Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

jueves, 10 de noviembre de 2011

Plan Andinia ¿difamación antisemita?


Según la wikipedia:
El Plan Andinia es una teoría de la conspiración judía de corte antisemita1 divulgada en 1971 por el ultraderechista2 profesor de la Universidad de Buenos Aires, Walter Beveraggi Allende.3 Cuatro años más tarde, pocos meses antes del golpe de estado de Jorge Rafael Videla, el mismo Beveraggi publicó "La inflación argentina", en cuya tapa un mapa de la República Argentina aparecía crucificado con Estrellas de David por el estereotipo de un judío. El periodista Jacobo Timerman narró que cuando era interrogado por la dictadura militar de los años ochenta4 , se le exigían detalles del Plan Andinia.5
El plan trataría de un supuesto complot para desmembrar la Patagonia de la Argentina y de Chile y crear allí otro Estado judío.6 Aunque esta teoría es relativamente reciente, tiene como base la mención que Theodor Herzl (1882) en su libro El Estado judío (Der Judenstaat) hizo de la posibilidad de comprar tierras o en Palestina o en Argentina para la creación de un Estado judío. La teoría de la conspiración sostiene que dicho plan vio la luz en el Congreso Sionista Internacional de BasileaSuiza en 1897. Se supone que la creación de "Andinia" en el territorio patagónico se llevaría adelante gracias a los mismos métodos usados para la creación del Estado de Israel en Palestina.7
Sin embargo, en la realidad, la "opción argentina" fue descartada rápidamente por inviable. El Sexto Congreso Sionista de 1904 se concentró en la discusión sobre si había que seguir demandando Palestina o aceptar la propuesta británica, formalizada el 25 de enero de 1904, de 5 000 millas cuadradas en África Oriental (hoy Uganda). En abril de 1904 la posibilidad de Uganda ya se había evaporado, y en julio de 1904 Theodore Herzl murió.8
Entre las medidas para llevar adelante el supuesto Plan Andinia, se mencionan las siguientes:
  • Migración en masa a Argentina.
No existen pruebas sobre la existencia de este supuesto plan para anexar este territorio a algún otro bajo el control de un poder relacionado con Israel o la comunidad judía internacional. Pese a ello, hay quienes insisten en aportar supuestas pruebas que, sin embargo, han quedado desacreditadas a la actualidad, quedando en la categoría de las teorías conspirativas. La existencia de este Plan Andinia, junto a otro tipo de teorías conspirativas como el negacionismo del Holocausto,6 habitualmente forman parte de proclamas antisemitas y neonazis9
En 2003, el entonces jefe del Ejército Argentino, el general Roberto Bendini, se vio envuelto en una polémica tras trascender supuestos dichos suyos a estudiantes de la Escuela de Guerra sobre el Plan Andinia. Distintas asociaciones judías emitieron protestas, y el gobierno tuvo que publicar un desmentido oficial.9 10 
Hasta aquí el discurso de wikipedia, como es habitual en ese medio sionista dejan claro que la acusación proviene de la "ultraderecha y del antisemitismo" (sin probarlo o como si eso hiciera la acusación más o menos cierta) y hábilmente acaban relacionando la creencia en dicho plan con el nazismo y el negacionismo del holocausto. Es una vieja táctica sionista que hasta ahora les ha dado buenos resultados. De todos modos la experiencia me dice que para la mentalidad sionista ser nacionalista es ser de ultraderecha, salvo si tu nación es Israel, en cuyo caso ya es bueno ser nacionalista. Hipocresía en estado puro. Para el sionismo es antisemita cualquiera que se les oponga o denuncie la existencia de un poder mundial financiero con importante presencia judía entre sus miembros. Son por tanto acusaciones falsas y que no hacen mella en quienes llevamos ya años investigando estos asuntos.

Con el actual lavado de cerebro de la población (que empieza en la escuela y continúa con los medios de comunicación de masa) las anteriores acusaciones paralizan y frenan la investigación.

Otra cuestión importante a tener en cuenta es que si realmente hay un grupo de judíos ricos que han intentado o intentan crear un estado judío en la Patagonia, ¿indicaría eso que todos los judíos conspiran en esa dirección? Obviamente no, por eso sorprenden estos posicionamientos tribales de autodefensa.

La explicación de la wikipedia también oculta algunos hechos significativos que sí se explican en la versión de Walter Beveraggi Allende extraida de la metapedia.


El Plan Andinia trata de una conspiración judía para desmembrar la Patagonia de la Argentina y de Chile y crear allí otro Estado judío. Esta teoría que es relativamente reciente, tiene como base la mención que Theodor Herzl (1882) en su libro El Estado Judío (Der Judenstaat) hizo de la posibilidad de comprar tierras o en Palestina o en Argentina para la creación de un Estado Judío. La teoría de la conspiración sostiene que dicho plan vio la luz en el Congreso Sionista Internacional de Basilea, Suiza en 1897. Se cree que la creación de este nuevo Estado Judío en el 

Plan Andinia
territorio patagónico se llevaría adelante gracias a los mismos métodos usados para la creación del Estado de Israel en Palestina.


Introducción

Hace muchos años ya que los argentinos venían advirtiendo sobre un extraño "Plan Andinia", por medio del cual los judíos sionistas pretendían apoderarse de la Patagonia. Tal cosa parecía como asunto de ciencia-ficción para el grueso público que desconocía - y desconoce- en absoluto sobre el asunto. No así para las Fuerzas Armadas Argentinas, que, han dispuesto de información valiosa sobre la materia. El siguiente trabajo ha sido preparado por nacionalistas chilenos y argentinos en un loable esfuerzo conjunto, pues "El Plan Andinia" no afecta sólo a la Patagonia argentina, sino, además, extiende sus tentáculos a la Patagonia chilena, sin la cual queda incompleto.
Si nos ponemos a analizar la historia del Cono Sur de América a partir de las aspiraciones sionistas de "El Plan Andinia", todos los oscuros años precedentes, en especial el último decenio, se iluminan de una luz reveladora. Debemos a partir para ello de la existencia de un poder mundial oculto que dirige y controla los acontecimientos. Siendo éste el poder judío detrás de todos los jefes de estado visible, de las finanzas y de las corrientes ideológicas en las que se divide el mundo a partir de los finales de la Segunda Guerra Mundial. El mundo marxista y capitalista se hallan así en idénticas manos. Los instrumentos visibles e invisibles a través de los cuales se movilizan fuerzas que podrían parecer periféricas, pero que no lo son, destinados a completar el cerco, la Masonería, en estrecho vínculo secreto con las altas finanzas, con el marxismo y el terrorismo.
Todo esto se halla documentado en el presente trabajo. Mas, lo que se hace de suma importancia analizar a la luz del "Plan Andinia" son los sucesos de nuestra historia reciente en el Cono Sur americano. En Chile esto será una completa novedad aún para los círculos ilustrados y, nos atreveríamos a asegurar, para el Gobierno y las Fuerzas Armadas. No de otro modo podría ser, pues que se ha facilitado ciega y culpablemente la realización de este fatídico plan sionista en todo el sur y en la Patagonia, alcanzando hasta el extremo de la Tierra del Fuego, con incalculables proyecciones hacia la Antártida.
Efectivamente, la CONAF (Corporación Nacional Forestal) y las Fuerzas Armadas Chilenas están no sólo permitiendo sino ayudando a las incursiones, investigación y penetración de agentes de las Fuerzas Armadas de Israel, disfrazados de excursionistas y "mochileros", en todo el territorio sur de Chile. Pensemos bien en este hecho: soldados de otras fuerzas armadas extranjeras, "camuflados", son permitidos de penetrar y excursionar a gusto en el territorio nacional. Y esto a razón de 30 y más individuos por mes en la estación favorable. A pesar de la gravedad de este hecho es poca cosa comparado con el grueso de los acontecimientos, viniendo a ser un resultado diríamos inevitable de los mismos y de la realidad que ellos expresan: los gobernantes visibles son simples marionetas del poder oculto, que les ordena, les pone y les quita en el momento que más le convenga.
El análisis resumido, partiendo de los objetivos de "El Plan Andinia" de apoderarse de las Patagonias argentina y chilena, para la instauración de un "Nuevo Israel" o una "Nueva Judá", la existencia en un momento dado de gobiernos militares en todo el Cono Sur constituyó un potencial peligro para el cumplimiento de ese plan. En especial, se llegó a temer un entendimiento entre las fuerzas militares anticomunistas de Argentina y Chile. Ambas venían saliendo de una guerra triunfante en contra de la guerrilla y el marxismo. Había entonces que provocar un conflicto por asuntos territoriales que llevara a estos países casi al borde de la guerra, al mismo tiempo que los endeudaba de manera irreparable, irreversible. Por ser este ejército de tradición prusiana, germánica, la penetración judía cumplía una doble misión, también de revancha, al poder entrar en un reducto que les fuera inaccesible, valiéndose principalmente de comandantes y oficiales de sangre, ascendencia y tradición alemanas, los que - por ignorancia y falta de esa cultura política a la que ya hemos aludido - han sido los principales promotores de la infiltración.
El problema de una guerra fomentada con Argentina y el bloqueo internacional en relación con la adquisición del armamento y los repuestos necesarios, los llevó a caer en las manos del judaísmo y de los mercaderes de armamentos de Israel. Fue este un hábil plan puesto en acción por el Judaísmo Internacional. Al mismo tiempo que les cerraba las puertas de las compras de armamentos a Chile en todos los países occidentales, estos mismos países le vendían - a precio más caro - valiéndose del intermediario judío, es decir, a través de Israel. El Ejército chileno quedaba comprometido ante el eterno intermediario y usurero internacional, ahora convertido en Estado de Israel.
Algo que se debería entender siempre es que jamás se pensó llevar a una guerra abierta a Chile y Argentina, porque esto habría sido el fin de la realización de "El Plan Andinia". La zona que se pretende para establecer a los judíos se habría transformado en un infierno bélico por muchos años, sino para siempre. De lo que se trataba en efecto era llevar a estos dos países al borde mismo de la guerra; pero de ahí no pasar. El verdadero objetivo: dividir y endeudar, al mismo tiempo que penetrar e infiltrarse. No debemos olvidar que Israel vendía a ambos lados, sin enajenarse la simpatía de ninguno de los dos. El hecho más visible del típico comportamiento es la actitud judía vendiendo a Argentina durante el conflicto de Las Malvinas con el Reino Unido.
Cuando la situación se hacía ya insostenible, entonces interviene el Vaticano y de su mediación se firman tratados y se produce la "paz", la que tendrá que ser inestable mientras los objetivos últimos no se hayan cumplido. Las Fuerzas Armadas nacionales deberán ser puestas de lado, llegando a hacerlas totalmente inoperantes. En Argentina, en Brasil, en Uruguay esto ya se está realizando. Faltan aún Chile y Paraguay. La etapa actual del Plan se debe realizar por medio de la socialdemocracia; o sea, la Segunda Internacional Masónica, la misma que en la actualidad controla Europa y parte de Asia. Y ya sabemos, por Lenin, lo que la socialdemocracia es: la cuerda para ahorcar al burgués y que usará el marxismo contra las llamadas democracias.
En el Cono Sur será la promotora del comunismo y la que facilitará su entronizamiento a objeto de producir la división final y la "Coreanización" del Sur de América, pudiendo crearse el Estado Judío Independiente ("Federalizado") de la Patagonia, incluidas ambas la chilena y la argentina. La existencia de un gobierno militar en Chile - y en Paraguay - es (era) sin duda un obstáculo aún en el camino del cumplimiento de los objetivos finales de "El Plan Andinia". De ahí el atentado en contra del presidente chileno, Pinochet. Su frustración es una seria frustración, sin duda. Que el atentado era conocido por las fuerzas que se hallan en el diabólico juego, quedó de manifiesto en el hecho de que los líderes visibles de la siniestra conspiración salieron a tiempo del país, con un pretexto u otro. El cardenal chileno esperaba en Argentina, casi junto a la mujer de Allende y los otros líderes de la ex Unidad Popular; el gran Rabino de Chile partió a "atender una conferencia teológica" en el Medio Oriente; el Embajador de los Estados Unidos fue también "en consulta" a su país.
Que desde Argentina se preparaba o se colaboraba - con Cuba y Rusia, además de los Estados Unidos de Norteamérica -, ya no cabe dudas. De allí habría venido parte del contrabando de fusiles M.16, además de otros elementos. Y desde allí se seguirá ejerciendo presión política sobre Chile, siendo la estrategia última de la socialdemocracia permitir a la Rusia Soviética tomar su revancha en Chile, gracias a Alfonsín, que cada vez más facilita acuerdos con Moscú, en el cumplimiento del Plan judío antes mencionado. Con estas breves líneas esperamos poder señalar las increíbles proyecciones que en los acontecimientos pasados, presentes y futuros tendría el llamado "Plan Andinia", dirigido a apoderarse del Cono Sur de nuestra América, hasta la Antártida, región inmensa de riquezas incalculables y un escudo ecológico de defensa planetaria, el último.
Es este un plan político y también mítico, religioso, de sangre, en el que colaboran activamente y por turno todas las organizaciones religiosas de la tierra, en especial, y al presente, la Masonería, además de la Gran Sinagoga que las dirige en lo oculto - y en lo visible -. Se ve así, dentro de esta repentina luz, la importancia que debe atribuírsele a la colonización chilena de la Patagonia por elementos nacionales, o bien, por razas nórdicas que allí pudieran venir a cerrarle el paso a los sionistas (¿sudafricanos, hoy?). Y la gravedad del casi inevitable fracaso de una colonización nacional sana, por haberse planteado dentro del sistema usurero de la "economía social de mercado".
Ya no habría, entonces, argumentos ni razones para impedir el cumplimiento de "El Plan Andinia". Si las Fuerzas Armadas de Chile y Argentina unidas abrieran los ojos a tiempo y tomaran las medidas justas y patrióticas tal vez pudiéramos salvarnos, en el último instante y a costa de los más grandes sacrificios, llegando a convertir el mismo objetivo enemigo en una carta de triunfo, transformando Viedma, la nueva capital argentina en Patagonia, en un reducto de la defensa del Cono Sur y pudiendo Chile, también, establecer su capital administrativa en Punta Arenas, de modo de controlar mejor el paso entre los mares y los océanos del futuro y su comunicación directa con la Antártida.
Un Chile y una Argentina nacionalistas deberán trabajar estrechamente unidos para poder salvarse de la esclavitud del marxismo judío que se implantaría en la parte norte de sus territorios, endeudados además con la banca internacional, sin posible salida. Y con un Imperio Sionista en el Sur Patagónico, con un "Rey del Mundo", un Mesías de Judá, gobernando sobre todo el universo esclavizado y atemorizado. Aunque esto parezca un asunto de ciencia-ficción, no lo es. Y, por desgracia, se halla muy cerca ya de cumplirse, por la ceguera, la cobardía, la pequeñez y la ignorancia de los gobernantes marionetas y de sus gobernados.
Ojalá estas páginas pudieran servir para abrir los ojos de los patriotas responsables, de los nacionalistas, de los pueblos de Chile y Argentina. Estas naciones son dos columnas sacras extendiéndose a ambos lados de la barrera espiritual y grandiosa que forman los gigantes enfilados de los Andes, hasta el Polo. Nunca deberían separarse, luchando juntos para cumplir un destino también sagrado.

