus enemigos, pues no se trata de algo real, sino de una simple barrera edificada para que no se digan cosas desagradables sobre ellos, nada más. Por eso un dirigente judío como el ministro de defensa israelí Ehud Barak no tiene reparos en llamar a los palestinos “el virus”, y no sale un solo antirracista importante a protestar. Para los judíos, el antirracismo es una figura retórica, un recurso para sofocar las críticas de los no judíos, en ningún caso una ley que deban observar ellos mismos.

Los activistas antirracistas también lo saben perfectamente, y su preocupación principal es defender a los judíos, que son los que pagan, al final de la jornada. Si atacan a una persona por ofender a un grupo no judío, uno puede estar segura que esta persona también ha hablado mal de los judíos. Si David Duke se limitara a los negros en vez de soltarse de lengua sobre los judíos también, lo más probable es que no le pasaría nada. Si Horst Mahler sólo arremetiera contra los turcos, no estaría preso. Hasta el enemigo declarado de los inmigrantes de piel aceitunada, el primer ministro holandés Geert Wilders, hace una gira por USA y el Reino Unido con apoyo de los judíos, y los antirracistas no reaccionan mucho.

En Alemania, los antirracistas se arropan abiertamente en la bandera israelí: “lo que todos compartimos es el apoyo a Israel y la lucha contra el antisemitismo, el fascismo y el sexismo”, dice el director del **Conne** Island** Christian Schneider, de 26 años. Un buen ejemplo de la actividad proisraelí de los antirracistas en Leipzig es la campaña pública contra el porte del pañuelo palestino, el keffiyeh, que fue un tiempo prenda esencial del vestuario de cualquier activista europeo de izquierda. “¿Qué te pasa, tienes un problema con los judíos o es que sientes frío en el cuello?”, era el lema de la campaña organizada por el centro en años recientes. La campaña apuntaba a impedir que los jóvenes llevaran lo que el centro percibía como un símbolo de identificación con los palestinos y con el antisemitismo, según Haaretz.

Los grupos antirracistas franceses se apoderaron del discurso en su país, y tienen la culpa de que el fanático de Usrael Sarkozy haya tomado el poder. Al diputado francés Georges Freche lo echaron de su partido porque dijo que el equipo nacional de fútbol de Francia no debería ser tan negro. Pero esta frase que se aparta de lo políticamente correcto, no deja de reflejar el sentido común. Claro que el equipo nacional de fútbol de Francia no debería ser todo o mayormente de origen extranjero, de la misma forma que los periodistas y locutores faro de la televisión francesa no deberían ser todos o mayormente judíos.[2]

Poco antes de las últimas elecciones francesas, yo escribía: “si los socialistas franceses siguen siendo tan estrictos con sus miembros, van a borrarse del mapa como los dinosaurios; y de Segolene Royal no quedará nada salvo el nombre de quien frenó el avance de Le Pen para abrirle el camino a Sarkozy”. La funesta profecía se ha vuelto realidad: Sarkozy ganó las elecciones e hizo de Francia un instrumento de la OTAN, deshaciendo el gran espacio de libertades que De Gaulle había conquistado. Este fue el gran éxito conseguido por los vocingleros antirracistas, la quinta columna del Predador.

Los antirracistas franceses pretenden ser antisionistas; pero su tarea principal es defender a los judíos de cualquier crítica. Terminaron apoyando a Sarkozy a pesar de sus tendencias “socialistas”. En el caso de Gran Bretaña, Gilad Atzmon escribió abundantemente acerca de los antirracistas judíos ingleses y los cripto sionistas. Su defensa de los inmigrantes está supeditada a la defensa de los judíos, pero no cabe duda de que apoyan la inmigración masiva.

La inmigración masiva es ruinosa porque acorrala a la población local, y la vida empeora para todos salvo para la capa más adinerada. Es una simple cuestión de proporción de territorio por persona, y eso es malo. Esta observación requiere explicaciones no raciales. ¿Por qué, entonces, algunos grupos opuestos a la inmigración vuelven a sacar tontos eslóganes racialistas?

