Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

viernes, 7 de julio de 2017

LA CRISIS DE EUROPA

Hoy en día, mucha gente habla a menudo de la crisis de Europa. Sin embargo, el significado de este término varía dependiendo del punto de vista y de la posición del hablante. Por lo tanto, permítanme tener una idea de lo que puede ser la crisis de Europa.
El aspecto más importante está relacionado con los llamados valores europeos. ¿Qué son? No es fácil responder. Los valores europeos son la libertad, el laicismo, el laissez-faire para los liberales clásicos; la familia tradicional, el cristianismo, el estado-nación para los conservadores; los derechos LGBT, la pornografía y así sucesivamente. El hecho más significativo en esta discusión es que hay una pluralidad de conceptos de lo que son los valores europeos y Europa como tal. Sin embargo, una cosa es obvia: en este momento ella no es cristiana.
O más exactamente: la ideología predominante en el mundo occidental no es cristiana sino liberal, por lo tanto hostil a los valores tradicionales, ya sean cristianos o musulmanes u otros.
La ideología liberal predominante está basada en el individualismo, la creencia de que hay un número inmenso de diferentes estilos de vidas y morales que son igualmente valiosos y que hay un consenso racional en que esta cosmovisión liberal es la mejor posible para todos y para cada nación y cultura. Estas son las raíces del imperialismo político y cultural occidental contemporáneo. La ideología liberal es universalista y está relacionada con los ideales racionalistas de la Ilustración europea. Dios y el cristianismo fueron reemplazados por una nueva “religión” secular, las estructuras tradicionales, los valores y los significados comenzaron a decaer. Los resultados de estos procesos son claros: desintegración de las sociedades; atomismo; negación de la moral, principios y objetivos comunes; y la desorientación general de los individuos que se pierden en un mundo caótico. La gente ha perdido su hogar. De repente, son conscientes de que no hay nada que pueda conectar a los miembros de su sociedad. De esto surgen sentimientos de inseguridad, ansiedad, frustración y agresión también. Las naciones europeas necesitan la moral y el bien que serían compartidos por la abrumadora mayoría de sus miembros. Los valores europeos no son algo eterno. Los valores europeos son lo que la gente cree que deberían ser. Y es una cuestión de luchar, luchar por los valores perdidos, luchar por una nueva cara de Europa sin liberalismo.
Otro aspecto de la crisis de Europa está en relación con la democracia y la gobernanza. Mucha gente habla de una crisis de democracia en Occidente, pero creo que está equivocada. Es porque hay una crisis de la democracia liberal. Y esto hace la gran diferencia. Ahora la gente no puede decidir libremente sobre problemas fundamentales y esenciales, simplemente se les permite participar en la vida política ordinaria que está limitada por principios y leyes liberales. Según se dice, la gente tiene libertad de expresión, pero al mismo tiempo es castigada por sus opiniones. Según se dice, la igualdad de oportunidades está garantizada, pero de hecho sólo aquellos que aceptan el discurso de la ideología dominante pueden seguir adelante. Es habitual que las personas sean despedidas debido a sus creencias o actividades políticas.
En breve, se puede decir que en vez de libertad y democracia tenemos una versión suave de la tiranía de la ideología liberal, de las diferentes minorías, de las ONGs y de las élites no elegidas e ilegítimas.
Parece que los principios democráticos se consideran adecuados en Occidente y no hay razón para rechazarlos. Pero es necesario transformarlos, reformularlos, hacer que la democracia sea real, funcional y legítima nuevamente. Hay algunas tendencias que son positivas, por ejemplo en Hungría. El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, habla abiertamente de la democracia iliberal, la soberanía, los valores cristianos tradicionales, los intereses nacionales y también del derecho del pueblo a elegir su propio modo de vida y su propio gobierno de acuerdo con sus tradiciones y mentalidad. Es por eso que Hungría ha sido atacada por la Unión Europea. En el sistema democrático liberal contemporáneo, la gente tienen poco poder para hacer valer sus intereses. Al mismo tiempo, los legisladores están bajo la presión de muchas ONGs y grupos de interés y se ven obligados a aprobar regulaciones de la UE u otras organizaciones supranacionales. Además, el poder de los tribunales ha ido aumentando, en lo que se denomina la juristocracia. Es obvio que la soberanía se desmorona, que el poder real está en manos de élites no elegidas que no son responsables ante el pueblo. En la República Checa, los legisladores no están autorizados a aprobar leyes que violen el llamado núcleo material de la Constitución, es decir, no pueden cambiar el carácter liberal de la democracia, ya que no están autorizados para ello. Según se dice, el pueblo es soberano, por lo que sólo el pueblo está autorizado a cambiar el sistema. Sin embargo, en realidad no puede votar por aquellos partidos o individuos que están en contra del sistema democrático liberal porque éstos son perseguidos.
Las élites globales han tenido éxito en propagar su ideología liberal. Pero mucha gente no sólo en Occidente (en el mundo entero) es consciente de las consecuencias negativas de esta ideología y de que el número de sus opositores va a aumentar. Estoy convencido de que la democracia liberal tiene que ser reemplazada por una democracia real en Europa, que permita a la gente elegir libremente su propio estilo de vida y su sistema político. Pero no es suficiente. Cada nación debe encontrar y aceptar su propia moral común, definir sus valores y metas comunes. El individualismo liberal con sus valores pervertidos debe ser detenido. Entonces la crisis será superada. Para decirlo con franqueza, no sé si el resurgimiento de Europa saldrá bien, pero sé una cosa: las naciones europeas se romperán definitivamente sin una moral común y unos valores comunes compartidos. Y creo que una moral fuerte y saludable no es concebible sin Dios.
Publicar un comentario