El Plan Andinia o el nuevo Estado Judío

Primera parte

El 23 de marzo de 1969, de 21 a 23 horas, se realizó en la sede del Templo Israelita de Paso 423, Buenos Aires, una reunión de judíos aschkenazis presidida por el rabino Gordon, del Kahal de Nueva York. Una confidencia de uno de los presentes ha permitido conocer el tema de la conferencia, que versaba sobre la República Argentina y EL PLAN ANDINIA. El rabino Gordon, que en el año de 1971 ha estado nuevamente en nuestra patria (Argentina), comenzó destacando la calidad de la concurrencia, absolutamente seleccionada, y la fundamental importancia del tema a tratar.
En efecto, de su capacidad de acción dependía la ejecución del PLAN, cuyo fracaso no se admitía, "pues tanto ISRAEL como la DIÁSPORA (todos los judíos dispersos) estaban pendientes de ese éxito o de ese fracaso, que podría convertirse en la gloria o en la penuria judía, ya que en el presente y futuro próximo la solidez de la estabilidad del Estado de ISRAEL podría ser conmovida y para tal emergencia habría que asegurar UN TERRITORIO DE PORVENIR PARA EL PUEBLO JUDÍO DEL MUNDO, donde trasladar su poder y su fuerza, para desde allí iniciar los pasos necesarios para recuperar la tierra histórica, si fuera necesario provocando una hecatombe mundial". Y añadió el rabino:
"Ahora, hermanos míos, quiero deciros que la situación puede tornarse muy crítica para el mundo judío en fecha no muy lejana, si no logramos prevenir y asegurar el futuro.
"Todos vosotros conocéis el plan de nuestro gran profeta doctor Teodoro Herzl (el Estado Judío), en el que planificó la creación de dos Estados judíos, uno en Palestina y otro en ARGENTINA y que en 50 años tendríamos uno constituido. Aunque en su tiempo fue denominado "el sueño de Herzl", hoy, nosotros y el mundo somos testigos de la realización de ese sueño. En efecto: desde octubre de 1897, hasta mayo de 1948 ( 50 años y meses ) el Estado JUDÍO quedó constituido, declarando su independencia con el asombro del mundo entero.
"La aparición de Herzl no fue más que la aparición del Mesías para todos los Judíos sionistas del mundo. Sus planes quedaron comprobados, no fueron sueños sino realidades, quedando por realizar la segunda parte del plan: ANDINIA.
"Si Palestina ha sido realizada con el sacrificio y capacidad JUDÍA de aquellas tierras, queda ahora por demostrar lo mismo de la JUDEIDAD ARGENTINA, numerosa y selecta.
"La descripción de todas las bonanzas de la "tierra de promisión", como llama Herzl a la Argentina, les dirá que tampoco fueron sueños; son realidades comprobadas por comisiones tecno-científicas.
"ARGENTINA ES LA TIERRA MÁS RICA DEL MUNDO, superficie extensa y población escasa. La diversidad de su clima que oscila del Ártico al Trópico, es decir - 60° a 60° C con su escala intermedia. Es la más apta para nuestro pueblo, ya que lo podemos alojar todo de acuerdo a su procedencia, ya sea de Siberia o de África del Norte.
"Teniendo en cuenta la fertilidad de su suelo y la variedad de su clima podemos afirmar que la ARGENTINA es apta para producir cualquier planta del mundo, con las ventajas incalculables que de ello resultaría. En cuanto a la exportación ganadera no es necesario hacer referencia.
"Esa superproducción de alimentos y derivados, y la existencia de la ANTÁRTIDA ( gigantesca heladera natural donde puede acumularse la producción de años y más años ), nos convertirá en la despensa del mundo, sin arriesgar un solo grano. Si agregamos a esto el espíritu y el genio JUDÍO, habrán comprendido las enormes ventajas para lograr el control del mundo, regulándolo de acuerdo a nuestras conveniencias.
"La enorme riqueza del subsuelo argentino, especialmente en la zona cordillerana es infinita. No hay mineral existente en el mundo que no haya en ARGENTINA, y casi sin explotar, gracias a los buenos oficios de nuestros hermanos.
"Ubicación estratégica: ARGENTINA es el país más estratégicamente ubicado en el mundo. Alejada miles y miles de kilómetros de los futuros frentes de grandes contiendas mundiales; en esos miles de kilómetros se pueden escalonar defensas tras defensas haciendo prácticamente imposible el ataque a su territorio. Estimado que con los adelantos modernos con que cuenta la guerra, se pueda atacar el territorio argentino, una gran extensión está circundada por la Cordillera de los Andes, bajo cuyo suelo pueden construirse ciudades más ciudades y alojar en ellas - si fuera necesario - a todo nuestro pueblo, instalando nuestras industrias pesadas, las livianas y hasta las de consumo; manteniéndose en ellas por años, por ser inexpugnables hasta para la bomba atómica.
"Calculando la magnitud de las futuras acciones bélicas y sus características, no podemos dejar de considerar que el canal de Panamá será volado en los primeros momentos de la contienda; así la llave unión de los dos océanos quedará en nuestras manos.
"Con esta brevísima descripción, vosotros habréis comprendido y estimado las inmensas posibilidades JUDÍAS que lleva involucrada la ejecución del Plan Andinia, y la consecuente responsabilidad de la judeidad argentina en su realización.
"El plan en sí es muy sencillo, pero es compleja su realización, porque deberá ajustarse a las circunstancias que ahora analizaremos concretamente.
"Teniendo en cuenta las consideraciones previas del doctor Herzl, al iniciar su plan, haciendo citas concretas del Derecho Internacional existente y su aplicación en este caso, recomiendo su minucioso estudio. Debo advertiros que no puede ni debe haber errores de ejecución.
"Estamos viendo, con mayor frecuencia, que nuevas naciones surgen en el concierto mundial; para que ello ocurra debe existir un motivo. Si este motivo no existe, hay que crearlo; para crearlo es necesario planificar, organizar y preparar su ejecución.
"No habrá oportunidad más propicia que la actual, todo, absolutamente todo dependerá de la habilidad JUDÍA en esta emergencia.
"Estamos viendo que en este momento ese "motivo determinante" no existe; para crearlo, la situación nos favorece. Sólo queda en principio PROFUNDIZAR EL CAOS YA EXISTENTE, FOMENTAR LA CONFUSIÓN, INTENSIFICAR LA CORRUPCIÓN, ESPECIALMENTE EN EL CAMPO POLÍTICO, ADMINISTRATIVO, CULTURAL, ECONÓMICO Y SOCIAL.
"En el campo económico debemos acrecentar la corrupción administrativa e ilegal, fomentar y profundizar el agio y la especulación, llevar la miseria y la injusticia a sus últimos extremos, especialmente en los pueblos comprendidos dentro de la zona de Andinia, provocando desde la Capital Federal el arrasamiento de los derechos federales de las Provincias, reprimir con violencia todo acto que signifique reacción o acción de autodefensa por parte del Pueblo. En estas violentas represiones es de primerísima necesidad que sean utilizadas tropas de las FF.AA., especialmente del Ejército, porque esto producirá el enfrentamiento con el Pueblo, llevándolo al desprestigio. En consecuencia, provocará el debilitamiento moral de sus integrantes; un profundo proceso de desintegración a que serán sometidos por vía del Gobierno, provocando sucesivos enfrentamientos en sus senos, con lo que se logrará la caotización de sus cuadros y la corrupción de su disciplina, llegando así al más mínimo nivel de entendimiento y eficiencia.
"Es fundamental que la opinión pública y todas las fuentes de difusión estén en nuestras manos, que la judeidad vaya copando las calles paulatinamente, ofreciendo luchas. Apresurar el movimiento socialistacomunista y organizar sin demora sus fuerzas. Hay que lograr la integración del movimiento Peronista a nuestro socialismo. Desencadenando al mismo tiempo una violenta represión y persecución contra el mismo. Estas últimas medidas se llevarán a cabo desde el más alto nivel gubernamental.
"Como es sabido, la corrupción, la miseria, la injusticia y la represión violenta engendran odio y la reacción; el odio y la reacción generan la desesperación; ésta engendra la determinación a luchar, de venganzas y de acción, sin reparar contra quién ni en las circunstancias. Entonces, todos vuestros trabajos convergerán en estos objetivos, regulándolos paulatinamente en el tiempo, esto es: la injusticia, el hambre, la miseria, la corrupción, la persecución y la cárcel, el arrasamiento de los derechos de las provincias involucradas, con derivación de todo el territorio del país.
"Entonces, mis hermanos, aquí están los factores determinantes para que esos pueblos y esas Provincias, cansadas y hastiadas de tantas indignidades y de la más espantosa miseria, llevadas a sus últimas consecuencias, tomarán en conjunto la más tremenda determinación: romper todo vínculo con el gobierno federal, proclamar su independencia como una nación libre y soberana y solicitar de inmediato a las organizaciones mundiales su reconocimiento como tal. Reconocida por ellos y por las cuatro grandes potenciales mundiales, Andinia ya estaría definitivamente constituida y su soberanía asegurada.
La Argentina estaría imposibilitada de recuperar las Provincias perdidas porque:
  • 1) El pueblo argentino estará sumido en la más espantosa confusión
  • 2) Su economía estará desquiciada
  • 3) Con la amputación del territorio con la mayor riqueza mineral, ARGENTINA habrá quedado convertida en simple campo de pastoreo; no tendrá qué ofrecer para obtener créditos o ayudas de los bancos mundiales
  • 4) Quedará sin abastecimiento ni reservas de combustibles; todos sus centros de producción estarán dentro de los límites de Andinia
  • 5) Será bloqueado todo intento de abastecimiento exterior
  • 6) Sus FF.AA. actualmente cuentan con una provisión de combustible para dos jornadas; estarán imposibilitados de trasladarse y operar contra Andinia
  • 7) En el supuesto caso que, no obstante estos inconvenientes, lograra ARGENTINA organizar un deficiente ejército y con él pretenda invadir Andinia, no podrá hacerlo, porque estaría atacando a una nueva nación, libre e independiente reconocida internacionalmente como tal
  • 8) Esto daría lugar a que las fuerzas armadas internacionales desembarquen y tomen posesión en defensa de las fronteras de esta nueva nación de acuerdo a los tratados internacionales existentes. Con esto, Andinia estará definitivamente constituida y su soberanía asegurada.
"Como habéis visto, la misión que vosotros tenéis el honor de realizar es compleja y de extraordinaria importancia".

