Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

martes, 15 de abril de 2014

Sobre Ucrania, Rusia, los EEUU, la quiebra del dólar y la guerra nuclear

Por Juan Aguilar*
“Atestiguamos un juego geopolítico enorme en el cual el objetivo es la destrucción de Rusia como opositor geopolítico de los EE.UU o de la oligarquía financiera global… La realización de este proyecto está de acuerdo con el concepto de la dominación global que está siendo realizada por los EE.UU”.
Vladimir Yakunin, ex-diplomático ruso
La «crisis ucraniana» representa un nuevo episodio de la lucha entre Occidente y el Este por el poder mundial financiero. Occidente se ha lanzado al ataque contra el consorcio energético ruso "Gazprom". El primer ataque -velado- tuvo como  víctima a Chipre, y el segundo fue dirigido contra Siria.
Occidente ha llevado a Ucrania a una situación sin salida. El gobierno de los EEUU sabe que no es posible permitir transformaciones en Ucrania, punto central de tránsito de las líneas energéticas en la zona comercial eurasiática que rápidamente se está desarrollando. Es necesario parar este crecimiento porque excluye en parte considerable a los Estados Unidos y la Gran Bretaña.
Como decimos, el primer ataque, de forma velada, fue en Chipre. Rusia usaba Chipre como centro de coordinación para la compra de reservas de oro.
La siguiente víctima del ataque dirigido contra "Gazprom", fue Siria. Los oleoductos iraníes debían extenderse a los puertos sirios. La guerra lo ha retrasado hasta ahora.
Ahora vemos el tercer ataque a "Gazprom". Los EEUU y Europa creen que si controlan las válvulas sobre los tubos de gas, pueden controlar los flujos del gas vía Ucrania, que van a Rumanía, Polonia y Hungría.
Las acciones de los EEUU en Ucrania son «el acta de una desesperación». Sin embargo, la administración americana no controla las variables y esto le lleva a tener una  conducta en la escena política trágico cómica.
En estos momentos, los Estados Unidos son los realmente amenazados de aislamiento. Cuando hace unos días hemos oído al secretario de Estado Kerry amenazar a Rusia con la expulsión del G8, lo decía como si este paso llevara al aislamiento de Rusia. Pero el G8 es un entramado que ha quedado obsoleto frente al G20, que moverá en adelante China, y no los EEUU con Gran Bretaña. En el encuentro reciente del G20 en Australia, los chinos han declarado que América vive de "la tipografía", simplemente imprimiendo dinero y sin tener en cuenta los ingresos. La economía americana es solo una falsificación. Así piensa Pekín.
El problema terrible para Occidente sobrevendría con el hecho de que el petróleo y el gas natural excluyesen al dólar como moneda oficiosa obligatoria en su compraventa. Es posible que muy pronto Rusia exija el pago en rublos o en oro. La exigencia de realizar estos inmensos pagos en rublos "acabaría" inmediatamente con Wall Street y Londres. Rusia, respondiendo a la presión de los EEUU, destruirá el petrodólar. Los sistemas bancarios comenzarán a negarse por todo el mundo a las obligaciones americanas del tesoro.
Los rusos y los chinos ahora tienen muchísimo oro. Y pueden permitirse tener «una divisa real». Es posible que, de hecho, convenga volver al patrón oro y echar al basurero al dólar con todos sus sucedáneos en forma de los valores. Como creen algunos especialistas, el dólar amenaza con una caída del 80 % de su valor durante los tres próximos años.
La élite financiera nos lleva camino de la guerra
Después de una inestabilidad de 13 años que ha envuelto al Asia Central y Oriente Medio en la anarquía y la ruina, el aparato militar estadounidense ha centrado finalmente su objetivo en una pequeña península del sudeste de Ucrania que sirve de base de operaciones para la Flota del Mar Negro rusa. Crimea es la puerta a través de la cual Washington debe pasar si tiene la intención de ampliar sus bases de operaciones en todas partes de Eurasia, tener el control de pasos vitales y recursos, y establecerse como el actor más poderoso en los ámbitos militar y económico en el nuevo siglo. Lamentablemente para Washington, Moscú no tiene intención de retirarse de Crimea o abandonar el control de su puesto militar avanzado en Sebastopol.
