Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

lunes, 29 de junio de 2009

Daniel Estulin: Los secretos del Club Bilderberg (IV): Drogas

Viene de aquí.
A diferencia de lo que los libros de historia nos han contado durante años, el nefasto narcotráfico no es territorio exclusivo del estamento criminal, a menos que por estamento criminal entendamos a algunas de las familias más importantes de la historia de Estados Unidos, conocidas como el establishment liberal del Este, cuyos miembros dirigen ese país desde la oligarquía a través de un sistema de gobierno paralelo conocido como Club Bilderberg, que utiliza las estructuras democráticas como poco más que una fachada útil tras la cual esconderse.
Según la información en los archivos de India House y los registros bancarios de Hong Kong, John Murray Forbes (fundador de la prestigiosa revista Forbes y bostoniano egregio), los Perkins (que controlan la mafia del opio de Boston) y los Hathaway aparecen en los archivos de la Compañía Británica de las Indias Orientales. Estas importantes familias, de fama y riqueza legendarias, cuyos miembros forman parte de sociedades secretas como la Orden de Skull and Bones, de Yale, entre cuyos integrantes se cuentan las más destacadas figuras de la vida política y empresarial estadounidense, entre ellas el ex-presidente de Estados Unidos, George W. Bush, su padre, su abuelo pronazi Prescott Bush, así como John Kerry, antiguo candidato demócrata a la presidencia. Estas personas, que no le darían ni la hora al ciudadano corriente, tienen poca importancia en el gran esquema de las cosas. La Orden de Skull and Bones, asociada en secreto con el CFR y el Bilderberg, cuenta entre sus miembros con algunas de las familias norteamericanas más poderosas de la historia: Taft, Bundy, Harriman, Rockefeller, Goodyear, Sloane, Pihlsbury, Perkins, Kelogg y Vanderbilt. Entre las familias fundadoras de la Orden de Skulls and Bones se contaban los famosos Russells, cuyo primo, William Huntington, inauguró el primer capítulo estadounidense de la orden. El principal negocio de Russell era el opio. En 1823, Samuel Russell fundó Russell & Company. Adquiría su opio desde Turquía y lo enviaba de contrabando a China a bordo de clíperes de té chino, unos veleros que se suponía que transportaban sacos de té desde la India y China a los mercados de Londres. Contra lo que dice la mitología popular, el té da muy poco dinero. Las drogas, en cambio, mucho.
El contacto de Russell en Connecticut era Warren Delano Jr., abuelo del presidente estadounidense que más tiempo ha pasado en el cargo, Franklin Delano Roosevelt, el hombre que llevó astutamente a Estados Unidos a la segunda guerra mundial cuando, después de descifrar los códigos secretos de los japoneses, permitió que tuviera lugar el ataque a Pearl Harbour. Otras familias que se enriquecieron mediante el despreciable negocio de las drogas fueron los Appleton, Bacon, Boyleston, Perkins, Cunningham, Shaw, Coolidge, Parkman, Runnewells, Cabot y Codman, por nombrar sólo a unas pocas.
Kosovo y la heroína
Dos periodistas, Roger Boyes y Eske Wright, en un artículo publicado el 24 de marzo de 1999 en el periódico The Times de Londres afirman que «Albania que juega un papel fundamental en el trasvase de dinero a los kosovares está en el epicentro del tráfico de drogas de Europa. Un informe de inteligencia preparado por la Agencia Federal Criminal alemana concluía: “Los albaneses son ahora mismo el grupo más destacado en la distribución de heroína en los países consumidores occidentales”». «Dinero de drogas vinculado a los rebeldes de Kosovo», The Times, Roger Boyes y Eske Wright, 24 de marzo de 1999.
El principal motivo por el que hay tanta rotación en la plantilla de la DEA es que ésta tiene prohibido ganar la «guerra contra las drogas» por la gente que controla el narcotráfico mundial, es decir, el Club Bilderberg. Podemos establecer un paralelismo con la estrategia militar americana de «no vencer» en Vietnam, donde se prohibió expresamente al ejército norteamericano ganar la guerra, como se detalla con toda claridad en el memorándum 68 del Consejo de Seguridad Nacional. La estrategia secreta de «no vencer» pasó a ser conocida por el público en general cuando el coronel Philip Corso, ex director del departamento de Proyectos espaciales/División de Inteligencia/Mando del Lejano Oriente, la explicó al subcomité del Congreso norteamericano sobre personal militar en su testimonio de 17 de septiembre de 1996, para sorpresa de la mayoría de los senadores. La estrategia de «no vencer» se exponía en 68, NSC 68/2 y NSC 135/3.
