Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

viernes, 26 de noviembre de 2010

Cuando las corporaciones gobiernan el mundo (III)

Viene de aquí.

Despojos de la guerra civil

La Guerra Civil americana (1861-65) marcó un punto de cambio para los derechos corporativos. Las violentas manifestaciones anti-proyecto sacudieron las ciudades y dejaron el sistema político en desorden.

Por las grandes ganancias que se logran con la obtención de contratos militares, los intereses industriales pudieron aprovecharse del desorden y la corrupción política desenfrenada para comprar virtualmente la legislación que les otorgó concesiones masivas de dinero y la base para extender el sistema de las vías férreas al Oeste. Cuanto más grandes fueron sus ganancias, más secretamente la clase industrial emergente pudo solidificar su sostén al gobierno para obtener extensos beneficios.

Viendo lo que estaba sucediendo, el Presidente Abraham Lincoln
simplemente observó antes de su muerte:
"Las corporaciones han sido entronizadas.... seguirá una era de corrupción en las altas esferas y el poder del dinero se esforzará por prolongar su reino manipulando en perjuicio del pueblo…
hasta que la riqueza se concentre en pocas manos... y la República sea destruida."

La nación estaba dividida por la guerra civil; el gobierno estaba debilitado por el asesinato de Lincoln y la elección subsiguiente del alcohólico héroe de guerra Ulysses S. Grant como presidente. La nación estaba en desorden. Millones de americanos estaban desempleados por la depresión subsiguiente, y una elección presidencial corrupta en 1876 fue establecida por negociaciones secretas. La corrupción y las noticias sobre las personas que se conocieron haciendo negociados corrieron desenfrenadas.

El Presidente Rutherford B. Hayes, ganador eventual de esas negociaciones dominadas por las corporaciones, seguidamente expresó:

"éste no es más un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Es un gobierno de las corporaciones, por las corporaciones, y para las corporaciones."


En su obra clásica “Los Barones ladrones”, (The Robber Barons), Matthew Josephson escribió que durante los años 1880 y 1890:


"se transformaron los pasillos de la legislación en un mercado donde se discutía sobre el precio de los votos, y se compraban y se vendían leyes, hechas a pedido. Éstos eran los días de hombres como John D. Rockefeller, J. Pierpont Morgan, Andrew Carnegie, James Mellon, Cornelius Vanderbilt, Philip Armour, y Jay Gould. La riqueza sumó riqueza cuando las corporaciones se aprovecharon del desorden para comprar aranceles, bancos y transporte por ferrocarril, trabajo y legislación de tierras públicas que los enriquecería más.

Grupos de ciudadanos se comprometieron a mantener permanente la responsabilidad de las corporaciones combatiendo el abuso corporativo en niveles del Estado, y las cartas constitucionales corporativas fueron revocadas por los tribunales y legislaturas estatales. Sin embargo, las corporaciones gradualmente fueron tomando suficiente control sobre los cuerpos legislativos estatales claves para volver a sancionar virtualmente las leyes que gobiernan su propia creación. Los legisladores en New Jersey y Delaware tomaron la iniciativa frustrando los derechos de los ciudadanos para intervenir en los asuntos corporativos. Limitaron la obligación de los directores y los gerentes de las corporaciones y emitieron cartas constitucionales perpetuas.

Pronto, las corporaciones adquirieron el derecho a no operar explícitamente en cualquier forma que no fuera prohibida por la ley. Un sistema judicial conservador que era muy sensible a las apelaciones y argumentos de los abogados de las corporaciones interrumpió firmemente las moderaciones que una ciudadanía precavida había puesto cuidadosamente a los poderes corporativos. Paso a paso, el sistema judicial creó nuevos precedentes que hicieron de la protección a las corporaciones y a la propiedad corporativa el centro de la ley de su creación. Estos precedentes eliminaron el uso de jurados para decidir la responsabilidad y evaluación de perjuicios en casos que involucraban daños causado por las corporaciones y se eliminó el derecho de los estados a vigilar las normas corporativas de comisiones y precios.

Jueces favorables a los intereses corporativos decidieron que los obreros eran responsables por causar sus propios accidentes de trabajo, limitando la obligación de las corporaciones por los daños y perjuicios que podrían causar, y declararon inconstitucionales leyes sobre sueldos y horarios.

