Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

viernes, 19 de noviembre de 2010

Cuando las corporaciones gobiernan el mundo (II)

Viene de aquí.
Comprando Democracia

* * ****************************************************** * *
Extraído de libro: “Cuando las corporaciones gobiernan el mundo”.
de David C. Korten.
Publicado por Kumarian Press, 1995.

Las corporaciones americanas comenzaron en los años setenta jaqueadas por la cultura de la juventud anti-consumista rebelde, un ambientalismo que apareció y se desarrolló rápidamente y el movimiento de productos de seguridad y un desafío económico serio desde Asia. No sólo su sueño de hegemonía global estaba hecho pedazos, también corrían el riesgo de perder control de su propia “quinta” en su casa. Como respuesta, movilizaron sus recursos políticos colectivos para recuperar el control de la agenda política y cultural. Sus métodos incluyeron una combinación de técnicas sofisticadas de mercado, anticuada compra de votos, financiamiento de intelectuales ideológicamente alineados, acciones legales, y muchas de las mismas técnicas de levantamiento de los fundamentos que los activistas medioambientales y consumidores habían usado contra las corporaciones durante los años sesenta y setenta.

Sus campañas estaban bien financiadas, incluyeron sofisticadas estrategias y eran organizadas profesionalmente. Sus mayores metas eran la desregulación, la globalización económica, y la limitación de la responsabilidad corporativa, el aumento de derechos corporativos y la reducción de sus responsabilidades. Y su trabajo continúa con toda su fuerza.

* * * * *


Movilizando Recursos Políticos Corporativos

En 1971, la Cámara de Comercio de EEUU solicitó el asesoramiento del Abogado de Virginia y futuro Juez Supremo Lewis Powell sobre los problemas que enfrentaba la comunidad comercial. Powell produjo un memorandum titulado "Ataque al Sistema de Libre Empresa " que advirtió sobre un ataque por activistas ecológicos, activistas de consumidores, y otros que "hacían propaganda contra el sistema, buscando sabotearlo insidiosa y constantemente." Sostuvo que era el momento "que la sabiduría, ingeniosidad y recursos de los comerciantes americanos debían ser defendidos contra aquéllos que querían destruirlos."

Esto inició la etapa de un esfuerzo organizado hacia una unión poderosa de grupos comerciales y fundaciones ideológicamente compatibles para encerrar el sistema político y legal de EE.UU. en su visión ideológica. Entre las recomendaciones de Powell una era la propuesta que la comunidad comercial creara un centro legal de negocios - organizado y financiado - para promover los intereses generales de los negocios en los Tribunales de la Nación. Esta situación dio origen a la formación de la Pacific Legal Foundation (PLF) en 1973.

Ubicada en el edificio de la Cámara de Comercio de Sacramento, fue la primera de varias empresas de abogados de "interés público" patrocinados por corporaciones y dedicados a promover los intereses de sus corporaciones patrocinantes. Se especializó en la defensa de intereses comerciales contra "el aire limpio y la legislación de protección del agua, el cierre de áreas federales de desierto, la exploración de petróleo y gas, derechos obreros e imposición de contribuciones a las corporaciones."

El 80 por ciento de su ingreso venía de corporaciones o fundaciones de corporaciones. En un discurso de 1980, el abogado gerenciador de PLF Raymond Momboisse dio vuelta a la realidad en su mente atacando a los activistas ecológicos por su "motivación egoísta,… su capacidad de ocultar sus verdaderos objetivos con profundos motivos que despertaban el interés público; su indiferencia al daño que causan a las multitudes; su capacidad de manipular la ley y los medios de comunicación; y, lo más grave de todo, su poder para infligir un daño enorme a la sociedad."

Los intereses comerciales financiaron la promoción de programas legales y económicos en las principales escuelas de derecho que apoyaban la investigación científica siguiendo el principio que el mercado desregulado produce la más eficaz- y por eso la más justa - sociedad. Las empresas financiaron seminarios con todos los gastos pagados en universidades prestigiosas como George Mason y Yale para designar jueces formados en estos principios económicos y aplicarlos en la jurisprudencia.