Jane’s Intelligence Review, en un editorial sobre defensa del 3 de enero de 1999 titulado «Clima malsano en Kosovo mientras las guerrillas se preparan para una confrontación en verano», escribe: «Las agencias de Inteligencia occidentales creen que el ELK se ha rearmado con la ayuda del dinero procedente del contrabando de drogas a través de Albania, así como con donaciones de la diáspora albanesa de Europa Occidental y Norteamérica [...]. Albania se ha convertido en la capital del crimen de Europa. Los grupos más poderosos del país son criminales organizados que usan Albania para cultivar, procesar y almacenar un gran porcentaje de las drogas ilegales destinadas a Europa Occidental [...]. Las bandas criminales de Albania apoyan activamente la guerra en Kosovo. Muchos de ellos tienen vínculos familiares con grupos albaneses en Kosovo y los apoyan con armas y otros suministros, ya sea por solidaridad familiar o para obtener algún beneficio. Estos vínculos significan que los combatientes del UCK [siglas del ELK en albanés] tienen una base segura y líneas razonablemente buenas de comunicación con el mundo exterior. Las tropas serbias han intentado sellar la frontera, pero con escaso éxito.»
Como hemos visto a lo largo del libro, las drogas son la principal fuente de ingresos para las ricas familias asociadas al Club Bilderberg. Si al ELK se le «permite» vender drogas y aprovecharse de las ventas, es porque la operación entera ha sido aprobada desde arriba, es decir, por los propios miembros del Bilderberg, ya que, como consecuencia del narcotráfico del ELK, los miembros del Club obtienen riquezas inimaginables. «El tráfico de drogas y, sobre todo, el comercio de opio, no podrían funcionar sin la ayuda de algunos de los mayores bancos mundiales», afirma el doctor John Coleman, un experto en el campo del espionaje, un antiguo agente del servicio secreto británico MI6 y autor de Conspirator’s Hierarchy: The Story of the Committee of 300.
Los beneficios que se obtienen del tráfico de drogas no pueden utilizarse. Debe esconderse el dinero y luego blanquearlo. 590 mil millones de euros es demasiado dinero para esconderlo en un calcetín. Hacen falta mucha experiencia y habilidad para mover esa cantidad de fondos discretamente. «La ignorancia aquí, especialmente debido a que las transacciones de lavado de dinero son gigantescas, no es sostenible», escribe Michael C. Ruppert. Y añade: «El dinero se mueve tan rápido que, a menos que uno controle los sistemas informáticos que lo manejan o el software que los controla, sería imposible de rastrear.» Continúa Coleman: «Desde Colombia a Miami, desde el Triángulo de Oro al Golden Gate, desde Hong Kong hasta Nueva York, desde Bogotá hasta Frankfurt, el trafico de drogas, y sobre todo el comercio de heroína, es un gran negocio y está controlado desde arriba por algunas de las familias más “intocables” del mundo. No es un negocio de barrio y hace falta mucho dinero y experiencia para que funcione bien. La maquinaria bajo control [de la Élite] lo asegura. Es, de hecho, la mayor empresa en el mundo de hoy, superando a todas las demás. Que está protegida desde arriba lo demuestra el hecho de que, como el terrorismo internacional, el tráfico de drogas no puede ser erradicado, lo que debería indicar a cualquier persona razonable que algunos de los personajes más importantes de las familias reales, la oligarquía y la plutocracia lo controlan, aunque sea a través de intermediarios.»
ABC del tráfico de drogas
El opio se cultiva en diversas regiones del mundo: Sudamérica, el Triángulo de Oro de Laos, Burma y Tailandia, Afganistán, Pakistán y Asia central, en una zona conocida como la Media Luna dorada. La gran mayoría de amapolas de opio crecen en una estrecha zona montañosa de unos seis mil kilómetros que va desde el sur de Asia a Turquía pasando por Pakistán y Laos. La amapola del opio a partir de la cual se elabora la heroína crece sobre todo en las montañas y florece en climas secos y cálidos, preferiblemente en altitudes por encima de los 1.400 metros. Las tribus tailandesas y birmanas la cultivan. Justo antes de llegar a la madurez, la amapola florece. Tras una semana, los pétalos de la flor caen, dejando sólo la vaina. La resma de opio se cosecha de esa vaina. En la época de la cosecha, se corta la superficie de la vaina llena de semillas con una navaja de afeitar o un cuchillo afilado de tres o cuatro hojas. Una sustancia resinosa sale del corte y empieza a solidificarse. Es opio puro. Una vez cosechada, el campesino la deja secar durante varios días y luego la envuelve en hojas de plátano o en plástico.