Interpretaron que el bien común significa “máxima producción,”no importa como se produjera ni a quién se dañara.
Éstas eran preocupaciones importantes para un sector industrial en el que, los accidentes industriales mataron brutalmente a 700.000 obreros americanos: 100 por día, desde 1888 a 1908.

En 1886, en una victoria estupenda para los defensores de la soberanía corporativa, la Corte Suprema sentenció en la causa Santa County de Clara v. Southern Pacific Railroad que una corporación privada es una persona natural para la Constitución de EE.UU. - aunque, como se ha expresado más arriba, la Constitución no hace ninguna mención a las corporaciones - y se invoca por eso la protección del Bill de Derechos, incluso el derecho al libre pensamiento y otras protecciones constitucionales extendidas a los individuos. De esa manera las corporaciones exigieron finalmente los derechos plenos que disfrutan los ciudadanos individuamente mientras resultaban exentas de muchas de las responsabilidades y obligaciones de la ciudadanía. Además, se les garantizaba el mismo derecho para el libre pensamiento que a los ciudadanos individuales, en las palabras de Paul Hawken, "precisamente lo que se pensaba que el Bill de Derechos prohibía: dominio del pensamiento y del discurso público."

El paso siguiente para las corporaciones que tienen el mismo derecho que cualquier individuo de influir en el gobierno por sus propios intereses como ciudadano contando con inmensos recursos financieros y de comunicaciones y se burla del principio constitucional que sostiene que todos los ciudadanos tienen la misma voz en los debates políticos relacionados con temas importantes. Éstos fueron días de violencia e inestabilidad social, consecuencia de los excesos del capitalismo que Karl Marx describió como un efecto político poderoso.


Las condiciones de trabajo eran horribles, y el trabajo infantil de subsistencia apenas protegido estaba extendido. Según una estimación, 11 millones de los 12.5 millones de familias en América en 1890 subsistía con un promedio de $ 380 por año y tenían que alojar inquilinos para sobrevivir. Las huelgas organizadas y violentas eran comunes, así como el sabotaje industrial. Los patrones usaban todos los medios a su disposición para romper huelgas, incluso fuerzas de seguridad privadas y tropas de ejército federal y estatal.

La violencia originaba violencia, y muchos murieron en las guerras industriales de esta época.. Estas condiciones dieron impulso a un creciente movimiento obrero. Entre 1897 y 1904, el número de miembros de los sindicatos subió de 447.000 a 2.073.000. Los sindicatos aportaron tierra fértil para el joven movimiento socialista que estaba echando raices en América y exigió la estatificación y el control democrático de los medios de producción, recursos naturales y patentes. Fueron tiempos de guerra de la clase baja, con nuevos militantes celosos que se unían al ejército de desposeídos en creciente número, listo para luchar y sacrificarse por la causa.

Los socialistas que trataron de organizar el trabajo a través de la lucha de clases rivalizaron por la primacía con otros más convencionales que prefirieron organizarse a través de de las caminos de capacidad o industriales. Estos movimientos unieron grupos étnicos. Una irrupción del orgullo negro y la cultura empezó a unificar negros.

El movimiento femenino tomó fuerza con mujeres que formaban sus propios sindicatos de obreras, liderando huelgas y asumiendo papeles activos en los movimientos populares y socialistas. En 1920, el sufragio femenino (el derecho a votar) fue garantizado por una enmienda constitucional. Al final, las condiciones de caos y violencia que caracterizaron el periodo de la explosiva expansión industrial de libre-mercado no resultaron favorables a los intereses de los industriales o del trabajo. Las batallas competitivas entre los industriales más poderosos estaban limitando las ganancias.


Había un miedo considerable entre los industriales del poder político creciente de los socialistas y otros movimientos populares que amenazaban traer cambios fundamentales que podrían eliminar su posición privilegiada. Estas condiciones sirvieron de base para la consolidación y el compromiso que transformó las relaciones sociales e institucionales. Los industriales unieron sus imperios individuales en intrigas más grandes que consolidaron su poder y limitaron la competencia entre ellos.


