Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

domingo, 30 de septiembre de 2007

La falsedad de la teoría del "Peak Oil": teoría alternativa Rusa Abiótica

La buena noticia es que los escenarios catastrofistas acerca de un mundo sin petróleo son erróneos. La mala noticia es que el precio del petróleo va a continuar subiendo. El "Peak Oil" no es el problema. Los Políticos lo son. Las petroleras quieren que se mantengan altos los precios.

La teoría del Peak Oil se basa en un documento de 1956 elaborado por el difunto Marion King Hubbert, un geólogo de Texas que trabajaba para la Shell Oil. Argumentaba que los pozos de petróleo producían siguiendo una curva con forma de campana, y una vez se alcanzaba su "pico” , seguía un declive inevitable. Predijo que la producción de petróleo de los EE.UU. alcanzaría su pico en 1970. Cuando la producción de crudo en los US comenzó a declinar alrededor de 1970 Hubbert alcanzó cierta fama.

El problema era que se alcanzó un máximo no porque se hubieran agotado los pozos, sino porque Shell, Mobil, Texaco y los otros socios de la Saudi Aramco estaban inundando el mercado de los US con importaciones baratas del Oriente Medio, sin aranceles, a precios tan bajos que los productores domésticos de California y Texas no podían competir y debieron de cerrar sus pozos.

Los defensores del "Peak Oil", liderados por el antiguo geólogo de la BP Colin Campbell, y el banquero de Texas Matt Simmons, argumentaban que el mundo se enfrentaba a una nueva crisis, el fin del petróleo barato, quizás para el 2012, quizás para el 2007. Se suponía que teníamos las últimas gotas de petróleo.

Según Campbell, el hecho que no se hubieran encontrado nuevos yacimientos del tamaño del del Mar del Norte desde finales de los 60 era la prueba.

La escuela del Peak Oil basa su teoría en los libros de texto convencionales sobre geología de Occidente, la mayoría de geólogos Americanos o Británicos, que afirman que el petróleo es un ‘combustible fósil,’ un residuo biológico o detritus de restos fosilizados de dinosauros o quizás de algas, por tanto un producto de suministro limitado. El origen biológico del petróleo es central en la teoría del Peak Oil, utilizado para explicar por qué el petróleo solo se encuentra en ciertas partes del mundo donde quedó atrapado geológicamente hace millones de años.

Una teoría completamente alternativa sobre la formación del petróleo existe desde principios de los 50 en Rusia, casi desconocida en Occidente. Dicha teoría afirma que el origen biológico del petróleo es un absurdo anticientífico indemostrable. Señalan el hecho que los geólogos occidentales han predecido repetidamente el final del petróleo duranto todo el siglo pasado, habiéndose sin embargo encontrado mucho más.

La aparición de Rusia u antes la USSR como el productor mundial más grande petróleo y gas natural se ha basado en la aplicación de esta teoría. Esto tiene consecuencias geopolíticas de magnitud asombrosa.

La Necesidad: madre de la invención

En los 50 la Unión Soviética se enfrentaba al aislamiento de Occidente. La Guerra Fría regía. Rusia tenía entonces poco petróleo para su economía. Encontrar suficiente petróleo propio fue una prioridad de seguridad nacional del mayor orden.

Científicos del Instituto de Física de la Tierra de la Academia de Ciencias de Rusia y el Instituto de Ciencias Geológicas de la Academia de Ciencias de Ucrania se plantearon una pregunta fundamental a finales de los 40: ¿De dónde procede el petróleo?

En 1956, el Profesor Vladimir Porfir’yev anunció sus conclusiones: ‘El petróleo Crudo y el gas natural no tienen ninguna conexión intrínseca con la materia biológica cercana a la superficie terrestre. Son materiales primordiales que surgen de las grandes profundidades.’ Los geólogos Soviéticos denominaron a su teoría del origen del petróleo ‘abiótica’ para diferenciarla de la teoría biológica occidental.

Si estuvieran en lo cierto, el suministro de petróleo solo estaría limitado por la cantidad de hidrocarbonos orgánicos presentes en las profundidades en el tiempo de la formación de la tierra. La disponibilidad del petróleo solo dependería en la tecnología para perforar pozos ultra-profundos. También se dieron cuenta que los pozos de petróleo podrían revitalizarse para seguir produciendo. Argumentaron que el petróleo se forma en las profundidades de la tierra, en condiciones de muy alta temperatura y muy alta presión, parecida a la necesaria para la formación de los diamantes. ‘El petróleo es un material primordial de origen profundo transportado a elevada presión mediante procesos eruptivos ‘fríos’ dentro de la corteza de la tierra,’ Porfir’yev declaró.

Desafiando a la geología convencional

Este enfoque soviético radicalmente diferente permitió a la URSS descubrir enormes yacimientos de petróleo y gas en regiones que previamente se juzgaban inadecuadas según las teorías geológicas occidentales, como por ejemplo a primeros de los 90 en la cuenca del Dnieper-Donets Basin en la región entre Rusia u Ucrania.

Se perforaron un total de 61 pozos, de los cuales 37 eran comercialmente rentables, un éxito impresionante de casi el 60%. Con los estándares occidentales el éxito debería de ser del 10%.

Los geólogos occidentales no se molestan en probar científicamente el origen fósil del petróleo, se limitan a afirmarlo como verdad sagrada. Los Rusos han publicado volúmenes de documentos científicos, la mayoría en ruso. Los periódicos occidentales no tienen ningún interés en publicar esta teoría revolucionaria. Carreras, profesiones acadéemicas están en juego después de todo.
Publicar un comentario