«Los campesinos reciben lingotes de oro de un un kilo conocidos como 4/10 acuñados por Credit Suisse. Estos pequeños lingotes sólo se usan para pagar a los campesinos; los lingotes de oro de peso normal los usan los grandes compradores de opio puro o heroína parcialmente procesada en el mercado de Hong Kong. Los mismos métodos se usan para pagar a los indígenas de la India los baluchique llevan en este negocio desde los tiempos de los mongoles. La “estación de la droga”, como la llaman, ve una inundación de oro que llega al mercado de Hong Kong.»
Continúa Coleman: «El opio puro del Triángulo de Oro se envía a la mafia siciliana y a los destinatarios franceses del negocio para ser procesado en los laboratorios que infestan la costa francesa, desde Marsella a Montecarlo. Hoy en día, el Líbano y Turquía proporcionan una cantidad creciente de heroína procesada y ha aparecido un gran número de laboratorios en estos dos países durante los últimos cuatro años. La ruta que siguen los traficantes de opio crudo de la Media Luna dorada pasa por Irán, Turquía y el Líbano. Cuando el shah de Irán estaba en el poder, se negó a permitir que prosiguiera el comercio de heroína y éste fue abandonado a la fuerza, hasta que el [Orden Mundial] se “ocupó” de él. El opio puro de Turquía y Líbano llega hasta Córcega, de donde es transportado a Montecarlo con la connivencia de la familia Grimaldi [Mónaco es el centro de procesamiento de opio más importante del mundo. No hace falta indicar que la única manera de lograrlo es que la familia Grimaldi esté en el ajo y apoye y proteja activamente el negocio.
Los laboratorios pakistaníes, bajo la apariencia de “laboratorios de defensa militar”, procesan ahora más droga que hace dos años, pero la mayor parte del procesamiento todavía se lleva a cabo a lo largo de la costa francesa mediterránea y en Turquía. De nuevo, los bancos juegan un papel vital en la financiación de estas operaciones.»
«¿Cómo los bancos, con su aire de respetabilidad, encajan en el tráfico de drogas y la basura que los acompaña?», se pregunta John Coleman. «Una de las maneras en que participan los bancos es financiando empresas tapadera que importan sustancias químicas necesarias para transformar el opio puro en heroína. El Hong Kong and Shanghai Bank con sucursal en Londres participa de tal comercio mediante una empresa llamada Tejapaibul, que tiene sus cuentas en el Hong Kong and Shanghai Bank. ¿A qué se dedica esta empresa? Importa a Hong Kong la mayor parte de las sustancias químicas necesarias en el proceso de refinado de la heroína.»
No debería sorprendernos que los agentes de la DEA tengan prohibido examinar el manifiesto de ningún barco antes de que deje el puerto de Hong Kong. Las drogas, cabe decirlo otra vez, son un negocio enorme, quizá el mayor negocio del mundo.
El «problema albanés» (blanqueo de dinero, drogas, tráfico de armas, terrorismo) centrado en Kosovo era un polvorín a punto de explotar. Los miembros del Bilderberg esperaban que la explosión se llevara por delante toda la región. «Tomar partido en este conflicto por los kosovares y el ELK, y por tanto, Albania, complace a Turquía, Irán, el mundo musulmán e incluso le dio a Turquía la posibilidad de luchar junto a los europeos, dejando a Grecia un tanto fuera de juego. También acercó Turquía a Europa, más que dejarla a la deriva hacia el Este, lo que favoreció los intereses petrolíferos occidentales en el Cáucaso y Asia Central, apartando a Rusia del mapa. Este parece ser el punto crítico en lo que se refiere a Kosovo, así como las intenciones geoestratégicas a más largo plazo», comenta Grattan Healy el 2 de junio de 1999 en su ensayo titulado Una visión geoestratégica de la crisis de Kosovo.
A estas alturas queda claro que los bilderbergers no se encargan personalmente de transportar las drogas ni de lavar el dinero de los beneficios. De eso se encarga la CIA, cuyas intervenciones suelen ir acompañadas de una explosión de heroína en la región.