Antes rivales duros, J. P. Morgan y John D. Rockefeller unieron sus fuerzas en 1901 para fusionar 112 consejos de administración corporativos, concertando $ 22.200 millones en recursos en la Northern Securities Corporation of New Jersey. Ésta era una suma grande para esos días, equivalente a dos veces el total del valor de toda la propiedad de trece estados del Sur de los Estados Unidos. El resultado fue: Se puso al corazón de la economía americana bajo un candado: la banca, el acero, los ferrocarriles, el tránsito urbano, las comunicaciones, la marina mercante, los seguros, los servicios eléctricos, el caucho, el papel, el azúcar refinado, el cobre, y otros puntales principales de la infraestructura industrial.

En el futuro, los grandes industriales comprendieron que proporcionando mejores sueldos, beneficios, y condiciones de trabajo, podrían vencer la demanda del socialismo y al mismo tiempo podrían ganar mayor lealtad y motivación del obrero.

Había un interés paralelo en la regularización de la producción débilmente organizada basada en el trabajo cualificado y en la necesidad de aprovechar los métodos de ingeniería industrial y de producción en masa. Esto significó organizarse sobre procesos de producción manejados por reglas bien estructuradas que exigían estabilidad y disciplina de parte del obrero. Los grandes comerciantes vieron las ventajas de trabajar con grandes sindicatos obreros moderados (no-socialistas) que negociaron sueldos uniformes y normas para la industria y reforzaron la disciplina del obrero de acuerdo con las leyes que se estaban negociando. Estos arreglos aumentaron la estabilidad y previsibilidad del sistema sin hacer frente a los poderes de los industriales o el sistema del mercado.

Estas reformas tuvieron lugar con un telón de fondo de luchas permanentes. Un sistema judicial pro-comercial que invariablemente fallaba contra los intereses obreros contribuyó al surgimiento de la tendencia del movimiento obrero a volverse cada vez más político, dando como resultado el desarrollo de una agenda legislativa y una alianza con el Partido Democráta. Reforma de la legislación a nivel local, estatal y nacional; empezaron a aparecer nuevas normas sociales y reformarse el contexto de las relaciones obreras.

Particularmente importante para las relaciones laborales fue el Acta Clayton Anti-Trust que prohibió órdenes judiciales contra los obreros en huelga. Aun así durante los “Locos Veinte”, los monopolios corporativos tuvieron la oportunidad de crecer dentro de una economía nacional débilmente regulada.

El mercado accionario alimentado por dinero prestado parecía ser un método ilimitado de creación de riqueza. Con fé en el mercado libre y el poder de los grandes negocios en su cúspide, el Presidente Herbert Hoover en efervescencia proclamó, "Con la ayuda de Dios, está a la vista el día en que pronto se desterrará la pobreza de la nación."

Irving Fisher, tal vez el más importante economista americano de esa época, anunció que el problema del ciclo comercial había sido resuelto y que el país se había levantado en una meseta alta de prosperidad permanente. Era evidente que la familia media americana estaba mejor alimentada, mejor vestida y bendecida con mayores incentivos de vida que cualquier familia promedio en la historia. Esta realidad ocultó la enorme desigualdad subyacente en una América en la que sólo 1% de las familias controlaba el 59 % de la riqueza.

En octubre 1929, sólo unos meses después que Fisher anunciara el fin de los ciclos comerciales, el prósperamente palanqueado sistema financiero se vino abajo y se estrelló. Casi todas las fortunas financieras se evaporaron en una noche.

Correspondió a la Segunda Guerra Mundial conservar el ímpetu de un nuevo contrato social entre el gobierno, los negocios y trabajo basados en principios económicos Keynesianos que pusieron el sistema económico global de nuevo en el camino de la prosperidad.

*****
Ascenso y revés del pluralismo

Cuando Franklin D. Roosevelt fue elegido presidente en 1933, los excesos comerciales de los años veinte, la depresión, y la condición resultante de granjeros, obreros, ancianos, negros, mujeres, y otros habían producido una ola de radicalismo político y cultural en todo Estados Unidos. Roosevelt temió que sin una acción drástica, este radicalismo pudiera abrumar la estructura entera de gobierno. Se empeño en salvar el sistema estimulando una agenda épica de reformas sociales y reguladoras.

