Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

jueves, 16 de agosto de 2012

EL ASALTO PRIVADO AL PODER PÚBLICO


EL ASALTO PRIVADO AL PODER PÚBLICO
Por Gabriel Wüldenmar Ortiz


Otra ventaja de la crisis, para los de siempre, es que con la sucesiva quiebra económica y financiera de los estados, los políticos elegidos para gobernarlos van siendo sustituidos por técnicos, economistas y banqueros, no elegidos por el pueblo y que cuentan con la bendición de los Mercados. Por ejemplo, en Grecia (2011), cae en quiebra el gobierno de Papandreu (hundido por tener la osadía de pretender que el pueblo opinase en referéndum sobre los recortes que les afectan), y es sustituido por Lucas Papademos, que fue Vicepresidente del Banco Central Europeo, Gobernador del Banco Central Griego y tuvo un alto cargo en el departamento de Economía de la Reserva Federal de USA en Boston. Es decir, ligado a la banca privada disfrazada de pública que son los bancos centrales y la reserva federal.

Ya antes, en 2008, Papandreu había puesto al frente de la Agencia de Deuda Pública griega a Petros Christodolou, antiguo ejecutivo de Goldman Sachs, que dos años antes era el responsable de Mercados y Banca Privada del Banco Nacional de Grecia, la entidad privada que a partir de 2006 empezó, a las órdenes de Goldman Sachs, a fraguar la crisis griega, extraviando fondos al paraíso fiscal estadounidense de Delaware y ayudando al gobierno de derechas a ocultar su deuda a través de instrumentos financieros opacos (swap).

En Italia, tras la caída de Berlusconi, le sustituye el economista-banquero Mario Monti, ex-comisario de la Unión Europea y asesor del Banco Estadounidense Goldman Sachs, creador de la crisis y falseador de las cuentas griegas. En cuanto al nuevo presidente del Banco Central Europeo, no es otro que Mario Draghi, que fue alto directivo (enero 2002- diciembre 2005) y socio del estafador Banco Goldman Sachs. Ya el año anterior, en octubre de 2010, otro ex ejecutivo se hizo con la dirección para Europa del FMI: Antonio Borges, vicepresidente y director ejecutivo de Goldman Sachs Internacional de Londres que dirigió el desfalco swap de Grecia entre 2001 y 2008, justo coincidiendo con el programa griego del banco.

He aquí como los ladrones que organizaron la crisis para lucrarse, la utilizan también para asaltar el poder civil con la excusa de ponerse al frente de los gobiernos para “solucionarla”, sin que nadie les haya elegido. Evidentemente estos banqueros que han creado el problema buscan su propio interés a costa de los sufrimientos del pueblo. Exprimirán a la gente con recortes, debido a que buscan el beneficio para los inversores y bancos a los que los países en quiebra les deben dinero. Es como tener al zorro guardando el gallinero.

Como se ve, en el capitalismo, a los ladrones de alto nivel no se les lleva a la cárcel (como han pedido los premios Nóbel de economía Joseph Stiglitz y George Akelof), sino que se les premia con más poder. La única y breve excepción fue Bernard Madoff, y eso porque las víctimas de su robo eran ricos. Los que han dejado en la calle, sin casa y sin trabajo a millones de personas, están siendo premiados con mucho dinero y más poder. Lehman Brothers ocultó miles de millones de dólares de sus inversionistas. Bank of America engañó sobre sus jugosos bonos, mientras escondía 5.800 millones de dólares que obtuvo al quedarse con Merrill Lynch y que se repartieron sus altos jefes.

Goldman Sachs creó bonos hipotecarios diseñados para fracasar y los vendió como de alta calidad (calificación AAA, la más alta por su fiabilidad y estabilidad) mientras se lucraba especulando en bolsa (apostando a que sus propios bonos fracasarían). Eligió a sabiendas y para lucrarse las peores hipotecas, las que sabía que quebrarían. Fue multado con 550 millones de dólares (ridículos para todo lo que ganó). Ni siquiera se castigó a Fabrice Tourre, alias "Fabulous Fab", quien durante una junta con las "víctimas" a las que les iban a vender este producto financiero envío un mail a un amigo en el que se burlaba de sus clientes y describía el producto que estaba vendiendo como "surrealista".

El director de derivados de la aseguradora AIG, Joe Cassano, aseguró a sus inversionistas que no perderían nada de su dinero, mientras que sabía que AIG, la mayor aseguradora del mundo, iba a la quiebra. Según la Financial Crisis Inquiry Commission, Cassano declaró mentirosamente que los ingresos de AIG eran 3.6 mil millones de dólares más altos de lo que él sabía que eran. El director de Lehman Brother, Dick Fuld, alias el gorila ocultó 263 millones de dólares que se repartieron él y sus amigos. Citigroup escondió a sus inversionistas casi 40 mil millones de dólares en perdidas Salió del mal trago con una multa de sólo 75 millones de dólares. Nadie, ninguno de estos fue a la cárcel. Es más, están usando lo que robaron para pagar las multas que han impuesto a sus bancos y para pagar sus abogados. Aunque se les multara con un 5% ó 10% de las ganancias que han obtenido, seguirían viviendo en sus lujosas casas y con sus cientos de millones de dólares. Y por si fuera poco, las arcas públicas de USA y Europa les han ingresado a esos bancos cientos de billones de dólares del dinero de los ciudadanos, que tendrán que pasar a cambio toda clase de miserias. Se legaliza así el mayor robo de la historia.

Esto es el capitalismo y la falsa democracia que nos venden.
Publicar un comentario