La CIA es Wall Street. Wall Street es la CIA. La mayoría de personajes clave de la historia de la CIA mantuvieron una relación especial con el aparato financiero estadounidense. Clark Clifford fue abogado y banquero en Wall Street. Ex secretario de Defensa de LBJ. Procesado criminalmente como presidente de First American Bankshares, un banco secretamente controlado por el BCCI (el banco de la droga de la CIA), por enriquecerse seis millones de dólares con acciones bancarias que compró con un crédito sin avales del BCCI. Richard Helms: Director de la CIA. Acusado y procesado por mentir al congreso en 1976. Su abogado fue Clark Clifford. Allen Dulles: «designado» para la CIA por Clifford. Dulles fue el principal espía de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS, la precursora de la CIA) en Suiza. Se reunió frecuentemente con líderes nazis y cuidó las inversiones norteamericanas (léase de Rockefeller) en Alemania. Directivo de Standard Oil (Corporación Rockefeller). Fue diretor de la CIA bajo Eisenhower.
Una actividad secreta relacionada con las operaciones de tráfico de droga de la CIA recibió el nombre en código de Amadeus, un paraguas de la CIA que controlaba el lavado de dinero a través de una serie de bancos por todo el mundo. Algunos registros bancarios y números de cuenta relacionados con las Bahamas y las islas Jersey todavía continúan activos. Michael C. Ruppert, antiguo policía de Los Ángeles, en las declaraciones con las que abrió su testimonio en relación al tráfico de drogas de la CIA y las operaciones de la Contra, declaró: «Hemos obtenido desde entonces declaraciones grabadas de James Robert Strauss afirmando que Amadeus no era otro que George Herbert Walker Bush. Esa cinta está custodiada en un lugar seguro por la hija de Carone, Dee Ferdinand, esperando la oportunidad de presentarla al pueblo americano para que la juzgue.» Carone fue un detective del departamento de policía de Nueva York y cobrador de la familia Genovese para proteger los envíos de drogas de la CIA a las diversas familias de la Mafia. Murió en 1990 a causa de una intoxicación química de etiología desconocida (traducción: murió envenenado).
El objetivo final de desviar grandes cantidades de dinero es múltiple: por un lado, debilitar a Rusia para desestabilizar la región entera de los Balcanes, pasando por Turquía y Europa Oriental. Por otro, la desestabilización de la región conducirá a la balcanización de Rusia. A continuación, la cada vez mayor presencia militar y económica estadounidense (controlada por el Bilderberg) consolidará el control del Nuevo Orden Mundial sobre las últimas reservas de gas y petróleo de la región. Esto, a su vez, provocará un ulterior debilitamiento de la influencia rusa en la región e incrementará notablemente la inestabilidad global, pues esa inestabilidad, precisamente, facilitará a los bilderbergers la venta de armas y suministros a ambos bandos.
Los serbios, oliéndose la trampa que les habían tendido, se habían limitado a llevar a cabo acciones policiales represivas de corto alcance contra la población albanokosovar que no habían tenido la suficiente duración, extensión o intensidad como para proporcionar el pretexto necesario a la Élite Bilderberg para obtener el apoyo de la opinión pública de Europa Occidental y Estados Unidos en un enfrentamiento militar a gran escala contra los serbios. Así que una preparación metódica, los secuestros, un Tribunal de La Haya favorable al Bilderberg y financiado en parte por el financiero multimillonario George Soros, que tiene un largo historial de suscribir programas para desestabilizar países cuyos mercados están cerrados, o cerrados en parte, a la inversión occidental. La financiación y entrega de armas al recién creado Ejército de Liberación de Kosovo no habían proporcionado ningún dividendo a los miembros del Bilderberg.
El reloj corría en su contra. Necesitaban esa guerra y la necesitaban ya. Como nota marginal, cabe indicar que la técnica utilizada por Soros para asumir el control de todo lo posible no es demasiado original. Una vez que un gobierno reticente es expulsado y se instala un régimen prooccidental, Soros entra al trapo y compra en grandes cantidades los activos del Estado a precios de saldo, como, por ejemplo, el enorme complejo minero de Trepca en Kosovo, valorado en unos 5 mil millones de dólares. El complejo de Trepca no sólo incluye cobre y grandes reservas de zinc, sino también cadmio, oro y plata. Tiene varias plantas de fusión, diecisiete espacios de tratamiento de metal, una central eléctrica y la mayor planta generadora de energía de Yugoslavia. Se calcula que el norte de Kosovo tiene unas reservas de 17mil millones de toneladas de carbón y lignito.

(Continua aquí.)
Publicar un comentario