La aprobación del Congreso de su Acta de Recuperación Industrial Nacional (NIRA) fue importante al darle mandato al gobierno para jugar un papel más activo para lograr la recuperación económica que las fuerzas de mercado solas parecieron incapaces de manejar. El 27 de mayo de 1935, la Corte Suprema vetó el NIRA y dictaminó que el Estado no puede establecer normas de salario mínimo. Esta decisión siguó un modelo con un siglo de antigüedad de defensa de la Corte Suprema de los negocios y los intereses corporativos sobre los derechos civiles o humanos.

Algunos observadores creen que la acción de la Corte Suprema contra el NIRA y el salario mínimo radicalizó a un Roosevelt frenético, dando lugar a su compromiso con una reforma aplastante de las instituciones americanas. Roosevelt se propuso separar los trust comerciales, fortalecer la regulación de los negocios y mercados financieros, y empujar la legislación  manteniendo garantías más fuertes para los derechos obreros.

Comenzaron programas de empleo público. Se instaló una red de seguridad social. Roosevelt atacó a la Corte Suprema con una venganza e intentó extender el número de sus integrantes señalando nuevas opciones. Su esfuerzo para "controlar" la Corte falló, pero sus acusaciones tuvieron un impacto distinto sobre los jueces, y la mayoría se puso más a favor de las iniciativas progresistas. Al fin, el largo periodo de Roosevelt en su cargo le permitió nombrar jueces para ocupar siete de los nueve asientos de la Corte y poner a la Corte en una línea liberal que duró hasta los años setenta, cuando el Presidente Republicano Richard Nixon empezó a recrear la Corte de acuerdo con su imagen inicial pro-comercial.

La Segunda Guerra Mundial levó al gobierno central a un mayor control político aceptado y a un consentido manejo de los asuntos económicos. El gobierno puso controles al consumo, rendimiento industrial coordinado, y decidió la manera de asignar los recursos nacionales al apoyo del esfuerzo para la guerra. Una combinación de un sistema de impuestos muy progresivo puso en vigor el financiamiento del esfuerzo para la guerra, pleno empleo con buenos sueldos, y una fuerte red de seguridad social que provocó un cambio masivo en la distribución de la riqueza dirigida a una mayor justicia.

En 1929, había 20.000 millonarios en los Estados Unidos y dos billonarios. En 1944, había sólo 13.000 millonarios y ningún billonario. La porción de riqueza total que estaba por encima del 0.5% de las casas americanas cayó de un nivel 32.4% en 1929 al 19.3% en 1949. El 34% fue una gran victoria para la clase media que se expandió y para aquéllos que entre las clase obrera avanzaron para articular sus líneas.

El pluralismo floreció en los años sesenta, un periodo de rebelión cultural en los Estados Unidos. Una nueva generación, jóvenes destacados, ascensos básicos muy resistidos en los estilos de vida, el complejo militar-industrial, intervención militar en el extranjero, la explotación del ambiente, los derechos y roles de las mujeres, derechos civiles, justicia y reducción de la pobreza. El establecimiento corporativo americano fue sacudido por una clara amenaza a sus valores e intereses.

Quizás lo más amenazante de todo fue el hecho que los jóvenes estaban abandonando la cultura consumística. Esta generación no se rebeló tanto contra la pobreza y las condiciones de explotación tanto como contra los excesos de consumo. Este rechazo del materialismo por una nueva generación de americanos de alguna manera representó una amenaza más importante para el sistema que la de generaciones anteriores de obreros irritados que reclamaban un sueldo para vivir y condiciones de trabajo seguras.

Los nombres de los activistas contra el consumo Ralph Nader y la activista ecológista Rachel Carson se volvieron nombres populares. Los Demócratas liberales tenían el firme control del Congreso y estaban aprobando una legislación importante que extendió el alcance de la regulación gubernamental para fortalecer la protección del medio ambiente y beneficios y seguridad para el obrero. El gobierno estaba persiguiendo de manera agresiva casos anti-trust para desarticular monopolios y mantener mercados competitivos.

