Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

viernes, 6 de febrero de 2009

Error fatal de quienes niegan el Holocausto Nazi y no menor error de quienes no quieren debatir con los negacionistas

El movimiento anti-sionista parece estar derivando hacia posturas de negación del Holocausto Nazi. Como yo escribo a menudo contra los sionistas, quiero una vez más separar lo que es la oposición al sionismo de la negación del Holocausto Nazi o del antisemitismo. No tengo nada en contra de los Judíos en general, pero todo en contra de un grupo de ellos extremadamente poderoso y maligno.

Esta entrada ha surgido como respuesta a un ataque que se le hizo a este artículo de Alfonso Basallo, en el que se pretendía simplemente denunciar a quienes han convertido el Holocausto Nazi en un dogma incuestionable en todos sus puntos.

En Europa Occidental hay varios países donde encarcelan a los negacionistas, a pesar de ello, los muy cínicos se autodenominan democráticos y amantes de la libertad. Pero incluso aunque no se niegue el Holocausto Nazi, no está permitido cuestionar el dogma oficial, por ejemplo decir que no murieron 6 millones de judíos sino 5, puede convertirte igualmente en negacionista y acabar entre rejas. En esa atmósfera inquisitorial es imposible la investigación serena y el debate.

Pues bien, Basallo no cuestiona la existencia del Holocausto, pues existen evidencias históricas suficientes para argumentar contra quienes lo niegan, lo que cuestiona es que no se pueda debatir libremente sobre este tema. Un ejemplo es este supuesto liberal, que lo acusa nada menos que de revisionista y le niega hasta el saludo. Este supuesto liberal es realmente un sionista neocón, partidario de la imposición de la "democracia" a bombazos y el establecimiento de un Imperio Mundial liderado por los EEUU e Israel.

Soy partidario de la investigación y la búsqueda de la verdad, pese a quien pese, cueste lo que cueste. Lo que más me sorprende de estos fundamentalistas sionistas, contrarios a toda investigación y debate que se aparte del dogma oficial, es el flaco favor que le hacen a su propia causa, pues su insistencia en encarcelar a los negacionistas e impedir el debate y la investigación, genera recelos y dudas sobre sus verdaderas intenciones. ¿Qué otro tema es tabú en Occidente? ¿Por qué el Holocausto Nazi merece una consideración especial sobre otros muchos Holocaustos, por ejemplo el Holomodor?

Peter Myers, 6 de Febrero del 2009
Peter Myers, 381 Goodwood Rd, Childers 4660, Australia ph +61 7 41262296
http://mailstar.net/index.html

El error fatal de los negacionistas es con el asunto de la "Solución Final" al problema judío. Los negacionistas dicen, que no significaba su exterminación, sino su reasentamiento en el Este, es decir en el este de Polonia. No en Ucrania, pues esa tierra se reservaba para la colonización de alemanes, sino en Bielorusia (la Rusia Blanca, Ruthenia, Ruthenia Blanca).

Los nazis impusieron un sistema de selección que dividía a los judíos entre aquellos destinados al trabajo y los que no. Ancianos, mujeres y niños habitualmente entraban en el segundo grupo, y eran asesinados o realojados.

Todavía se conservan algunos horarios de transporte de trenes a los campos de concentración, en ellos puede comprobarse que había bastantes trenes a Auschwitz, algunos procedían de Europa Occidental, pero gran parte de ellos procedían de Polonia. Había muchos menos trenes a Minsk y otras partes de Bielorusia, y parecen ser trenes de pasajeros regulares.

Bialystok está en el noreste de Polonia. Trenes llenos de judíos de Bialystok fueron enviados a Auschwitz y Treblinka, ambas en suroeste. Sin embargo Bielorusia está en el ESTE de Bialystok. Si los nazis hubieran querido realojar a estos judíos en el este, no los hubieran envíado al oeste.

Los testigos dicen que en Auschwitz, los judíos se enfrentaban a la selección - algunos eran destinados como trabajadores, el resto al exterminio. En Treblinka, no había selección porque no había campos de trabajo allí. Solo había exterminio.

Si se hubiera querido realojar a los judíos de Bialystok en el este, pero previamente seleccionar a algunos de ellos para los campos de trabajo de Auschwitz, se hubiera hecho la selección en Bialystok, enviando a algunos al oeste (para trabajar) y a otros hacia el este (para realojarlos). Sin embargo no se ha sabido nunca de selecciones de ese tipo. En cambio sí se conoce de la existencia de selecciones en los campos de concentración.

Desplazar a millones de personas del oeste al este, para su realojo pacífico, hubiera supuesto la construcción de nuevas ciudades, que hubieran consumido los escasos recursos en tiempos de guerra.

Un ejemplo son los judíos húngaros, que no fueron enviados a Auschwitz hasta mediados de 1944, cuando los rusos se estaban acercando. Miren este mapa del frente del este, y obsérvense las fechas en las que los rusos iban ocupando diferentes tierras:

Frente oriental durante la II Guerra Mundial

A mediados de 1944, no había posibildad de reasentar a judíos en Bielorusia, sin embargo es entonces cuando se envia a los judíos húngaros a Auschwitz. Los negacionistas no saben dar respuesta a este hecho.

¿Significa esto que me esté convirtiendo en una marioneta del Sionismo? No más que Norman Finkelstein, quien es odiado por los sionistas. Creo que los negacionistas han puesto al descubierto como la ortodoxia del Holocausto ha puesto un énfasis excesivo en su caso, por ejemplo no explicando a los turistas de Auschwitz que Krema I es una reconstrucción, no el original.

Es un error hacer una religión del Holocausto Nazi. Sigo a Finkelstein y le llamo "Holocausto Nazi" (como solía denominarse), no "El Holocausto".

Es necesario comprender la mentalidad del Sionismo, su "nunca más". Sin embargo, los sionistas están tratando mal a los palestinos y a los árabes, hasta cierto punto, como los nazis a los judíos, aunque todavía hay una enorme diferencia.
Publicar un comentario