Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

lunes, 6 de octubre de 2014

Protestas en Hong-Kong: la nueva apuesta de la CIA para debilitar a China



“No hay una sola gran protesta, golpe de Estado, revolución o guerra civil en el Mundo en la que no existan huellas dactilares de la CIA por todas partes.” (Ex analista de Inteligencia anónimo)
Leo en la página del siempre interesante Paul Craig Roberts (ex Secretario del Tesoro con Ronald Reagan y ex editor del Wall Street Journal, es decir la biblia de la ultraderecha económica norteamericana y mundial) hablar en torno a una nueva operación de la CIA para acosar y derrumbar al coloso chino. Craig Roberts se ha pasado a la disidencia, por si alguien andaba despistado. Esta vez el artículo está a cargo de su columnista invitado, Tony Cartalucci,quien escribe, también, para la página canadiense Globalresearch y cuya sagacidad y acertado análisis de la realidad internacional queda bien patente en muchos de sus escritos. El nuevo sarao “robolucionario-colorín” que desmenuza Cartalucci, obra (cómo no) de los gángsters de Langley, se localiza esta vez nada menos que a las puertas de Beijing, en la ex colonia de Hong-Kong, donde una marabunta de protestas, hábilmente organizadas desde el exterior, solicitan democraCIA a las autoridades del ex protectorado inglés. Dice Cartalucci que EEUU está financiando las “protestas estudiantiles” en Hong-Kong”. Qué raro…y yo que creía que era un Occuppy Hong-King-Kong espontáneo, vivo y fresco como el del 15-m de Pablo Iglesias Turrión y el CNI. Pero no..la movida hongkonesa nada tiene que ver con los cantos a las florecillas silvestres de la Puerta del Sol madrileña, aunque lo parezca; lo de Hong-Kong es una imitación con sabor a Coca-cola y “american way of life".

El “Occupy Central”, el movimiento estudiantil que acapara las protestas, es una obra creada por el Departamento de Estado norteamericano, quien ha utilizando un abigarrado y poliédrico conglomerado de grupos que, finalmente, convergen en el NED (National Endowment for Democracy) o Fondo Nacional para la DemocraCIA, organización conocida por ser una fachada golpista-humanitaria de la CIA para subvertir el orden anti-imperialista en el mundo y construir lo que Cartalucci llama administración neo-imperial o “sociedad civil” que, al fin y al cabo, no es más que el vértice de los intereses de Washington, Wall Street, Londres y Bruselas. Y es que tiene guasa eso de que USA se dedique a “publicitar la democracia” por el mundo. Según nuestro analista que Estados Unidos “promueva la democracia” en el mundo es una indecencia, teniendo en cuenta que ese país está envuelto en un escándalo mundial de vigilancia masiva. Una nación, EEUU, culpable de promover una guerra tras otra en todo el planeta, contra la voluntad de su propio pueblo, utilizando para ello las mentiras más embrutecedoras y, de paso, maltratando a sus propios ciudadanos en su casa con una policía militarizada que está ejerciendo la brutalidad más despiadada en ciudades como Ferguson. Pero, un momento…¿han visto ustedes las imágenes de Ferguson con la policía usando toda la fuerza militar contra manifestantes pacíficos? ¿Han visto Hong-Kong? ¿EEUU qué está pidiendo allí? ¿DemocraCIA fergusoniana?

Después del revival sionista-americano con las “primaveras árabes”, donde instituciones norteamericanas dependientes del NED como el Instituto Republicano Internacional, el Instituto Nacional Demócrata o el Freedom House, sufragaron a los agitadores-terroristas que tenían a su dictado, ahora quieren seguir experimentando con el mismo truco embaucador, caótico y criminal en el patio trasero de China. Es el virus del que hablaba el que se ha convertido en cabeza de puente del terrorismo internacional de todas las involuciones planetarias: John McCain, quien dijo hace un año que Ben-Ali y Gadafi ya no están en el poder y Assad no lo estará el año que viene. La primavera árabe es un virus que también atacará a Moscú y Beijing. Para ello ya han movilizado a la CIA en su embajada de Hong-Kong, con el fin de canalizar adecuadamente las protestas de los alborotadores chinos. Ya no son necesarios los escuadrones de la muerte, como en la Latinoamérica de los años setenta y ochenta. Es menos arriesgado, ofrece mejores resultados a corto plazo y resulta mucho más efectivo el introducir ONG’s tapadera de la CIA con las que sobornar a líderes locales para que estos aglutinen a masas crédulas en torno a su democracia cojitranca, repleta de ensangrentadas barras y estrellas.

Pero con lo que no cuenta el seráfico McCain es con dos astutos líderes políticos de dos naciones (Rusia y China) con un potencial económico y militar como mínimo respetable que no le van a resultar una “perita en dulce”, precisamente. McCain tiene más probabilidades de ver rodar su cabeza en la plaza de Tiannanmen que chulearse ante la estatua de Mao. Rusia, por otra parte, ya ha dicho que EEUU y Gran Bretaña están detrás de este nuevo sainete “robolucionario”, mientras que China habla abiertamente de que los cabecillas de la rebelión callejera de Hong-Kong han recibido entrenamiento y formación de la CIA sobre cómo manejar la “crisis” con las autoridades de la ex colonia, recibiendo pasta gansa de la embajada estadounidense, el cuartel general de la CIA. Mientras, la Pérfida Albion de Cameron estaría introduciendo a sus espías del MI6 en sectores clave de Hong-Kong, como el gobierno, la judicatura o las Cámaras de Comercio.

¿Falsimedia qué dice? Ah sí, la gente hongkonesa quiere demo, demo, democracia, al estilo de Ferguson, de Gladio o de la NSA, que tanto da. EEUU no sabe, no contesta; eso sí, apoya “moralmente” las revueltas. ELPAIS se ha leído aplicadamente el pasquín del Departamento de Estado usaco y todo se resume en que “leales a Pekín atacan a los jóvenes pro-democraCIA de Hong-Kong”, opositores que tienen un master en derechos humanos y democracia expedido por el Fondo Monetario Internacional, Goldman Sachs y el paragüero de Washington DC.

Publicar un comentario