Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

viernes, 24 de marzo de 2017

Rockefeller, el hombre que transformó la masonería en satanismo

Prometeo - Rockefeller Center
666 Quinta Avenida - Rascacielos Tishman. El 666 se retiró en 1992
David Rockefeller, masón y satanista
El lunes 20 de marzo del 2017 murió David Rockefeller y ya se han escrito ríos de tinta acerca de su larguísima vida de 101 años. Le dio tiempo para hacer de todo, o casi. Una lástima, porque viendo su trayectoria se desprende una conclusión terrible: vivió de espaldas a lo más importante, que no es otra cosa que la vida eterna, la que no termina nunca, junto al Padre Dios.

Porque de todo lo que se ha dicho acerca del nieto de John D. Rockefeller, lo que realmente marcó su vida no fue la petrolera Standard Oil ni el Chase National Bank, ni siquiera un gobierno en la sombra. La clave fue su entrega al maligno, que le llevó a transformar la masonería en satanismo.

Y para que no hubiera ninguna duda, muy cerca de la sede central de la logia Rockefeller -sí, tenía su propia logia masónica, que viste mucho y está al alcance de muy pocos-, esto es, en el Rockefeller Center, en Nueva York, hizo colocar una estatua de Lucifer. Más aún, a pocos metros de ahí, Rockefeller construyó el rascacielos ‘666 Quinta Avenida’. Todo muy discreto.

Lo hemos contado en Hispanidad, pero nunca está de más recordarlo. El objetivo de los satánicos del siglo XXI -de Rockefeller y compañía- no es otro que el de instaurar un Gobierno mundial bajo la guía de una religión igualmente mundial.

Rockefeller ya lo planteó así en septiembre de 1994, durante una cena en la ONU con embajadores de todo el mundo:
“Estamos al borde de una transformación global, todo lo que necesitamos es la correcta gran crisis y las naciones aceptarán el nuevo orden mundial”.
Esclarecedor.

Y todo lo anterior, bañado por una filantropía sin precedentes. Porque Rockefeller era muy generoso y donó miles de millones de dólares para fomentar la felicidad en el mundo mundial mediante el aborto, la eutanasia, la ideología de género, etc.
La Gran Logia Rockefeller - The Grand Lodge Rockefeller

La Gran Logia Rockefeller es una orden illuminati y luciferina. La matriz de la Orden de Los Illuminati en Estados Unidos se ubicó en Nueva York, surgió de la conformación de la Logia Colombia de la Orden de los Illuminati en 1785 y a la que se integraron como Hermanos el gobernador De Witt; un ancestro de Franklin Delano Roosevelt, Clinton Roosevelt; Horace Greeley, director del Tribune; y el mismísimo Jefferson. Su nombre a partir de los inicios del siglo XX fue Grand Lodge Rockefeller.

La presencia en Estados Unidos de Los Illuminati se ha mantenido durante dos siglos pero en organizaciones iluministas (The Order, Skull&Bones, The Shriners, Grand Lodge Rockefeller) alejadas de las creencias de Los Illuminati bávaros, del Rito de Los Iluminados de Baviera y de las enseñanzas de Weishaupt.
Su sede central está en la ciudad de Nueva York, concretamente cerca del Rockefeller Center también conocido como Rockefeller plaza, un complejo de 19 edificios comerciales que alberga gran multitud de tiendas y teatros con gran reputación y también una fuente con una enorme escultura de Prometeo. En la mitología griega, Prometeo (en griego antiguo Προμηθεύς, ‘previsión’, ‘prospección’) es el Titán amigo de los mortales, honrado principalmente por robar el fuego de los dioses en el tallo de una cañaheja, darlo a los hombres para su uso y posteriormente ser castigado por Zeus por este motivo. Hay cierta analogía entre la figura de Prometeo y la figura de Lucifer. En la tradición cristiana, Lucifer representa al ángel caído, ejemplo de belleza y sabiduría a quien la soberbia condujo a los infiernos, transformándose en Satanás.

En lo parte alta del rascacielos Tishman aparecía un letrero enorme con el 666 (número que aparece en el libro del Apocalisis de San Juan y que designa a La Bestia) hasta que fue retirado en 1992. A este edificio se le denomina también por ese motivo: 666 Fith Avenue (La quinta Avenida 666). Fue diseñado por Carson y Lundin y La familia Tishman a través Tishman Realty and Construction construyó la torre de 1,5 millones de pies cuadrados ( 140.000 metros cuadrados) en 1957.

A esta logia solo pertenecen personas cultas de gran estatus social y económico y que hayan sido iniciados en los últimos grados de la masonería (30 y 33) del rito escocés antiguo y aceptado. 

El rito de la Gran Logia Rockefeller sigue la tradición del iluminismo masónico tétrico y su objetivo es que sus miembros encuentren la luz, entendiendo luz por sabiduría, conocimiento de la verdad y toma de conciencia, que permita formar parte del centro de la luz y ser una fuerza espiritual que permita dirigir y controlar al resto de la humanidad.
El billete de un dolar estadounidense es la prueba del arraigo del iluminismo en EEUU. En lo alto de la pirámide aparece el ojo del dios egipcio Horus, un ojo que todo lo ve, rodeado de luz, y que representa el control mundial
La Logia está controlada por la familia Rockefeller y su gran maestro es David Goldman. Entre sus actividades, destaca la promoción de artistas y bandas musicales de rock como The Rolling Stones, que deben seguir sus directrices. Quizá eso explique que algunos artistas y bandas musicales inunden sus letras de canciones, sus video-clips, portadas de discos y shows con simbología illuminati y ocultista.

El título del octavo disco de The Rolling Stones es inquietante:
Their satanic majesties request, que traducido significa Sus satánicas
majestades reclaman.


Publicar un comentario