Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

viernes, 6 de junio de 2008

Obama se rinde al Lobby




La visita del Primer Ministro Israelí Ehud Olmert a los EEUU es parte de un esfuerzo concentrado, del gobierno Israelí y de sus lobistas Americanos, para convencer a los legisladores de los EEUU – y, principalmente, al Presidente George W. Bush – que ha llegado el momento de atacar Iran.

El diario Israelí Yediot Achronot informa que Olmert le dirá a Bush "el tiempo se está agotando" para la diplomacia y que es mejor que lance un ataque.


En su discurso a la conferencia del AIPAC, el mensaje de Olmert fue duro e implacable: Irán, dijo, no debe adquirir capacidad nuclear y eso debe evitarse "con todos los medios disponibles". Sí, las sanciones deben endurecerse, pero eso son solo "los pasos iniciales": lo que se necesita, dijo, son "medidas más drásticas y robustas" – y eso solo puede significar una una cosa.

Israel es mejor que no actúe solo, pero Olmert indicó que lo haría si se veía forzado: "Israel no tolerará la posibilidad de un Irán nuclear, y tampoco lo debería tolerar ningún país del mundo libre," declaró, en lo que era claramente una amenaza de acción unilateral.

Citando la actuación de Israel en relación a el Irak de los 80 y de Siria el año pasado, Tim Butcher avisó en el Telegraph: "El discurso incrementa las posibilidades significativamente de una acción militar contra el programa nuclear de Irán."

Los EEUU casi seguro se verían arrastrados al conflicto si Israel materializa su amenaza, y Olmert sabe eso. También lo sabe Bush, quien, en cualquier caso, no necesita mucha persuasión. Después de todo, en su discurso al parlamento Israelí el mes pasado, el Presidente declaró:

"Permitir que el principal apoyo del terror posea las armas más mortíferas sería una traición imperdonable a las futuras generaciones. Por la paz, el mundo no debe permitir que Irán tenga armas nucleares."
Por la paz, debemos hacer la guerra: un dicho familiar que se repite durante años, burlándose de los vivos y de los muertos.

El reloj corre, y el tiempo se agota para el Partido de la Guerra: deben actuar antes de que el Presidente más pro-Israel, que ha habido nunca, deje el cargo. Como escribe Butcher:

"Entre los que apoyan a Israel en una acción militar contra Irán hay preocupación porque creen que debe hacerse algo antes de que Bush acabe su mandato el próximo mes de enero, pues Bush se percibe como más próximo a Israel que cualquiera de sus sucesores potenciales."




No crean que Barack Obama será muy diferente en relación a este conflicto. En su discurso ante el AIPAC, claramente se plegó al Lobby, separándose de su texto preparado para declarar: "Haré todo lo que esté en mis manos para evitar que Irán obntenga armas nucleares. Todo lo que esté en mi poder. Todo."

"Todo" incluye el asesinato de miles de iraníes, la mayoría civiles – elevar el precio del petróleo por en cima de los 300 $ el bárril y la destrucción de la economía de los EEUU – y meternos en una guerra que hará que el conflicto de Irak parezca un pícnic. ¿Y para qué?

La ironía, por supuesto, es que Irán no está en absoluto cerca de obtener armas nucleares, como las propias agencias de inteligencia norteamericanas recientemente informaron al Presidente de los EEUU: pero no importa. Eso es un pequeño obstáculo para quienes desdeñan "a quienes se basan en la realidad," y se ven a sí mismos como Constructores de la Historia mientras que el resto de nosotros observa, impotentes y asombrados. Como recientemente Ha'aretz informó:

"Olmert intentará que Bush deje de lado las estimaciones de la Inteligencia Nacional sobre el programa nuclear iraní y se fíe de los datos presentados por Israel, y de ese modo se determine la política de la administración estadounidense sobre Irán."
La futura guerra con Irán no tiene nada que ver con "armas de destrucción masiva" – como tampoco la invasión de Irak tenía nada que ver con ellas. Todo tiene que ver con la preservación de la hegemonía de Israel en el Oriente Medio, borrando del mapa a cualquier estado musulmán que se les oponga. Primero Irak, después Irán – y Siria tenmdrá su turno bastante pronto, junto con el pobre Líbano, una vez la joya del Mediterráneo oriental y ahora una ruina económica y política.
Publicar un comentario