En el extranjero, las corporaciones americanas estaban siendo atacadas en dos frentes. Los países recientemente industrializados como Japón y Asia (NICs)-Taiwán, Corea del Sur, Singapur, y Hong Kong se habían vuelto enormemente exitosos en la penetración de los mercados. Al mismo tiempo, se impedía a las corporaciones americanas penetrar a fondo en las economías del Sur, incluyendo las de los NICs, por el fuerte apoyo de los gobiernos del Sur a las industrias nacionales, proteccionismo, y restricciones a la inversión extranjera. Estas políticas gubernamentales del Sur actuaron como un límite “embarrando la cancha" para las corporaciones americanas. Con impuestos altos para las corporaciones e ingresos de inversiones y entrada en vigor de rigurosas normas medioambientales y obreras locales, las corporaciones americanas se sintieron doblemente trabadas en la competencia global.

Fue un momento histórico crítico, y el establecimiento corporativo se reunió para proteger su interés - como se examinará en la parte III en más detalle -. La elección de Ronald Reagan como presidente en 1980 introdujo en un esfuerzo convenido y muy exitoso para volver atrás en las reformas sociales y económicas que habían creado una segura prosperidad que hizo de América la envidia del mundo y para crear una economía global más favorable a los intereses corporativos americanos. En su profundo libro “Victoria Oscura”, el economista filipino Walden Bello proporciona una visión del sur en la agenda Reagan:

[Un] régimen Republicano muy ideológico en Washington…abandonada la gran estrategia de "contención del liberalismo" en el extranjero y el modus vivendi de Nuevo Trato local. Aparte de derrotar al comunismo, El Reaganismo en la práctica fue guiado por otras tres preocupaciones estratégicas. La primera fue la reubicación del Sur dentro de una economía global dominada por EE.UU. La segunda fue la columna vertebral del desafío a los intereses económicos americanos de los NICs, o "países recientemente industrializados," y de Japón.

La tercera era el desmantelando del "contrato social" del Nuevo Trato entre el gran capital, el gran trabajo y el gran gobierno de Washington, y Wall Street vio como una necesidad clave avanzar sobre la capacidad de la América corporativa para competir contra los NICs y Japón.

La crisis de la deuda de 1982 representó la oportunidad de controlar la amenaza de nuevos probables NICs. El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional controlados por EEUU se movieron para reestructurar las economías de los países del Sur cargados de deudas para abrirlos a la penetración por corporaciones extranjeras. El "ajuste estructural" impuesto por estas instituciones hizo retroceder el compromiso gubernamental en la vida económica que apoyaba a los empresarios locales, eliminación de barreras proteccionistas a las importaciones del Norte, levantamiento de restricciones las inversiones extranjeras, e integración más fuerte de las economías del Sur a la economía mundial dominada por el Norte.

La política comercial fue el arma que se utilizó para imponer "reformas" similares sobre los NICs. Se movilizaron recursos políticos plenos de la América corporativa para recobrar el control de la agenda política y del sistema judicial. En la cúspide de la agenda política estaban las reformas locales planificadas para mejorar la competitividad global de los Estados Unidos, eliminando el control de los negocios por el gobierno.

Los Impuestos a los ricos fueron fuertemente reducidos. Los límites a las fusiones y adquisiciones corporativas fueron eliminados. Y la entrada en vigor de normas medio-ambientales y obreras fue debilitada. El gobierno apoyó a las corporaciones americanas agresivas que buscaban hacerse más globalmente competitivas, destruyendo el poder de los sindicatos y reduciendo sueldos y beneficios, disminuyendo las fuerzas de trabajo organizadas, e impulsando operaciones industriales en el extranjero para beneficiarse con la mano de obra barata por una regulación débil. Cuando estas medidas tomaron fuerza en los Estados Unidos, el desempleo se volvió un problema crónico, y los sindicatos obreros perdieron afiliados y poder político.

Los sueldos y los ingresos de las familias más pobres empezaron a caer. Unos pocos afortunados ganaron espléndidamente. Las ganancias de los grandes inversores, gerentes, comunicadores, atletas estrellas y corredores de inversión subieron como un cohete. El número de billonarios en Estados Unidos aumentó de 1 en 1978 a 120 en 1994. Los abusos de préstamos por las empresas de ahorro des-reguladas y la industria del préstamo dejaron a los contribuyentes americanos con un déficit de $ 500 mil millones para ponerse en blanco.