Antes de los años setenta, los intereses comerciales estaban representados por lobbys corporativos infiltrados en organizaciones con nombres sencillos: Be Institute, National Coal Association, Chamber of Commerce, o American Petroleum Institute. Como los entusiastas grupos de interés público tuvieron éxito movilizando presiones de gran cantidad de ciudadanos en el Congreso, las corporaciones decidieron que era necesario otro enfoque. Empezaron a crear a sus propias organizaciones "ciudadanas" con nombres e imágenes construídas para disfrazar cuidadosamente su patrocinio corporativo y su verdadero propósito.

La National Wetland Coalition, que presenta un logotipo de un pato que vuela felizmente sobre una laguna fue patrocinado por compañías de petróleo y gas y creadores de complejos inmobiliarias que luchaban por eliminar las restricciones a la transformación de tierras húmedas en excavaciones y centros comerciales. Consumer Alert patrocinado por corporaciones, combate las regulaciones gubernamentales sobre la seguridad del producto. Keep America Beautiful muestra una imagen de financista de campañas anti-basura, mientras esos mismos patrocinadores combaten la legislación obligatoria de reciclado. La estrategia es convencer al público que la basura es responsabilidad del consumidor - no de la industria del empaquetamiento.

La apariencia de éstos y otros seis grupos fuertes semejantes patrocinados por la industria se muestran con máscaras engañosa: grupos pro-corporaciones en América (Masks of Deception: Corporate Front Groups in America) se presentan normalmente a través de los medios de comunicación con las apariencias de defensores de los ciudadanos. La única razón de su existencia es convencer al público que el interés corporativo es el interés público. Los fundadores máximos de estos grupos incluyen Dow Chemical, Exxon, Chevron USA, Mob DuPont, Ford, Philip Morris, Pfizer, Anheuser-Busch, Monsanto, Procter &Gambler, Phillips Petroleum, AT&T y Arco.

Intereses comerciales financiaron la formación de nuevos equipos de pensadores defensores y encuestadores como Heritage Foundation a favor de la recreación vigorizada del adormecido equipo de pensadores como el American Enterprise Institute que obtuvo un aumento del décuplo de su presupuesto. En 1978, fue formado el Institute for Educational Affairs para elevar fondos corporativos a investidadores complacientes que realizaban estudios de investigación en apoyo de imágenes corporativas sobre libertad económica. Según Fortune 500 en 1970, sólo un puñado de compañías tenían oficinas de relaciones públicas en Washington, pero en 1980 fueron más del 80%. En 1974, los sindicatos obreros tuvieron que elegir entre la mitad de todo el dinero del comité de acción política (PAC) o mantener su apoyo a una campaña de un interés político particular.

En 1980, ¡los sindicatos meditaron por menos de un cuarto este fondo! Al empezar el gobierno del Presidente americano Ronald Reagan en 1981, la alianza ideológica de librepensadores corporativos consolidó su control sobre los instrumentos de poder. Aunque muchos de los realmente involucrados en estas campañas creían que estaban actuando en el interés público, lo que vemos es un ataque próximo al pluralismo democrático, un avance de la agenda ideológica de los liberales corporativos. Aunque avanzan en nombre de la libertad y la democracia, este abuso masivo de poder corporativo se burla de ambos.

* * * * *
Construyendo Lobbies Comerciales

Los roundtables ( mesas redondas ) comerciales son asociaciones nacionales de los principales funcionarios ejecutivos (CEO) de las más grandes corporaciones transnacionales. Considerando que las organizaciones de negocio más abiertas como cámaras nacionales de comercio y asociaciones nacionales de fabricantes incluyen empresas grandes y pequeñas que representan muchos intereses y puntos de vista diferentes, las roundtables comerciales están integradas por los miembros de todas las grandes corporaciones transnacionales alineadas con la agenda de la globalización económica.

El primer Roundtable Comercial se formó en los Estados Unidos en 1972. Sus 200 miembros incluyen las cabezas de cuarenta y dos de las cincuenta más grandes corporaciones industriales americanas según Fortune 500, siete de los ocho más grandes bancos comerciales americanos, siete de las diez más grandes compañías de seguros americanos, cinco de los siete más grandes minoristas americanos,
siete de las ocho más grandes compañías de transporte americanas, y nueve de las once más grandes riquezaas americanas.

