Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Conspiración educativa

No conocía de nada a Alejandro Campoy, y quizás sus ideas tengan poco que ver con las mías, pero el único post suyo que he leído me ha dejado asombrado por su valor, rara cualidad en nuestros días. Gracias a Dios existen héroes que se atreven a decir la verdad, aunque ésta les perjudique y no reciba el apoyo de nadie, solo el silencio frío de sus compañeros, los sindicatos, la prensa, la clase política, en realidad todos. He aquí sus palabras, que reflejan una conspiración educativa cuya finalidad es no solo el adoctrinamiento sino que las personas sepan lo mínimo imprescindible para que sean buenos siervos, nunca personas libres capaces de pensar por sí mismas.

Hubo un momento en que ya no pude seguir haciendo lo que me convenía realmente, que resumiré en un simple "quedarme calladito y quietecito". Pero no pude hacerlo precisamente porque no podía dejar de ser yo. Y eso fue el principio del fin de mi carrera docente, unido a una osada "inconveniencia política" como fue plantarme con cuarenta alumnos de secundaria en mitad del desierto del Sáhara, donde les tuve conviviendo durante una semana de dos en dos con familias de refugiados saharauis.

A partir de aquél momento, ya quedé "maldito" para las administraciones educativas competentes, pese a que aquellos alumnos jamás olvidaron ni olvidarán esa experiencia. El resto de la historia no tiene cabida aquí. Pronto se cumplirán diez años de aquella iniciativa. Sólo diré que, cual Quijote, me rebelé bastante temprano contra el desastre que ya se venía palpando tras la implantación de la LOGSE. Hoy, mis ex-compañeros saben lo que les conviene: siguen mudos y calladitos ante la terrible hecatombe de la educación española. No puedes lanzarte contra los gigantes-molinos de la administración educativa sin que sus aspas te machaquen los huesos. Quijote soy, y Quijote moriré.

¡OS ESTÁN ENGAÑANDO!. ¡TODAS LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, SEAN DEL COLOR QUE SEAN, AUTONÓMICAS Y CENTRALES, OS ESTÁN ENGAÑANDO! ¡EL FRACASO ESCOLAR REAL, EL VERDADERO, RONDA UNAS CIFRAS CERCANAS AL 60% DE LA POBLACIÓN ESCOLAR!.

¡Jamás olvidaré las presiones de las directivas de los centros, presionados a su vez por los respectivos Servicios de Inspección Técnica, en las sesiones de evaluación finales de junio, en las que se nos presionaba y se sigue presionando a los profesores hasta lo indecible para que promocionaran y titularan a un número muy superior de alumnos de los que realmente terminaban su escolarización obligatoria con una cualificación y capacitación suficientes!. ¡Durante quince años, desde 1992 hasta 2007, se vienen falsificando sistemáticamente las cifras de titulados en ESO ya que se ha otorgado el título de graduado a una cantidad ingente de alumnos que no habían alcanzado de ningún modo los objetivos de la etapa!. Esta ha sido, y es, la mayor y más indecente estafa a toda la sociedad española que hayan perpetrado jamás las administraciones públicas, y los ciudadanos tienen derecho a saberlo.

He visto a jóvenes profesores absolutamente impotentes ante grupos de alumnos que se declaraban en huelga de "libros cerrados", que se negaban a estudiar, que se ponían todos de acuerdo para entregar los exámenes en blanco, y cuando recibían el consiguiente suspenso colectivo, el profesor era "visitado" por el inspector de zona a instancias del director del centro y era convenientemente abroncado e incluso amenazado por haber dado un suspenso general, hasta el extremo de salir llorando de los despachos oficiales conminado a rectificar sus resultados para que, al menos, aprobara un cincuenta por ciento de la clase.

He visto profesores rotos, y he visto como la inmensa mayoría optaban por la estrategia del superviviente: ¡callemos y pasemos por el aro!. Sólo algún loco Quijote decidió plantar cara a tan absoluta infamia y estafa a los alumnos y a sus padres, a toda una sociedad, a todo un país, pero los locos terminan apaleados por las aspas de los molinos. ¡Pero el precio que habremos de pagar por todo esto será carísimo!. Yo, al menos, puedo y podré seguir mirándome al espejo por las mañanas.


Pero no callan para pedir aumentos de sueldo o cualquier otra prebenda.
Publicar un comentario