Según cómo Washington se comporte en este nuevo conflicto, nos dirá si los autores de la guerra contra el Terror –broma pesada del departamento de relaciones públicas norteamericano, que ha ocultado sus verdaderos objetivos: destripar las libertades civiles y montar un gobierno mundial– iba realmente en serio acerca de su visión del Nuevo Orden Mundial –NWO, en sus siglas en inglés- o si era simplemente un juego colectivo de directores ejecutivos corporativos y aburridos banqueros con demasiado tiempo libre. En Crimea, el Imperio está frente a un verdadero adversario, no un grupo dispar de agitados yihadistas en chanclas. Enfrente está el ejército ruso; saben cómo defenderse y están preparados para hacerlo. Esto pone la pelota en el tejado de Obama. Él y su chiflado equipo de consejeros son los que tienen que decidir hasta dónde quieren llevar esto. ¿Quieren intensificar la retórica y las sanciones hasta que se les responda, o recogerán sus equipajes y se alejarán antes de que las cosas se descontrolen? ¿Quieren arriesgar todo esto sobre una interpretación temeraria de los datos o tienen un Plan B? Esta es la pregunta.
Decidan lo que decidan los políticos estadounidenses, deben tener clara una sola cosa, Moscú no retrocederá. Su espalda está ya contra la pared. Además, saben que un lunático anda suelto con un cuchillo, y están listos para hacer lo que sea necesario para proteger a su gente. Si Washington decide cruzar esa línea y provocar una guerra, entonces deberían preocuparse. Es tan simple como esto.
El halcón John McCain cree que Obama debería quitarse los guantes y mostrar a Putin que es el jefe. En una entrevista con Time McCain dijo que “Esto es un partido del ajedrez nostálgico de la Guerra Fría y tenemos que actuar en consecuencia… tenemos que tomar ciertas medidas que convencerían a Putin de que hay un muy alto costo en las acciones que toma”.
¿“El alto costo” dice McCain, pero alto costo para quién?
Lo que McCain no puede ocultar es que esto no es Afganistán y Obama no está en un partido que escupe como la marioneta Karzai. Las sanciones contra Moscú tendrán consecuencias significativas, que podrían causar un verdadero daño a los intereses estadounidenses. Hagamos mención a que el “proyecto petrolero no estadounidense más grande de ExxonMobil, es una colaboración con la Rosneft rusa en el Ártico, donde tiene mil millones de dólares de inversiones en juego”. ¿Y si Putin decide que ya no entra dentro de los intereses de Moscú cumplir contratos que se hicieron con corporaciones estadounidenses? ¿Cuál creen que será la reacción de los accionistas ante esas noticias? Y esto es sólo un ejemplo. Hay muchos más.
Cualquier confrontación con Rusia causará ataques asimétricos contra el dólar, el mercado de bonos e interrupciones en el comercio entre naciones de la energía. Tal vez los EE.UU podrían derrotar fuerzas rusas en Crimea. Tal vez podrían hundir la flota y derrotar a las tropas, pero habría un precio muy  alto que pagar y nadie estaría contento con el resultado.
Sergei Glazyev, el más duro de los consejeros de Putin, dibujó la estrategia de venganza: Dejar caer el dólar, vender todos los bonos del Tesoro estadounidense, animar a las compañías rusas a no pagar sus deudas en dólares y crear un sistema monetario alternativo con el BRICS y los países productores de petróleo como Venezuela e Irán …
El presidente de RosneftIgor Sechin, sugirió que era “aconsejable crear una bolsa internacional para los países participantes, donde las transacciones se podrían registrar con el uso de divisas regionales”.