En este foro, el CEO de la compañía química DuPont se sienta con los CEO de sus tres mayores rivales: Dow, Occidental Petroleum y Monsanto. El presidente de General Motors se sienta con los presidentes de Ford y Chrysler - y así con cada industria importante. En este foro, los jefes de las corporaciones de EE.UU. más grandes del mundo dejaron de lado sus diferencias competitivas para alcanzar un acuerdo general en los problemas de política social y económica para América.

El U.S. Business Roundtable se define como: "una asociación de dirigentes funcionarios ejecutivos que examinan los problemas públicos que afectan a la economía y definen posiciones que buscan reflejar el acento de los principios económicos y sociales. Establecido en 1972, el Roundtable se fundó con la convicción que los ejecutivos comerciales deben tomar un rol más importante en los debates permanentes sobre la política pública. El Roundtable cree que los intereses básicos de los negocios son estrictamente paralelos a los intereses del pueblo americano que está directamente envuelto como consumidor, empleado, inversor y proveedor... La selección de los miembros revela el objetivo de tener representación múltiple en cada categoría de negocios y situación geográfica. Así, los miembros, unos 200 funcionarios ejecutivos principales de compañías de todos los rubros, pueden presentar una sección cruzada de pensamiento en problemas nacionales."

El Roundtable, es ciertamente una de las organizaciones de miembros más exclusivos y diversos de América, tiene una noción extraordinariamente estrecha de lo que constituye una "sección cruzada" de pensamiento en problemas nacionales. Con pocas excepciones, sus miembros se limita a varones blancos de más de cincuenta años de edad cuya compensación anual promedia más de 170 veces el producto per cápita anual de EE.UU. Sus miembros son presidentes de corporaciones que repudian un compromiso con los intereses nacionales y operan para dominar fundamentalmente con la globalización económica. Una vez definidas las posiciones, el Roundtable organiza fuertes campañas para obtener su aceptación política que incluyen visitas personales privadas de sus CEO miembros a senadores y representantes.

El Roundtable adquirió un papel especialmente activo haciendo campaña para el Acuerdo de Libre Comercio Norteamericano (NAFTA).

Reconociendo que el público podría considerar el comercio libre como un problema de especial interés si era expuesto por un club exclusivo de las 200 transnacionales más grande del país, el Roundtable creó una organización pantalla, USA*NAFTA que unió unas 2.300 corporaciones americanas y asociaciones como miembros. Aunque USA*NAFTA exigía constituir una estatuto más amplio, cada uno de sus dirigentes estatales era miembro corporativo del Business Roundtable Comercial.

Todos menos cuatro miembros de Roundtable disfrutaron de acceso privilegiado en el proceso de negociación del NAFTA para la representación en comités asesores de representantes de comercio americano. Usando un nivel pleno de recursos de comunicación disponible, los miembros de Roundtable bombardearon a los americanos con opiniones para editoriales, cartas abiertas, explicaciones de noticias, y comentarios de radio y televisión mediante los cuales el NAFTA les proporcionaría trabajos muy bien pagados, detendría la inmigración desde México, y aumentaría las normas medioambientales.

Nueve de los jefes de empresas USA*NAFTA (Allied Signal, AT&T, General Electric, General Motors, Phelps Dodge, United Technologies, IBM, ITT y TRW) estaban entre las corporaciones americanas que, según el Inter-Hemispheric Resource Center, ya habían enviado 180.000 empleos a México durante los doce años previos a la apertura del NAFTA. Algunos entre los directores del NAFTA eran jefes de corporaciones que se habían citado por violar derechos obreros en México y por no obedecer normas de seguridad para los obreros. Muchos estaban entre los más grandes contaminadores en Estados Unidos y habían exportado o producido en México productos que habían sido prohíbido en los Estados Unidos.

La industria de mayor crecimiento en Washington consiste en las empresas lucrativas de relaciones públicas e institutos de política patrocinados por comerciantes comprometidos con productores de noticias, programas de opinión, análisis de especialistas, registros de encuestas, correo directo y llamados telefónicos a crear una abogacía "ciudadana" y a construir una campaña de imagen pública a petición de sus clientes corporativos.