Fueron tiempos duros para los ciudadanos comunes. La codicia estaba haciendo su “picnic”. Cuando las iniciativas de Reagan tomaron fuerza en el extranjero, respaldadas por el resurgimiento de conservadores similares en otras naciones Occidentales, causaron caídas semejantes en la mayoría de los otros países Occidentales así como los países endeudados del Sur.


La desigualdad aumentó dentro y entre los países. El desempleo subió a niveles alarmantes, y muchos indicadores sociales que habían mostrado una firme mejora durante las tres décadas anteriores se estancaron y en algunos casos empezaron declinar. Muchos de los países endeudados del Sur cayeron incluso más en la deuda internacional. El número de billonarios en el mundo aumentó de 145 en 1987, a 358 en 1994.

La administración Reagan se había empeñado en detener el declive americano. Sin embargo, cometió varias equivocaciones políticas estratégicas que fortalecieron el poderío militar americano y el crecimiento económico en el corto plazo y debilitaron en serio la posición americana en la economía global de largo plazo.

Primero, el gasto militar causó un enorme déficit, y contribuyó a hacer a los Estados Unidos el país deudor internacional más grande del mundo. El acreedor principal de esa deuda era Japón, el mayor competidor de los Estados Unidos

Segundo, negando cualquier intevención del gobierno en la planificación económica y poniendo prioridades, la administración Reagan dejó al futuro económico de los Estados Unidos totalmente en manos de corporaciones que presionaban por los mercados de capital para concentrarse solamente en ganancias a corto plazo.


Tercero, permitiendo a las corporaciones seguir su estrategia anti-trabajo, los Estados Unidos malgastaron sus importantes recursos en el competitivo mercado global - su capital humano. El resultado global fue un debilitmiento significativo de las fuerzas económicas americanas comparadas con las de Japón y Europa Occidental. Las consecuencias fueron claramente dañinas para los ciudadanos americanos comunes. En definitiva pueden haber sido también dañosos a las corporaciones americanas. Éste no fue el resultado de una conspiración.

Los cambios más importantes en política nacional no se producen como consecuencia de las élites corporativas y políticas que emplean un cuarto de su discurso para definir su estrategia para aplicar el ajuste global. Están demasiado alejadas y divididas mentalmente y representan un categoría demasiado extensa de intereses contrarios.

Como Bello observa: Lo que normalmente ocurre es un proceso social mucho más complejo que la ideología media entre los intereses y política. Una ideología es un creencia, un sistema, una combinación de teorías, creencias, y mitos con alguna coherencia interior que busca universalizar los intereses de un sector social a la comunidad entera. En la ideología del mercado, por ejemplo, liberar las fuerzas del mercado de los frenos estatales se sostiene que contribuye al bienestar general, que no es sólo para el bienestar de las corporaciones, sino también de la comunidad entera. Transmitida esta ideología por las instituciones sociales como universidades, corporaciones, iglesias o partido políticos, es internalizada por gran número de personas, pero sobre todo por los miembros de los grupos sociales cuyos intereses están principalmente representados. Una ideología representa las acciones de muchos individuos y de grupos, pero sólo se convierte en una fuerza significativa cuando se dan ciertas condiciones...

La ideología del mercado se volvió una fuerza dominante sólo cuando la élite política que la adoptó ascendió al Poder del Estado con el respaldo de una base social de clase media cada vez más conservadora, al mismo tiempo que el establecimiento corporativo fue dejando de lado el convenio general liberal Keynesiano en su favor, debido a distintas circunstancias de la competencia económica internacional.

* * * * *
Una cuestión de Gobernabilidad

Mezclado en el discurso político sobre los mercados libres y el comercio libre hay un mensaje constante: el progreso de los mercados libres es el progreso de la democracia.

Los defensores del mercado libre nos quieren hacer creer que los mercados libres son el mecanismo más eficaz y sensible para la expresión política que incluso la boleta de voto, porque el negocio es más eficaz y más sensible a las necesidades del pueblo que los políticos ineficaces y burócratas negligentes. La lógica es simple: En el mercado libre, las personas expresan su soberanía directamente por la forma como votan con sus dólares de consumidores. Lo que quieren comprar con su propio dinero es finalmente un indicador más representativo de lo que ellos valoran que la boleta de voto, y por consiguiente el mercado es la manera más eficaz y democrática de definir el interés público.