Segunda parte

La siguiente información está destinada a dar a conocer con mayor amplitud el sombrío panorama que amenaza a nuestro país, que tanto puede constituir la pérdida total de nuestro territorio como su despojo parcial, y, en tal caso, comprendería la zona más extensa y más rica de nuestro suelo patrio.
Muchos son los que señalan el peligro comunista, pero nadie indica quiénes fueron los creadores del comunismo, quiénes son los que aportaron los fondos para la consolidación, propagación y expansión del comunismo. El comunismo en sí no constituye otra cosa que viles elementos de otras organizaciones - también internacionales - mil veces más peligrosas y más diabólicas que todos los comunistas juntos.
La profunda penetración comunista en el gobierno argentino y en todas las instituciones fundamentales no es una casualidad, ni tampoco un plan aislado; no es una confabulación reciente, ni tampoco improvisada, sino que es un plan científicamente concebido, coordinado internacionalmente. Su planificación minuciosa - podemos comprobarlo- parte de 1882, su estudio y puesta en marcha de 1897, en el Congreso Mundial Judío en Basilea (Suiza), y aquí se aprobaron dos planes concebidos por el judío León Pinsker en su libro Autoemancipación y en segundo término por el judío Teodoro Herzl en su libro El Estado Judío, ambos consistentes en crear dos Estados Judíos, es decir:
I. Crear un Estado Judío de las posibilidades prácticas en América, tomando a la Argentina como primer objetivo. Con tal motivo, de inmediato se emprendieron las siguientes acciones:
  • a) El comienzo de la inmigración en masa
  • b) La compra centralizada de grandes extensiones de tierras por la "Jewish Company Association Colonization" con centro en Londres
  • c) La constitución de grandes sociedades anónimas como "Bemberg", "Dreyfus", "Bunge y Born S.A.", etc., quienes actualmente son dueñas de enormes extensiones de tierras como "La Forestal" del Chaco y numerosas estancias como los grupos "Estanar S.A.", "Comega S.A.", etc.
II. Crear un Estado de las posibilidades ideales en Palestina, que con el mismo proceso especificado en el punto I, se logró con la declaración de la independencia del Estado de Israel ( 14 de mayo de 1948) y después de esa fecha se centraliza todo el poder judío del mundo para apoderarse de la Argentina y con ello de toda América. Demostraremos cuál es el plan y que ha sido favorecido extraordinariamente por el cripto-marxista y ex presidente de la nación Arturo Frondizi. Crear un Estado de las posibilidades prácticas en América y un Estado de las posibilidades ideales en Palestina. 1882 - 1897. Este es el punto de partida del Plan Internacional de apoderamiento del territorio argentino, el cual se encuentra en la última etapa.
En Francia, en 1882, se publicó el libro Autoemancipación del León Pinsker, judío nacido en Odesa (Rusia), que concebía el Plan de crear dos Estados judíos, uno en América y otro en Palestina. El primero preferentemente en la Argentina. Este plan, que en aquel entonces no fue más que un sueño (en apariencia), ha sido el punto de partida de una realidad asombrosa que ha ido incrementándose paulatinamente hasta nuestros días. Así vemos la reactualización del plan de Pinsker en la página 398 del libro Historia y Destino de los Judíos, del Dr. Josef Kastein (Ed. Claridad, bs. As., 1945), que transcripta dice:
"...Pinsker propone a los judíos volver a infundir una realidad a su vida de apariencia, en Palestina y en América - un centro nuevo -. Fija su atención en dos países: Argentina, como país de las posibilidades prácticas, y Palestina, el de las posibilidades ideales.
"El barón Mauricio de Hirsch, desde Francia, independientemente de Pinsker, comprende la falta de patria de los judíos, y en 1891 organiza la emigración de los dos tercios de judíos de Rusia (algo más de 9 millones entonces). Con tal motivo manda comprar tierras en la Argentina, donde desde 1889 habían emigrado más de 7.000 judíos. En el otoño de 1891 funda la "Jewish Colonization Association" con asiento en Londres, que habría de llevar a cabo el asentamiento en masa de los judíos rusos en América, especialmente en Argentina" (ob. Cit., pág. 399).
Cabe señalar que mientras esto se maquinaba desde Francia (centro de acción y expansión judía), en 1889, en Tulchin (Rusia), ya circulaban sigilosamente diarios sobre la colonización judía de América, sobre lo cual nos advierte el judío Alberto Gerchunoff (nacido en Rusia) en su libro "Entre Ríos, mi país", cuya transcripción dice así:
"En nuestra casa se celebraban tertulias interesantes ... el rabino religioso, el rabino civil, los dignatarios de las sinagogas y los vecinos más venerables ... En esas reuniones oí por primera vez de América... la tentativa de colonización del barón de Hirsch iluminaba a los israelitas de Tulchin, como la esperanza mesiánica del retorno al reino de Israel... Así se abandonó todo para ir a América, a la Argentina, que el diario de propaganda glorificaba y comparaba con Sión. Del hotel de Inmigrantes y de Buenos Aires, nos llevaron a Moisés Ville, en la provincia de Santa Fe ... fundada por el barón de Hirsch..."(o.c., pág. 11,12 y 13).
Concordante con el plan de Pinsker, en 1895 el judío Teodoro Herzl, nacido en Budapest (Hungría), que se crió y educó en Viena, trabajando como periodista en París, escribió un folleto titulado "El Estado Judío". Este folleto ha sido difundido en todos los ámbitos judíos del mundo. En 1896 convoca a un Congreso Mundial Judío en Basilea (Suiza), aquí fue aprobado el Plan científicamente preparado para apoderarse de la Argentina y de Palestina. En esa oportunidad fue creado por Herzl el Sionismo Político, que en sí representa a la Nación Judía, dice el autor.
Tesis confirmada por la opinión mundial del judaísmo, demostrada por numerosas obras hasta nuestros días. En este congreso fueron aprobadas, además de la creación de numerosas asociaciones, comités, etc., en todo el mundo... "más de novecientas agrupaciones sionistas", dice Wolf Nijelsohn en su libro "Historia del Sionismo" (pág. 231). Las más importantes fueron las siguientes: El Congreso Mundial Judío, en Basilea ( Suiza); el Gran Comité de Acción, en Norteamérica; el Comité Ejecutivo, en Viena (Austria); la Jewish Association Colonization, en Londres; la Jewish Company, en Londres, quedando con éstas constituido un verdadero y gigantesco Estado Judío Mundial, con todos sus organismos en marcha ( ver Páginas Escogidas de Sigfredo Krebs, y de Isaac Arcavi. Editorial Israel, Sarmiento 2198, Buenos Aires, 1949, p. (50/51).
Este gigantesco Plan, concebido por Pinsker, perfeccionado y compaginado científicamente por Herzl, en cuyos fundamentos destaca la necesidad de la creación del Estado judío, es decir, "obtener tierras donde asentar su reino", ya el Sionismo en sí constituye el "pueblo", solamente necesita la base donde afirmarse y poner en marcha y - agrega - "... esto debe ser de acuerdo a las necesidades judías" ( pág. 49, 68, 70, etc., de Páginas Escogidas). Al igual que Pinsker en su Autoemancipación, Herzl en su Estado Judío, tomó como objetivos: Palestina, como nación histórica (o.c. pág. 112), y Argentina, como la tierra prometida (o.c. pág. 21), y en tal sentido, Herzl escribe:
"La Argentina, por naturaleza, es uno de los países más ricos de la tierra, de inmensa superficie, población escasa y clima templado. La República Argentina tendría el mayor interés en cedernos una porción de tierra..." (o.c. pág. 102).
El primer Congreso de Basilea estableció para la masa Sionista tres consignas de enorme repercusión:
  • a) "Conquistad a las comunidades" (para infiltrarse en su vida y organizaciones)
  • b) "Esclareced las conciencias de esas multitudes" (Marx y Engels, división de clases, comunismo)
  • c) "Organizad sus fuerzas y disciplinadlas para una finalidad determinada" (la Organización Comunista para llevar a cabo la revolución Social). (Historia del Sionismo, de Wolf Nijelsohn, pág. 237, M. Gleizer, ed., Bs. As., 1945)
"Los judíos cultos y sin bienes se adhieren al socialismo (comunismo). La batalla social será librada en todo caso sobre nuestras espaldas, porque nos hallamos en los puntos más avanzados, tanto en el campo capitalista como en el socialista (comunismo)" (o.c., pág. 105).
"Los componentes de nuestras capas inferiores se vuelven proletarios, se afilian en los partidos subversivos ..., mientras aumenta el tremendo poder del dinero en nuestras capas superiores..." (o.c., pág. 108).
La potencia judía invisible se concreta en dos poderosas fuerzas que se complementan: El Capitalismo Mundial, con asiento en los EE.UU., preponderantemente, y el Comunismo, con asiento en Moscú. Existe otra fuerza secreta que regula y encausa la acción de las dos primeras, que son dos extremos que no deben, por razones estratégicas, mantener contactos directos: la Masonería Internacional. Sus integrantes, muchos sin ser judíos, apoyan y defienden la posición de éstos, facilitando además sus negocios y su infiltración en los gobiernos. Por otra parte, los mismos masones, muchos sin ser comunistas, apoyan y defienden secretamente la posición de éstos, permitiendo su infiltración y facilitando su acción en la confusionista mezcla "democrática", que es la capa donde nada se define y todo se confunde.
Naturalmente, todo esto se aclara si escuchamos las palabras del embajador judío en Buenos Aires, cuando en un banquete en honor del ministro de Finanzas de Israel y de la colectividad judía en Argentina, expresó el 25 de abril de 1955:
  • a) la hora de judeidad argentina.
  • b) La comunidad argentina, nuevo centro judío.
"La historia de la diáspora está compuesta por los anales de centros judíos siempre cambiantes..."
"Las comunidades surgen, se desarrollan, marcan nuestra historia con su sello, dan a nuestro pueblo grandes valores y hombres notables y después de haber desempeñado su papel en los destinos judíos, ceden su lugar a otros centros y a otras comarcas..." (página 75, Serás siempre David, del Dr. Arieh León Kubovy, Editorial Losada, Bs. As., año 1953-1958).
  • c) Centros judíos siempre cambiantes. Cambiantes de acuerdo a los planes de conquista establecidos por el Kahal.
1° Cuando en Francia debieron desencadenar la miseria, el caos y la revolución social, allá los judíos se dirigieron en masa, para lo cual agitaron el antisemitismo en Rusia, Austria, Polonia, Alemania, etc. Sumida Francia en el caos, miseria, sangre y lágrimas, exterminados sus principales dirigentes, los judíos pasan sus centros a otro país.
2° A Alemania: tomaron por objetivo a esta nación y allá se dirigieron agitando para ello el antisemitismo en Francia y demás naciones vecinas. Debido a la formación patriótica del pueblo alemán, no pudieron conquistarla, quedando este país destinado a ser víctima de la guerra mundial. Se desbandaron los judíos, reagrupando sus fuerzas y trasladaron sus centros a otra nación:
3° Al Imperio Austro Húngaro: lo sometieron al caos, miseria, sangre y corrupción; lo disgregaron en múltiples pequeñas naciones para nunca más recuperar su poderío. Sometido al dominio judío, éstos se trasladan sus centros a otra nación:
4° A Rusia: a ella se dirigen los judíos de todas las naciones europeas, pero al cerrarles este imperio el paso, se dirigen en masa a:
5° Estados Unidos de Norteamérica: adoptan la ciudadanía norteamericana y como tales emigran a Rusia, pero ésta tampoco los admite. Entonces desencadenan una gran presión diplomática contra el gobierno estadounidense hasta obligar a la denuncia de un importante y antiguo tratado comercial con la Rusia Zarista, en contra de los intereses de la nación y a favor de la colectividad judía. Así lograron, con la muerte de Nicolás II, acrecentar la inmigración judía y fortalecer sus organizaciones en Rusia y con la ayuda económica del capitalismo judío norteamericano, alemán, etc., en 1917 estalló la Revolución Social y cayó Rusia víctima del judaísmo Internacional. Sobre estos temas nos ilustra el gran Judío Josef Kastein en la pág. 370 de su libro Historia y destino de los judíos, nos dice refiriéndose a la Revolución Rusa: "No tenía más que el nombre... era judía por su fondo. Su ejército fue desecho y convertido en escoria". Caída Rusia, arrasado su ejército, asesinados 17 millones de sus mejores hombres en menos de dos años ( 10 millones murieron de hambre), para nunca más recuperar su libertad, se trasladaron a otros centros:
6° A Palestina: allá trasladaron sus fuerzas y concentraron todos sus esfuerzos. Emigraron en masa, especialmente de Rusia y Polonia, luego de Alemania, para lo cual agitaron violentamente el antisemitismo en todos los países europeos. Caída Alemania víctima de la guerra mundial, como anteriormente Rusia, Palestina fue sometida al terror, a la miseria, muertes, revoluciones y guerras y, de acuerdo al Plan de Teodoro Herzl, el 14 de mayo de 1948, se constituyó el Estado de Israel ( Así se forjó el Estado de Israel, pág. 251) , con la ayuda de las grandes potencias y de las organizaciones judías mundiales. Caída Palestina definitivamente, el Centro Judío se traslada a otros centros, a otras comarcas, como dice Kobovy:
7° A la Argentina: Sí, aquí, donde ya desde 1883, se habían infiltrado, a partir de la toma de Palestina, comienzan los judíos a concentrar todo su poderío, su gran inmigración, su poderío económico, su influencia política y la presión internacional. Radicación en masa, toma de posesión de las riquezas vitales, compras centralizadas de tierras, copamiento de la dirección de la enseñanza primaria, secundaria y universitaria; copamiento de todos los organismos del Estado, desde la Presidencia de la Nación hasta el Congreso, ministerios, organismos económicos, etc. Sumido el país en la miseria, la corrupción y el caos; el desprestigio interno e internacional de sus instituciones fundamentales en general, de las Fuerzas Armadas en especial.
La mal llamada "legalidad", lejos de significar bienestar o progreso, traerá aparejadas grandes luchas, sangre, fuego y muerte con el estallido de la Revolución Social, y su inmediata consecuencia: la implantación del Comunismo y el extermino de lo argentino. Su consecuencia inmediata será la creación del Estado Judío como lo planificó el profeta Teodoro Herzl. Muy probablemente ANDINIA, cuyo mapa obra en poder de nuestras Servicios de Informaciones. La confusión actual, la disgregación del pueblo, la persecución de las organizaciones auténticamente argentinas y de sus integrantes, significan que estamos en la última etapa del Plan.
Analizando lo expresado anteriormente, veremos con más claridad el movimiento perfectamente coordinado de las tres fuerzas:
El Capitalismo Judío Internacional, que aceleradamente se establece en nuestro país, con una inmigración judía masiva, la que llegará a sus máximas consecuencias en 1962. El Comunismo, que ha copado el gobierno y todos sus organismos, tanto en el orden nacional como en el provincial y municipal. Se infiltra en las organizaciones religiosas, en las FF.AA., en los centros estudiantiles, en las agrupaciones sindicales, en fin, en la vida misma de la Nación, con absoluta libertad, en nombre de la "Libertad" y de la "Legalidad".
La Masonería: miembros prominentes de esta secta internacional, encastillados en las posiciones cumbres de todas las instituciones fundamentales del país y hasta en la misma Presidencia de la nación y en los mandos superiores de las FF.AA., hacen el juego de intermediarios entre el Comunismo y el Capitalismo Judíos, facilitándolo y apoyando la penetración y la acción de ambas fuerzas, que van neutralizando la seguridad y la defensa del estado con toda impunidad.
Comparando con los acontecimientos y modalidades de los comunistas aplicados en otros países, especialmente en Palestina, comprobaremos que no han variado en absoluto en sus métodos, posesionándose de todos los ámbitos y medios mencionados y que tanto el Capitalismo Internacional que se radica en el país es judío, como la casi totalidad de los comunistas que han tomado posesión de organismos vitales, son también judíos. Analizando lo transcrito más arriba y continuando con la declaración del embajador de Israel en Buenos Aires, Dr. Arieh León Kubovy, comprobaremos fehacientemente e irrefutablemente todo lo expresado en el presente informe y que el Centro Judío actualmente se encuentra en la Argentina. La declaración expresa:
"Tampoco hay dudas de que los dirigentes del judaísmo argentino se han revestido de una nueva jerarquía en el universo judío, contrayendo la responsabilidad de "nobleza obliga". Significa esto que si los judíos europeos tomaron Palestina, es justo que los judíos de América tomen a la Argentina. "Si juzgamos según las lecciones del pasado, dos grupos de hombres decidirán la respuesta que la Argentina judía dará a la Historia".
"Los hombres de espíritu y los hombres de medios... De los hombres de espíritu aguarda nuestro pueblo esa chispa de fuego que prueba que son depositarios del genio judío... A los hombres de medios (capitalistas) mostrarse, por medio del dinero adquirido, dignos de ser hijos de Rey, "Benei Melej"... La ambición que yo aliento es que un número siempre creciente de gente de medios adquiera consciencia del papel excepcional que está llamada a desempeñar, de la gran oportunidad que ha sido otorgada a nuestra generación..." (Kubovy, Arieh, Será siempre Israel, Ed. Losada, Bs.As., 1958, pág. 75/76).
Respecto a la "gran oportunidad" que menciona, debemos recordar que en la fecha de su declaración (25/IV/55) se había realizado la gran concentración y el ataque más violento conocido en el país, desde el Estadio del Luna Park, en contra de la Iglesia y de los católicos por los comunistas, judíos, masones y el gobierno de Perón, fomentando un ambiente propicio para desencadenar la revolución social aprovechando la credulidad de las masas populares, ignorantes del juego al que estaban siendo sometidas.
"Ha llegado la hora de irrumpir en la Historia..." (dice Kubovy) y agrega: "... espero ardientemente que esta velada marque el comienzo de una etapa decisiva para el judaísmo argentino, pues sé que los centros judíos se mostraron siempre a la altura de su destino, cuando la hora de irrumpir en la Historia había llegado".
En la pág. 75 de dicho libro afirma Kubovy: "La comunidad argentina: nuevo centro judío" (remarcamos que esto lo expresa un alto funcionario judío de destacada representación). No podemos dudarlo. Para concluir con las declaraciones del Sr. Kubovy, transcribiremos, dada su extensión, solamente una parte, la que no nos dejará dudas. Luego es necesario tomar consciencia del peligro y ponernos en guardia contra los ocultos y verdaderos enemigos de nuestra patria. Declara Kubovy: "Israel espera a la Argentina Judía y, estoy seguro, que la Argentina Judía responderá: ¡Presente! (o.c., pág. 77/78). Antes de las grandes empresas a emprender por un pueblo, tanto en su defensa como en misión de conquista, siempre sus dirigentes apelan al poder divino. Tal lo hace Kubovy en su alocución a la D.A.I.A. en su 20° aniversario (12/XII/1955), DICIENDO:
"Dé fuerza el Señor a su pueblo, bendiga el Señor a su pueblo con la paz. Fuerza y paz. Fuerza material y espiritual y paz para la judeidad argentina, para el pueblo judío y para el Estado de Israel, que es nuestra corona" (o.c., pág. 123/129). Aquí muestra que el reinado judío debe ser en la Argentina.
Es indudable que la plegaria de Kubovy en ese momento encierra un profundo meditar, porque con la revolución de 1955 se habían desbaratado sus planes al no reaccionar la masa y desencadenar la revolución social, pues en esa masa ellos habían cifrado sus esperanzas, preparada cuidadosamente y fanáticamente por Vuletich. No concurrieron al llamado de éste y así les fracasó el primer intento de exterminar a las clases dirigentes del pueblo argentino.
Es menester recordar la apelación a la consciencia de los "hombres de medios" hecha por Kubovy, pues tres años después de esa fecha (26/IV/55) y desde esta fecha está la Nación entera regida por los arbitrios de los hombres de empresa, interna e internacionalmente. Esto es innegable. De allí la destrucción y descrédito de todo lo nacional y la entrega y supeditación total de lo nacional a la fuerza política, económica, cultural y social internacional.
De esta manera la fuerza económica ha tomado el Poder, arrastrando inconteniblemente a la Nación al desastre total. Primeramente, con las desacertadas medidas económicas del gobierno de Perón, seguidas por el desastroso gobierno de Aramburu y luego llevadas al extremo por el gobierno de Frondizi, que nos conduce al caos, miseria y corrupción. Estos no son desaciertos. Son planes perfectamente preestablecidos en el "sanhedrín" (gobierno secreto judío establecido en nuestro país como en cada una de las naciones del mundo). Estos son siempre los "consejeros" de todos los gobiernos en materia económica y política interna e internacional. Planes que se concretan así:
Malgastar las divisas fuertes y metálicas que posee la Nación, fomentando la corrupción administrativa (negociados y sustracción de fondos del Estado). Desencadenar el agio y la especulación, haciendo el juego con el fomento de subida de salarios y, al mismo tiempo, la subida en mayor escala de los precios de los artículos esenciales de consumo. Con esto logran empobrecer a la nación, agitar el ambiente de malestar en el seno del pueblo y concretar la entrega de la economía nacional a los capitalistas internacionales judíos. Tomar el poder con hombres procedentes de los grandes centros económicos (judíos, masones y comunistas internacionales en su totalidad) y ...
Preparar la revolución social.
Aquí hemos llegado hoy. Mientras los "hombres de medios" han copado el poder económico de la nación y ejercen su influencia en el ámbito internacional, los "hombres de espíritu" (dirigentes) organizan sus fuerzas revolucionarias con absoluta libertad e impunidad, caotizando y corrompiendo todos los centros intelectuales, culturales, sociales, militares, estudiantiles y religiosos, políticos y científicos.
Este mismo proceso lo sufren todos los demás países latinoamericanos; es que el Plan concierne a toda Latinoamérica, cuyo primer objetivo es la Argentina. Pues esta debe ser la Capital de la gran nación judía latinoamericana, como expresa el judío nacido en la Argentina Carlos E. Etkin, en su libro Abraham León y el pueblo judío latinoamericano, Ed. Indoamericana, 25 de mayo 35, Bs. AS., año 1954, pág. 84. El plan en sí consiste en (dicen Sigfredo Krebs e Isaac Arcavi, actualmente decano del Colegio Sarmiento, en el libro Páginas Escogidas, Ed. Israel, Sarmiento 2198, Bs. As., 1949):
"El Plan en su forma original debe ser extremadamente sencillo si pretende que lo comprendan todos".
"Se nos debe conceder la soberanía sobre una porción de superficie de la tierra adecuada a nuestras necesidades y a nuestras justas ambiciones de pueblo y ... a todo lo demás, ya proveeremos nosotros mismos" (pág. 10).
"La aparición de una nueva soberanía no es ridícula ni imposible... Los gobiernos de los países afectados por el antisemitismo tienen sumo interés en ayudarnos a obtener la soberanía. Para esta tarea, sencilla en principio, pero complicada en su realización, se crean dos grandes órganos: La "Society of Jewish" y la "Jewish Company".
"Lo que la Society of Jewish ha preparado científica y políticamente ... la Jewish Company lo pone en práctica...".
"Ahora bien: si se quiere fundar hoy día una nación, no hay que hacer de la manera que "hace mil años" fuera la única posible. Por ejemplo, si tuviéramos que exterminar a las fieras (fieras o bestias, nombre que el Talmud asigna a los no judíos; Goldschmidt, T.VII, pág. 815, de "Baba Mesia" 114 b-18) en determinado país (Argentina), no lo haríamos a la manera de los europeos de siglo V. No atacaríamos aisladamente a "Los Osos" armados de jabalinas y lanzas, sino que organizaríamos una grande y alegre cacería, dando batidas a las bestias (argentinas) hasta tenerlas reunidas y entonces les arrojaríamos una bomba de melinita (en preparación)" (pág. 110).
"El que quiera marchar con nosotros, que jure nuestra bandera y luche por ella por medio de la palabra, oral o escrita, y mediante la acción. Los judíos que aceptan nuestras ideas del Estado se agrupan en torno de la Society of Jewish. Esta obtiene de tal modo la autoridad necesaria para hablar y negociar ante los gobiernos en nombre de los judíos. La Society será reconocida, para decirlo con una analogía tomada del Derecho Internacional, como autoridad capaz de constituir un Estado, y al declararlo, el Estado ya estaría constituido".
"Dos países tienen que ser tomados en cuenta: Palestina y Argentina".
"En ambos países se han hecho notables tentativas de colonización, basadas en el principio de infiltración paulatina de los judíos (Plan Rabino Weizmann). La infiltración tiene que acabar siempre mal, dice Herzl, pues se llega inevitablemente a que el gobierno, bajo presión de la población se sienta amenazada, prohibe la inmigración de judíos. Por consiguiente, la inmigración sólo tiene sentido cuando su base es nuestra soberanía garantizada" (pág. 111).
"La Society of Jewish entablará negociaciones con las autoridades supremas del país y con el protectorado de las naciones europeas y norteamericana".