William Greider lo llama "democracia por contrato''. Burson Marsteller, la empresa de relaciones públicas más grande del mundo, con facturaciones netas de $ 204 millones en1992, trabajó para Exxon durante el derrame de petróleo Exxon Valdez y para Union Carbide durante el desastre de Bhopal. La cincuenta empresas líderes de relaciones públicas facturaron más de $ 1.7 mil millones en 1991. En Estados Unidos, 170.000 empleados de relaciones públicas se involucraron manipulando noticias, opinión pública y política pública para servir a los intereses de clientes que les pagaban en negro a los reporteros de noticias reales por casi $ 40.000, y el número está creciendo. Estas empresas organizan campañas de ciudadanos que escriben cartas, proporcionan trabajadoras pagadas que se hacen pasar por "amas de casa" para presentar imágenes de las corporaciones en reuniones públicas, y escribir artículos, noticias y notas favorables en la prensa.

En un estudio realizado en 1990 se comprobó que casi el 40 por ciento del total de las noticias en un periódico americano típico se origina desde las empresas de relaciones públicas, en prensa, alegatos, memorándums de historias y sugerencias. Más de la mitad de las descripciones de noticias de Wall Street Journal están basadas solamente en justificaciones de prensa según la Columbia Journalism Review. La diferencia entre espacios de publicidad y espacio de noticias es cada día menor.

Mientras los Republicanos han sido conocidos durante mucho tiempo como el Partido del dinero, el Partido Demócrata fue históricamente el partido del pueblo, con fuerte representación de la clase trabajadora e intereses de las minorías. Los Demócratas dependieron durante un largo tiempo de sus fuertes raíces políticas de organización en las personas más que en el dinero para los votos el día de la elecciones. Estas estructuras comprometieron a su vez a los políticos a que mantuvieran algún contacto con sus fuentes de origen y aseguraron un grado de responsabilidad local. Los compromisos con el partido eran fuertes.

Con el papel creciente de la televisión en la vida americana y la decadencia del movimiento obrero americano, las costosas campañas de medios de comunicación basados en la televisión se han vuelto cada vez más indispensables en la decisión y resultados de una elección. Como consecuencia, la organización original que una vez fue el cimiento de la estructura del Partido Demócrata se ha desintegrado, causando la pérdida de sus compromisos populares y el abandono de los que alguna vez constituyeron sus sentimientos políticos.

Con la ruptura de esta estructura, aquéllos que transitan por las oficinas bajo el estandarte del Partido Demócrata se han vuelto cada vez más dependientes para desarrollar sus propias organizaciones de la recaudaciones de fondos. Esto los ha vuelto más vulnerables a la influencia de los intereses de los ricos y ha fortalecido grandemente la asistencia de los grandes comerciantes para establecer las agendas de la política de ambos partidos.

William Greider sostiene que las direcciones políticas del Partido Demócrata están tomadas ahora completamente por seis empresas de abogados de Washington que se especializan en la venta de influencia política a los clientes ricos y en reunir dinero para los políticos Demócratas.

También trabajan estrechamente con los Republicanos: estas empresas actúan en el negocio de intermediarios del poder a cualquiera que pague sus comisiones. Éste es el estado desolador de la democracia americana.

El Partido Republicano ha respondido hábilmente a las nuevas circunstancias y ha adoptado con pericia sofisticadas técnicas de manejo de masas en el trabajo de ganar elecciones. Con estas técnicas, ha logrado la imposible tarea de aprovecharse apoyando una agenda elitista, de la alienación de los ciudadanos impotentes para construir una base política popular. Como hombres de negocios, los Republicanos entendieron naturalmente el negocio mejor que los Demócratas, y aplicaron lo que sabían sobre la venta de productos a la política sin la vacilación torpe que inhibía a los políticos de viejo-estilo.

Como resultado, ahora se considera a los votantes como una legión pasiva de "consumidores," un público masivo de potenciales compradores. La investigación revela con pruebas científicas lo que estos consumidores saben o piensan y, lo más importante, lo que ellos sienten, incluso cuando ellos no conocen sus propios "sentimientos." La estrategia de una campaña se planifica entonces, para conectar al candidato con éstas actitudes del consumidor. Se crean imágenes publicitarias que obtendrán respuestas positivas y produzcan la venta.

