Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

viernes, 3 de agosto de 2007

Holocausto: una crítica a los negacionistas


Como en este blog suelo criticar abiertamente los hechos criminales que algunos Judíos han realizado y realizan, especialmente su papel dominante en la creación y puesta en práctica del Comunismo y su desproporcionado poder entre las clases dirigentes mundiales, quiero hacer explícito mi convencimiento en que el Holocausto fue real y la versión aceptada por la mayoría de los historiadores es probablemente la correcta. De manera que quienes crean que este blog va de revisionismo o nazismo mejor vayan por otros lares.

¿Qué pruebas existen de que los Nazis practicaron el genocidio o asesinaron deliberadamente a seis millones de judíos?

El diario de Goebbels, por ejemplo, fue salvado por los pelos de ser vendido como 7.000 páginas de papel usado, pero en el manuscrito se encuentran algunas entradas como ésta (según la traducción al inglés de Lochner, The Goebbels Diaries, 1948, pp. 86, 147-148):
14 de febrero de 1942: El Führer ha vuelto a expresar su determinación de eliminar sin piedad a los judíos de Europa. Debe desaparecer todo sentimentalismo remilgado. Los judíos son los que han provocado la catástrofe que se les avecina. Su destrucción irá unida a la destrucción de nuestros enemigos. Debemos acelerar este proceso sin piedad.

27 de marzo de 1942: El procedimiento es más bien bárbaro, y no lo detallaré aquí. No quedará mucho de los judíos. En cifras generales, se puede decir que alrededor del sesenta por cien de ellos será liquidado, mientras que sólo el cuarenta se salvará para ser utilizado como mano de obra.

Michael Shermer ha señalado que las estimaciones de los nazis del número de judíos europeos rondaban los once millones, y el sesenta por cien de once millones son 6,6 millones, algo muy cercano a las cifras reales. (En realidad, el cuarenta por cien es una estimación muy por lo alto de la tasa de supervivencia de los judíos que fueron capturados, pero muchos judíos escaparon).

Del diario de Hans Frank (de Nazi Conspiracy and Aggression, 1946, Vol. I, pp. 992, 994):
Pero, ¿qué se debería hacer con los judíos? ¿Creen que se les reasentará en el 'Ostland' [territorios del este], en poblados [de reasentamiento]? Esto es lo que se nos dijo en Berlín: ¿por qué tantas molestias? No podemos hacer nada con ellos ni en el 'Ostland' ni en el 'Reichkommissariat'. Así que liquídenlos.
Caballeros, debo pedirles que abandonen todos sus sentimientos de piedad. Debemos aniquilar a los judíos, dondequiera que les hallemos y en cualquier momento en el que podamos, para así mantener la estructura del Reich como un todo...

No podemos disparar o envenenar a esos 3,500.000 judíos, pero sin duda seremos capaces de tomar medidas que llevarán, de una manera u otra, a su aniquilación...

Sentenciar a 1,200.000 judíos a morir de hambre es algo que sólo se notaría un poco.

El discurso de Himmler en Posen del 4 de octubre de 1943 fue grabado en cinta (Trial of the Major War Criminals, 1948, Vol. XXIX, p. 145):
Me referiré ahora a la evacuación de los judíos, el exterminio del pueblo judío. Ésta es una de esas cosas que se dicen fácilmente: "se está exterminando a los judíos", dicen todos los miembros del partido, "muy cierto, es parte de nuestros planes, la eliminación de los judíos, su exterminio, lo estamos haciendo".

El trabajo de exterminio fue incluso mencionado en al menos un veredicto oficial de un tribunal nazi. En mayo de 1943, un tribunal de Münich declaró en su sentencia contra el SS-Untersturmführer Max Taubner que:
No se debería castigar al acusado en razón a las acciones cometidas contra los judíos como tales. Los judíos han de ser exterminados y ninguno de los judíos muertos es una gran pérdida. Aunque el acusado debería haberse dado cuenta de que el exterminio de judíos es la misión de los Kommandos que se crearon especialmente para ello, se le debería excusar que se considerara a si mismo con la autoridad necesaria para tomar parte en el exterminio.


Y Hitler habló claramente de ello en público al menos en tres ocasiones. El 30 de enero de 1939, siete meses antes de que Alemania invadiera Polonia, dio un discurso en el Reichstag (transcrito de la revista Skeptic, Vol. 2, No. 4, p. 50):
Hoy quiero volver a convertirme en profeta: si la banca judía internacional de Europa y de fuera de ella tiene éxito una vez más en su intención de llevar a las naciones a otra guerra mundial, la consecuencia no será la bolchevización de la Tierra y así, la victoria de los judíos, sino la aniquilación de la raza judía en Europa.

Por cierto, esta última frase, en alemán es "die Vernichtung der jüdischen Rasse in Europa". Los que hablen alemán se darán cuenta de que no es en absoluto ambigua.
En septiembre de 1942:
...si los judíos conspiran para provocar otra guerra mundial para exterminar a los arios de Europa, no deberían ser los arios los exterminados, sino los judíos...

El 8 de noviembre de 1942:
Recordarán la sesión del Reichstag en la que declaré: si los judíos se imaginan que podrán provocar una guerra mundial para exterminar a las razas europeas, el resultado no será el exterminio de las razas europeas, sino el exterminio de los judíos de Europa. La gente siempre se rió de mi cuando profetizaba. De aquellos que se rieron entonces, un incontable número ya no se ríe hoy, y los que aún se ríen, quizás se reirán sólo durante un pequeño tiempo.

Más en Proyecto Nizkor.
Publicar un comentario