¿Palestina o Argentina?

¿A cuál de las dos hay que dar preferencia?. "La Society tomará lo que se le dé y hacia lo que se incline la opinión general del pueblo judío". La Society averiguará ambas cosas (dice T. Herzl), para continuar, insinuando su preferencia, y agrega:
"La Argentina, por naturaleza, es uno de los países más ricos de la tierra, de inmensa superficie, población escasa y clima templado".
"La Argentina tendrá el mayor interés en cedernos una porción de tierra" (pág.112) y luego aclara T. Herzl: "Palestina es nuestra inolvidable patria histórica ... La Jewish Company Association está concebida, en parte, según el modelo de las grandes compañías de colonización. Será fundada como compañía por acciones, con carácter de ente jurídico, de acuerdo a las leyes inglesas y bajo la protección de Inglaterra. Tendrá su asiento central en Londres... Diré que necesitamos 1.000 millones de marcos..." (o.c., pág.115).
"La compra de tierras: ...la tierra cedida a la Society of Jewish, de acuerdo con el Derecho Internacional, ha de ser adquirida, naturalmente, a las normas del derecho privado... Ella asegurará para sí las tierras necesarias por medio de la compra centralizada. Se tratará principalmente de la adquisición de dominios pertenecientes a las actuales autoridades supremas del país" (pág.116).
En la página 126 dice Teodoro Herzl, verdaderamente, es decir, dialécticamente. Cuál sería el aspecto de la lucha por la emancipación del territorio a conquistar: "... las posesiones abandonadas por los judíos harán posible la ascensión de la Masa a la felicidad... La Revolución Francesa mostró en pequeña escala algo parecido a lo que va a suceder, pero para ello tuvo que correr a torrentes la sangre bajo las guillotinas, en todas las provincias de la nación. Invalidó derechos adquiridos y heredados y con ello se enriquecieron solamente los astutos compradores de bienes del Estado".
Analizando el plan del profeta judío Teodoro Herzl, vemos lo siguiente:
1°) Que la "Society of Jewish" es en realidad la representación legal internacional de todos los judíos del mundo. Que centraliza toda la autoridad y la facultad de un gobierno ambulante que busca un territorio donde asentar a su pueblo, que es el Sionismo Mundial, que en sí constituye el Estado Judío, según su fundador T. Herzl.
Al día siguiente del Primer Congreso Sionista, Herzl apuntó en su diario: "Si he de resumir los resultados del Congreso de Basilea en pocas palabras –que me guardaré de decir en público- diría lo siguiente: en Basilea fundé el Estado Judío. Si yo lo dijera en Público, todo el mundo se reiría de mí. Quizá dentro de cinco años, pero seguramente dentro de cincuenta, todos me darán la razón. El Estado se fundamenta esencialmente en la voluntad de estado del pueblo. El territorio es tan sólo la base concreta; el Estado, aún cuando posea un territorio, es algo abstracto... Fundé, pues en Basilea, esa cosa abstracta, invisible, por tanto, para la mayoría"(pág.49).
"Lo que la Society of Jewish ha preparado científica y políticamente, la Jewish Company lo ejecuta...", dice el autor en la pág. 110.
Por lo expuesto queda fehacientemente probado que ambas sociedades representan al gestor o gobierno que busca la tierra donde constituir o asentar a su pueblo, que es el Sionismo mundial. Su instalación, entonces, dentro del territorio nacional significa: la constitución de un Estado dentro de otro Estado y que su finalidad inmediata o mediata es la de obtener su independencia como Estado Judío, con el apoyo y la presión de las potencias y organizaciones internacionales.
2°) Que al preparar su Plan tomó con clara y expresa determinación la creación de dos Estados Judíos, uno en Palestina y otro en Argentina. Para destacar su preferencia en el orden de prioridad, Herzl describió en primer término a la Argentina, destacándola como la "tierra más rica del mundo" y, en segundo término, a Palestina, como la "patria histórica".
Sobre esto León Pinsker, en su libro Historia y destino de los judíos, pág. 399, dice: "...que el barón de Hirsch había mandado a comprar tierras en la Argentina" y que ya en 1881 habían emigrado 7 mil judíos. Arieh León Kubovy –embajador de Israel en la Argentina -, en un discurso pronunciado el 28 de mayo de 1955 en la V Convención del Comité Sefardí de la Argentina, dice: "La Comunidad Sefardí en la Argentina es la más numerosa en el mundo: se cuenta en 75.000... tienen las condiciones requeridas para poder y deber ponerse a la cabeza de las Comunidades... que podrían consagrarse a las cosas públicas... He dicho poder y deber, porque el que puede, debe".
"Nuestra concepción del mundo nos indica que el poder nos ha sido dado para cumplir con nuestro deber y para encontrar satisfacción en la realización de ese deber".
Para precisar a qué "deber" y a qué "poder" se refiere, agrega: "Y todos tenemos un juez incorruptible al sentimiento, al que ya me he referido varias veces, a la opinión pública judía y a la historia judía" (por eso el Presidente Frondizi no le afectó que el pueblo argentino lo repudiase, pues no era la opinión judía).
Si a esto agregamos lo que nos informa Ana C. Schlesinger, en su libro 1.000 preguntas y respuestas del judaísmo, año 1954, pág. 14, donde dice: "¿Cuántos judíos viven en Sudamérica?" y contesta: "Aprox. 700.000 judíos, de los cuales 400 mil viven en la Argentina, 125 mil en Brasil, 40 mil en Uruguay y 30 mil en Chile".
Se transcribe aquí otra información que pone de manifiesto de por sí la gravedad que encierra esta información y cuyo texto dice:

La población Judía

"La República Argentina, resulta actualmente el segundo país del mundo en cuanto a densidad de población judía se refiere y solamente superada por los Estados Unidos de Norteamérica". Es necesario destacar que la propia nación judía, Israel, no tiene dentro de sus fronteras la población judía que tenemos nosotros y que alcanzaba en junio de 1960 a tres millones de personas.
"Asimilación al medio: No hay asimilación al medio... existe sí un divorcio absoluto para con nuestra tradición, para con nuestra historia y para las ansias argentinas de un futuro mejor, frenadas por lo antinacional y lo anticristiano". La razón está en que los judíos, considerándose superiores, se negaron desde el principio de sus peregrinaciones a mezclarse con los autóctonos. Convencido de su superioridad sobre los demás nacionales, el pueblo judío quiso ser una potencia". Así lo dice el judío Bernard Lazare en L’Antisemitisme, págs. 186/187.
Terror o lucha política sionista. Manifiesta el actual Primer Ministro de Israel, en un folleto de S. Aharonovic, intitulado Ladrones en la noche a la luz del día, pág. 31:
"Lucha política sionista significa: Inmigración, siempre y en todas las circunstancias y condiciones; Colonización, por medio de todos los esfuerzos y con la máxima capacidad; Educación del Pueblo y su movilización por la autorredención; ganar la Opinión Pública, a favor de la solución sionista, la opinión de gobernantes, dirigentes obreros, de los partidos políticos, de congregaciones religiosas, de toda clase de organizaciones y del periodismo; combatir las discriminaciones y las limitaciones de nuestros derechos, resistirlas en carácter de comunidad organizada, consciente de su voluntad, de su objetivo y de su potencialidad determinada contra los detractores, los enemigos y opresores; combate razonado, responsable, planeado, meditado y con la firme determinación de defenderse y ofrecer combate. Todo esto está compendiado en nuestra lucha política".
Con esto se pone en evidencia que las palabras del embajador en la Argentina, incitando a las huestes judía a tomarse el poder, no son efímeras ni ilusorias. En efecto, lo tomaron en 1958.
En la pág. 144 del libro Páginas Escogidas, Krebs expresa:
"¿Qué pueden surgir Estados nuevos? Lo sabemos, lo vemos... las Colonias (judías) se declaran independientes de la Metrópoli ... los Vasallos se emancipan del Soberano; territorios recién descubiertos se constituyen en Estados independientes...".
"Es cierto que el Estado judío está concebido como una creación completamente original, en un territorio que no ha sido todavía destinado para tal fin... pero no son las exigencias de tierras las que constituyen el Estado, sino los hombres unidos por la soberanía".
De aquí las manifestaciones de Herzl; de aquí la acción del Sionismo; de aquí la inmigración en masa y la formación de la "Confederación de Provincias Patagónicas" que abarca toda la extensión de la Cordillera de los Andes; de aquí el paralelo 42, las concesiones petrolíferas, la radicación de capitales foráneos, etc. En la misma página destaca:
"Existe, por ejemplo, una Soberanía sin fundamento material (territorio), la más respetada del mundo: la Soberanía del Papa" (Por eso la creación del Sionismo como organismo mundial, en cuyo seno fue reconocida una representación llamada Comité).
Esto lo planificó Herzl en 1896. Entre 1914-1918 se produce la guerra mundial y en el acuerdo de Versalles nace la primera organización mundial: La Sociedad de Naciones, que en sí constituye el ensayo del Gobierno Mundial, meta del Judaísmo Internacional, de la Masonería y del Comunismo. Esto origina la elevación de las Naciones Unidas (ONU), en reemplazo de las Sociedad de Naciones. En ambas organizaciones fueron numerosos los judíos intervinientes, y sus resoluciones han sido impuestas de acuerdo a las conveniencias judías. Hoy vemos que todos los países del mundo supeditan hasta las cuestiones más insignificantes a las decisiones de organismos internacionales, regidos por judíos, quienes tratan de centralizar todas las actividades económicas, políticas, sociales, educacionales, militares, etc.
"En las ciencias políticas tiene actualmente general aceptación la Teoría de la necesidad fundada en la razón. Esta Teoría es suficiente para justificar el origen del Estado y no puede ser refutada históricamente como la Teoría del Contrato" (se refiere al "Contrato Social" de J.J. Rousseau) (o.c., pág.144).
El territorio de Israel no cubre las necesidades judías y con ese pretexto ellos se adjudican el derecho a apoderarse de otro territorio para agrupar a su colectividad mundial, que llegaría actualmente a algo más de 20 millones de individuos.
"En lo que concierne al surgimiento del Estado Judío, dice Herzl, me apoyo absolutamente en la Teoría de la necesidad fundada en la razón" y agrega: "Pero en esta teoría se elude la Cuestión del Estado".
"Resulta imprescindible una razón legítima".
Si esa "razón legítima" a que hace referencia no existiera, se hace necesario crearla, y para crearla nada mejor que la agitación de las masas, a cuya obtención sólo se podrá llegar provocando el caos, acrecentando la miseria, corrompiendo en forma deliberada y constante, juntamente con la negación de todos los derechos soberanos sobre la Nación. Esta acción provoca en las Provincias el deseo de independizarse del Gobierno Central corrupto y dictatorial. Sucintamente, ésta es la política adoptada por nuestro actual Gobierno.