La democracia americana no es para la venta de las corporaciones transnacionales en América solamente. El gobierno mexicano gastó más de $ 25 millones y contrató muchos infiltrados importantes de Washington para apoyar su campaña para el NAFTA. A fines de 1980, las corporaciones japonesas invirtieron unos $ 100 millones al año en lobby político en los Estados Unidos y otro $ 300 millones en la construcción de una red nacional política de bases para influir en la opinión pública. Juntos, el gobierno japonés y las compañías japonesas emplearon noventa y dos empresas de abogados, relaciones públicas, y empresas de lobby de Washington en su nombre. Esto comparado con cincuenta y cinco para Canadá, cuarenta y dos para Gran Bretaña, y siete para los Países Bajos. El propósito es volver a sancionar leyes americanas a favor de corporaciones extranjeras, y muy frecuentemente funciona.

Los liberales americanos, una ideología cuyos reclamos y promesas responden a un falso y egoísta interés, como las campañas de las empresas de cigarrillos que sostiene que la nicotina es no-adictiva y el humo del cigarrillo no representa ningún peligro para la salud, se ha vuelto la filosofía dominante de nuestra cultura política y de nuestras instituciones más poderosas. Éste es el logro de una campaña persistente que usa las técnicas más sofisticadas desarrolladas por los maestros de los mercados masivos y la manipulación de los medios de comunicación. Es un elemento de una campaña más grande para globalizar sus mercados y para abarcar a los librepensadores corporativos y el consumismo en una cultura global homogeneizada.
=========================================

* * * * *
El ascenso del poder corporativo en América
Del libro: “Cuando ls Corporaciones gobiernan el mundo”.
de David C. Korten.
Publicada por Sumarian Press, 1995.

El hecho que los intereses de las corporaciones y de los hombres ricos se entrelazan estrechamente tiende a encubrir la importancia de la corporación como una institución con derecho propio. La carta constitucional corporativa es un invento de la sociedad social creada para añadir recursos financieros privados al servicio de un propósito público. También permite a uno o más individuos influir con recursos económicos y políticos masivos detrás de agendas privadas claramente dirigidas a protegerse de su obligación legal por su responsabilidad pública.

Es ampliamente reconocida la tendencia de las corporaciones, cuando crecen en volumen y poder, a desarrollar sus propias agendas institucionales organizadas de acuerdo con los imperativos inherentes a su naturaleza y estructura que están más allá del control de las personas que las poseen y las manejan. Estas agendas se centran en aumentar sus propias ganancias y protegerse de las incertidumbres del mercado. Surgen de una combinación de competencia del mercado, demandas de los mercados financieros, y esfuerzos de los individuos que están dentro de ellas para progresar en sus carreras y aumentar sus ganancias.

Los miembros del sector corporativo también tienden a desarrollar agendas políticas y económicas compartidas. Por ejemplo, las corporaciones han estado comprometidas por más de 150 años en un proceso de reestructuración en los Estados Unidos de las reglas e instituciones de gobierno que satisfagan sus intereses. Algunos lectores pueden sentirse inquietos por mi antropomorfización de la corporación, pero lo hago deliberadamente.

Las corporaciones se han transformado en instituciones despóticas
que gobiernan el mundo; las más importantes de ellas se están extendiendo virtualmente por todos los países superando a la mayoría de los gobiernos en tamaño y poder. Es el inerés ccorporativo el que define cada vez más las agendas de la política de los Estados y organismos internacionales, y no el interés humano, aunque esta realidad y sus implicancias han sido generalmente inadvertidas y no denunciadas.

La carta constitucional corporativa es una concesión de privilegio extendida por el estado a un grupo de inversores para servir a un proyecto público. Su historia se remonta por lo menos al siglo dieciseis. En esa época, las deudas de una persona, eran heredadas por sus descendientes y podía causar su encarcelamiento si no las pagaban.