Mientras que los EE.UU siguen abusando de su poder, estos cambios se hacen cada vez más necesarios. Los gobiernos extranjeros deben formar nuevas alianzas a fin de abandonar el sistema presente – el “sistema del dólar” - y establecer una mayor paridad entre estados, los mismos estados nacionales que Washington destruye uno tras otro para establecer su visión morbosa de la utopía corporativa global. La única manera de hacer descarrilar ese proyecto es exponiendo la debilidad deslumbrante del propio sistema, que es el uso de un dinero internacional que se apoya en 15 billones de $ de deuda pública, 4 billones de $ en deuda del Sistema de Reserva Federal y billones más en obligaciones federales impagadas y no pagaderas. Independientemente de los pasos de Moscú para abortar el sistema actual y sustituir el dinero de reserva del mundo por el dinero que representa un valor justo,  éstas iniciativas se deberían aplaudir. El comportamiento imprudente y homicida de Washington alrededor del mundo lo hace particularmente inadecuado como administrador de facto del sistema financiero global, que permite que los EE.UU jueguen a ser el banquero del resto del mundo. El dólar es el fundamento sobre el cual descansan los tres pilares de la fuerza imperial; político, económico y militar. Quitemos ese cimiento y el edificio entero caerá a tierra. EEUU ha abusado de ese poder, matando y mutilando a millones de personas a través del planeta; el mundo necesita una transición a otro mundo, que tenga en cuenta el modo más benigno de llevar adelante las transacciones comerciales, preferentemente con un dinero que no esté manchado  por la sangre y la miseria de víctimas inocentes. Paul Volcker resumió los sentimientos de muchos críticos del dólar en 2010 cuando dijo:
La creciente opinión de la mayor parte del mundo es que hemos perdido tanto la fuerza económica relativa como, lo que es más importante, hemos perdido un modelo de gobierno acertado y coherente para ser emulado por el resto del mundo. En cambio, somos tolerantes con mercados financieros rotos, nuestra economía va hacia el subdesarrollo y tenemos un clima político díscolo”.
América irreparablemente se rompe y Washington será un pantano moral. El mundo necesita un cambio de régimen; nuevos líderes, nueva dirección y un sistema diferente.
Por todo ello, se percibe cada vez más que Ucrania se sitúa en la batalla emergente para dominar los lugares de paso de la energía que unen las reservas de gas natural y petróleo del Caspio a los mercados europeos. El choque ha surgido ya sobre la construcción de los oleoductos. Si Ucrania proporcionará itinerarios alternativos que ayuden a diversificar el acceso a las fuentes energéticas, como Occidente preferiría, o si se encuentra obligada a desempeñar el papel de una filial rusa, es lo que está por ver.
Los gigantes de petróleo occidentales han estado fastidiando la partida a Putin durante más de una década pero éste les da jaque mate a cada instante. Un astuto oficial del KGB ha resultado ser mejor hombre de negocios que cualquiera de sus competidores, esencialmente enfrentándose  en su propio terreno, usando el libre mercado para ampliar su red de conductos a través de Asia Central y Europa.
Por eso es evidente que el amotinamiento violento en Kiev fue provocado por la frustración ante el rechazo de Yanukovych al acuerdo con la UE, (a favor de la oferta repentina de Putin de una factura de gas 30% más barata y una dotación de ayuda de 15 mil millones de $). En otras palabras, Yanukovych rechazó la oferta que la UE y Washington ofrecían de una forma casi violenta y se fueron a un acuerdo más dulce con Rusia.
De este modo: ¿Es esto la primera vez que hemos oído que un analista respetado diga que el petróleo está detrás del amotinamiento, el golpe y la confrontación con Moscú?: La escasez del recurso, la lucha para dominar los pasillos de energía euroasiáticos, están detrás del militarismo ruso y la interferencia estadounidense… Ucrania se agarra desdichada en medio de esta lucha para dominar los pasillos de la energía de Eurasia.
El cerebro de NWO, Zbigniew Brzezinski, caracterizó el conflicto con Rusia en términos de acortamiento “del acceso occidental al Mar Caspio y Asia Central”. Por algunos motivos desconocidos, las grandes corporaciones del petróleo de América piensan que los recursos que están bajo el suelo ruso les pertenecen a ellos. La pregunta es si sus agentes empujarán a Obama a poner a tropas americanas en peligro para hacer realidad esa reclamación. Si lo hacen, iremos a la guerra. Y algunos ya sabemos cuál es nuestro bando.
Publicar un comentario