Cabe ahora preguntarse por qué y para qué nació la idea de la creación de la "Confederación de Provincias Patagónicas".
Reflexionemos también sobre la situación del gobierno actual con respecto a las provincias en materia política y económica, y si las disidencias que se han producido y siguen produciéndose no son provocadas y si ello no podrá constituir la invocada "razón legítima".
Se están dando las condiciones para que una circunstancial Confederación de Provincias, basada en esa "razón legítima" (provocada), rompa con el gobierno central, declare su independencia y pida su reconocimiento a las Organizaciones Mundiales (O.E.A. y O.N.U.) y a las grandes potencias EE.UU., Rusia, Inglaterra, Francia, y conociendo que tanto esas organizaciones mundiales como las grandes potencia están regidas, directa o indirectamente por Judíos, es de presumir que el reconocimiento se otorgaría "ipso facto".
En tal caso cabe preguntarse si podría el Gobierno Central (aún en el caso de ser ejercido por argentinos patriotas) intervenir con sus fuerzas para reprimir a esas provincias rebeldes. Evidentemente NO; pues si lo intentara no haría otra cosa que invadir los territorios de una nación recién creada y reconocida por países y organismos mundiales. Si tal ocurriera, daría lugar a que esas organizaciones mundiales concurrieran con fuerzas armadas en auxilio de la Nueva Nación, en uso de las facultades que les ha sido conferidas y ya con muchos precedentes (casos de Corea, el Congo, canal de Suez e incluso la sanción aplicada por la OEA a la Rep. Dominicana).
Entonces, de una u otra manera, la Argentina sería sometida y obligada a la pérdida de la región más rica de su territorio o, en su defecto, a la pérdida total de su soberanía. En esto consiste realmente el Plan y lo que está pasando en nuestro país no es otra cosa que el Plan puesto en práctica, y actualmente, en pleno desarrollo y evolución. La mayoría de los argentinos ignoran esta conspiración, pero hay otros que conscientemente la apoyan. Muy duros tenemos que ser con ellos.
Tienen estrecha relación con el plan la totalidad de las concesiones territoriales de petróleo, estratégicamente ubicadas; las ventas de grandes extensiones del territorio andino de un extremo al otro del territorio patrio; la radicación indiscrecional de capitales internacionales judíos, sin ajustarse a las mínimas prescripciones legales existentes, con la excusa de ganar tiempo para el desarrollo de la Nación; la exaltación de todo lo extranjero y la inferiorización y el desprecio por todo lo argentino; etc.
Otra de las cosas que está íntimamente ligada al plan es la liberación de impuestos al sur del Paralelo 42, creando una situación de privilegio para esa zona y encendiendo un antagonismo, ya manifiesto, con el resto del país. Actualmente sufrimos el sometimiento total de nuestra economía y de la soberanía nacional al capitalismo y política judía internacional (muy significativo es el caso del secuestro de Eichmann).
Refiriéndose Herzl a la "razón legítima" para la ruptura de relaciones o vínculos de dependencia con el gobierno central y la creación justificada de un Nuevo Estado, dice: "Creo que esta razón legítima puede ser encontrada en la "negotiorum gestio", para lo cual hay que considerar el conjunto de los ciudadanos sin discriminación ("dominus negotiorum") y al Gobierno como "gestor"... los Romanos, gracias a su maravillosa conciencia del derecho, crearon la "negotiorum gestio", una preciosa obra maestra".
El fundamento legal de la "razón legítima" estaría entonces sustentado jurídicamente en la mencionada ley romana.
"Cuando peligran los bienes de una persona que no puede cuidar de ellos por sí misma, cualquiera tiene el derecho de intervenir para salvarlos".
Esto no es sino el reflejo de la Doctrina Monroe (2-XII-1923) que constituye el fundamento de expansión imperialista de los Estados Unidos, tendientes al sometimiento de todos los países latinoamericanos. Lo confirma lo expresado por el Presidente Coolidge, en Nueva York, en su discurso del 23 de abril de 1927:
"Las personas y las propiedades de los ciudadanos norteamericanos forman parte del dominio general de la Nación, aún cuando se encuentren en el extranjero. Los gobiernos que se respetan tienen la obligación de proteger la persona y la propiedad de sus ciudadanos, donde quiera que fuese".
A la misma doctrina se refiere Nicholas John Spyckman en la pág. 74 de su libro Estados Unidos frente al mundo: "El poderoso se alza con lo que puede y el débil cede lo que tiene que ceder".
Haya de la Torre, en su libro Teoría y táctica del Aprismo, pág.11, refiriéndose a la Doctrina Monroe dice: "con el transcurso del tiempo ha devenido no solamente una doctrina nacionalista de los EE.UU., sino una doctrina imperialista de su clase dominante". No ignoramos que la clase dominante en los EE.UU. es la capitalista judía. Con esto queda probado cuáles son los instrumentos legales que los judíos van a esgrimir y las complicidades internacionales a que van a recurrir para justificar el despojo del territorio y patrimonio argentinos.
Es de hacer notar que esto no es un descubrimiento reciente; por el contrario, es un hecho conocido por los hombres de gobierno desde larga data. Ya en 1936, en la Conferencia Panamericana realizada en Buenos Aires, el entonces ministro de Relaciones Exteriores de la Rep. De Argentina, refiriéndose a la Doctrina Monroe la calificó de "Trampa para Incautos", agregando "... es nada menos que el instrumento por medio del cual los EE.UU. esperaban extender su poder e influencia sobre las demás naciones del hemisferio".
Herzl, en la enumeración de su Plan, dice:
"El gestor no actúa por encargo de nadie. La orden viene dictada por una necesidad superior. En calidad de tal se entera de la emergencia que exige la intervención..."
"El Estado nace como resultado de la lucha de un pueblo por su existencia. En estas luchas no es posible hacer largas tramitaciones para recibir determinada orden... el gestor toma el mando y se pone a la cabeza".
"El gestor del Estado está suficientemente autorizado cuando la "cosa pública" está en peligro y el "dominus" se halla incapacitado para obrar por sí mismo".
De un simple análisis de estos últimos párrafos del "Plan" surgen claramente las intenciones y se vislumbran las trampas preparadas. Planteemos tres interrogantes:
  • 1.- ¿Quién es actualmente el "gestor" de las radicaciones de grandes capitales judíos en la Argentina?
- Evidentemente EE.UU.
  • 2.- ¿Quién o quienes serán los gestores del pueblo judío que velen por la vida e intereses de la colectividad judía radicada en Argentina?
- El Presidente del Sionismo Mundial y Presidente del Congreso Mundial Judío (Basilea, Londres y nueva York). Actualmente el Sr. Naum Goldman, quien visitó Buenos Aires el 21 de marzo de 1960, procedente de los EE.UU.
  • 3.- ¿Cuándo podrían considerar dichos "gestores" que las vidas e intereses de su colectividad están en peligro, debiendo auxiliarlos con sus fuerzas?
- Dos son las circunstancias porque dobles son las vías que utilizan siempre para el logro de sus designios ("estamos en la cumbre del Comunismo, y en la cumbre del Capitalismo", dice Herzl en Páginas escogidas, pág. 105).
Cuando deban intervenir en defensa de la soberanía de ANDINIA, al declarar su independencia (Negotiorum gestio y Doctrina Monroe)
La otra "razón legítima" surgiría del estallido en la Argentina de una revolución comunista y el gobierno argentino se muestre impotente para salvaguardar las "vidas e intereses" de esa colectividad. La intervención encontraría también justificativo en los sabotajes y matanzas generalizadas, realizadas por elementos revolucionarios "irresponsables". Estas son las circunstancias previstas como la "razón legítima", que dará lugar a la intervención de fuerzas armadas internacionales en nuestro territorio y que el actual gobierno argentino, solapadamente va preparando en forma acelerada. Por un lado, somete al país a la total hegemonía norteamericana y, por el otro, facilita el copamiento comunista en todo el territorio argentino.
Los antecedentes documentales son numerosos y están al alcance de quien quiera consultarlos. A fin de no prolongar excesivamente el presente escrito no se han transcrito importantes declaraciones y páginas significativas, pero con los elementos aportados quedan en evidencia todos los detalles del Plan. El Plan de acción para contrarrestar las funestas intensiones de los enemigos de nuestra Patria y ávidos codiciadores de nuestro Patrimonio, material y espiritual, es un ineludible deber de todo argentino.
Las condiciones para la consumación de este siniestro plan están dadas. El país se debate entre la apretura económica de sus clases bajas y medias y la holgura de sus clases pudientes, detentadoras de la suma de los medios económicos, y con las grandes empresas, monopolizadoras de todas las expresiones de la economía, en manos del capital internacional judío. En cualquier momento, incluso disfrazado de movimiento libertador, el Judaísmo, que podría contar hasta con la indignación y el dolor del pueblo argentino pauperizado, puede concretar sus planes, sumiendo al país en el comunismo, como primer paso.
Las Fuerzas Armadas, consumidas, anarquizadas y sujetas al vaivén de la inescrupulosa política confusionista del actual gobierno, serían impotentes para contrarrestar la acción de elementos numerosos perfectamente pertrechados y con una meta definida y un camino trazado. Los medios para conectar sus planes serían: revolución interna, guerra con países vecinos y, si esto no fuese suficiente, la guerra mundial. El éxito de nuestro plan defensivo depende de la fe en Dios, el patriotismo, la abnegación y la determinación con que se encare. Si flaqueamos, todo se habrá perdido y seremos, los hombres de la actual generación, los únicos responsables ante Dios, ante nuestros hijos, ante la Historia y ante la Patria sometida.
Muchos son los que señalan el peligro Comunista, pero pocos son los que indican quienes constituyeron "el motor secreto del comunismo", según acertada definición de Maurice Pinay; la documentada información del Plan Andinia está destinada a detallar con la mayor amplitud posible la más siniestra perspectiva que amenaza a la Argentina. ¿Será la pérdida total de su territorio o su amputación parcial?. En este caso, ¿comprenderá la zona más extensa y más rica de nuestro suelo patrio?. Las condiciones para la consumación de este plan están dadas; la nación se debate en la crisis más profunda de su historia; quizá la revelación del Plan Andinia sirva para despertar consciencia dormidas.