Quienes navegaron fuera de Inglaterra para el comercio de especias con las Indias Orientales no sólo enfrentaron los peligros inevitables del viaje por mar sino también los riesgos de perjuicios para ellos y sus familias, incluso las generaciones futuras, si su carga se perdía por mal tiempo o piratas. La corporación representó una innovación institucional importante para superar esta barrera del comercio internacional. Como tantos inventos importantes, la carta constitucional corporativa abrió nuevas y enormes oportunidades de progresar los intereses de las sociedades humanas, hasta que la sociedad civil pudo tener bajo control el abuso potencial que la concentración de poder hacía posible.

Específicamente, la carta constitucional corporativa representó una concesión de la corona que limitó la obligación de un inversor por las pérdidas de la corporación al monto de su inversión - un derecho no extendido a los ciudadanos individuales. Cada carta constitucional distinguió los derechos específicos y las obligaciones conferidas a una corporación particular - incluso la porción de ganancias que corresponderían a la corona a cambio del privilegio especial que se le extendía. Se otorgaron esas cartas constitucionales para servicio de la corona y podían retirarse en cualquier momento.

No en vano, la historia de las relaciones entre las corporaciones y los gobiernos desde esa época ha sido uno de continua presión de los intereses corporativos para aumentar sus derechos y limitar sus obligaciones.

*****
Alojando corporaciones en la bahía

América nació de una revolución contra el poder abusivo de los reyes británicos. La carta constitucional corporativa era el instrumento institucional de ese abuso. Las corporaciones fundadas fueron usadas por Inglaterra para mantener el control sobre las economías coloniales.

Además de esas corporaciones muy conocidas como la East India Company y la Hudson's Bay Company, muchas colonias americanas eran fundadas como corporaciones. Las corporaciones desde esa época, fueron creadas con el control del rey y funcionaron como extensiones del poder de la corona. Generalmente, a estas corporaciones se les concedieron poderes de monopolio sobre los territorios e industrias que eran consideradas estratégicas para los intereses del estado inglés.

El Parlamento inglés que durante el los siglos diecisiete y dieciocho  estaba formado por hacendados adinerados, comerciantes, y fabricantes, aprobó muchas leyes pensadas para proteger y extender estos intereses de los monopolios. Un conjunto de leyes, por ejemplo, requería que toda mercadería importada en las colonias desde Europa o Asia pasaran primero por Inglaterra. Igualmente, productos específicos también exportados desde las colonias tenían que ser enviados primero a Inglaterra.

Las Actas de Navegación requerían que toda mercadería enviada a o desde las colonias fuera transportada por naves inglesas o coloniales tripuladas por tripulaciones inglesas o coloniales. Más, aunque los colonos tuvieran las materias primas necesarias, les fue prohibido producir sus propias gorras, sombreros, y objetos de lana e hierro. Se enviaron materias primas desde las colonias a Inglaterra para fabricarlos y los productos elaborados se devolvían a las colonias.

Estas prácticas fueron condenadas fuertemente por Adam Smith en “La Riqueza de las Naciones.” Smith consideraba a las corporaciones, tanto como a los gobiernos, como instrumentos para suprimir las fuerzas competitivas del mercado, y su condena de estas prácticas fue inflexible. Doce veces hace mención específica a las corporaciones en su tesis clásica, y nunca le atribuye un carácter favorable. Típica es su observación: "Es para prevenir esta reducción de precios, y por consiguiente de sueldos y ganancias, que ocasionaría con seguridad, refrenar esa competencia libre, que todas las corporaciones, y la mayor parte de leyes para las corporaciones han sido establecidas."

Es notable que la publicación de “La Riqueza de las Naciones” y la firma de la Declaración de la Independencia americana ocurrieran en 1776. Cada hecho fue, a su manera, un manifiesto revolucionario que desafiaba la alianza abusiva del Estado y el poder corporativo para establecer el control monopolizador de los mercados y para obtener ganancias inusitadas y perjudicar a las empresas locales. Smith y los colonos americanos compartieron una sospecha profunda sobre el Estado y el poder corporativo.