Dada la desconfianza creciente hacia el gobierno, es un mensaje compelente que incluye una verdad importante: el poder y el dinero de los mercados y la política de los recursos corporativos, están por encima de los gobiernos.

También es un mensaje engañoso que enmascara una realidad política importante.

En una democracia política, cada persona tiene un voto. En el mercado, un dólar es un voto, y usted tiene tantos votos como dólares tiene. Ningún dólar, ningún voto.

Los mercados se vuelcan inevitablemente a favor de las personas que poseen riqueza. Es a menudo reconocido y más importante en nuestro mundo actual, que los mercados tienen una preferencia muy fuerte a favor de las enormes corporaciones que manejan recursos financieros masivos que hacia el más rico de los individuos.

Cuando los mercados se vuelven más libres y globales, el poder para gobernar pasa cada vez más de los gobiernos nacionales a las corporaciones globales, y los intereses de esas corporaciones se alejan cada vez más del interés humano...

Las personas, incluso las más avaras y más crueles, son seres vivos con necesidades y valores que van más allá del dinero. Necesitamos aire para respirar, agua para beber, y comida para comer. La mayoría de nosotros tiene familias. Todos menos los verdaderamente locos entre nosotros encuentran placer en cosas bellas, incluso un paisaje natural o un bebé recién nacido. Nuestros cuerpos son de carne, y sangre tangible corre por nuestras venas.

Detrás de su imagen cuidadosamente elaborada por sus relaciones públicas y de la gran cantidad de personas éticas e inteligentes , el cuerpo de una corporación es un documento legal: su carta constitucional corporativa, y el dinero es su sangreEs en su núcleo una entidad extraña con una meta: reproducir dinero para nutrirse y multiplicase.

Para las corporaciones los individuos son dispensables. Sólo deben una verdadera obediencia a los mercados financieros que son más plenamente criaturas del dinero incluso más que la propia corporación.

El problema está profundamente incluido en la estructura y reglas por las que las corporaciones son forzadas a operar. La maravilla de la corporación como una innovación social es que tiene la capacidad para reunir miles de personas dentro de una sola estructura y obligarlos a actuar en armonía de acuerdo con un propósito corporativo que necesariamente no es el individuo. Aquéllos que se sublevan o no cumplen son echados y reemplazados por otros más dóciles.

¿Como el periodista de Washington William Greider escribe en “Quién le hablará al pueblo? (Who Will Tell the People?)

"[Las corporaciones]…sus  tremendos recursos financieros, la diversidad de sus intereses, los equipos de profesionales talentosos - todos estos recursos y algunos otros se orientan ahora implacablemente hacia la política de gobernar. Esta nueva realidad institucional es la médula de la quiebra de la democracia contemporánea. Las corporaciones existen para conseguir su propia maximización de ganancia, no para las aspiraciones colectivas de la sociedad. Son comandadas por una jerarquía de gerentes, no por las aspiraciones colectivas de la sociedad"

Las sociedades humanas han enfrentado durante mucho tiempo la pregunta si el poder para gobernar (soberanía) reside en los ricos o en los pobres. Nosotros enfrentamos ahora una pregunta diferente y aún más ominosa, cómo lograr que sus consecuencias deben ser plenamente entendidas y deben unir ricos y pobres por igual en una causa común.

¿El poder (soberanía) para gobernar residirá en individuos, no importa cuáles sean sus circunstancias financieras, o residirá en personas artificiales como las corporaciones?

Ante este momento histórico crítico, en el cuál de los desafíos más importantes que la humanidad enfrenta son para redescubrir el propósito y la esencia de la vida, debemos resolver si el poder para gobernar (soberanía) debe estar en manos de personas vivientes o en entidades corporativas manejadas por una agenda diferente. Para recuperar el control de nuestro futuro y llevar a las sociedades humanas a un equilibrio con el planeta, debemos recuperar el poder que hemos entregado a las coporaciones. Un paso importante será librarse de los fantasmas de la ideología que legitima las políticas que están eximiendo a las corporaciones como institución de su responsabilidad hacia la humanidad.

Continúa aquí.
Publicar un comentario