Más declaraciones Judías

El Plan Andinia - El Plan para crear una "Nueva Israel" en la Argentina

A finales de los 70, el gobierno militar argentino abortó parcialmente el plan de desmembración y judaiza­ción de Argentina con la detención de Jacob Timmermann, director de uno de los principales diarios argentinos, ligado a la Banca internacional y financiador de la guerrilla marxista contra el gobierno argentino de en­tonces. Tras unos meses de prisión se exiló en Israel, donde fue recibido corno un héroe y declaró que "siempre había trabajado en interés de Israel".
El Plan Andinia esta ampliamente documentado en los libros "Argentina judia", de H. Calderon y "El Plan Andinia", obra de un grupo de patriotas argentinos y chilenos. El periodista Miguel de la Quadra Salcedo declaró a un diario argen­tino tener pruebas directas del Plan; después no volvio a hablarse de ello ¿compraron su silencio?, ¿amenazaron su vida?. Hoy parecen darse las circuns­tancias idóneas para abordar el se­gundo asalto, ya que la situación argentina se parece cada vez más a la descrita líneas atrás.
Así es, nos llega información desde el otro lado del Oceano de la presencia de una secta que trabaja entre los in­dios mapuches del sur de Argentina y Chile, animando la creación de una "'República Mapuche" indepen­diente (¿paso previo para la desin­tegración de Argentina y la culmi­nación del Plan Andinia?). Informaciones periodisticas y organizacio­nes islámicas han denunciado las actividades de esta "secta", la cual se ha descubierto relacionada con unos falsos catequistas cristianos detenidos en Egipto (la detención confirmó su pertenencia al Mossad -servicios secretos judíos-, su relación con la CIA y sus vínculos con los agitadores judíos en Argen­tina recién mencionados) para reali­zar atentados encaminados a sembrar la discordia y a crear recelo hacia los musulmanes.
Este tema siempre ha sido calificado por el sionismo y sus aliados, como un invento de sectores "antisemitas" que buscaban crear algún malestar de la sociedad argentina hacia la comunidad judía. Por ello, no vamos a poner a consideración del lector documentos como el llamado Plan Andinia u otros que pueden ser impugnados como tendenciosos, sino remitirnos pura y exclusivamente al documento oficial del sionismo internacional, es decir, el libro "El Estado Judío" escrito en 1895 por el padre del sionismo, Teodoro Herzl. A través de esta fuente inobjetable cada uno sacará sus conclusiones. Lo que nadie puede ya negar es el asfixiante dominio político que ejerce el sionismo en el país, del cual el gobierno y las estructuras partidarias sólo parecen ser sus mandatarios y con un ejercicio formal del poder.

