Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

sábado, 2 de febrero de 2008

Terrorismo de Estado en Italia: Gladio



El alcance del terrorismo patrocinado por el Estado en Bélgica es mínimo si se compara con el terrorismo de Estado en Italia, donde el entonces primer ministro Giulio Andreotti declaró en agosto de 1990 que el informe sobre Gladio (nombre local de la las redes secretas) confirmaba que en su país, también, Gladio había sido dirigido por la OTAN con el financiamiento de la CIA.

Ya en 1983, los organismos de inteligencia italiano habían publicado un estudio sobre el tráfico internacional de armas que decía que en 1969, con el acuerdo de Alexander Haig y Henry Kissinger (Haig fue Ayudante Militar del Asistente Presidencial para Asuntos de Seguridad Nacional, Kissinger), los servicios secretos italianos reclutaron 400 oficiales militares dentro de la logia masónica Propagande Due (P2). (Curiosamente, la red secreta de Suiza se conocía como P26.) Esto fue confirmado posteriormente por el ex agente de la CIA Richard Brenneke, que trabajó como un traficante de armas dentro de Gladio. Brenneke dijo que el gobierno de los EE.UU. tenía 10 millones de dólares por mes a su disposición para este servicio. Brenneke añadió que P2 "... se utilizó durante la década de 1970 para permitir que el terrorismo italiano explotara, así como en otros países. Esta logia aún existe." Brenneke se refiere específicamente a uno de los más crueles ataques terroristas que se produjeron en Europa antes de que la nueva amenaza del "fundamentalismo islámico" se identificara: la masacre de Bolonia de 1980. La masacre de Bolonia fue un atentado terrorista con bomba en la estación central de la ciudad en la mañana del 2 de agosto de 1980; que mató a 85 personas e hirieron a más de dos centenares. El artefacto explosivo fue dejado en una maleta dentro de una sala de espera, la posterior explosión destruyó el tejado, que se derrumbó sobre los pasajeros.

El Gobierno italiano, dirigido por Francesco Cossiga, y las autoridades policiales pensaron inicialmente que la explosión podría haber sido accidental, y luego trataron de sugerir que las Brigadas Rojas (comunistas, por supuesto) eran responsables del atentado. Pero entonces se descubrió que las bombas procedían de un arsenal utilizado por Gladio, y la terrible verdad lentamente comenzó a conocerse. La comisión creada para investigar el atentado llegó a su conclusión en 1986, después de años de sabotaje del aparato de seguridad del Estado italiano. La conclusión fue que "una estructura privada existía en Italia, que estaba integrada por militares y ciudadanos que cooperaron, con el expreso objetivo de influir en la democracia a través de medios no democráticos". Para lograr este objetivo, el grupo utilizó los ataques terroristas organizados por los movimientos neo-fascistas. "Hubo un gobierno invisible, en el que la logia P2, ciertos niveles de los servicios secretos, el crimen organizado y el terrorismo estuvieron íntimamente conectados", concluyeron los magistrados. "Investigaciones posteriores llegaron a la misma conclusión: "Durante varios años, un grupo clandestino, con conexiones extra-institucionales, operaron en nuestro país con el objetivo de condicionar políticamente la democracia y para adquirir poder personal. Para lograr su objetivo, este grupo utilizó el terrorismo."

En resumen, las autoridades de una nación, específicamente sus organismos de inteligencia, habían organizado una campaña de terrorismo, asesinando civiles inocentes en un esfuerzo por "condicionar la democracia"-condicionar a las personas, es decir, en un esfuerzo por demostrar que había un enemigo ahí fuera, incluso en el interior, y la resolución de matarlos.

Como consecuencia, el término "estrategia de tensión" fue acuñado. Se describe como una manera de controlar y manipular la opinión pública mediante el miedo, la propaganda, la desinformación, la guerra psicológica, agentes provocadores y acciones terroristas de "bandera falsa". A lo largo de la década de 1980, el presunto objetivo de estas acciones fue hacer creer al público que los atentados fueron cometidos por una insurgencia comunista, no para crear un gobierno autoritario (que a su vez es víctima de esta campaña), sino para asegurarse de que el pueblo aceptara la necesidad de la OTAN y la necesidad de las armas en su suelo.

En los casos de Bélgica e Italia, los gobiernos lucharon contra los poderes ilegales de sus servicios de seguridad. Eventualmente se supo que la primera campaña de terror en Italia de Gladio se remonta al 12 de diciembre de 1969, cuando una bomba explotó en el Banco Nacional Agrario en la plaza Fontana, en el centro de Milán, matando a 16 personas e hiriendo a un máximo de noventa. Giuseppe Pinelli, un joven anarquista, fue acusado del crimen. Pinelli luego sufrió una muerte sospechosa, las autoridades dijeron que se trataba de un suicidio. Pero había más. El General Gerardo Serravalle, el jefe de 1971 a 1974 de la "Oficina R" (la oficina que controlaba Gladio desde dentro del servicio secreto militar italiano, SIFAR), dijo a la comisión sobre el terrorismo que, en una reunión crucial de Gladio en el año 1972, al menos la mitad de los niveles superiores "... tenían la idea de atacar a los comunistas antes de una invasión. Ellos se estaban preparando para la guerra civil." Más tarde, dijo más claramente: "Ellos estaban diciendo lo siguiente: '¿Por qué esperar a los invasores si podemos hacer un ataque preventivo ahora sobre los comunistas que apoyarían al invasor?"

El General Serravalle General no estaba solo. El miembro de Avanguardia Nazionale Vincenzo Vinciguerra confesó en 1984 al juez Felice Casson de haber llevado a cabo el 31 de mayo de 1972 el ataque terrorista de Peteano, en el que murieron tres policías y fue atribuido a las Brigadas Rojas. Vinciguerra explicó durante su juicio la forma en que había sido ayudado por los servicios secretos italianos para escapar de la policía y fugarse a España-muy parecido a cómo los terroristas belgas pudieron escapar a Paraguay.

Vinciguerra confirmó las advertencias de Serravalle: "Yo digo que todos y cada uno de los atentados que siguieron a partir de 1969 se ajustaron a una matriz única, organizada ... Avanguardia Nazionale, como Ordine Nuovo [el principal grupo terrorista de derechas activo durante la década de 1970], se movilizaron en la batalla como parte de una estrategia anti-comunista emanada desde las instituciones de poder, sino desde dentro del propio Estado, y específicamente dentro del ámbito del estado que se relacionaba dentro de la Alianza Atlántica [OTAN] ... La explosión de diciembre de 1969 [en la Piazza Fontana] se suponía sería el detonador que habría convencido a las autoridades políticas y militares a declarar el estado de emergencia."
Publicar un comentario