La Constitución americana instituyó la separación de poderes gubernamentales para crear un sistema de controles y balances que eran cuidadosamente reforzados para limitar las oportunidades de abuso del poder estatal. No hace ninguna mención a las corporaciones, lo que sugiere por consiguiente, que quienes lo idearon no previeron o pensaron que las corporaciones tendrían un papel en los asuntos de la nueva nación. En la joven república americana, había una sensación que las corporaciones o eran evitables o no eran siempre necesarias.

Las granjas familiares y los negocios eran el soporte principal de la economía, estaba muy en el espíritu del ideal de Adam Smith, pensar en negocios de vecinos, cooperativas, y también las empresas manejadas por obreros eran frecuentes. Esto era coherente con la idea prevaleciente de la importancia de cuidar la inversión y producción de medidas locales y democráticas. Las corporaciones se fundaron bajo el control de los ciudadanos y la vigilancia y control gubernamental.

El poder de emitir cartas constitucionales a las corporaciones fue retenido por los estados y no delegado al gobierno federal. La intención era mantener ese poder tan cerca como fuera posible del control de los ciudadanos. Muchas previsiones estaban incluídas en las cartas constitucionales de la sociedad y las leyes relacionadas que limitaban el uso del instrumento corporativo para sumar un poder personal excesivo. Las primeras cartas constitucionales se limitaron a un número fijo de años y se dispuso que la corporación se disolvería si la carta constitucional no era renovada. Generalmente, la carta constitucional corporativa ponía límites a la corporación para los préstamos, en la propiedad de la tierra, y a veces incluso a sus ganancias.

Los miembros de la corporación eran responsables con sus bienes personales por todas las deudas contraídas por la corporación durante el tiempo en que fueran miembros. Los inversores grandes y pequeños tenían derechos de voto iguales, y los consejos de administración interrelacionados fueron prohibidos. Además, una corporación estaba limitada específicamente a ejercer sólo las actividades comerciales autorizadas en su carta constitucional. Las cartas constitucionales incluyeron a menudo cláusulas de revocación. Los legisladores estatales mantuvieron el derecho soberano a retirar la carta constitucional a cualquier corporación que a su juicio no sirviera al interés público, y se mantuvieron cerca y vigilantes a los asuntos corporativos.

En 1800, sólo unas 200 cartas constitucionales corporativas fueron concedidas por los estados. El siglo decimonono se presentó como un tiempo de lucha legal activa y abierta entre las corporaciones y la sociedad civil con respecto a los derecho individuales, y de sus gobiernos estatales, para revocar o enmendar cartas constitucionales corporativas. La acción de los legisladores estatales para enmendar, revocar o simplemente no renovar cartas constitucionales corporativas fue bastante común a lo largo de la primera mitad del siglo.

Sin embargo, en 1819, la Corte Suprema americana falló contra el estado de New Hampshire en un caso en el que New Hampshire había intentado revocar la carta constitucional emitida a la Universidad de Dartmouth por el Rey George III antes de la independencia americana. La Corte Suprema se opuso a la revocación basándose en que la carta constitucional no contenía ninguna reserva o cláusula de revocación. Esta decisión fue considerada como un ataque a la soberanía estatal por los ciudadanos agraviados que insistieron en que se hiciera una distinción entre los derechos de propiedad de una corporación y los derechos de propiedad de un individuo.

Sostenían que las corporaciones no había sido creadas por nacimiento sino por el interés de las legislaturas estatales, para servir un bien público. Las corporaciones eran por consiguiente organismos públicos, no cuerpos privados, y por eso los legisladores estatales elegidos tenían un derecho legal absoluto para enmendar o derogar sus cartas constitucionales a voluntad. El reclamo público llevó a un fortalecimiento significativo de los poderes legales de los estados para vigilar los asuntos corporativos.

Recién en 1855, en Dodge v. Woolsey, la Corte Suprema afirmó quela Constitución no confiere ningún derecho inalienable a una corporación y afirma que las personas de los estados no han delegado su poder a los cuerpos artificiales que se originan bajo la legislación de sus representantes.... combinaciones de grupos en sociedad… unidos por el vínculo de un espíritu corporativo… indiscutiblemente las limitaciones de la apetencia sobre la soberanía de las personas.... los forjadores de la Constitución no estaban imbuídos del deseo de dar existencia a tales combinaciones”.

Continúa aquí.
Publicar un comentario