Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

sábado, 5 de diciembre de 2009

Petróleo sin dinosaurios

¿El combustible de nuestros vehículos procede de los dinosaurios muertos? La suposición de que lo hacen, junto con otra materia muerta, ha sido un artículo de fe durante siglos. A nuestros geólogos se les enseña la teoría del combustible fósil en nuestras escuelas, nuestras empresas de energía buscan los combustibles fósiles allí donde creen que los dinosaurios morían. Tarde o temprano, nos quedaremos sin los dinosaurios licuados y nos veremos obligados a recurrir a cualquiera de los combustibles nucleares o a las energias renovables, prácticamente todo el mundo cree esto.

Salvo en Rusia y Ucrania. Lo que es para nosotros una cuestión de certeza científica no es aceptado allí. Muchos rusos y ucranianos - y no son unos ignorantes en ciencias exactas y naturales - desde la década de 1950 han declarado que el petróleo no proviene exclusivamente, ni siquiera en parte, de los dinosaurios, sino que se forma a profundidades por debajo de 25 millas de la corteza terrestre. Esta teoría - expuesta por primera vez en 1877 por Dmitri Mendeleev, quien también elaboró la tabla periódica - fue rechazada por los geólogos de la época porque postulaba que en la corteza de la Tierra había fallas profundas, una idea que entonces se consideraba absurda. Mendeleyev no sería reivindicado por sus compatriotas hasta después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la entonces Unión Soviética, excluida del Oriente Medio y con escasas reservas de petróleo propio, se embarcó en un programa intensivo para desarrollar una industria petrolera que permitiera defenderse de los desafíos militares y económicos planteados por el Oeste.

Hoy en día, los rusos se ríen de nuestras teorías sobre el pico del petróleo, ya que exploran, y encuentran, la recompensa en las entrañas de la Tierra. Las reservas de Rusia han estado subiendo de manera constante - según la encuesta anual de BP, ascendía a 45 mil millones de barriles en 2001, 69 mil millones de barriles en 2004, y 80 mil millones de barriles actualmente, convirtiendo a Rusia en una superpotencia del petróleo, y que este año produjo más petróleo que Arabia Saudita. Algunas empresas de auditoría estiman las reservas de petróleo de Rusia en un máximo de 200 mil millones de barriles. A pesar del éxito de Rusia en la exploración, la mayoría de los occidentales que conocen las teorías ruso-ucranianas las desestiman por estar fuera de los límites. Esta semana, los límites de Rusia se encuentran demasiado cerca de casa.

En un estudio publicado en Nature Geoscience, investigadores del Instituto Real de Tecnología (KTH) de Suecia y del Laboratorio Geofísico de la Carnegie Institution de Washington se unieron a sus colegas de la Academia Estatal Lomonosov de Tecnología Química de Moscú en la publicación de la evidencia de que los hidrocarburos pueden ser producidos de 40 a 95 kilómetros por debajo de la superficie de la Tierra. A estas profundidades - en lo que se conoce como manto superior de la Tierra - las altas temperaturas y las intensas presiones se combinan para generar hidrocarburos. Los hidrocarburos luego emigran hacia la superficie de la Tierra a través de fisuras en la corteza de la Tierra, a veces alimentan las piscinas existentes de petróleo, a veces crean otras nuevas. Según el Instituto Real de Suecia, "los fósiles de animales y plantas no son necesarios para generar el petróleo crudo y el gas natural. Este resultado es muy radical, ya que significa que será mucho más fácil encontrar estas fuentes de energía y que pueden ser ubicados en todo el mundo ".

El autor principal del Instituto, Vladimir Kutcherov, profesor en el Departamento de Tecnología de la Energía del KTH, es aún más descarado por las implicaciones de sus conclusiones: "Con la ayuda de nuestra investigación, ¡sabemos donde encontrar petróleo en Suecia!" Le encanta.

La técnica de
Kutcherov consiste en dividir el mundo en una densa red que localiza las grietas (o canales de migración) bajo la corteza de la Tierra, a través de las cuales los hidrocarburos pueden emerger a la superficie. Su consejo: perforar donde las grietas se encuentran. Haciendo esto, predice, se reducirá drásticamente la probabilidad de encontrar pozos secos. Kutcherov espera que la tasa de éxito en las perforaciones se triplique (se obtendría petróleo del 20% al 70% de las nuevas perforaciones realizadas), ahorrando miles de millones en gastos de exploración. Además se abrirían nuevas zonas en el planeta para la exploración - la mayoría de las cuales nunca se han considerado como factibles.

El estudio de Nature sigue el trabajo anterior de Kutcherov, publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, que creó hidrocarburos a partir de agua, carbonato de calcio y hierro - productos del manto terrestre. Calentando estos ingredientes en una cámara de presión a 30.000 veces la presión atmosférica, simulando las condiciones en el manto de la Tierra, la alquimia de Kutcherov consiguió convertir el 1,5% de la mezcla en hidrocarburos - gases tales como el metano, así como los componentes de los petróleos más pesados. La consecuencia de esta investigación sugiere que los hidrocarburos se generan continuamente a través de procesos naturales. El petróleo es un recurso sostenible que durará tanto tiempo como el planeta Tierra.

Financial Post
lawrencesolomon@nextcity.com
Lawrence Solomon es director ejecutivo de Energy Probe y del Urban Renaissance Institute y autor de Los negacionistas: Científicos importantes contrarios al fraude, la histeria y la persecución política del calentamiento global.
Publicar un comentario