"El Estado Judío", de Teodoro Herzl

Tenemos ante nosotros la edición original del año 1944 (5704 según el calendario hebreo) del libro que en 1895 publicara el fundador del movimiento sionista, Teodoro Herzl, titulado "El Estado Judío". Se trata, en este caso, de una edición oficial de la Juventud Sionista Argentina, que según informa el copyright fue traducida por Sigifredo Krebs y según una autorización de la Editorial Israel. Además, el libro es prologado por el Dr. Chaim Weizmann, quien luego fuera presidente del Estado de Israel, que se fundaría sólo cuatro años después de la edición a la que hacemos referencia. La impresión del libro se realizó en el Establecimiento Gráfico Men, su carátula fue diseñada por W. Wind y M. Faigenblum y desde ya, lo ponemos a disposición de cualquiera que desee cuestionar algo de lo transcripto en un tribunal de justicia.
Recordemos nuevamente, que en 1948 los sionistas -con apoyo británico- despojarían de Palestina a los árabes y allí fundarían Israel. Como podrá apreciar el lector, ello era la concreción de la primera "profecía" que Teodoro Herzl realizara en 1895. Su segundo objetivo, según se desprende claramente de este documento, era el establecimiento de otra Israel en territorio argentino, meta que, hasta el presente, no se ha concretado pero cuyas perspectivas no parecen lejanas. Esta es la transcripción textual de los párrafos sobresalientes de la biblia sionista, "El Estado Judío", que pensamos resultarán más que elocuentes respecto de lo que estamos afirmando:
"El pensamiento que desarrollo en este escrito es antiquísimo: trátase del establecimiento del Estado judío. El mundo resuena con el clamor contra los judíos, y esto despierta ese adormecido pensamiento."
(Prefacio - Pag. 13)
"El problema judío existe. Sería necio negarlo. Es un residuo de la Edad Media, del cual los civilizados, con la mejor voluntad, no saben deshacerse aún. Mostraron, ciertamente, su magnanimidad cuando nos emanciparon. El problema judío existe en todas partes en que los judíos viven en número apreciable. Allí donde no existe es traído por los judíos inmigrados. Nos dirigimos, naturalmente, hacia donde no nos persiguen; nuestra aparición provoca las persecuciones. Esto es cierto y seguirá siéndolo en todas partes, hasta en países muy adelantados -como queda demostrado en Francia-, mientras el problema judío no sea resuelto por medios políticos. Los judíos pobres llevan ahora el antisemitismo a Inglaterra, y lo han llevado ya a América."
(Introducción - Pag. 19)
"Los ensayos de colonización realizados por hombres realmente bien intencionados, no han dado resultado, aunque cabe reconocer que eran ensayos interesantes...Aquellos ensayos fueron interesantes en cuanto eran en pequeño los precursores prácticos de la idea del Estado judío. Y hasta fueron útiles por cuanto se cometieron en ellos errores de los que se puede aprovechar para la realización en grande. Por otra parte, estas tentativas no resultaron inocuas. La transplantación del antisemitismo a nuevas regiones, que es la consecuencia inevitable de tal infiltración artificial, la considero como el perjuicio menos importante. Lo peor es que los malos resultados hayan ocasionado dudas en los judíos mismos sobre la aptitud de su material humano."
(Introducción - Pags. 25 y 26)
"Somos lo que de nosotros se hizo en los ghettos. Hemos logrado, sin duda, cierta superioridad en los negocios financieros, debido a que en la Edad Media se nos empujó a ello. Ahora se repite el mismo proceso...Los judíos cultos y sin bienes se adhieren todos al socialismo. La batalla social será librada en todo caso sobre nuestras espaldas, porque nos hallamos en los puntos más avanzados, tanto en el campo capitalista como en el socialista...Los componentes de nuestras capas inferiores se vuelven proletarios, se afilian a los partidos subversivos y llegan a ser los funcionarios subalternos de éstos, mientras que aumenta el tremendo poder del dinero en nuestras capas superiores."
(Parte General - "El problema judío - Pags. 33 y 37)
"El plan es, en su forma original, extremadamente sencillo, y debe serlo si se pretende que lo comprendan todos." "Se nos debe conceder la soberanía sobre una porción de la superficie de la tierra, adecuada a nuestras necesidades y justas ambiciones de pueblo; a todo lo demás ya proveeremos nosotros mismos."
"La aparición de una nueva soberanía no es ridícula ni imposible. Hemos podido presenciar en nuestros días el otorgamiento de tales derechos a pueblos que son más pobres y menos cultos y, por consiguiente, más débiles que nosotros. Los gobiernos de los países afectados por el antisemitismo tienen sumo interés en ayudarnos a obtener la soberanía."
"Para esta tarea, sencilla en principio, pero complicada en su realización, se crean dos grandes órganos: la Society of Jews y la Jewish Company."
"Lo que la Society of Jews ha preparado científica y políticamente, lo pone en la práctica la Jewish Company."
"La Jewish Company se encarga de la liquidación de todas las fortunas de los judíos emigrantes y organiza la vida económica en el nuevo país."
(Parte General - "El Plan" - Pag. 39)
"Como ya se ha dicho, la emigración de los judíos no debe concebirse como repentina, sino que será un proceso gradual, que durará decenios. Primero irán los más pobres y roturarán la tierra. De acuerdo a un plan preestablecido, construirán caminos, puentes, ferrocarriles y una red telegráfica, regularán los cursos de los ríos y establecerán ellos mismos sus hogares."
"Nuestras capas económicamente inferiores serán seguidas a aquella tierra por las inmediatas superiores. Los que se hallan más cerca de la desesperación irán primero. Sus conductores serán nuestros intelectuales medios, que son perseguidos en todas partes y que producimos en exceso."
(Parte General - "El Plan" - Pags. 40 y 41)
"Entonces, si los gobiernos se muestran dispuestos a conceder al pueblo judío la soberanía de algún territorio neutral, la Society entablará discusión sobre el territorio que ha de ser tomado en posesión. Dos países tienen que ser tomados en cuenta: Palestina y la Argentina. En ambos países se han hecho notables tentativas de colonización, basadas en el principio equivocado de la infiltración paulatina de los judíos. La infiltración tiene que acabar siempre mal, pues llega inevitablemente el instante en que el gobierno, bajo la presión ejercida por la población que se siente amenazada prohíbe la inmigración de los judíos. Por consiguiente, la emigración sólo tiene sentido cuando su base es nuestra soberanía garantizada."
(Parte General - "El Plan" - Pags. 41 y 42)
"La Society of Jews entablará negociaciones con las actuales autoridades supremas del país, y bajo el protectorado de las potencias europeas, si a éstas les parece plausible el asunto."
(Parte General - "El Plan" - Pag. 42)
"¿A cuál de las dos hay que dar preferencia? La Society tomará lo que se le dé y hacia lo que se incline la opinión general del pueblo judío . La Society averiguará ambas cosas."
(Parte General - "¿Palestina o Argentina?" - Pag. 42)
"La Argentina es por naturaleza uno de los países más ricos de la tierra, de inmensa superficie, población escasa y clima templado. La República Argentina tendría el mayor interés en cedernos una porción de tierra. La actual infiltración de los judíos ha provocado disgusto: habría que explicar a la Argentina la diferencia radical de la nueva emigración judía."
(Parte General - "¿Palestina o Argentina?" - Pag. 42)
"Palestina es nuestra inolvidable patria histórica. El sólo oirla nombrar es para nuestro pueblo un llamado poderosamente conmovedor. Si Su Majestad el sultán nos diera Palestina, nos comprometeríamos a sanear las finanzas de Turquía. Para Europa formaríamos allí parte integrante del baluarte contra el Asia: constituiríamos la vanguardia de la cultura en su lucha contra la barbarie. Como Estado neutral mantendríamos relaciones con toda Europa que, a su vez tendría que garantizar nuestra existencia. En cuanto a los Santos Lugares de la crisitiandad, se podría encontrar una forma de extraterritorialidad, de acuerdo al derecho internacional. Montaríamos una guardia de honor alrededor de los Santos Lugares, respondiendo con nuestra existencia del cumplimiento de este deber."
(Parte General - "El Plan" - Pags. 42 y 43)
"La Jewish Company está concebida en parte según el modelo de las grandes compañías colonizadoras: una Chartered Company judía, si se quiere...La Jewish Company será fundada como compañía por acciones con carácter de ente jurídico de acuerdo a las leyes inglesas y bajo la protección de Inglaterra. Tendra su asiento central en Londres."
(La Jewish Company - "Características" - Pag. 45)
"Y mientras que los judíos emigran tranquilamente para fundar la patria nueva, la Company se yergue como la gran persona jurídica, dirige el éxodo, cuida de los bienes abandonados, garante con su fortuna visible, palpable, el buen orden en que se llevan a cabo los negocios, y sale fiadora permanente por los que ya han emigrado."
(La Jewish Company - "Algunas formas de liquidación"- Pag. 60)
"Nosotros queremos darles a los judíos una patria...Nuestras gentes han de emigrar en pequeños grupos. En grupos de familias y de amigos...Cada grupo tiene su rabino, que acompaña a su congregación. Todos se agrupan libremente. El grupo local se reúne en torno del rabino. Hay tantos grupos locales como rabinos. Los rabinos serán los primeros en comprendernos, los primeros en entusiasmarse con la causa, entusiasmando desde el púlpito a los demás...Los grupos locales nombrarán pequeñas comisiones de personas de confianza bajo la presidencia de los rabinos."
(Los grupos locales - "Introduccción" - Pags. 73 a 76)
"La nueva emigración judía tiene que llevarse a cabo según principios científicos...En el buque van los representantes de la Society, de la Company y de los grupos locales...Estos hombres que toman posesión del país tienen que cumplir tres tareas: 1º, la investigación exacta, científica de la naturaleza de todo el país; 2º, la organización de una administración rigurosa centralizada; 3º, la repartición del país. Estas tareas se encadenan entre sí y han de llevarse a cabo con arreglo al fin, ya bastante conocido....Todo esto será establecido de antemano y conforme a un plan."
(Society of Jews - "La toma de posesión del país - Pags. 93 a 95)
Bien, consideramos que estos párrafos del libro de Teodoro Herzl, ideólogo y fundador del sionismo internacional nos eximen de mayores comentarios. Y reiteramos , estamos hablando del libro oficial y mundialmente conocido del movimiento sionista. Como se verá, no resulta necesario citar ningún parrafo de los llamados "Protocolos de Sión" o del "Plan Andinia" o de ninguna otra fuente que pueda ser impugnada en su veracidad. Este es el Plan textual del padre del sionismo, y que dio su primer paso de concreción en 1948 con la toma de Palestina, y que cumple con sus últimas etapas para materializarse en la Argentina, si es que los Argentinos no reaccionamos a tiempo. ¡De nosotros depende!...
Fuente: Teodoro Herzl - "El Estado Judío" - Editorial Israel - Ed. 1944 / 5704 - Juventud Sionista Argentina - Prologado por Chaim Weizmann.
Resulta de VITAL IMPORTANCIA la difusión de la verdad de esta trama y, especialmente, que los camaradas de Argentina y Chile tengan conoci­miento de ella, pues son los más cualificados para combatirla.

Bibliografía

  • "La inflación argentina" - por Walter Beveraggi Allende.



Publicar un comentario