Es una victoria de los Maestros del Discurso. Han logrado convencer a casi todo el mundo que oponerse a la inmigración es racista. Y los políticos que están contra la inmigración han aceptado esta noción estúpida. Tal vez sea más fácil tolerar este argumento subjetivo que combatirlo. Los grupos más decididos integraron a los racialistas, porque no querían abandonar su misión primaria por divisiones artificiales. El resto se apocó, en espera de un salvador que actuaría contra la inmigración con el beneplácito de los amos, los Maestros del Discurso.

El pueblo acepta la noción de racismo por dos motivos. Uno, porque les repiten constantemente que deben creer en eso. De la misma forma, han aceptado que fumar es un hábito mortal y repugnante, que sólo los comunistas infames pueden querer un sistema de salud pública, y que a los ricos no se les debe cobrar impuestos. El pueblo es impresionable, y no puede resistir un ataque masivo de los medios masivos.
...

Los que se ven acusados de racistas deberían aprender de los judíos, que expulsan a los inmigrantes, combaten el mestizaje y la asimilación, prohíben a los palestinos traer a una esposa de afuera, pero añadiendo siempre: “esto no es racismo”. Ya que son los expertos, aceptemos su veredicto. Apliquemos la lección del chiste judío: un rabino se retrasó en un viaje, y se acercaba la hora del shabbat; entonces rezó y se produjo un milagro: fue shabbat donde quiera, pero dentro del Cadillac del rabino, seguía siendo viernes. De la misma forma, oponerse a la mezcla de sangres, la miscegenación, es racista, pero milagrosamente, deja de serlo cuando de judíos se trata.
...

En resumen, el “racismo” es un invento, una acusación infamante pero absurda, creada por los Maestros del Discurso, los dueños de la palabra. Los ecos racialistas que escuchamos todos los días mientras seguimos amontonados frente al televisor son derivativos, nacidos del propio discurso hegemónico. Los amos han declarado que la oposición a la inmigración es racismo. Hasta la oposición más frontal ha integrado este axioma falso en sus planes y estrategias. Mientras no percibamos este subterfugio, permanecemos atrapados en una agobiante filosofía subjetiva que es ofensiva para el sentido común. Mientras no empecemos a inyectar dentro del discurso el tema los verdaderos peligros inherentes a la inmigración masiva, mientras no logremos ignorar o desinflar las consignas vacías de los desarraigadores, seguiremos perdiendo cada batalla, y los Sarkozy de este mundo seguirán de fiesta.

Traducción y notas : María Poumier.

Texto original.

Fuente en español.


NOTAS

[1] “Desde que Robert D. Putnam hizo sonar la alarma con su libro “Solo en la Bolera” son muchos los que se han preocupado por el capital social y por los beneficios que genera. El capital social podría definirse como los lazos o relaciones entre personas u organizaciones, ¡pero eso si! sólo cuando estos lazos o relaciones tienen un efecto real y no son un mero sentimiento compartido.” (http://josegonzalezcorrales.wordpress.com/tag/robert-putnam/ )
Robert Putnam presidió la Asociación Estadounidense de Ciencia Política y ha dirigido la Escuela de Gobierno Kennedy en Harvard, donde imparte clases sobre políticas públicas. Ha escrito una decena de libros y ha asesorado a mandatarios como Bill Clinton; el actual, George Bush; los británicos Tony Blair y Gordon Brown, y el libio Moammar Jaddafi. Ver también www.docstoc.com/.../Capital-social-y-democracia-una-revisión-crítica-de- Robert-Putnam -

[2] El caso Frêche es divertido, porque hace poco, se disparó contra Laurent Fabius diciendo que “no tiene cara católica”; allí mismo sus ex amigos socialistas lo repudiaron otra vez, por antisemita. En realidad, es sionista convencido, pertenece al grupo de amistad con Israel en el parlamento francés; nada de esto quita que es popular en su feudo, la provincia de Montpellier,“bastión avanzado de Tsahal”, según él. Ver http://fr.wikipedia.org/wiki/Georges_Frêche. La Liga de Defensa Judía lo defiende.
Publicar un comentario